1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mitos

Bajo este sol tremendo

Si la ‘Ilíada’ y la ‘Odisea’ construyeron los relatos fundacionales de la Antigua Grecia, Maradona no es, entonces, un ser mítico. Maradona es Homero y su fútbol sólo un relato más dentro de una fábula fundacional

Emiliano Gullo 22/11/2021

<p>Maradona o la mano de Dios en el Mundial de México 86.</p>

Maradona o la mano de Dios en el Mundial de México 86.

CNN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Borges pasa sus últimos días encerrado en su casa de Ginebra. Hace años que está ciego y ahora está casi sordo. Le cuesta escribir. En todo lo asiste María Kodama, secretaria y esposa reciente. Es junio de 1986. Llegó a la ciudad suiza para morirse. A unos doscientos kilómetros de ahí, en Zurich, las oficinas de la FIFA están más vacías que de costumbre. El presidente Joao Havelange y el resto de los dirigentes trabajan en la Ciudad de México porque en breve van a cerrar un nuevo mundial. A Borges le van a faltar cinco meses para cumplir 87 años y 15 días para ver a Diego Maradona como campeón del mundo con la Selección Argentina. Aunque nada le importe menos que el fútbol. Aunque nada le moleste más que ese nombre con el que los periodistas suizos le taladran la cabeza. “No sé quién es. No lo conozco”. Ese nombre que golpea los oídos de Jorge Luis Borges, el más anglófilo de los argentinos, fortaleza de una elite que resiste. El 29 de junio de 1986, cuando termine la final contra Alemania, Diego Maradona va a abrir la puerta de una nueva dimensión. Una dimensión inédita de sentidos en la que el fútbol será, en un punto, una excusa, apenas una anécdota para sacudir al mundo. 

La selección argentina llega a México el 5 de mayo de 1986. Los pronósticos no son auspiciosos. El equipo juega pésimo. Diego, recién recuperado de una lesión en la rodilla, carga la mochila de la promesa incumplida. El Barcelona, donde llegó como refuerzo estrella, se lo acaba de sacar de encima. Todavía no ganó con la Selección ni con el Nápoli, su club actual. Sin apoyo unánime en Argentina. Con una selección que despierta más dudas que esperanzas. “Estamos solos, completamente solos”, le cuenta a El Gráfico en mayo del 86 después de perder 1 a 0 contra Noruega y de ganar 7 a 2 contra Israel. A finales de ese mes se instalarán en el complejo deportivo de América de México. Lo que está sucediendo lo entenderemos muchos años después. La máquina afectiva de Diego ya tiene el combustible que necesita: otra vez al barro. Otra vez al piso. Otra vez un excluido. Como si necesitara volver, aunque sea por un rato, a su Villa Fiorito para redimirse. Una forma maradoniana de no olvidar. 

A Borges le van a faltar cinco meses para cumplir 87 años y 15 días para ver a Diego como campeón del mundo con la Selección Argentina 

Muchos años después también entenderemos esto: si no es la circunstancia, será él mismo quien se arroje a lo más hondo para resurgir, para vengar. ¿Pero ahora, quién si no Maradona va a rescatar a ese equipo condenado sin juicio, castigado por una clasificación milagrosa, lejos de la candidatura y las luces de campeón?

Acá, en México, bajo este sol tremendo, está naciendo Maradona. Y mientras tanto, Borges se muere. Como si fuese una de esas series alemanas que juegan con las temporalidades y los espacios, Maradona y Borges se cruzan al mismo tiempo. O, mejor dicho, en el tiempo. Por esas extrañas razones del universo, pareciera que la llegada de uno implicase la necesaria partida del otro. 

Después de una gira por Italia a fines de 1985, Borges elige la ciudad de Ginebra para morir. Una ciudad de Suiza, núcleo de la Europa más cara, central bancaria del mundo, paraíso de la evasión fiscal de los más ricos. Elegida, también, por las organizaciones internacionales del Trabajo, de la Salud, y del Comercio, entre otras. Y por la FIFA, claro. Borges, entonces, morirá el 14 de junio, acompañado por Kodama, el escritor Héctor Bianciotti y un francés, Jean Pierre Bernés, a quien le ha confesado –semanas antes- la inminencia de su muerte. “Ha llegado. Está aquí”, le dice. En México, el campeonato del mundo va por la segunda fase. En Ginebra, el escritor argentino consume sus últimos minutos de vida recitando el Padre Nuestro en inglés antiguo primero, en inglés moderno, y en francés. Y finalmente en español, por las dudas, va a contar Bioy Casares en su libro Borges. 

Exactamente el mismo día, un 14 de junio pero cuatro años antes –mientras empezaba el Mundial España 82– el gobierno de la dictadura argentina se rendía ante los ingleses en la Guerra de Malvinas. Diego se iba del campeonato en silencio, expulsado por una patada y la selección argentina, la campeona vigente, se desarmaba en un fracaso. Diego, barba tupida, cabeza gacha, impotente, en silencio. Un Diego en mute.La decepción era total en un país con desaparecidos, en dictadura y, desde esa guerra, con 650 muertos en un combate tan injusto como desigual.   

“La idea de que haya uno que gane y que el otro pierda me parece esencialmente desagradable. Hay una idea de supremacía, de poder, que me parece horrible”. Curiosamente, Borges no se refería a la guerra sino al fútbol, al que detestaba por ser un deporte popular. Era –es– imposible pensar el partido de Argentina contra Inglaterra sin que esa idea de supremacía y de poder no estuviera atravesada por la Guerra de Malvinas, donde la única supremacía era la británica. Diego y sus compañeros lo tienen claro. Pero no sólo ellos. El diario mexicano Excélsior tituló por esos días: “No se pierdan el domingo 22 la segunda versión de la guerra de las Malvinas”. En su autobiografía Soy El Diego de la gente, publicada en el año 2000, Maradona regresa sobre ese partido. “Fue nuestra forma de recuperar Las Malvinas”.

Porque es en ese partido por los Cuartos de Final en donde Diego rompe por primera vez la cuarta pared del fútbol televisado. El partido donde la transformación ya no tendrá vuelta atrás. Un hecho político sintetizado en dos acciones. Dos movimientos de un mismo ejercicio. El primero, el robo a la corona, el gol pirateado. Después,, el gol más maravilloso; reverso impreso en belleza y legalidad, un ballet clásico de salones y aristocracias. El partido de Maradona es, quizá, el más inglés de su historia. Pirateo y belleza para el nacimiento de un nuevo imperio, hecho de tierra, chapa y madera. 

Mientras Borges se apaga en Ginebra, la dimensión Maradona se alza en México DF, la ciudad construida sobre las ruinas mexico-aztecas de Tenochtitlan; la capital de esa civilización aplastada –sepultada– por el imperio español. Ahí arriba, montado sobre las espaldas de un hombre cualquiera en el Estadio Azteca, Maradona no levanta una copa. Levanta una civilización entera. Los indios, los pobres, Tenochtitlan. Villa Fiorito. Conquistados y oprimidos perforan el empedrado del olvido. El oro de nuevo en manos del indio, del indio Maradona; desde ese momento la fuerza más viva en la tierra, capaz de poner en riesgo el status quo por donde camine. O, mejor, por donde hable. En el post partido contra Inglaterra, la celebración argentina va a tener un costado gris, un frente abierto por donde pueden entrar, otra vez, todos los cuestionamientos. El gol fue con la mano. La transmisión de la tele es implacable con esa jugada. Peter Shilton llegaba tranquilo a la pelota y, justo en ese instante, se ve a Maradona saltando con la mano en alto como un voleibolista sobre la red. Castigado por la prensa internacional –más ocupada de la ética que de la belleza–, Diego parece acorralado. El mundo se entera de que, para Maradona, la pelota es una excusa. Y de que su gambeta no termina en el minuto 90.  

Ahí arriba, montado sobre las espaldas de un hombre cualquiera en el Estadio Azteca, Maradona no levanta una copa. Levanta una civilización entera

“Lo juro por lo que más quieras: salté junto a Shilton pero le di con la cabeza. Lo que pasa es que se vio el puño del arquero y por eso la confusión. Pero fue de cabeza, no tengan ninguna duda. Si hasta me quedó un chichón en la frente. Lo hice con la cabeza de Maradona pero con la mano de Dios”. 

Como si fuese una antigua maldición de Moctezuma, la dimensión Maradona avanza desde América Latina hacia Europa para vengar a los Tenochtitlan, a los Fiorito, a los sures de Italia. A los caídos. El reinado sobre Nápoles era sólo una estación. 

Del otro lado del océano, dios no salvó a la reina ni al pueblo inglés. Consolidada con la victoria sobre Malvinas, la conservadora primera ministra Margaret Thatcher profundiza su política económica neoliberal: la flexibilización del mercado laboral, privatización de las empresas públicas, ofensiva (y victoria) contra los sindicatos, beneficios al sector financiero. Será el modelo económico que ordene al mundo occidental. 

Treinta y cinco años después de la victoria de Maradona sobre los ingleses, cientos de hinchas escoceses avanzan amuchados sobre el andén de una parada de subte en Londres. Van camino a Wembley, donde Escocia va a jugar contra Inglaterra por la Eurocopa 2021. De pronto, un hincha extiende una bandera azul con la cruz blanca. El resto levanta los brazos y explotan en una canción con Maradona como protagonista, un canto de guerra que arrastra mil años de enfrentamientos.   

Oh, Diego Maradona,

You put your left hand in and you shake it all about,

You do the hokey cokey and you score a goal,

That's what it's all about,

Oh, Diego Maradona,

He put the English out out out out!

                ***

Las antiguas civilizaciones occidentales explican sus orígenes con mitos, relatos que describen y cuentan historias con personajes sobrenaturales, combo de mucha fantasía y algunos elementos reales. Es decir, los mitos existen en tanto relato que crea los cimientos de nuevas civilizaciones. El grado cero. Los relatos mitológicos no sólo son importantes en la cultura popular sino que son fundacionales en la construcción de las identidades de esas civilizaciones. Rómulo y Remo, hermanos hambrientos y huérfanos, fueron amamantados por una loba y fundaron Roma. O como en la Antigua Grecia, de la que todos somos descendientes, como le gustaba decir a Borges. Maradona, más parecido a un poeta de los infiernos de Dante que a un dios, está lejos de convertirse en una figura mitológica. Maradona encuentra en México su tierra prometida, donde la sublevación le va a ganar a la moral; la belleza al miedo, la épica a la desconfianza. 

Para Borges el fútbol es popular porque –decía– la estupidez es popular. La vida de Maradona parece responderle que, al final, el fútbol solamente es una –otra–  excusa para conmover. Una estrategia para llevar una vida política mientras se hace otra cosa, como el ilusionista callejero que intercambia los vasos y hace perder de vista la pelotita. ¿No buscaba lo mismo Borges con sus cuentos? En Borges la literatura. En Maradona, el fútbol. Ambos disputan la construcción de sentido; esa interpretación de la realidad que plastifica los hechos como realidad. ¿A quién le importa hoy si es verdad que Maradona hizo el primer gol contra los ingleses con la mano? ¿Hubiera sido lo mismo si no hubiese (re)significado esa jugada con el comentario a posteriori de “fue la mano de Dios? Si la Ilíada y la Odisea construyeron los relatos fundacionales de la Antigua Grecia, Maradona no es, entonces, un ser mítico. Maradona es Homero y su fútbol sólo un relato más dentro de una fábula fundacional. La suya. La nuestra.

Borges pasa sus últimos días encerrado en su casa de Ginebra. Hace años que está ciego y ahora está casi sordo. Le cuesta escribir. En todo lo asiste María Kodama, secretaria y esposa reciente. Es junio de 1986. Llegó a la ciudad suiza para morirse. A unos doscientos kilómetros de ahí, en Zurich, las oficinas de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emiliano Gullo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí