1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Miguel Ángel Martínez del Arco / autor de ‘Memoria del frío’

“Manoli supo liberarse de los modelos de comportamiento impuestos a las mujeres en el franquismo”

Gorka Castillo 21/09/2021

<p>El autor de <em>Memoria del frío</em>, Miguel Ángel Martínez del Arco.</p>

El autor de Memoria del frío, Miguel Ángel Martínez del Arco.

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dos herencias afloran en el sociólogo y escritor Miguel Ángel Martínez del Arco (Madrid, 1961) cuando habla de su nuevo libro, ‘Memoria del frío’ (Hoja de Lata, 2021). Una, indiscutible, es la memoria de su madre, Manoli o Manolita del Arco, la infatigable mujer que más tiempo pasó en las tenebrosas mazmorras del régimen franquista y protagonista de la obra. La otra estaba oculta en el arcón de su cama. Casi 5.500 cartas de la correspondencia que intercambió con Ángel, su padre, de celda a celda. Una relación epistolar que refresca sus recuerdos de la infancia, de su familia “en la que incluyo a las compañeras de mi madre, un grupo de mujeres impresionantes que crearon un espacio de transgresión brutal frente al orden establecido. Ellas también me educaron”, dice Miguel Ángel. Mujeres hermanadas por lazos afectivos que revistieron con el acero inquebrantable de la resistencia. “Angelines, Juanita, Feli, Paquita, Merceditas. Todos en diminutivo por esa tendencia a infantilizarlas y a postergarlas, incluso entre sus propios camaradas de partido que conservaban sus nombres de pila o fueron recordados por sus apellidos. Fueron las feministas”, remarca.

El resultado es una novela biográfica fortísima, con momentos electrizantes de la vida de Manoli que su hijo ambienta con una pulsión emocional casi hitchckoniana. “En realidad, hablo de mi memoria. Lo que ha quedado en mí de todo aquello, de las sorpresas que poco a poco fui descubriendo en archivos y cartas de mi madre”, añade. Y en ese afán detectivesco que le movió, surge la revelación de un lenguaje clandestino donde se compartía casi todo.  “Tuve una infancia feliz. Mi casa era una biblioteca abierta que se llenaba de niños porque había cuentos y me llevaba al Museo del Prado a jugar”, rememora. Hubo más cuestiones que resultaron determinantes en la vida por el valor equitativo que le inculcó. “Por ejemplo, desde el principio se dividieron las labores domésticas. El cuidado era de todos”.  Era su forma de combatir al patriarcado franquista. Manoli del Arco falleció en 2006 pero vivirá eternamente en esta obra. El próximo jueves 23 de septiembre, en el marco de la Feria del Libro, Miguel Ángel presenta Memoria del frío en la Biblioteca pública Eugenio Trías del madrileño Parque del Retiro. Será el momento de hacer memoria, pensar en alto y hablar claro.

¿Por qué Memoria del frío?

El libro iba a llamarse “No desistir” porque tiene mucho que ver con la gente que encuentra en la resistencia un espacio de vida activa. Sin embargo, a medida que avanzaba, me di cuenta de que el frío tiene una presencia permanente en el relato. Fue algo lacerante, casi peor que el hambre durante la Guerra Civil y la posguerra. Lo curioso es que no fui consciente de ello hasta que lo acabé y vi que era un hilo conductor muy útil para simbolizar lo que significó aquella época. Todos esos años del plomo… El plomo es también frío. Hablo de mi memoria. Lo que ha quedado en mí, que si la destilara, el frío sería una constante.

Manoli y sus compañeras representaron un espacio de transgresión frente al orden establecido. Fueron feministas sin saberlo

¿Quién fue Manolita del Arco?

Mi madre. Es la mujer que me educó y trató de transmitirme unos valores donde confluyen su decisión de convertirse en una mujer militante comunista con todo lo que supuso la República para ella. Era hija de una cocinera analfabeta y madre soltera, cuyo padre, mi bisabuelo, la expulsó del hogar por haberse quedado embarazada. Esto fue lo que provocó que mi madre acabase en Madrid, en casa de una tía que había ejercido como doncella de Francisco Pi y Margall, presidente de la I República. Gracias a ella, mi madre pudo estudiar en un centro para mujeres ligado a la Institución Libre de Enseñanza y matricularse en Derecho poco antes del comienzo de la Guerra Civil. Fue una mujer que accedió a la cultura y a la universidad, a diferencia de muchas de sus compañeras de prisión. Y eso responde al fenómeno extraordinario que supuso la República, uno de esos momentos que se producen en la historia y que, aunque duró poco tiempo, generó una corriente de energía que permitió que un pueblo entero trascendiera a sí mismo y fuera capaz de tener una edad de oro en cultura y derechos. En aquella época, el aprendizaje era un ascensor social y un espacio de igualdad.

Fue la mujer que más tiempo permaneció en las prisiones franquistas, 19 años. Sufrió torturas y llevó a cabo una huelga de hambre en la cárcel de Segovia junto a cinco compañeras.

La historia de Manoli y de todas esas mujeres presas está conformada por una especie de urdimbre que es la que cuento en el libro. A mí me sirvió el componente que ellas tuvieron con el tejido. Estas mujeres tejieron durante todos los años que estuvieron presas. Hilaban uniformes, telas y esas cosas como mano de obra esclava pero también hacían paños que enviaban fuera de la cárcel para ayudar a sus familias a sostenerse económicamente. Y todo lo registraban en cuadernos de claves que  escondían todo un lenguaje clandestino. Era casi como una escritura de estilo cuneiforme, ininteligible, que mi madre nunca me lo descifró pero que circuló entre la población reclusa e, incluso de cárcel a cárcel, con noticias que servían para mantenerlas informadas. Lo significativo de todo esto es que, en su propia fragilidad, estas mujeres activaron elementos importantísimos para sus vidas que resultaban imperceptibles para el aparato represor carcelario. 

Ella nunca fue conocida como Manuela sino como Manolita o Manoli. ¿Hubo algún motivo?

Efectivamente, ella siempre fue Manolita o Manoli. Nunca se llamó a sí misma Manuela porque no le gustaba el nombre, pese a ser mucho más bonito. Pero no sólo le ocurrió a ella. Recuerdo a todas las mujeres de su vida por los diminutivos –Angelines, Juanita, Feli, Paquita, Merceditas– aunque algunas, como es lógico, recuperaron sus nombres rotundos en la Transición. Las Juanitas volvieron a ser Juanas, las Manolitas se convirtieron en Manuelas, etc. Sin embargo, me pareció importante preservar los diminutivos en el libro porque, de algún modo, refleja las características de aquella época. Por ejemplo, la tendencia a infantilizarlas y a postergarlas con los diminutivos, incluso entre sus propios camaradas porque, ellos sí, conservaban sus nombres de pila o fueron recordados por sus apellidos. Desde una visión feminista, creo que el uso de los diminutivos engrandece el anclaje que estas mujeres desempeñaron en la vida comunitaria y, hasta cierto punto, son una muestra de su resistencia al patriarcado imperante. En el caso de mi madre, quiso ser Manoli hasta el final de sus días.

Pero los nombres diminutivos son una costumbre popular

Sí, pero también una manera de dominación patriarcal que durante el franquismo fue especialmente cruel con aquellas mujeres que querían desarrollarse intelectualmente. Para ellas, fueron 40 años de oportunidades restringidas, de no poder estudiar, de ser relegadas a un papel subalterno. Mientras unas peleaban contra la injusticia y la ignorancia, otras lo defendían para sostener sus privilegios. En este sentido, Manoli y sus compañeras representaron un espacio de transgresión frente al orden establecido. Fueron feministas sin saberlo, capaces de reivindicar un lugar propio, “su cuarto propio” que decía Virginia Woolf, construido con muchos componentes de la clase obrera organizada en el periodo de entreguerras, pero también con elementos que tienen que ver con una cotidianidad muy ligada a los cuidados.

En esa tesitura, ¿cómo logró resistir Manoli la presión de un Estado nacionalcatólico fundamentalista como era el español?

Algunas tuvieron el arte, cada una a su manera, de liberarse y transgredir todos esos modelos de comportamiento impuestos. Mi madre, por ejemplo, hablaba constantemente de fumar pese a que estaba mal visto. Para ella, fumar era un acto de rebeldía, de desobediencia. Pero es que, además, pelearon contra la estructura orgánica de su propia militancia, contra sus compañeros y parejas, que también las situaban en un lugar secundario. Y eso ocurrió incluso dentro de un partido político, el PCE, cuya secretaria general era mujer (Dolores Ibarruri), pero que no tuvo una particular visión de género. Mi madre fue fundadora del Movimiento Democrático de Mujeres, unos de los primeros grupos feministas de España que reclamaron su propio espacio en la sociedad de los años 60 y que no era otra cosa que tener autonomía económica, jurídica y legal; y por supuesto, educación. Es decir, querían decidir sobre sus propias vidas.

Citaba a La Pasionaria y a los dirigentes comunistas que imponen la moderación desde el exilio para ser legalizados. Aceptan la bandera rojigualda, la unidad de España, la monarquía y las Fuerzas Armadas franquistas. ¿Cómo vivieron estos episodios su madre y sus compañeras?

En el plano personal, se vieron como arrumbadas porque habían dejado de ser necesarias después de décadas de lucha desde el interior. Pero como eran unas mujeres muy disciplinadas, creo que lo aceptaron, con mucho resquemor, por un bien mayor como era la llegada de la democracia. Sin embargo, no fue tanto el pacto de olvido lo que les afectó sino el fracaso de sus sueños de ruptura, el desencanto por la aceptación de la reforma que impone el aparato que llega de París, que terminó destrozando un partido que, con todos sus errores, se había construido en España con un eje de militancia muy transversal. Hay que entender que ellas tenían desarrollado un sólido argumentario político, de objetivos, que se van al carajo y que, años después, les produce una visión muy crítica sobre lo ocurrido.

Durante los 19 años que estuvo encarcelada, mantuvo una intensa relación de amor con Ángel, su padre, también preso político y al que solo pudo ver en contadísimas ocasiones durante su cautiverio. ¿Cómo lograron mantener su romance?

Estaban enamorados y su relación no se vio dañada por el desgaste de la convivencia. En mi opinión, eso fue determinante, aunque hubo muchos factores más. Por ejemplo, la manera tan particular que tuvieron de crearse un espacio afectivo común durante esos años. Y otro elemento que influyó, sin duda, fue una militancia antifascista que ambos ejercieron como una sensibilidad afectiva, de amistad, de sororidad comunitaria. Sobre todo, mi madre.

Estas mujeres, no los hombres, fueron capaces de trenzar lazos políticos sin olvidar el lado emocional

Intercambiaron miles de cartas desde sus celdas. Misivas que usted, años después, descubrió de casualidad. ¿Qué encontró en ellas?

Así fue. Un día abrí el arcón de mi cama y dentro había una bolsa con casi 5.500 cartas, 5.463 exactamente. Luego supe que aquello sólo era un tercio de la extensa relación epistolar que mantuvieron porque siguieron escribiéndose incluso cuando ya recobraron la libertad y vivían en la misma casa. Son cartas con una carga de expresividad enorme que sólo es posible descubrir leyendo entre líneas porque sólo podían contarse la oficialidad de lo que les sucedía. Y yo, que he sido educado en afectos poco sentimentales y considero el lado romántico del amor como un elemento represivo, me encontré que entre ellos hubo una relación ferozmente romántica. ¡Es que se dicen constantemente lo que se quieren y añoran! Sin embargo, mi madre no cejó de reivindicar su posición sobre su propia vida. Ella era ella. La conclusión a la que he llegado es que estas mujeres, no los hombres, fueron capaces de trenzar lazos políticos sin olvidar el lado emocional, poniendo sus vidas en el centro, sin sentimentalismos.

Al poco de quedar ambos en libertad tuvieron a su único hijo, usted. ¿Qué educación recibió?

Tuve una infancia diferente, liberal, dura, exigente en algunas cosas pero muy feliz. Vivíamos en un barrio obrero de Madrid, en Canillejas, y mi casa era una biblioteca abierta que se llenaba de niños porque había cuentos. A mi madre le encantaba el Museo del Prado y organizaba yincanas con mi grupo de amigos. Y un día nos ponía a buscar caballos blancos entre obras de arte. Otra cosa que me ahorraron fue la pelea contra la educación religiosa. No estoy bautizado. Y luego había otra serie de cuestiones, que pueden parecer menores, pero que han resultado importantes en mi vida por su valor equitativo. Por ejemplo, desde el principio se dividieron las labores domésticas. Mi padre hacía la comida y mi madre la cena. El cuidado era de todos. Ahí empecé a darme cuenta de la vulnerabilidad de estas mujeres porque yo nací en 1961, cuando mi madre ya tenía 41 años, y para muchas de sus compañeras fui también su hijo.

Y hoy, ¿quién es Miguel Ángel Martínez del Arco?

Para lo que nos concierne es alguien que ha querido recuperar un ámbito de la memoria que me parecía importante y que la escritora Edurne Portela denomina en el prólogo de Memoria del frío la postmemoria, es decir, lo que ocurrió hace 80 años tiene trasuntos que pasan por las generaciones actuales. En cierto modo, he intentado poner un granito de arena en los procesos de justicia y reparación de la memoria, poner en valor a las personas que mantenemos viva esta sociedad. Los que hablamos claro, pensamos alto y sentimos profundo

Dos herencias afloran en el sociólogo y escritor Miguel Ángel Martínez del Arco (Madrid, 1961) cuando habla de su nuevo libro, ‘Memoria del frío’ (Hoja de Lata, 2021). Una, indiscutible, es la memoria de su madre, Manoli o Manolita del Arco, la infatigable mujer que más tiempo pasó en las tenebrosas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí