1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ARTE E HISTORIA

Ensanchar la vida

Sobre carnavales, duelo y militancia de izquierda

Pablo Martínez 18/10/2021

<p>Dos de las obras expuestas en <em>Nueva Babilonia: designar o no un trabajo como arte es una decisión táctica.</em></p>

Dos de las obras expuestas en Nueva Babilonia: designar o no un trabajo como arte es una decisión táctica.

Centre de l'Imatge (Barcelona).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado 9 de septiembre CTXT abría el curso con un editorial que, bajo el título “Ensanchar los límites de la democracia”, se interrogaba por las posibles razones del actual clima de desmovilización social y ofrecía algunas reflexiones sobre la dificultad para determinar las causas que pueden originar una revuelta. Sin embargo, no parece del todo preciso afirmar que en estos momentos la calle esté totalmente dormida, ya que durante este verano se han multiplicado las protestas por diferentes motivos: desde el duelo por el asesinato de Samuel a las protestas ante la escalada de agresiones contra cualquier forma de disidencia sexual, o la más reciente manifestación en Barcelona contra la ecocida ampliación del Aeropuerto del Prat. En un momento claramente regresivo en las instituciones y el discurso de los medios de comunicación mayoritarios, pareciera que, si bien el ambiente no es de abierta lucha por “ensanchar la democracia”, hay al menos una multitud dispuesta a resistir ante los persistentes intentos de “estrecharla” por parte de la extrema derecha y las élites conservadoras de nuestro país. Sin embargo, no se puede negar que, a pesar de estos movimientos, transitamos un periodo de desmovilización como consecuencia del distanciamiento social y la pandemia que debería preocuparnos, no solo por cómo se abandonan o dan por perdidas algunas luchas materiales concretas –como el aumento del recibo de la luz– sino también porque con la ausencia de manifestaciones desaparecen poderosas prácticas de emancipación social. La importancia de las movilizaciones va más allá del instante de rabia entusiasta, ya que la experiencia física y emocional de construir un “nosotros” en la plaza configura una memoria política de las luchas en los cuerpos, nos transforma. Por otro lado, la escasez de aglomeraciones en el espacio público hace imposible la creación de nuevas imágenes de lo colectivo y, con ellas, se pierde su poderoso efecto en la producción de subjetividad política, de construcción de una identidad común.

Nueva Babilonia: designar o no un trabajo como arte es una decisión táctica, la exposición retrospectiva que la Virreina Centre de l’Imatge de Barcelona ha dedicado a Marcelo Expósito y que desde el 18 de octubre puede visitarse en la Casa de Iberoamérica de Cádiz, es una invitación a reflexionar sobre el modo en que algunas propuestas políticas y estéticas de las últimas décadas han intentado ensanchar la democracia desde el desafío a los límites del arte, el activismo y la práctica institucional. La exposición, que recorre casi cuatro décadas de creación del artista, nos ofrece una interrogación pertinente sobre la actual disyuntiva del arte y la política, y nos interpela a tomar una posición: o bien estamos dispuestos a radicalizar la política en aras de la defensa de la vida en todas sus formas –y para ello el papel de la cultura y sus instituciones es crucial–, o bien vamos a permitir, por el contrario, que la vida sucumba a las viejas formas de violencia autoritaria –también en la cultura y sus instituciones. El recorrido que ofrece la exposición sitúa al visitante a medio camino entre la utopía, la melancolía y el desencanto, ya que el propio Expósito pertenece a una generación de artistas cuya formación política y vital estuvo desde muy temprano atravesada por la pérdida: de la desaparición, con la caída del bloque soviético, de cualquier alternativa a la expansión neoliberal, a la experiencia traumática de la muerte y la transformación de las prácticas sexuales con la explosión de la pandemia del sida. De esas pérdidas, pero también de las nuevas formas de lucha y organización que emergieron del activismo por el sida, aquellos artistas aprendieron y se resistieron a pensar que la historia hubiera llegado a su fin, o que un mundo sin utopías fuese posible. En este sentido, buena parte de los trabajos que se presentan en la muestra deja entrever el obstinado interés de Expósito por situarse en los umbrales de la historia desafiando los –un tanto conservadores– límites entre memoria e historia que se establecieron y extendieron en la historiografía liberal de los noventa. Uno de los momentos más brillantes de la exposición es el espacio en el que el artista ha instalado casi una veintena de pantallas en las que, a modo de polifónica torre de Babel contemporánea, contrapone fragmentos de películas de la historia del cine radical claves para su formación política y estética con alguno de los vídeos de la serie “Entre sueños. Ensayos sobre la nueva imaginación política” (2004-2010). En los vídeos de la serie dedicados a los carnavales de resistencia del movimiento antiglobalización se muestran esas experiencias concretas junto a los testimonios de activistas e intelectuales. El verdadero tema de la serie no es tanto el retrato de esas heroicas individualidades como las distintas expresiones de los movimientos sociales y sus estrategias de representación, que van del ecologismo anticapitalista de Reclaim the Streets a las acciones por la restitución de la memoria en Argentina. Los gestos y signos que van apareciendo en estas movilizaciones responden a la necesidad de generar representaciones específicas para cada lucha, entendiendo que la presencia sígnica en el espacio público es consustancial a la protesta. Porque, como bien nos hizo saber Hito Steyerl, a quien Expósito tradujo al castellano para la magnífica edición de Los condenados de la pantalla en Caja Negra (2018), las imágenes y las luchas son parte indisociable de la misma guerra. En aquellos carnavales la micropolítica revolucionaria se desarrollaba espontáneamente, con “tácticas frívolas” de reapropiación del espacio público que atacaban al poder de forma deslocalizada y abrían la posibilidad de un nuevo poder instituyente: el poder de la plaza. Más allá de las luchas concretas, las protestas que se dan en la calle con horizontes de igualdad y justicia social son acciones poderosas para construir nuevos mundos, aquellos con los que sueñan las izquierdas.

Frivolidad táctica + Ritmos de resistencia (con Nuria Vila), Suiza, 2007 (Vídeo).

“Nosotros llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones” es una de las citas más conocidas que se atribuyen a Buenaventura Durruti, el líder anarquista cuyo funeral congregó una de las manifestaciones populares más multitudinarias de la historia de Barcelona. Esa muchedumbre sobrecogida, a un mismo tiempo, por el miedo y la esperanza propios del noviembre revolucionario de 1936, desfiló por las ramblas de Cataluña, justo por delante de la Virreina, para despedir a Durruti. Quienes se reunieron en aquella manifestación albergaban en sus corazones el miedo por un mundo que estaba por desaparecer, el de la revolución colectivizadora en marcha, pero también, como en el movimiento antiglobalización, la esperanza de un mundo por venir. Esa cita de Durruti puede leerse en el corazón mismo de la exposición, en Les urnes de l’honor de 1990, una instalación de cajas de luz con la reproducción de tres lápidas a tamaño real de las de los anarquistas Ferrer i Guardia, Ascaso y Durruti en el cementerio de Montjüic de Barcelona. Esta instalación nos recuerda que, tal y como hace Enzo Traverso en Melancolía de izquierda. Después de las utopías (2019), los funerales, las tumbas y el duelo son tan fundamentales para las culturas políticas de izquierda como el carnaval y la fiesta desenfadada. Quizás por esto es doblemente doloroso, como ha investigado Expósito en sus trabajos sobre la desmemoria en nuestro país, que nuestras cunetas aún estén repletas de muertos, ya que el tributo a los “vencidos”, que no a las “víctimas”, es fundamental en la elaboración política de la historia de la izquierda y sus luchas. La ubicación de estas tumbas en medio del recorrido de la exposición nos invita a pensar la centralidad del trauma en la configuración de los afectos y la experiencia de lo social en el espacio público.

Les urnes de l’honor, 1990 // Fuente: Centre de la Imatge

Como bien analizó Douglas Crimp en “Duelo y Militancia” (1989) con relación al activismo del sida, la muerte, más que paralizar la acción política, la estimuló de manera considerable en un momento en el que la historia hizo que coincidieran el estallido de la pandemia con el declive del comunismo.

De manera retrospectiva, podemos considerar que ese conflicto entre dolor y activismo no se dio solamente en la crisis del sida, sino en muchos otros acontecimientos de la historia como el del funeral de Durruti, cuando los afectos privados confluyeron con la lucha política y movilizaron a las masas. Así sucede en la actualidad en las manifestaciones en contra de la violencia machista y homófoba, cuando el dolor y el luto, más que propiciar un encierro en el lamento privado, inspiran la movilización política. La militancia no es el antídoto al dolor y al trauma, sino que ambos, duelo y militancia, están entrelazados.

Por eso en esas tumbas no solamente aparecen las identidades de quienes están en ellas (cuyos nombres han sido, por otro lado, borrados por el artista), sino que acogen también a todos nuestros muertos, así como buena parte de los anhelos colectivos vertidos en cada revolución. La exposición constituye una propuesta para repensar la izquierda sin lamentarse por la utopía perdida e invita a activar, desde lo estético y sobre las ruinas de los fracasos pasados, un proyecto político con horizontes emancipatorios. No es casual que justamente sea en una tumba donde esté inscrita la potencia del mundo por venir, porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones por el que hay que luchar para que no nos maten en las calles, para que no nos encierren en los armarios, para que no destrocen nuestro entorno, para provocar el aterrizaje forzoso del fascismo. Luchar para ensanchar no solo los límites de la democracia sino también los de la vida, esa que este preciso instante se encuentra amenazada en todas sus formas.

El pasado 9 de septiembre CTXT abría el curso con un editorial que, bajo el título “Ensanchar los límites de la democracia”, se interrogaba por las posibles razones del actual clima de desmovilización...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí