1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EVIDENCIAS

Colón, colonizar, colonialismo

Alain-Paul Mallard 26/10/2021

<p><em>¡Come, come oro, Cristiano!</em> en<em> la America</em> <em>de Theodor de Bry, </em>volumen IV, plancha 20 (1594).</p>

¡Come, come oro, Cristiano! en la America de Theodor de Bry, volumen IV, plancha 20 (1594).

Theodor de Bry

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Versos sueltos de Antonio Cisneros afloran con cierta asiduidad en estas columnas mías, instrumentalizados las más de las veces en aras de alguna argumentación peregrina. Es, supongo, signo de que veo en el inmenso poeta peruano un alma afín, dotada del verbo elocuente y la ironía desmitificadora que me vienen en falta. Aunque no se trata sólo de un asunto de elocuencia poética, no; tuve, durante mi azorada, impresionable adolescencia, la improbable fortuna de tratarlo –muy, muy fugazmente– y Antonio Cisneros, sin sospecharlo, me marcó con su impronta: mi brújula moral se alinea, consistentemente, sobre la suya.

Traigo lo anterior a colación ya que, al repasar en días pasados los reivindicativos revuelos transoceánicos en torno al 12 de octubre, me resultó necesario ir al estante y buscar, en Como higuera en un campo de golf, libro suyo de 1972, el siguiente poema:

EN LA UNIVERSIDAD DE NIZA

He abierto el Diario de Colón en la página 27 (Cultura Hispánica, 1968).

Treinta y seis muchachos –entre los 20 y 23 años– han abierto

el Diario de Colón en la página 27.

Y como siempre trabajase por saber dónde se cogía

el oro".(Cierro el libro/ cierran los libros.)

El Almirante ha quedado como un chancho y el público se indigna.

Para la próxima clase: página 46 (op.cit.).

Ahí tienen, treinta años antes del fin del milenio, al joven profesor que fuera Cisneros ejerciendo concienzudamente su magisterio: socavar la leyenda con la simple operación de exponer sus cimientos documentales. ¿Qué pudo ocurrir en la clase siguiente? ¿Qué se juega en la página 46 (op. cit.) y en las que vienen después?

El profesor exhorta a estudiantes y lectores a que saquen sus propias conclusiones. Volví a las estanterías a rebuscar el Diario de Colón en la edicioncita de quiosco, de 1992, que sabía que andaba por ahí. La hallé. De paso, tomé también el primero de los tres volúmenes de la América de Rodolfo Cronau, vertida del alemán al castellano y publicada en Barcelona en 1892, “Obra dedicada a solemnizar el cuarto centenario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón” –el industrioso siglo XIX fue el que más se empeñó en dorar el blasón del Almirante.

Saqué punta a mi lápiz y me senté a leer. Hoy, a medio siglo de aquella clase nicense a la que asisto por la ventana del poema, entrego finalmente los deberes en la curiosa forma de una abigarrada columna de opinión.

Aunque lo sepamos de sobra, recordarlo –verificarlo– no está de más. En su Diario, el tozudo Almirante traza con mano firme el más vergonzante de los autorretratos. Sólo se condena, en primera persona cuando es él quien redacta, en tercera cuando Fray Bartolomé refiere sus palabras:

“[...] yo estaba atento y trabajaba de saber si había oro, y vide que algunos de ellos traían un pedazuelo colgado en un agujero que tienen a la nariz, y por señas pude entender que yendo al Sur o volviendo la isla por el Sur, que estaba allí un rey que tenía grandes vasos de ello, y tenía muy mucho”.

“[...] son estas islas muy verdes y fértiles y de aires muy dulces, y puede haber muchas cosas que yo no sé, porque no me quiero detener por calar y andar muchas islas para fallar oro”.

“Verdad es que, fallando adonde haya oro o especería en cantidad, me deterné fasta que yo haya de ello cuanto pudiere; y por esto no fago sino andar para ver de topar en ello”.

“De una oso decir, porque hay tantos testigos, y es que yo vide en esta tierra de Veragua mayor señal de oro en dos días primeros que en la Española en cuatro años, y que las tierras de la comarca no pueden ser más fermosas ni más labradas ni la gente más cobarde, y buen puerto y hermoso río y defensible al mundo”.

Con aplicación, subrayé en el Diario el sustantivo “oro” unas noventa y cinco veces. Son muchas, demasiadas para doscientas cinco páginas cansinas y sin lustre. Las más iteran ad nauseam las citas arriba presentadas. Una destaca. En el relato del cuarto viaje, que toma la forma argumentativa, lastrada de justificaciones, de una carta a los Reyes Católicos, Colón explica así la valía de su idée fixe:

Genoveses, venecianos y toda gente que tenga perlas, piedras preciosas y otras cosas de valor, todos las llevan hasta el cabo del mundo para las trocar, convertir en oro: el oro es excelentísimo; del oro se hace tesoro, y con él, quien lo tiene, hace cuanto quiere en el mundo, y llega a que echa las ánimas al paraíso”.

Por más salvoconductos que el relativismo histórico pretenda expedirle («¡júzguese a Colón como a un hombre de su tiempo!», suele clamarse), malestar y vergüenza imperan en la lectura de sus diarios de viaje. Colón se dibuja como un ser sórdido e inescrupuloso, un usurero obcecado por el afán de riqueza y carente del más básico de los principios éticos: el respeto por el ser humano.

Lo cual ni siquiera hace de él una monstruosa anomalía: el oro en granos, en polvo, en pedaçuelos o labrado en hoja delgada será la obsesión no sólo de los codiciosos capitanes o ávidos adelantados que vinieron después; impele a cada soldado anónimo. Hacerse de algún tejuelo exigía perder cualquier escrúpulo. Arrasadas las Antillas, se fue enseguida por el oro de México, por el –más cuantioso– del Perú, por el de Nueva Granada; se otorgaron cédulas y concedieron licencias para al menos 15 expediciones en busca de El Dorado.

No todo lo que brilla es oro, no: tan temprano como el domingo 14 de octubre del 1492, y ya habiendo “tomado” siete naturales, nuestro humanista y descubridor desliza con naturalidad ideas de hondo calado: “[...]Vuestras Altezas cuando mandaren puédenlos todos llevar a Castilla o tenellos en la misma isla captivos, porque con cincuenta hombres los terná todos sojuzgados y los hará hacer todo lo que quisiere”.

“¡Feliz España si [a Colón] le hubiera sido dado llevar a la práctica todos sus planes!”, se entusiasma Rudolf Cronau en 1892, tras luengas parrafadas de justificar al Almirante.

Los planes, claro, rebasaron al hombre. Algo inconmensurablemente más ruin pisaba los talones a la locura por el oro: el trabajo forzado, rentabilísimo. Alguna página de José Miguel Oviedo sugiere que, de no haber sido por el celo, empeños y furia de Fray Bartolomé de las Casas, “Protector universal de todos los indios de las Indias”, la empresa de conquista hubiera terminado con el exterminio de los indígenas –y muy otra hubiera sido nuestra historia. Puede que sí.

Más allá de su machacona y vulgar obsesión áurea, la prosa colombina genera en este lector algo más que indignación. ¿Hastío? Colón parece no ver nada. No hay sino miopía, cortedad de miras. Para él, lo observado no existe en sí: es de inmediato convertido en un sistema de signos para validar las ideas y esperanzas que lleva ya a cuestas. Siempre corrosivamente perspicaz, V. S. Naipaul –quien jamás tuvo pelos en la lengua– me aporta en las cuatro o cinco demoledoras paginitas de su Columbus and Crusoe (1967), nuevas luces. El problema, zanja Naipaul, radica en la escandalosa banalidad del personaje. La banalidad de sus percepciones corre pareja con la banalidad de sus expectativas, de su alcance y motivos. No hay una gota de interés antropológico, ninguna respuesta al asombro –hay más bien desencanto y decepción, que vuelven la gran aventura escandalosamente trivial.

Resulta siempre curiosa la casuística en los patronímicos que se convierten en palabra común. Hachis Parmentier es el nombre del platillo con el que la posteridad recompensa al agrónomo, militar y boticario del ancien régime que dedicara vida y empeños a abogar, en la reticente corte, por el sospechoso tubérculo americano que, decía él, daría solución a las hambrunas recurrentes en el reino de Francia. Está el self-made man que diera impulso mercantil a un apellido de inmigrante –Jacuzzi–, para lanzar su inofensiva tina de hidromasaje. ¡Y cuán abusivamente se endilga el adjetivo kafkiano a cualquier engorro burocrático, aunque muy poco tenga este que ver con las tragicómicas visiones del sufrido Franz K.!

Cristóbal Colón, asumiéndose (y publicitándose) como agente de la divina providencia, hizo sus malabares con su firma y nombre para que de Cristóforo estos pasaran a Xto. ferens es decir “Cristo” y “llevar” (del latín fero-fers-ferre-tuli-latum): “Fui yo quien llevé al Cristo allende el mar”. Aspirante a la gloria, quería que la posteridad lo asociara con San Cristóbal, aquel gigantón –truhán reconvertido– a quien tocó cargar sobre sus hombros hercúleos a un Cristo niño y con éste todo el pecado del mundo. La jugada, a Colón, sólo le salió a medias –o sólo durante cinco siglos–. En lo tocante al apellido, Américo Vespucio le birló el nombre del continente –¡al menos Vespucio supo intuir en bulto, como entidad distinta, un mundus novus!

Ironía del destino o justicia poética, el legado de infamia cuyas puertas abriera de par en par el Almirante pareciera poder pervivir en... una falsa etimología: Colón, colonia, colonizar, colonialismo. ¡Lejos nos quedan ya nuestros latines, y con ellos el esforzado colonus del imperio romano! Y entre Colón y colonialismo un eco reverbera como inmediatamente justo y motivado, sobre todo hoy día en que tantas palabras, conceptos y representaciones están cambiando diametralmente de sentido.

Ramalazo en las protestas tras el asesinato de George Floyd, una estatua en bronce del Almirante de la Mar Océana fue derribada en Saint Paul, Minnesota, en junio del 2020. Otra, de mármol, fue decapitada en Boston. Hace algunos meses en la ciudad de México, una burda maniobra preventiva de la jefatura de gobierno hizo retirar, con el pretexto de restaurarlo, al neoclásico Colón de bronce del Paseo de la Reforma. En realidad, se anticipaba que tendría los días contados y no pasaría, en pie, del 12 de octubre... Más recientemente aún, tironeada por media docena de sogas, una efigie de Colón se dio de bruces contra el candente asfalto de la ciudad de Barranquilla.

¿En dónde, perdón?

En Barranquilla, Colombia. Cambiar de nombre al país puede revelarse bastante más empinado que tumbar una estatua... Toda acción, nos recuerda la física, conlleva siempre una reacción en sentido contrario. Reaccionarios hay muchos y siempre se puede –¡ay!–    contar con ellos –como bien vimos este pasado 12 de octubre, Día de la Hispanidad (y de las Fuerzas Armadas) /de la Raza / de la Resistencia Indígena / del Respeto a la Diversidad Cultural / de la Nación Pluricultural (elija su opción de preferencia)–. Las cosas del pasado sirven también a la política del presente. Ya se verá cómo crispar todavía más la cosa…

Recién el pasado 15 de octubre falleció, en la ciudad de México, el preclaro antropólogo y mitógrafo mexicano Alfredo López Austin, nuestro mejor conocedor del intrincado universo conceptual mesoamericano. El pesar unánime que provoca su partida, el reconocimiento de la valía de su singularísimo legado y de sus no menos singulares calidades humanas se diseminaron con brío por las redes sociales. Y en el flujo de marea digital vi pasar una declaración suya, pertinentísima, que eludió en su momento mis radares. Dos años atrás, el 14 de octubre del 2019, López Austin juzgó necesario enviar una breve carta al Correo Ilustrado del diario La Jornada, desmarcando su postura ante las tan llevadas y traídas políticas oficiales de exigencia de una petición de perdón.

Contundente, certera, congruente con la prédica de toda una vida, es la declaración de principio de una conciencia ilustrada. Haciendo mías esas palabras suyas quisiera –con perdón de ustedes– terminar:

“Yo no exijo al pueblo español que pida perdón por las atrocidades de la Colonia. No estoy dispuesto a perdonar la infamia de los regímenes coloniales.

Yo no exijo al actual pueblo español que pida perdón por actos que no le fueron propios.

No perdono. Conservo mi repudio hacia los explotadores y expoliadores actuales que subyugan a los más débiles con promesas de paraísos celestes, de culturas superiores, de progreso y desarrollo.

No perdono al colonialismo, ajeno o interno, que desangra a los pueblos indígenas, llamándolos hipócritamente connacionales o hermanos y los considera retrasados, infantiles, incultos, incapaces de decisiones justas, para así arrogarse el derecho de decidir por ellos, negando su derecho de libre determinación al forjar, por propia voluntad, su propio destino.

Yo, mexicano, no perdono al México racista que ha prolongado por dos siglos la injusta situación heredada del colonialismo hispano.

—Alfredo López Austin, ciudadano”.

Versos sueltos de Antonio Cisneros afloran con cierta asiduidad en estas columnas mías, instrumentalizados las más de las veces en aras de alguna argumentación peregrina. Es, supongo, signo de que veo en el inmenso poeta peruano un alma afín, dotada del verbo elocuente y la ironía desmitificadora que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'Nahui versus Atl', 'Altiplano: tumbos y tropiezos'. Vive en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí