1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Transformación

Micro utopías para un futuro inclusivo

Para saltar el muro del fin de la historia y vislumbrar algo de esperanza, la humanidad debe restituir la confianza en las fuerzas del presente

Bernardo Gutiérrez 10/11/2021

<p>Collage con algunas de las iniciativas del Atlas.</p>

Collage con algunas de las iniciativas del Atlas.

Cedida por la iniciativa Ciudades Transformadora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Este texto es una colaboración de ctxt.es con el Transnational Institute (TNI). El texto está enmarcado en el proyecto Ciudades Transformadoras, conformado por el Atlas de Utopías y el Premio Público.

******

Cuando el holandés Gijsbert Huijink intentó instalar placas solares en su casa de Banyoles, en la provincia catalana de Girona, descubrió un laberinto jurídico que criminalizaba el autoconsumo energético. “Si me quería conectar a la red para rellenar las baterías y para volcar mi sobrante tenía que pagar un dineral”, aseguraba Gijsbert Huijink en una entrevista. Huijink cocinó una dulce venganza colectiva: fundó Som Energia, la primera cooperativa energética de España. Con ayuda de su esposa, sus alumnos en la universidad y algunos amigos, Gijsbert puso la primera piedra para cambiar el mercado energético español. Som Energia ha pasado de los 150 contratos iniciales de 2010 a 133.000 en octubre de 2021, y es la cooperativa energética de mayor crecimiento de Europa. Cientos de ayuntamientos han contratado ya sus servicios y decenas de nuevas cooperativas de energía están replicando su modelo.

Som Energia tiene una característica que marca diferencias con buena parte del ambientalismo. No es apenas un proyecto reactivo: es propositivo. No apuesta por la protesta, sino por la acción. No se queda en la defensa de unos ideales, sino que los pone en práctica. No se limita a criticar un orden económico basado en los combustibles fósiles: pone en marcha uno nuevo. No solo denuncia la injusticia de unas normas, sino que experimenta con nuevas formas de democracia. No apuesta por lo individual: busca la sostenibilidad con recetas comunitarias y en red.

Som Energía fue una de las 32 iniciativas que participaron en la primera edición del Premio del Público Ciudades Transformadoras y el Atlas de Utopías, la peculiar coopetición lanzada por el Transnational Institute (TNI) en 2018, que ha completado ya tres ediciones y encarna a la perfección el espíritu que permea a todas ellas. Los proyectos ganadores de este premio son un refrescante mosaico de “utopías reales”. Utopías en marcha, pragmáticas, asumibles. Utopías simples que satisfacen deseos simples, como apunta Rutger Bregman en su ensayo Utopías para realistas. Utopías reales, como las define el sociólogo Erik Olin Wright.

¿Qué características comparten las iniciativas del Atlas de Utopías? ¿Qué horizontes despliegan?

El fin del futuro

Desde que en 1516 Tomás Moro describiera en su libro Utopía una isla con un sistema político, social y legal perfecto, esa palabra ha provocado ríos de tinta. La humanidad comenzó entonces a proyectar sus deseos hacia el futuro. La mitología que explicaba el pasado –mitos fundacionales, leyendas– se canalizó hacia el futuro, creando la utopía. Su forma más exaltante llegó en El principio esperanza, publicado en la década de 1950 por Ernst Bloch, donde se superpusieron los mitos modernos de la utopía, la revolución y el arte. La utopía está en el horizonte. Sirve para caminar.

Sin embargo, desde que Francis Fukuyama proclamase en 1992 el fin de la historia emergió un presente claustrofóbico gobernado por la economía global. El desplome de los gobiernos comunistas, según dicho autor, consagraba a la democracia liberal como única alternativa posible. El futuro empezó a no estar a la altura de las expectativas de tantos siglos utópicos. El futuro perdió brillo inspirador. Los horizontes posibles se difuminaron. Los sueños grandilocuentes de la modernidad se deshilacharon, tal vez por su desmesurada ambición. La utopía se desinfló. Como apunta Franco Bifo Berardi en Después del futuro, la técnica se ha revelado una divinidad despótica que anula el futuro, transformando el tiempo en una ilimitada generación de fragmentos idénticos.

El Atlas de Utopías es una bocanada energizante para un mundo que se quedó sin la gran utopía. Y una prueba palpable de que las “utopías reales” están en marcha. Nos encontramos no ya con una utopía mayúscula, sino con decenas, centenares, miles de micro utopías en red. Micro utopías en las que los encuentros humanos tejen territorios. Micro utopías concretas que activan lo que la socióloga argentina Maristella Svampa denomina “comunidades de afinidad”.Comunidades que se recrean y se reproducen a sí mismas en el proceso de su hacer. Cuando la vecindad de San Pedro Magisterio, un barrio de la ciudad boliviana de Cochabamba, se organizó para la construcción y gestión de una planta de aguas residuales, se reforzó la gestión comunitaria del ciclo del agua y del propio barrio. El proceso se transformó en una herramienta educativa (sesiones en los colegios), de acción política y de cohesión social. La gestión comunitaria del agua desde un territorio desborda a su vez el paradigma de lo público. Las finalistas de todas las ediciones del premio Ciudades Transformadoras, del que se nutre el Atlas de Utopías, son utopías situadas en el territorio y en las comunidades y están ancladas en la esfera más propicia para poner en práctica estas micro utopías: la local.

Del “caminando preguntamos” al “aprender haciendo”

“Caminando preguntamos” fue una de las consignas más célebres del movimiento neozapatista que surgió en el sur de México en la década de los noventa. El “caminando preguntamos” abre el juego a los otros, convida a la lucha. El diálogo es un proceso, no una sustancia: es despliegue y no síntesis. El zapatismo no habla, escucha. No responde, pregunta. Reconoce las particularidades, plantea un lugar para todas ellas. Apuesta por un diálogo polifónico construido con muchos diálogos. En el proceso de escucha zapatista surge un tejido común, una pluralidad de voces, un sujeto muy diferente del nosotros excluyente occidental. De las comunidades de afinidad, de las comunidades de prácticas territoriales, emana un sujeto abierto e inclusivo, en el que todas las personas enseñan y aprenden. La socióloga boliviana Silvia Rivera Cusicanqui rescata de la lengua aimara la palabra jiwasa, una cuarta persona que funciona como un nosotros inclusivo. El jiwasa se diferencia del nayanaka, que es un nosotros excluyente. Quien escucha jiwasa siente una invitación a unirse, a pertenecer. La cooperativa de San Pedro Magisterio no habría sido posible sin el jiwasa y sin el ayni, la práctica de reciprocidad comunitaria.

Dhaka Water Board Union Cooperative, otra de las iniciativas participantes en la coopetición, brinda una lección mayúscula: el conocimiento de los trabajadores de una empresa es más útil para su gestión que el de los expertos. Cuando el Banco Mundial recomendó privatizar la empresa pública Dhaka Water Supply and Sewerage Authority(WASA) de Dacca, capital de Bangladesh, un grupo de trabajadores se negó. Y consiguió organizar su propio trabajo de forma cooperativa. Con una experiencia de décadas, los trabajadores cambiaron su método: incluyeron consultas a las comunidades afectadas por el agua en la gestión de la empresa, mejorando su eficiencia.

El carácter territorial de la esfera local y las nuevas formas de hacer como la feminización de la política y el trabajo en red trastocan el modo en que la utopía interfiere en la realidad. Las prácticas cooperativas y comunitarias no supeditan su acción a grandes ideales. Más bien es al contrario: de su acción emanan valores. Barcelona en Comú, otra de las finalistas de la coopetición, encarna este espíritu que coloca en el centro las prácticas y la solución en común a problemas concretos. El movimiento social sobre el que opera Barcelona en Comú crea redes inclusivas de personas y ecosistemas de prácticas, no redes ideológicas cerradas. Redes y espacios abiertos a la convivencia en los que cualquier persona puede contribuir a la solución de un problema, como CasaNat en Porto Alegre, Brasil, una de las ganadoras del Premio del Público en 2020. CasaNat es un centro que lucha contra el hambre, la pandemia y la represión del Gobierno de Bolsonaro. Un espacio de organización social y educación en torno al pensamiento sobre la ciudad que fortalece a las comunidades y actúa como una plataforma de respuesta a la pandemia de la covid-19. Una microutopía que funciona como espacio de intercambio, aprendizaje y resistencia.

Resistencia creativa

En su libro Decir no no basta, la periodista canadiense Naomi Klein desmenuza la importancia de la creación y afirmación de un mundo nuevo. La reacción contra un sistema es insuficiente. “El ‘no’ no es suficiente. Debe ser un sí y debe haber confianza en el sí. Hay que proponer una alternativa que genere confianza. Lo primero es diseñar alternativas reales, que no solo sean creíbles, sino inspiradoras y excitantes”. La demanda propositiva de Klein dialoga con una de las frases más míticas de Buckminster Fuller: “Nunca cambias las cosas combatiendo la realidad existente. Para cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga obsoleto el modelo existente”. Un mundo se combate con un mundo. Una visión, con otra visión. Las micro utopías en red, a diferencia de la utopía, visibilizan un nuevo sistema, un nuevo mundo tejido con mecanismos y hábitos de reconocimiento mutuo.

La eco aldea irlandesa Cloughjordan, finalista de la edición 2020 del Premio Ciudades Transformadoras, camina en la dirección del sí holístico de Naomi Klein. Y enuncia un mundo completo. No se limita a denunciar el crecimiento ilimitado y no sostenible de las ciudades, sino que pone en práctica un modelo de transición basado en las comunidades y el consumo de proximidad. Gracias al diseño de bajas emisiones de sus 55 viviendas, a un sistema de calefacción urbana neutral en carbono, a una granja comunitaria, a un centro empresarial ecológico y a una planta de tratamiento planificada de lechos de juncos, Cloughjordan tiene la huella ecológica más baja de Irlanda. El mundo propio de la eco aldea está interconectado y multiplicado por numerosas actividades educativas.

El no no basta. Un sí emitido desde la teoría, tampoco. Tiene que estar habitado por prácticas políticas y ciudadanas, por narrativas, por imaginarios, por símbolos nuevos

Aunque en el sí y la afirmación de un mundo resida la viabilidad del nuevo sistema, existen casos en los que una acción es “no” y “sí” simultáneamente. Algunas de las iniciativas del Atlas de Utopías reúnen la poco habitual característica de la resistencia creativa. Cuando una acción consigue ser “sí” (creación) y “no” (resistencia), la micro utopía visibiliza al máximo la potencia transformadora del nuevo modelo. El caso de las mujeres trabajadoras de la industria beedi (cigarros) en la ciudad india de Solapur hace patente cómo la resistencia contra la especulación y la infravivienda acabó dando forma a un mundo. Tras años de luchas y de organización de cooperativas, las mujeres cigarreras consiguieron fundar la RAY Nagar Cooperative Housing Federation, la mayor cooperativa de vivienda de Asia. En 2015, los gobiernos locales accedieron a construir 30.000 viviendas asequibles para las cigarreras y las trabajadoras textiles en el barrio marginal de Kumbhari. El proyecto incluye espacios al aire libre, así como terrenos para establecer servicios comunitarios, escuelas y hospitales. El Gobierno estatal y el federal contribuyeron con la construcción del tendido eléctrico, una subestación eléctrica y tanques de agua. Kumbhari renace con los nuevos servicios públicos y la apertura de nuevas tiendas. El mercado de verduras Kranti Chowk es uno de los más vibrantes de Solapur.

Desbordando el principio esperanza

El filósofo Bertrand Russell, a su manera, llegó a declinar la definición categórica de la utopía: No es una utopía acabada lo que deberíamos desear, sino un mundo donde la imaginación y la esperanza estén vivas y activas. Tras el derrumbe del gran relato de la utopía moderna, el gran potencial de lo utópico no reside tanto en la concreción y la descripción de una realidad cerrada por venir, como en posibilitar que el mundo esté necesariamente poblado de mundos, como insiste desde hace décadas el neozapatismo. Un mundo que pueda ser habitado por la esperanza. Tal vez por eso, Ernst Bloch se esforzara tanto en estudiar la esperanza que persiste hasta en situaciones terroríficas gracias a lo que denomina “imágenes deseo” o “imágenes anhelo”. Imágenes que sirven de prototipos para pasar fronteras. Imágenes cargadas de emociones. Emociones positivas que, aunque no conduzcan a acciones tan urgentes como las negativas, acaban abriendo y ampliando el rango de pensamientos y acciones.

De las iniciativas del Atlas de Utopías emanan “imágenes deseo” que, de alguna manera, hacen deseable un mundo nuevo. Ya sean niños participando en la limpieza de un río en Cochabamba o un grupo de cigarreras yendo en autobús público a su fábrica de Solapur, las “imágenes deseo” desplazan el horizonte de lo posible. Emocionan. Y ensanchan, conectando las micro utopías en red puestas en marcha por las más diversas comunidades. El sí de Naomi Klein es inviable si apenas es un modelo teórico. El no no basta. Un sí emitido desde la teoría, tampoco. El sí tiene que estar habitado por prácticas políticas y ciudadanas, por narrativas, por imaginarios, por símbolos nuevos, por valores compartidos, por emociones, por nuevos sentidos comunes, por visiones del mundo, por sistemas económicos alternativos. Los espacios acogedores para el encuentro, un nosotros abierto (el jiwasa de los aimaras), los lemas agregadores (el “somos el 99%” de Occupy Wall Street) y las emociones positivas compartidas desbordan el principio esperanza de Bloch. La acción colectiva multiplica la esperanza hacia un futuro que puede ser habitado en común. Y hay menos incertezas en ese futuro, porque está controlado por las comunidades.

Por ello, escribe Andrea de la Serna en el artículo Un común por venir, no debemos ya depositar las esperanzas de la revolución en un horizonte futuro, sino generar las condiciones para darnos el horizonte que queramos. Para saltar el muro del fin de la historia y vislumbrar algo de esperanza, la humanidad debe restituir la confianza en las fuerzas del presente. Cuando aparezca un desvío, por pequeño que parezca, tenemos que potenciarlo, alimentarlo, hacerlo respirar. Organizar encuentros, cuidarnos en comunidad, crear “imágenes deseo” en todas partes.

Birgitta Jónsdóttir, poetisa y fundadora del Partido Pirata islandés, destaca la importancia de enunciar un futuro poblado de imágenes y visiones de esperanza: “Si la gente tiene que elegir entre miedo y esperanza, suele elegir esperanza. El futuro no va a ser una única visión, será un collage de visiones. Necesitamos un pensamiento inclusivo sobre el futuro”.

Este texto es una colaboración de ctxt.es con el Transnational Institute (TNI). El texto está enmarcado en el proyecto Ciudades Transformadoras, conformado por el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí