1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Italia

Las elecciones municipales que pueden abrir grietas en la ‘pax draghiana’

La derecha tiene altas probabilidades de salir derrotada en estos comicios a pesar de ser mayoritaria en el país

Steven Forti 2/10/2021

<p>El presidente de la República, Sergio Matarella, y el del Gobierno, Mario Draghi, en el evento Youth4Climate: Driving Ambition en Milán.</p>

El presidente de la República, Sergio Matarella, y el del Gobierno, Mario Draghi, en el evento Youth4Climate: Driving Ambition en Milán.

Quirinale

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Milán, mañana del 30 de septiembre de 2021. En un hotel cerca de la estación de Rogoredo, el cierre de la campaña electoral de la derecha para la alcaldía de la capital de Lombardía acaba como el rosario de la aurora: el líder de la Liga, Matteo Salvini, se larga enfadado antes de que llegue Giorgia Meloni, de Fratelli d’Italia, y sin ni siquiera escuchar la intervención del candidato de la coalición, Luca Bernardo, que solo gracias a un milagro puede esperar reconquistar la segunda ciudad de Italia. “¡Es una vergüenza!”, sueltan un par de diputados del partido de Meloni. Mientras tanto, a pocos kilómetros de distancia, Mario Draghi se reúne con Greta Thunberg en el marco del encuentro Youth4Climate que anticipa la COP26 que se celebrará en Glasgow a principios de noviembre. “Tenemos que actuar ya”, afirmó el expresidente del Banco Central Europeo (BCE). “Creo firmemente que tenemos mucho que aprender de tus ideas, tus sugerencias y tu liderazgo. Os estamos escuchando”, le dijo a la joven activista sueca.

Estas dos imágenes pueden resumir el momento político que vive Italia. Por un lado, una derecha, que según todos los sondeos es mayoritaria en el país, muestra una vez más que su tan cacareada unidad es un espejismo, además de ser incapaz de hacerse con el control de las mayores ciudades del país. Por el otro, Supermario sigue manteniendo iniciativa política y protagonismo mediático desde que se convirtió en presidente del Gobierno el pasado mes de febrero. Ahí está, en buena medida, el quid de la cuestión: con el Ejecutivo de unidad nacional liderado por Draghi, Italia está viviendo un largo intermezzo cuyo desenlace es una incógnita. ¿Qué pasará después? Las elecciones municipales, cuya primera vuelta se celebra el 3 y 4 de octubre, pueden dar algunas pistas al respecto.

Para la derecha pintan bastos en las municipales

Parece que estas municipales no depararán grandes sorpresas, sobre todo en las grandes ciudades. En Milán, Nápoles y Bolonia es incluso posible que los candidatos del centro-izquierda –el actual alcalde Giuseppe Sala; el exministro de Universidades en el segundo Gobierno Conte, Gaetano Manfredi; y el actual regidor de Cultura del ayuntamiento emiliano, Matteo Lepore, respectivamente– ganen en la primera vuelta, obteniendo más del 50% de los votos. En Roma, el partido está más abierto, aunque lo más probable es que al balotaje –que se celebrará el 17 y 18 de octubre– lleguen el candidato de la derecha, Enrico Michetti, y el del centro-izquierda, el exministro de Economía del segundo Gobierno Conte, Roberto Gualtieri. Hay otros dos candidatos que tienen algunas posibilidades para superar a Gualtieri y enfrentarse a Michetti: la actual alcaldesa Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), y el liberal-centrista Carlo Calenda, exministro en tiempos de Matteo Renzi. En la segunda vuelta, de todas formas, Michetti tiene todas las de perder, según apuntan los sondeos publicados. Solo en Turín la derecha tiene buenas probabilidades de ganar con el empresario Paolo Damilano, bien conectado con la sociedad local.

Ahora bien, hay que renovar más de un millar de ayuntamientos y habrá que ver qué ocurre en las ciudades medianas y pequeñas, pero es indudable que el voto en las grandes ciudades marcará la lectura política que se hará de los resultados. Y para la derecha, salvo sorpresas inesperadas, pintan bastos. Además de Turín, la única alegría le puede venir de las elecciones regionales de Calabria, donde se vuelve a votar tras menos de dos años por la muerte imprevista de la presidenta regional, Jole Santelli: ahí, el berlusconiano Roberto Occhiuto debería ganar frente a unos adversarios divididos. Además de la candidata del Partido Democrático (PD), Amalia Bruni, apoyada por el M5E, se presenta también el actual alcalde de Nápoles, Luigi De Magistris, apoyado por lo que queda de la izquierda y asociaciones de la sociedad civil.

Salvini en horas bajas

La pregunta es por qué la derecha, que es mayoritaria en el país –todos los sondeos otorgan un 40% como mínimo a la Liga y Fratelli d’Italia que son partidos ultras al estilo de Vox–, tiene altas probabilidades de salir derrotada. La razón es doble. Por un lado, a nivel local la derecha tiene dificultades para encontrar candidatos presentables: Michetti, por ejemplo, más que como profesor, es conocido por ser tertuliano de una radio romana dedicada principalmente al fútbol y en cuyos programas se han oído comentarios cómplices  con los antivacunas o a los nostálgicos del fascismo. Por otro lado, Salvini, Meloni y Berlusconi han tardado meses en encontrar a los candidatos debido a la guerra sin cuartel que están librando los dos primeros para hacerse con la hegemonía de la coalición.

Se está delineando una grieta cada vez mayor entre la Liga de Salvini y una Liga más pragmática, representada por Giorgetti y los presidentes regionales vinculados al mundo empresarial del norte

Para más inri, el líder liguista, acorralado por Fratelli d’Italia –que ya le ha superado en intención de voto–, debe hacer frente a problemas internos: el número dos del partido, el poderoso Giancarlo Giorgetti, actual ministro de Desarrollo Económico, no pierde ocasión para criticar la línea de Salvini e incluso, a menos de una semana de las urnas, ha declarado que en Roma sería mejor votar a Calenda. Giorgetti no es un conductor suicida y sabe lo que dice y lo que hace. Fue el hombre clave para que la Liga entrara en el Gobierno de Draghi y, desde el Ejecutivo, ha puesto en entredicho la línea de Salvini, crítica con la implantación del “pasaporte covid”. También lleva tiempo intentando que el partido ingrese en el Grupo Popular europeo. Además, Giorgetti, atlantista convencido y con buenas conexiones en Washington, no está solo: alrededor de él se ha creado un frente cuyas cabezas visibles son los presidentes regionales liguistas del norte de la península, entre ellos el gobernador del Véneto, Luca Zaia (que ganó por tercera vez las elecciones el año pasado con más del 70% de los votos). En síntesis, se está delineando una grieta cada vez mayor entre la Liga de Salvini –lepenismo hard, rusofilia, política pop en las redes sociales, personalización del liderazgo, etc.– y una Liga más pragmática, bien representada por Giorgetti y los presidentes regionales vinculados al mundo empresarial del norte que, quizás, añoran a la vieja Liga Norte.

A todo esto se ha sumado la explosión de una bomba de considerable impacto que ha explotado en la cara de Salvini: su más estrecho colaborador, Luca Morisi, ha abandonado de repente la política al ser investigado por asuntos de droga. A mediados de agosto, organizó en su casa una fiesta con cocaína y GHB –la conocida como droga para las violaciones– a la que invitó a dos jóvenes rumanos contratados online. La historia no tiene desperdicio, si se examinan las posiciones de la Liga sobre drogas, extranjeros y derechos de los homosexuales. Pero, sobre todo, si tenemos en cuenta que Morisi fue el “gurú” de las redes sociales de Salvini, el hombre que creó y gestionó la poderosísima máquina de propaganda social, denominada “la Bestia”, que permitió al líder liguista convertirse en el político italiano con más presencia en las redes, utilizando, precisamente, el discurso del odio online. No es casualidad que Salvini incluyese a Morisi en la secretaría del partido, de la cual ha dimitido a principios de septiembre aduciendo “razones personales”.

El escollo de la elección del presidente de la República

A pesar de todo ello, no se engañen. Salvini está herido, pero no está muerto. Eso sí, si las municipales van mal para la derecha, será el primer responsable porque fue él quien propuso a la mayoría de candidatos. Pero no rodará su cabeza ni tendrá que rendir cuentas porque Giorgetti no aspira a sustituirlo en la secretaría. Eso sí, Salvini saldrá debilitado y, posiblemente, se impondrá la línea más pragmática dentro del partido. Berlusconi aspira solo a sobrevivir y a que su partido, Forza Italia, mantenga un  estrechísimo margen de maniobra antes de ser canibalizado por sus aliados. De esta manera, a la postre, quien sonreirá será Giorgia Meloni, que verá reforzado su liderazgo en Fratelli d’Italia y seguirá afianzándose como futura líder de la derecha italiana. Además, su formación no debe gestionar ninguna contradicción: es, en la práctica, la única fuerza política que no apoya a Draghi y puede seguir capitalizando su oposición al Ejecutivo.

La Liga y Fratelli d’Italia quieren que sea Draghi quien ocupe el Quirinale (sede de la Presidencia del Estado) para que se convoquen elecciones anticipadas y así gobernar con una más que probable mayoría absoluta

Las tensiones dentro de la Liga pueden tensar aún más los frágiles equilibrios políticos existentes. Es cierto que Draghi goza todavía de una alta popularidad y su Gobierno puede presumir de unos datos económicos positivos tras el batacazo del año pasado –el PIB debería crecer el 6% en 2021 y el 4,7% en 2022–, además de una campaña de vacunación exitosa con casi el 80% de la población con la pauta completa. Sin embargo, la navegación del Ejecutivo puede toparse con varias tormentas: mantener en pie un Gobierno que va de la izquierda de Libres e Iguales a la Liga amiga de Le Pen no es tarea fácil. Y el primer gran escollo será en enero, cuando se deberá elegir el presidente de la República. Aunque de vez en cuando saquen a relucir el nombre de Berlusconi –más bien para complacer al fundador de Forza Italia, que acaba de cumplir 85 años–, la Liga y Fratelli d’Italia quieren que sea Draghi quien ocupe el Quirinale (sede de la Presidencia del Estado) para que se convoquen elecciones anticipadas y así gobernar con una más que probable mayoría absoluta. Mientras, el PD pide de rodillas a Sergio Mattarella que se quede unos años más para salir del embrollo y hacer que el Gobierno llegue al final de la legislatura, prevista a principios de 2023. No hay de momento otros candidatos con posibilidades, y menos aún de consenso, en un Parlamento profundamente fragmentado y con un sistema de partidos en reconfiguración.

¿Hacia una alianza estable entre PD y M5E?

Si el centro-izquierda gana en las principales ciudades no significa que se esté recuperando de un largo letargo. Aunque Enrico Letta intente reanimar el partido desde que fue elegido secretario el pasado mes de marzo, tras la dimisión de Zingaretti, el PD sigue sumergido en una crisis de identidad que lo atormenta desde su nacimiento. Además, su actual postura de defensa a ultranza del Gobierno Draghi, aunque sea prueba de responsabilidad institucional en un momento excepcional, no puede ayudarle en la recuperación del terreno perdido en la última década en las periferias. Si es cierto que el expresidente del BCE ha mantenido una serie de ayudas establecidas en los primeros meses de la pandemia, también es indudable que representa la cara amable y más inteligente del neoliberalismo. Para un partido de izquierdas, o que se quiere de izquierdas, no debería ser su referente. Y en los próximos meses, con la recuperación económica, las contradicciones irán en aumento: el ministro de Economía, Daniele Franco, del núcleo duro de Draghi, ha afirmado que las políticas expansivas durarán hasta 2024. Luego habrá que retomar la senda de reducción de la deuda pública. Traducido: llegarán recortes.

Añádase también que el M5E está en una fase de transición que no se sabe muy bien si marcará la total disgregación del proyecto político del excómico Beppe Grillo o su reconfiguración en un partido tímidamente progresista aliado del PD. Tras los encontronazos con el fundador, el ex presidente del Gobierno Giuseppe Conte está tomando con dificultad las riendas de la formación, que no para de ver disminuir sus tropas parlamentarias por continuos abandonos y apoyos en las calles. En las municipales, en que perderá las únicas dos ciudades que estaba gobernando (Roma y Turín), los grillini han intentado salvar los muebles llegando a acuerdos con el PD en Nápoles y Bolonia. Donde se presenta en solitario, los sondeos le otorgan entre el 2% y un máximo del 9%. El objetivo de convertirse en el tercer polo de la política italiana ha pasado definitivamente a mejor vida: la única opción para sobrevivir es la de forjar una alianza estable con el PD, siempre que el partido de Letta lo quiera. Este es otro debate no resuelto sobre el que puede influir el resultado de las municipales.

Así, Italia está viviendo una extraña fase de calma chicha: el gobierno de Draghi puede terminar abruptamente en cuatro meses o llegar al final de la legislatura. Más allá de las vicisitudes internas de la política transalpina, una posibilidad u otra tendría consecuencias también a nivel europeo. Con Alemania ensimismada en la resolución del rompecabezas para formar un nuevo gobierno tras el fin de la época Merkel y con Francia a punto de entrar en una campaña electoral llena de incógnitas, Italia podría jugar un papel protagonista en una fase marcada por la puesta en marcha del plan de recuperación post-pandémico. Veremos. Este lunes tendremos las primeras respuestas.

Milán, mañana del 30 de septiembre de 2021. En un hotel cerca de la estación de Rogoredo, el cierre de la campaña electoral de la derecha para la alcaldía de la capital de Lombardía acaba como el rosario de la aurora: el líder de la Liga, Matteo Salvini, se larga enfadado antes de que llegue Giorgia Meloni, de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí