1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mario Amorós / Historiador

“Pasionaria nunca se posicionó abiertamente a favor de las tesis eurocomunistas”

Pablo Iglesias 18/09/2021

<p>El historiador y periodista Mario Amorós.</p>

El historiador y periodista Mario Amorós.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Si hubieras podido oírla… Las palabras surgían de su boca irradiando una luz que no es de este mundo. Su voz tenía el acento mismo de la verdad”. Con esta cita de Hemingway comienza Mario Amorós su monumental biografía de Dolores Ibárruri que Ediciones Akal acaba de publicar coincidiendo con el centenario de la fundación del PCE: ¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria. Lo que escribía el autor de Por quién doblan las campanas no es exagerado; por eso la voz de Dolores se podía permitir abrir, en 2019, el tema de Los Chikos del Maíz “No pasarán” sobre una base de rap. Pocas voces grabadas con los medios de la primera mitad del siglo XX podrían desprender la electricidad suficiente para funcionar así en la canción de unos hiphoperos. 

Dolores Ibárruri es quizá la política española más relevante del siglo XX. Fue también la primera secretaria general de un partido de izquierdas en España. Habría que esperar a 2021, con la elección de Ione Belarra como secretaria general de Podemos, para que volviera a ocurrir. Su origen extremadamente humilde le distingue de otras mujeres muy relevantes del siglo pasado como Victoria Kent, Clara Campoamor, Federica Montseny o Margarita Nelken, cuyo origen social les brindó oportunidades para estudiar y formarse que ella no tuvo. Además de sus importantes responsabilidades como diputada del Frente Popular y dirigente del PCE, Pasionaria ejerció un liderazgo sin parangón en España y se convirtió en un referente internacional del antifascismo. Vázquez Montalbán dijo de ella que se trataba de “una mujer real que por su diferencia consigue convertirse en un referente mítico ante el que reacciona para mal o para bien la sociedad masculina”. 

Mario Amorós, después de consultar ingentes materiales archivísticos y fuentes hasta ahora inéditas, nos trae una biografía de enorme interés, que será además muy útil para aquellas mujeres jóvenes que quieran acercarse a su gigantesca figura.

¿Por qué una biografía de Dolores ahora?

Porque queda muy lejana ya la publicación de los trabajos más relevantes sobre su vida, los de los historiadores Juan Avilés (2005) y Rafael Cruz (1999) y el ensayo de Manuel Vázquez Montalbán (1995). Además, esta es la primera biografía de Pasionaria que se fundamenta en una revisión exhaustiva de la prensa comunista, de la documentación del Archivo Histórico del PCE, de una amplísima bibliografía y, singularmente, de un acervo documental extraordinario: su archivo personal, que conserva su nieta. Está formado por más de 150 cajas, que suman decenas de miles de páginas e incluyen correspondencia con personalidades españolas e internacionales, discursos, notas manuscritas, artículos, publicaciones en varios idiomas, documentación personal o centenares de fotografías. Soy el primer historiador que ha podido revisarlo al completo y citarlo de manera profusa. Asimismo, he tenido acceso a las memorias inéditas de su hija Amaya.

¿Qué significa Gallarta para Dolores?

Es el lugar donde nació el 9 de diciembre de 1895, en aquella España de Cánovas y Sagasta… Hija de Antonio “el artillero” y de Juliana, fue educada según los valores tradicionales. Allí creció en un entorno marcado por la extracción de hierro en las minas a cielo abierto, que configuraba un paisaje singular, y por el desarrollo de un combativo movimiento obrero socialista.

Explicas que su vocación primera fue la de ser maestra…

Por su dedicación al estudio (concluyó la enseñanza primaria con la calificación de sobresaliente), su maestra le ayudó a preparar el curso de ingreso en la Escuela Normal Superior de Maestras de Vizcaya. Finalmente, aquella vocación se vio frustrada y se inscribió durante dos años en un taller de costura y después trabajó tres años como sirvienta. Pero sí aprendió a escribir con soltura y cultivó un gusto por la lectura que mantuvo durante toda su vida. 

¿Qué representa Julián Ruiz para Dolores?

Julián Ruiz empezó a trabajar en la mina con solo 10 años y, según explicó en un texto autobiográfico que redactó en la URSS en 1940, participó en todas las huelgas generales desde 1903 y fue fundador de las Juventudes Socialistas en 1904. Su matrimonio en 1916 marcó el alejamiento de Dolores Ibárruri del catolicismo y su inserción en el movimiento obrero socialista: empezó a asistir a las reuniones en la Casa del Pueblo de Muskiz y a leer los libros de su biblioteca, como el Manifiesto Comunista. Tomó parte ya en la huelga general revolucionaria de agosto de 1917 y, tres meses después, la Revolución rusa cambió el curso del siglo XX… y de su vida. Tras militar en el PSOE durante 1918 y 1919, desde 1920 Dolores Ibárruri y Julián Ruiz participaron en la fundación del PCE en Vizcaya. Con el traslado de ella a Madrid, en septiembre de 1931, el matrimonio quedó roto, aunque no lo disolvieron jurídicamente a pesar de la aprobación en 1932 de la ley de divorcio.

La maternidad de Dolores es trágica. Solo dos de sus seis hijos llegaron a la edad adulta y Rubén murió en Stalingrado. Dicen que eso condicionó una relación muy especial con los niños…

Entre diciembre de 1916 y 1928 alumbró seis hijos: Esther, Rubén (1920), las trillizas Azucena, Amagoya y Amaya (1923) y Eva (1928). Fue un periodo oscuro marcado por la represión, la pobreza y la vida cotidiana en una casa que carecía de agua potable y luz eléctrica. Aquella maternidad trágica influyó enormemente en su discurso político, puesto que en innumerables ocasiones (como el 19 de julio de 1936) apeló a “las madres”… Y las circunstancias hicieron que mantuviera siempre una relación singular con los niños: la evacuación en 1935 y enero de 1936 de centenares de hijos de los mineros asturianos, los “niños de la guerra” españoles en la URSS e, incluso, a fines de los años 70 su llamamiento a la acogida de niños y niñas saharauis durante el verano en España.

¿Qué representó su primer viaje a la URSS en 1933?

Llegó a Moscú en diciembre de aquel año para participar en la XIII Sesión Plenaria del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. Significó el punto de no retorno en su compromiso, puesto que descartó su retorno a Vizcaya. “Ir a sembrar patatas ha desaparecido por ahora de las perspectivas de mi horizonte”, escribió a sus camaradas en febrero de 1934, después de haber intervenido también ante el XVII Congreso del Partido bolchevique.

Fue elegida diputada por Asturias en las elecciones de febrero de 1936 y su primera acción fue muy significativa…

El 20 de febrero de 1936, en Oviedo, centenares de personas se concentraron ante la cárcel para exigir la puesta en libertad de los represaliados por la revolución obrera de octubre de 1934. Junto con un diputado socialista, se entrevistó con el gobernador civil para exigir su liberación inmediata y finalmente el director de la prisión le entregó el manojo de llaves de las celdas. En una jornada llena de escenas emotivas que recordó siempre, los presos quedaron en libertad. Eran días de euforia y triunfo para los comunistas, después de años de trabajo oscuro y aislamiento político.

Fue diputada durante pocos meses, porque la derecha se sublevó, pero relatas que demostró grandes dotes para la esgrima parlamentaria.

Así lo probó en el pleno de las Cortes que se celebró el 16 de junio de 1936, tantas veces recordado debido a una falsedad propagada por sus enemigos y que aún hoy utiliza la extrema derecha. En aquella sesión se empleó a fondo para rebatir las palabras de José María Gil Robles, líder de la CEDA, y en un discurso interrumpido en varias ocasiones por grandes aplausos de la bancada del Frente Popular criticó “las maniobras de las derechas, que mientras en las calles realizan la provocación, envían aquí unos hombres que, con cara de niños ingenuos, vienen a preguntarle al Gobierno qué pasa y a dónde vamos…”. No formuló ninguna amenaza de muerte a José Calvo Sotelo, como ha reconocido incluso el biógrafo del dirigente monárquico.

En Unión Radio nació el “No pasarán” en la voz de Dolores. Subrayas que aquella emisión fue una lección de comunicación política de los comunistas…

El 18 de julio de 1936 amaneció con una declaración del Ministerio de la Gobernación que aseguraba que la sublevación militar iniciada en la víspera en el Protectorado español de Marruecos se había frustrado… A las siete y media de la tarde, a través de Unión Radio (la actual Cadena Ser), Gobernación volvía a pregonar que el orden constitucional prevalecía en todas las provincias. Los micrófonos de la emisora, instalados en las dependencias de este Ministerio en la Puerta del Sol (en la actual sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid), no cesaban de difundir comunicados: de la UGT a las ocho y media de la tarde, una declaración conjunta del PSOE y el PCE a las nueve, de la CNT a las diez y media de la noche, incluso del Partido Sindicalista y del POUM poco antes de la medianoche…

Desde Radio Sevilla, el general Queipo de Llano aseguraba que el golpe de Estado se imponía en la mayor parte del país y que las tropas de Mola y Saliquet avanzaban ya hacia Madrid por Somosierra y Guadarrama. Casares Quiroga había dimitido como jefe del Gobierno y la capital de la República era un hervidero de rumores. Entonces, la dirección del PCE designó a Dolores Ibárruri para que leyera el llamamiento del partido al país en los primeros minutos del 19 de julio de 1936. Aquel discurso (recordado por la consigna de “No pasarán”) tuvo la virtud de describir con suma claridad el grave desafío que la República enfrentaba y convocó al pueblo antifascista y a los sectores leales de las Fuerzas Armadas al combate en defensa de la democracia. Ni el presidente Azaña, ni los principales dirigentes socialistas, como Largo Caballero o Prieto, entendieron la importancia de dirigirse al país en aquellos momentos cruciales.

Madre coraje, referente internacional antifascista y dirigente popular patriótica en España ¿Cuáles son las claves de su capacidad de liderazgo?

Las circunstancias al mismo tiempo dramáticas y épicas de la guerra en España conmovieron al mundo y comprometieron a los antifascistas, que sintieron que aquel combate desigual de la democracia contra el fascismo les involucraba absolutamente. Desde luego Dolores Ibárruri tenía un atractivo innegable: el tono vibrante de sus palabras, una capacidad de oratoria innata, el magnetismo de una voz que cautivaría a varias generaciones, la fuerza y la oportunidad de las consignas que presidieron sus discursos, incluso su imagen siempre enlutada que la proyectaba como madre coraje que apelaba a los sentimientos más íntimos de las clases subalternas. A sus cualidades y el contexto de la guerra se unieron, para otorgar una dimensión nacional y universal a su figura, toda la potencia de los medios de propaganda del PCE y de la Internacional Comunista, hasta convertirla en el icono popular de la resistencia republicana.

Sus discursos contra el POUM estremecen, al igual que sus posiciones en los momentos más duros del estalinismo. Háblame de esa Dolores…

Desde principios de 1937 arreciaron los ataques del PCE contra el POUM, con una novedad importante como fue la vinculación de este partido con los sublevados, justo cuando en Moscú empezaban las grandes purgas del régimen de Stalin. Los controvertidos hechos de mayo de 1937 en Barcelona fueron la culminación de una sucesión de incidentes que tuvieron lugar en la retaguardia republicana principalmente entre comunistas y anarquistas. Después se produjo el relevo de Largo Caballero como presidente del Ejecutivo por Juan Negrín y la ilegalización del POUM y enjuiciamiento de sus dirigentes, así como el secuestro, asesinato y desaparición de Nin por agentes de la NKVD soviética.

Dolores Ibárruri atacó duramente a este partido en diversas ocasiones, como cuando el 10 de agosto de 1937 llamó a “extirpar” el “trotskismo” de “las filas proletarias de nuestro país”. Era un tiempo histórico de lenguaje político implacable con el enemigo y también con los camaradas caídos en desgracia… De hecho, he examinado su papel en las depuraciones de Jesús Hernández y Enrique Castro Delgado en 1944 y en la exclusión de la dirección y la relegación política de Francisco Antón, concretada en 1953, quien había sido su pareja sentimental durante varios años. La suya fue una posición dura, en un contexto (el comunismo en la era del estalinismo) que no admitía medias tintas.
La muerte de Rubén en Stalingrado dejó a Dolores devastada, pero siguió al frente de sus responsabilidades…

Rubén Ruiz Ibárruri fue uno de los cerca de doscientos españoles que cayeron luchando en las filas del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. Murió en Stalingrado el 3 de septiembre de 1942, en los primeros días de la batalla más cruenta de la historia, la que cambió el curso de la contienda. Era uno de los menos de 40.000 soldados que entonces defendían la ciudad frente a los 400.000 efectivos alemanes organizados en siete divisiones de infantería y dos divisiones motorizadas. Fue Nikita Jrushchov quien le comunicó su muerte y lloró “como nunca le había visto hacerlo hasta entonces”, escribió Irene Falcón. Pero la lucha y la guerra continuaban y Dolores Ibárruri mantuvo su actividad, que hasta principios de 1945 consistió principalmente en leer discursos y llamamientos por La Pirenaica y las emisoras soviéticas. Así, el 11 de octubre de 1942, cinco semanas después de la muerte de su hijo, quien en 1956 recibió la condecoración de Héroe de la URSS, leyó un comentario titulado “Stalingrado, faro del mundo”.

La política de reconciliación del PCE empezó en una reunión con Stalin…

En agosto de 1948 Stalin, Mólotov y Suslov recibieron en el Kremlin a una delegación del PCE formada por Dolores Ibárruri, Santiago Carrillo y Francisco Antón. Es conocido que Stalin recomendó a los comunistas españoles la táctica del entrismo en las organizaciones franquistas. En ocasiones se ha señalado que aquella reunión representó el final casi inmediato de la lucha guerrillera y el inicio de una nueva etapa en la estrategia del PCE; en realidad fue un proceso que duró varios años. Tras la muerte de Stalin en 1953, el ingreso de España en la ONU en 1955 (con el voto favorable de la URSS), el impacto de las movilizaciones en la Universidad de Madrid en febrero de 1956 y el XX Congreso del PCUS fueron los hitos que enmarcaron la definición de la Política de Reconciliación Nacional, postulada por el PCE desde junio de 1956, en vísperas del vigésimo aniversario del comienzo de la guerra civil.

Háblame de la relación de Dolores con Carrillo.

1956 fue también el año del ascenso de Santiago Carrillo y del núcleo de dirigentes procedentes de las Juventudes Socialistas Unificadas en la dirección del PCE, desplazando a Vicente Uribe. Con Carrillo y su equipo establecidos en París y Dolores Ibárruri en Moscú, donde junto a sus tres nietos empezaba a disfrutar por primera vez de la vida familiar, la transición interna culminó en diciembre de 1959, cuando ella asumió la presidencia del partido, con funciones eminentemente representativas y simbólicas, mientras que Carrillo fue elegido secretario general. El prestigio de Pasionaria entre la militancia fue decisivo para limitar el alcance de las escisiones prosoviéticas que el PCE sufrió en 1969 y 1970, tras su condena de la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia. Del mismo modo, respaldó a Gerardo Iglesias después de la dimisión de Carrillo a finales de 1982.

¿Cuál fue el papel de Dolores en los debates con Claudín y Semprún?

Me he centrado en sus palabras en el decisivo cónclave del Comité Ejecutivo del PCE celebrado cerca de Praga en los últimos días de marzo y principios de abril de 1964. Fueron intervenciones muy extensas, apasionadas, en las que proclamó su convicción de que el PCE tendría un papel protagonista en el fin de la dictadura franquista y que la evolución democrática de España seguiría el rumbo del socialismo. Asimismo, respaldó la posición del secretario general: un partido con su dirección en el exilio y su militancia golpeada sistemáticamente por la represión en el interior, en el marco de las crecientes movilizaciones por la democracia, no podía admitir diferencias estratégicas entre sus dirigentes.

Pasionaria fue la única diputada de la II República que se sentó en el Congreso en 1977. ¿Cómo juzgaba la Transición y la estrategia del Partido?

Desde el exilio en Moscú, y cuando la agonía física del dictador se acentuaba, su anhelo más íntimo era regresar a una España democrática. En 1976, Carrillo volvió a Madrid clandestino y, como sabemos, fue él quien negoció con Adolfo Suárez el pacto de la Transición. Ella retornó en mayo de 1977, con 81 años, y en ningún momento cuestionó aquellos acuerdos. Sí es cierto que nunca se posicionó abiertamente a favor de las tesis eurocomunistas, aunque en abril de 1978, en vísperas del IX Congreso del PCE, justificó la supresión de su definición como partido marxista-leninista. Al mismo tiempo, mantuvo un silencio absoluto ante las ásperas polémicas que enfrentaban a Carrillo y su equipo de dirección con los dirigentes soviéticos.

Después de este trabajo de investigación histórica ¿hay algo que te haya sorprendido especialmente?

Por supuesto. Por ejemplo, su papel en la despedida de las Brigadas Internacionales en el otoño de 1938, en la que no tuvo un protagonismo especial: el bello texto de Dolores Ibárruri tantas veces citado no fue un discurso en el desfile de Barcelona, como suele señalarse, sino un mensaje escrito que fue publicado por el Partido Comunista Francés en un folleto en español, francés e inglés. Hay mucha confusión al respecto en innumerables publicaciones y espero haber contribuido a aclararla en las seis páginas que he dedicado a este episodio.

 

“Si hubieras podido oírla… Las palabras surgían de su boca irradiando una luz que no es de este mundo. Su voz tenía el acento mismo de la verdad”. Con esta cita de Hemingway comienza Mario Amorós su monumental biografía de Dolores Ibárruri que Ediciones Akal acaba de publicar coincidiendo con el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Iglesias

Es doctor por la Complutense, universidad por la que se licenció en Derecho y Ciencias Políticas. En 2013 recibió el premio de periodismo La Lupa. Fue secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí