1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¡RESPETO Y DIGNIDAD!

Rayo Vallecano femenino: una lucha por derechos laborales

El equipo franjirrojo no tiene médico, fisioterapeuta ni delegado. Las jugadoras no disponen de gimnasio, no pueden usar el aparcamiento propio, reciben sus nóminas con retraso y varias de ellas están en riesgo de desahucio

Ricardo Uribarri 23/11/2021

<p>Las jugadoras del Rayo femenino en el descanso del Rayo-Athletic.</p>

Las jugadoras del Rayo femenino en el descanso del Rayo-Athletic.

@RayoFemenino

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Minuto 65 del partido que enfrenta al Rayo Vallecano y al Athletic Club de la liga femenina de fútbol. Se produce un choque de cabezas entre la rayista Camila Sáez y la rojiblanca Nerea. En ese momento ocurre un hecho tan insólito como que a la jugadora del club madrileño tengan que atenderla los médicos del conjunto rival porque el suyo no tiene. Es solo un ejemplo de los varios que demuestran la difícil realidad que está viviendo este equipo, que en su día fue el mejor de España, como demuestran las tres Ligas y la Copa que tiene en su palmarés, y que hoy está abandonado a su suerte por el presidente de la entidad, Raúl Martín Presa.

BACK FREEDAY. Olvídate de mercachifles. Dona lo que puedas y formarás parte de la comunidad de CTXT un año. Desde 10 euros.

Ya en el pasado mes de agosto las futbolistas franjirrojas se plantaron y estuvieron unos días sin entrenar porque habían empezado la pretemporada sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, lo mismo que el cuerpo técnico. Eso obligó a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) a presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo, que forzó a la entidad a regularizar la situación. En aquel momento, hasta la ministra de Trabajo y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, les mostró su apoyo con un mensaje en redes sociales. Tres meses después, los hechos demuestran que aquello no fue un caso aislado. La acumulación de problemas ha provocado que las jugadoras hayan dado a conocer públicamente en qué condiciones tan difíciles y discriminatorias respecto a sus compañeros masculinos de la misma entidad están desarrollando su trabajo. 

A través de un comunicado, las futbolistas han denunciado que desde que empezó la actual temporada no tienen un médico ni un fisioterapeuta que las atienda; tampoco una figura tan importante como un delegado; no disponen de equipaciones completas de juego de la presente campaña; no tienen un gimnasio donde ejercitarse ni material básico deportivo; el club no está pagando los pisos de alquiler donde residen las jugadoras de fuera de Madrid, por lo que los caseros han amenazado con recuperar las viviendas y dejar a sus inquilinas en la calle; no pueden utilizar el parking de la ciudad deportiva, algo que sí hacen los jugadores del primer equipo masculino; el día antes de los partidos a domicilio aún no conocen el plan de viaje ni las comidas a realizar; y no reciben el documento de las nóminas y están cobrando con retraso respecto a la fecha prevista, contraviniendo el convenio colectivo. Todas estas circunstancias las llevan a una afirmación tajante: “Nuestra situación laboral sigue sin ser digna de un equipo de Primera división”.

Martín Presa no tiene un concepto claro del papel de los sindicatos, que en un sistema democrático como el español realizan un papel importante de interlocución

Las integrantes del equipo han comunicado a AFE estos problemas para que intente mediar con el club y buscar soluciones, algo que no está siendo nada fácil, como reconoce a CTXT la codirectora de la asesoría jurídica del sindicato, María José López. “La situación actual se podría solucionar entablando una negociación y hablando, pero está siendo imposible. Las jugadoras lo han intentado directamente con el presidente y nosotros también como sindicato, pero esa comunicación no se está dando porque la otra parte no quiere. Martín Presa no tiene un concepto claro del papel de los sindicatos, que en un sistema democrático como el español realizan un papel importante de interlocución. Cuando hemos pedido hablar con él nos ha contestado, ‘no, los sindicatos no, yo hablo con las jugadoras’. Parece que entiende que sobramos. Pero a pesar suyo estamos aquí y tenemos nuestro papel. La mayoría de las jugadoras están afiliadas y es normal que quieran que sea su sindicato el que haga la interlocución, porque es una manera de descargarlas de responsabilidad, que bastante tienen con el día a día. En esa casa no se entiende bien el papel del sindicato, lo ven como algo extraño, y es un operador tan importante como pueda ser la patronal, la Federación o el Consejo Superior de Deportes”.

Al fallar la vía del diálogo, a AFE no le ha quedado más remedio que recurrir a la vía de la denuncia ante Inspección de Trabajo: “Dentro de la denuncia que hicimos en agosto por no estar dadas de alta las jugadoras en la Seguridad Social, sobre la que tuvimos un fallo favorable, nosotros apelábamos también al principio de la no discriminación, porque las condiciones laborales de las chicas eran diferentes respecto a los chicos del mismo club. Esa denuncia, que no está aún resuelta, la hemos ampliado en base al retraso en el pago de las nóminas y a que no tenían el documento físico de ellas. Lo que ha pasado con Camila es lamentable, porque es un tema de salud y raya un comportamiento de tipificación y por eso ahora también hemos puesto una denuncia en la Inspección de Trabajo por entender que no se está cumpliendo el plan de riesgos laborales”, señala María José.

López incide en el hecho del tratamiento desigual que otorga el club a sus profesionales masculinos respecto a homólogas femeninas. “El comportamiento del club es lamentable. No puede ser que una empresa de un tratamiento, no solo diferenciado, sino discriminatorio, a unas trabajadoras con relación a los trabajadores masculinos. La sensación es de falta de respeto hacia estas jugadoras por parte de la presidencia del club. Por eso no nos queda más remedio que denunciar. Vivimos en un sistema democrático que tiene unos instrumentos que se pueden utilizar y en el que estamos centrados ahora mismo es la Inspección de Trabajo. Y menos mal que está el convenio colectivo, que protege una serie de hechos fundamentales, sino estarían aún peor de lo que están. La pregunta que hay que hacerse es, ¿el club quiere tener un equipo femenino en la máxima categoría? A veces nos da la sensación de que no quiere, porque el tratamiento que están recibiendo las jugadoras sería impensable en los chicos del primer equipo”.

En la liga femenina se dan actualmente paradojas tales como que se sancione a equipos con algo tan importante como la pérdida de puntos por no llevar en la camiseta el logo de la Federación Española y en cambio no pase nada porque haya equipos que no tengan un servicio médico a disposición de sus profesionales. La abogada de AFE señala que “todo el mundo habla de la igualdad, pero cuando empiezan los conflictos, cuando hay que poner nombre y apellidos y tomar acciones que a nadie le gustan, entonces miran para otro lado y dicen que es un problema particular de las trabajadoras con su empresa. El paraguas protector que debía tener la Federación para estos casos se cierra de forma inmediata o se va hacia otro lugar y deja que la lluvia siga cayendo sobre las jugadoras, porque según ellos es un ámbito privado, un ámbito de relaciones laborales y no tienen nada que decir. Es lo de siempre y ya estamos acostumbrados”.

Con los problemas que están sufriendo las jugadoras, se entiende que el Rayo esté en la zona baja de la clasificación, luchando por conseguir la permanencia en la máxima categoría del fútbol femenino. López advierte que “los problemas que están sufriendo van en detrimento de su propia preparación. Luego les pedirán que compitan al máximo nivel en comparación con otras compañeras de otros equipos que no están pasando por esto. Las futbolistas del Rayo son auténticas campeonas porque están siendo ejemplares como profesionales. Como no tienen delegada, ellas mismas se tienen que repartir las camisetas y hacer otras labores que no les corresponden. Las estamos apoyando día a día y de forma muy constante, pero están bastante molestas, sobre todo, por un tratamiento tan diferenciado que resulta discriminatorio en relación con sus colegas, algo que no se entiende. Ellas son profesionales a todos los efectos”.

Menos mal que está el convenio colectivo, que protege una serie de hechos fundamentales, sino estarían aún peor de lo que están

Este medio ha pedido al club rayista su opinión sobre estos hechos, pero la única respuesta recibida es que de momento no hacen ningún comentario y que en caso de haberlos lo harán a través de sus propios canales. Una información aparecida en El Español asegura que la entidad está investigando un posible fraude en relación con el tema del alquiler de los pisos, poniendo el foco sobre su antiguo director financiero, al que acusan de firmar esos contratos sin conocimiento de la directiva. Sobre este tema, María José señala que “estamos asesorando a las jugadoras. Al parecer, el Rayo alquila estos pisos a través de personas relacionadas con la entidad y como algunos no se están pagando y hay retrasos, los propietarios están pensando en emprender acciones para cobrar el alquiler o recuperar las viviendas. Es un caso más en el que las jugadoras son víctimas”.

La ralentización en la aprobación de los estatutos de la liga profesional femenina, que está ocasionando perjuicios a los clubes y a las jugadoras de todos los equipos de la competición, tiene también, a juicio de López, una incidencia en la situación que está viviendo el Rayo Vallecano. “Una liga profesional no es solo un nuevo paso o una evolución normal en el fútbol femenino, sino que también entraña una serie de estructuras organizativas que ayudan a evitar estos hechos. Se ha visto con los chicos. Esa liga profesional, que ha ido creciendo desde el punto de vista de las propias estructuras y de la propia normativa, ha ayudado a solventar algunos problemas, sobre todo en los casos de impagos”. 

En las actuales circunstancias, y mientras el club no tome medidas para solucionar los problemas, parece evidente que la única salida que le queda a los representantes sindicales de las jugadoras es seguir denunciando la situación para que sean los organismos correspondientes los que obliguen a un cambio de rumbo, como reconoce la representante de AFE. “Hasta ahora, la inspección de trabajo ha actuado cuando lo hemos solicitado y ha dado la razón a las jugadoras. Ante esta problemática en la que nos vemos, esperemos que lo siga haciendo para subsanar las graves deficiencias que estamos denunciando. De momento estamos en el ámbito de la autoridad laboral, pero no descartamos otras medidas”.  

En las gradas del campo del Rayo Vallecano aparecían antes del partido ante el Athletic unas pancartas en las que se leía las palabras ‘respeto y dignidad’, justo las mismas que utilizó horas después del encuentro una de las capitanas del equipo, Paula Andújar, para denunciar a través de las redes sociales lo que había pasado con su compañera Camila. Su mensaje suena a una petición desesperada de auxilio: “¿Hasta cuándo van a permitir esta situación? Tendrá que pasar algo verdaderamente grave para que se actúe… Este equipo merece más. ¡No podemos seguir así! Respeto y dignidad”.

Minuto 65 del partido que enfrenta al Rayo Vallecano y al Athletic Club de la liga femenina de fútbol. Se produce un choque de cabezas entre la rayista Camila Sáez y la rojiblanca Nerea. En ese momento ocurre un hecho tan insólito como que a la jugadora del club madrileño tengan que atenderla los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí