1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Réplica

Dos visiones de la Transición. Respuesta a Amador Fernández-Savater

Partidos, medios e intelectuales se encargaron de ir vaciando el espacio que abrió la Transición. De ahí que tenga un punto divertidamente subversivo reclamar a las élites que recuperen sus valores fundacionales

Ignacio Sánchez-Cuenca 25/09/2021

<p>Colas para votar en Toledo durante las elecciones generales de 1977. </p>

Colas para votar en Toledo durante las elecciones generales de 1977. 

Magica. CC BY-SA 3.0

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Con mucho retraso, por el que pido disculpas, quisiera comentar el artículo de Amador Fernández-Savater, “La lengua bífida de la Transición” (9/9/2021), en el que reaccionaba a un artículo anterior mío que salió publicado en El País y que ha despertado alguna reacción furiosa, de un enfurruñamiento pueril que confirmaba torpemente las tesis que defendí. No es el caso de Fernández-Savater, quien ha escrito un texto generoso e inteligente que permite continuar la conversación, algo que merece por mi parte profundo agradecimiento. 

El artículo original se llamaba “Las élites enfurruñadas de la Transición”. Traté de argumentar en él que una buena parte de las élites políticas, económicas, periodísticas e intelectuales que protagonizaron la Transición no sólo se han ido moviendo hacia posiciones crecientemente conservadoras, sino que, además, han adoptado unas actitudes cada vez más intransigentes y excluyentes, en muchas ocasiones encarnadas en un nacionalismo español dogmático y rancio. No son, desde luego, los únicos que lo han hecho, pero la deriva de esas élites resulta especialmente llamativa por dos motivos: el primero, porque se trata de un movimiento transversal, pues afecta tanto a aquellos que se situaban en el centro y la derecha como a aquellos que eran de izquierdas; y el segundo, más importante, porque esa deriva resulta especialmente llamativa entre quienes, en su día, muerto Franco, apostaron por el consenso, el acuerdo y la integración y hoy están en las antípodas de todo aquello.

Amador Fernández-Savater, en su respuesta, no cuestiona el diagnóstico, hasta ahí creo que estamos de acuerdo: él también percibe lo que llamé, genéricamente y por simplificar, el “enfurruñamiento” de aquellas élites. Sin embargo, le parece dudoso que hubiera en algún momento un “espíritu de la Transición” que pueda servir de modelo con el que juzgar las actitudes de hoy. Desde su punto de vista, la Transición, por el modo en que se realizó, fue incluyente solo hasta cierto punto, estableciendo unos límites infranqueables al disenso en ciertas cuestiones. 

Me gustaría indicar que todo sistema político constituido tiene siempre un adentro y un afuera. Siempre habrá cosas que no quepan y queden extramuros. La única excepción es el momento constituyente, en el que todo parece estar sobre la mesa, si bien tiendo a pensar que dicho momento constituyente ha sido idealizado por la teoría política, pues en la práctica los constituyentes no tienen la capacidad para pensar más allá de ciertos límites (los de su época e ideología) y han de tener en cuenta resistencias y contrapoderes. 

Lo importante, para mí, es cuánto queda fuera y cuánto dentro. Toda transición política tiene una “cara b”, por utilizar la expresión de Fernández-Savater, eso no es exclusivo de la española. En nuestra Transición, se dejaron cosas decisivas fuera (la república, la memoria histórica, el laicismo). Ahora bien, ¿qué consecuencias ha tenido todo ello a largo plazo?

Se abre aquí una cuestión que es políticamente interesante para entender la crisis económica y política que atraviesa España desde 2008. Resumiendo mucho, caben dos interpretaciones de la Transición y lo que vino después. De acuerdo con la primera, que creo que es la que defiende Fernández-Savater, los resultados menguantes de nuestro sistema político serían consecuencia de las carencias o insuficiencias de nuestra Transición. Puesto que la Transición fue dirigida desde arriba y se llevó a cabo mediante la fórmula del continuismo legal (“de la ley a la ley”), hubo unos vicios de partida que se han acabado manifestando con toda su crudeza décadas después. De acuerdo con la segunda, que es más bien la que yo defiendo, el problema es que la política ha ido alejándose de los valores fundacionales de la Transición. En lugar de cansar al lector con explicaciones, me valdré de una imagen: el Alfonso Guerra cascarrabias que declara que los indultos a los líderes independentistas son ilegales, que rechaza la actual coalición de gobierno, que defiende la tesis de que el sistema educativo y mediático catalán envenena a la gente y que minimiza la corrupción de Juan Carlos I, poco tiene que ver con el Alfonso Guerra que negociaba el texto constitucional con Fernando Abril Martorell en 1978. 

Intentaré ser un poco más preciso. La Transición tuvo dos periodos muy diferenciados. El primero, que va de la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975 a las elecciones del 15 de junio de 1977, es muy distinto al posterior, el de elaboración de la Constitución. En la primera parte de la Transición, la oposición, que permaneció en la clandestinidad hasta unos pocos meses antes de las elecciones, no tuvo apenas protagonismo. Fue un proceso dirigido desde arriba, desde el Estado, tratando de lidiar con la presión que venía de la calle y la fábrica. Las élites franquistas querían tener el control de la democratización del país. Para ello era preciso evitar la ruptura jurídica, de manera que las elecciones de 1977 se convocaron mediante la octava Ley Fundamental del franquismo, la Ley para la reforma política. Diseñaron en consecuencia unas reglas electorales que beneficiaban claramente a la UCD. 

Los resultados de las primeras elecciones generales en junio de 1977 contuvieron múltiples sorpresas. La de mayor importancia fue que, a pesar de que todo estaba preparado para una mayoría absoluta de UCD, el electorado se dividió en dos bloques ideológicos de igual peso. Las izquierdas y las derechas obtuvieron cada una el 43 por ciento del voto. En aquellas condiciones, no hubo más remedio que establecer unos consensos que no estaban previstos y que habían brillado por su ausencia en la fase previa. El gobierno de Adolfo Suárez se quedó sin opciones, era demasiado débil para seguir adelante sin contar con los demás. Así, hubo de buscar pactos incluyentes con las izquierdas. Fruto de todo aquello fue, por orden cronológico, (i) la Ley de amnistía, (ii) los Pactos de la Moncloa, (iii) la Constitución de 1978 y (iv) la descentralización del poder político a través del nuevo sistema autonómico. Esas son las bases de nuestro sistema democrático, junto con el ingreso de España en la Comunidad Económica Europea en 1986. 

No digo que aquellos pactos fueran perfectos, pero sirvieron al menos para establecer unas reglas de juego que no son tan diferentes de las que hay en otras democracias europeas. El problema no estuvo en las reglas, sino en cómo se actuó posteriormente. Quince años después de aprobada la Constitución, empezaron a percibirse problemas: los primeros escándalos de corrupción, la politización de la vida pública (cada vez más instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil dependían del Gobierno), el anquilosamiento de la Constitución, etc. La situación se volvió insostenible tras la crisis de 2008. El modelo económico basado en el encarecimiento indefinido de los activos inmobiliarios saltó por los aires, dejando a amplias capas de la población a la intemperie (parados de larga duración, desahuciados, jóvenes sin expectativas). El bipartidismo PP-PSOE pasó de sumar el 84 por ciento en 2008 a solamente el 46 por ciento en las elecciones de abril de 2019. 

Nada de eso estaba escrito en la Constitución ni en la Transición. Las cosas no tenían por qué haber evolucionado así. No niego, por descontado, que la Transición tuvo limitaciones importantes y dejó sin tocar el núcleo del Estado (justicia y fuerzas de seguridad, el ejército sí fue reformado profundamente en los 1980s para evitar la amenaza golpista). Con todas sus limitaciones, la Transición abrió un espacio amplio que luego no se utilizó de la mejor manera posible. Partidos, medios e intelectuales se encargaron de ir vaciando dicho espacio. De ahí que tenga un punto divertidamente subversivo reclamar a las élites que recuperen los valores fundacionales de la Transición. Creo que es más justo, y también más eficaz, que impugnar un modelo de transición que, por lo demás, goza de una visión positiva en la sociedad. 

De nuevo, agradezco a Amador Fernández-Savater que se tomara la molestia de expresar su desacuerdo y espero que la conversación pueda continuar, si es con múltiples voces, mejor.

Con mucho retraso, por el que pido disculpas, quisiera comentar el artículo de Amador Fernández-Savater, “La lengua bífida de la Transición” (9/9/2021), en el...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aramis

    Ya ha pasado mucho tiempo, y no tiene interés ninguno cuanto ha cambiado Alfonso Guerra desde 1978 a hoy. Contar la historia puede ser divertido y con la combinación adecuada de palabras se puede santificar a unos y endemoniar a otros según convenga. Todas las teorías pueden ser válidas, aunque ninguna será cierta porque son solo especulaciones. Lo único cierto es que el Estado Español está profundamente erosionado hoy; con una monarquía decepcionante, una universidad mediocre, una corrupción sistémica, un sistema institucional en ruina, una economía colonial, un sistema judicial con grandes bolsas de arbitrariedad, un legislativo caótico y un sistema político elitista, y egocéntrico. Buscar la causa de todo en la Transición esto es como decir que la causa de que anochece a las 8 de la noche está en que amanece a las 8 de la mañana. No es mentira, pero es irrelevante.

    Hace 26 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí