1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Guillermo Akapo / Activista antirracista

“Nosotros ya estábamos amenazados antes de la llegada de Vox”

Guillermo Martínez Madrid , 28/10/2021

<p>Guillermo Akapo.</p>

Guillermo Akapo.

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Natural de Guinea Ecuatorial, vive en España desde 1997. Llegó cuando tenía 9 años con su madre y su hermana. Cuenta que empezó su activismo de forma inconsciente desde pequeño, en el colegio, al no entender el rechazo de sus compañeros. Poco a poco, ha ido ocupando espacios dentro del antifascismo, el anarquismo y el movimiento antirracista. Él es Guillermo Akapo Bisoko (Guinea Ecuatorial, 1989) y fue el convocante de la concentración en Madrid en repulsa del asesinato de George Floyd por parte de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España (CNAAE).

BACK FREEDAY. Olvídate de mercachifles. Dona lo que puedas y formarás parte de la comunidad de CTXT un año. Desde 10 euros.

Más de un año después, el movimiento Black Lives Matter es más reconocido que nunca, quizá por libros como Cuando te llaman terrorista (Capitán Swing, 2021), escrito por Patrisse Khan-Cullors, cofundadora del movimiento. Hablamos con Akapo del asesinato de George Floyd, la realidad racista imperante en España y el discurso antirracista de algunos partidos políticos que, lamenta, se quedan únicamente en las palabras.

Todo el mundo empezó a conocer “Black Lives Matter” (BLM) tras el asesinato de George Floyd, y mucha gente lo sigue considerando un grito, una proclama, pero en realidad es un movimiento extendido a nivel internacional que nació en 2013, tal y como relata el libro de Patrisse Khan-Cullors, una de sus cofundadoras. ¿Qué sentido tiene el BLM en España?

Muchos activistas antirracistas sí que lo conocíamos, claro. Nosotros ya teníamos nuestro propio BLM en España, pero lo llamábamos movimiento antirracista porque, al fin y al cabo, es una lucha enfocada hacia el mismo objetivo: que las personas racializadas y migrantes tengan los mismos derechos que las demás. Lo puedes llamar BLM o lucha por los derechos civiles, eso es lo de menos, lo importante es denunciar la brutalidad policial y el racismo sistemático que sufrimos.

El asesinato de Floyd sucedió en una coyuntura de pandemia en la que salieron a flote muchas cosas que llevamos años denunciando

El hecho de que exista en España es solo una parte de esa acentuación que todo el movimiento ha experimentado desde el asesinato de George Floyd, en mayo de 2020, dejando ver el racismo institucional y estructural que impera en este país. ¿Y qué es la violencia institucional? Pues toda la que sufrimos a nivel sanitario, educativo, sobre lo que significa poder acceder a una vivienda digna, y sobre todo a nivel social. También vimos que lo ocurrido con Floyd sucedió en una coyuntura de pandemia en la que salieron a flote muchas cosas que llevamos años denunciando, como todos los problemas que la población migrante tiene para acceder a un derecho tan básico como la vivienda. Cuando decían “quédate en casa”, yo solo pensaba en todas las personas que no tenían un techo en el que resguardarse.

Miles de personas salieron a la calle y millones se estremecieron con las imágenes de aquel asesinato. Un policía asfixió hasta la muerte a Floyd, un negro ya reducido por el agente y cuyas últimas palabras fueron “I can’t breath” (“no puedo respirar”). ¿Qué supuso para las personas racializadas aquel asesinato?

Un hartazgo, la frustración, la ira. Estamos cansados de esa violencia que no solo sufrió Floyd, sino cientos de personas racializadas a manos de la policía estadounidense; aunque tampoco hace falta irse tan lejos porque también hemos denunciado la violencia policial en España.

El hecho de ver esas imágenes que dieron la vuelta al mundo supuso un “basta ya”, un punto de inflexión en que muchísima gente llena de tristeza y rabia salió a las calles a pronunciarse, a poner su cuerpo en las manifestaciones y ser partícipe del movimiento antirracista para denunciar la violencia que sufrimos y, sobre todo, aquel asesinato. En Madrid supuso la aglutinación de miles de personas blancas, negras, asiáticas, magrebíes, musulmanas, latinas… que salieron a la calle a poner el grito en el cielo.

¿Y cómo cree que actuó la comunidad blanca?

Según mi experiencia personal dentro del movimiento antirracista, las personas blancas aliadas suelen acudir a estas concentraciones. Yo me sorprendí de todas las blancas que fueron a la concentración frente a la embajada de Estados Unidos aquel día. Me llamó la atención todo ese apoyo que nos dieron, su comportamiento fue muy respetuoso en el sentido de que sabían que la primera línea era nuestra. Sin ellas ni sus pancartas y cánticos, sin ese apoyo masivo, la manifestación que terminó en la Puerta del Sol hubiera sido muy diferente. De todas formas, más allá de este ejemplo puntual, la participación de la comunidad blanca en otras convocatorias y denuncias que realizamos ha sido mínima.

Fueron imágenes muy duras, aunque desde las organizaciones antirracistas no cejáis en vuestro empeño de señalar que el racismo también puede ser mucho más sutil, incluso a nivel institucional. ¿España es un país racista?

Sí, desde luego, sobre todo ahora con estos discursos que hacen crecer el odio por parte de algunos partidos políticos en el Congreso de los Diputados, donde avalan y fomentan el racismo. Que alguien diga que no hay racismo en España es como decir que no hay machismo o que no existe el patriarcado.

¿España es más antirracista ahora que hace diez años?

Esa pregunta también me la hago yo en muchas ocasiones. Creo que gracias a la lucha del movimiento, el discurso del antirracismo se ha puesto en el centro. Ahora por lo menos se habla de ello, como lo demuestran algunos partidos políticos de izquierdas que han dejado de lado discursos más antiguos respecto a nuestra opresión. Lo malo es que esa narrativa no se materializa en políticas antirracistas. Solo denuncian lo que nos ocurre por nuestro color de piel o procedencia, pero tengo la sensación de que esos políticos no trabajan al máximo para evitar el odio que cae sobre nosotros.

Ni yo ni nadie de mi entorno hemos recibido alguna respuesta por parte de la Policía o los jueces cuando hemos denunciado insultos y amenazas

La cuestión está mejor que hace una década, pero solo desde el discurso. Todavía faltan políticas contra el racismo o, en este caso, políticas antirracistas.

Volviendo al BLM, todo empezó con un hashtag en julio de 2013, cuenta Khan-Cullors, hasta que #BlackLivesMatter se hizo conocido a nivel mundial. ¿Las redes sociales juegan a vuestro favor?

Nos ayudan a que ese tipo de imágenes se hagan virales, igual que a cualquier otro movimiento social que denuncia este tipo de realidades. La gente, cada vez más, se conciencia gracias a estos formatos, así que yo creo que las redes sociales sí están de nuestro lado.

También pueden llegar a ser un hervidero de odio que, en muchas ocasiones, se concentra contra una persona en muy poco tiempo. ¿Cómo lleva una persona negra este fenómeno?

Yo, a nivel personal, he recibido muchísimos insultos, me llaman “negro de mierda” y “rojo de mierda”, por ejemplo. Intentamos denunciar ese tipo de agresiones verbales y así se lo decimos a la comunidad negra, incluso que lo pongan en conocimiento de la Policía, aunque su respuesta es nula. Siendo sinceros, yo solo he denunciado dos o tres veces y su actuación nunca se ha materializado en ese sentido. Nunca actúan. Ni yo ni nadie de mi entorno hemos recibido alguna respuesta por parte de la Policía o los jueces cuando hemos denunciado insultos y amenazas.

Usted formó parte de la organización de la concentración del 7 de junio de 2020 frente a la embajada de Estados Unidos que después se convirtió en manifestación hasta la Puerta del Sol en la que participaron miles de personas para protestar por aquel asesinato. ¿Ha cambiado algo para la comunidad negra desde entonces?

Aquello fue un estallido social en una época en la que veníamos de sufrir mucha violencia. Durante la pandemia, la Policía en España salía en busca de personas racializadas, así que esa coyuntura dio lugar al estallido que te comento.

Violencia no es solo que te asesinen, sino también que no puedas acceder a vivienda y trabajo digno

Más de un año después no ha habido ningún cambio político. Se quedan en lo discursivo. Yo me acuerdo que meses después del asesinato de Floyd, el movimiento Regularización YA pidió la regularización de más de 600.000 personas en situación administrativa irregular para facilitarles el acceso a una vivienda y la vacunación, y algunos partidos que se supone que están contra el discurso de odio lo rechazaron en el Congreso. Violencia no es solo que te asesinen, sino también que no puedas acceder a vivienda y trabajo digno y, en medio de una pandemia, que no te vacunen.

Entonces, ¿cómo se cambian las cosas?

Hay que seguir empujando. Antes se llevaba un discurso antirracista desde los colectivos blancos relacionado con la moral con mensajes como que todos somos iguales y que los que son racistas es porque no han viajado. Nosotros ya hemos dicho cuál es el problema real, que es un problema estructural, y que hay que llegar hasta la raíz. La parte blanca aliada del movimiento antirracista ha aumentado, pero también la negra y esa es la esperanza para cambiar las cosas, seguir empujando, y cuantos más, mejor.

Durante los últimos años, la extrema derecha ha crecido notablemente en España. ¿Supone esto una amenaza para la comunidad negra?

Los negros ya estábamos amenazados mucho antes de que llegara Vox. Es importante que la gente no se olvide de qué es el PP, o de que el PSOE no ha trabajado nada desde la política para escuchar las demandas de la población migrante. Sin ir más lejos, la problemática que sufre esta población para renovar su documentación en Extranjería es algo que lleva ocurriendo muchos años antes de que Vox llegara a las instituciones.

Claro que el crecimiento de la extrema derecha nos amenaza, pero es que siempre hemos vivido así. Su existencia legitima la violencia que se ejerce contra nosotros y nosotras. Lo dicen abiertamente, sin miedo, y en el Congreso de los Diputados de un país que se jacta de ser una democracia hay un partido político que criminaliza incluso a menores. Si el cartel de Vox criminalizando a los chavales no acompañados antes de las elecciones madrileñas hubiera señalado a menores de Francia, Alemania o Suiza, aquí hubiéramos tenido un conflicto diplomático. Lo peor es que la justicia ha avalado ese mensaje. Entonces, ¿a quién tenemos nosotros para que nos proteja?

El libro termina con la cita “creemos que seremos libres”. ¿La comparte?

Sí que lo comparto porque ahí dice “creemos”. El antirracismo es tan utópico que solo nos queda creer en ello, para que se note la gravedad del asunto.

Natural de Guinea Ecuatorial, vive en España desde 1997. Llegó cuando tenía 9 años con su madre y su hermana. Cuenta que empezó su activismo de forma inconsciente desde pequeño, en el colegio, al no entender el rechazo de sus compañeros. Poco a poco, ha ido ocupando espacios dentro del antifascismo, el anarquismo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí