1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

INDEPENDENCIA JUDICIAL

¿Y si elegimos el Tribunal Constitucional por sufragio universal?

El problema no es la corrupción y/o la no idoneidad de uno o dos candidatos hoy, sino el sistema oligárquico que los selecciona

Javier Franzé / Ismael García Ávalos 19/11/2021

<p>Justicia (in)dependiente.</p>

Justicia (in)dependiente.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La votación en el Congreso de los Diputados de algunos de los candidatos propuestos para el Tribunal Constitucional ha generado malestar político y social. La figura de Enrique Arnaldo, presentado por el PP, ha sintetizado ese rechazo. Las críticas que recibió fueron básicamente dos: que es incapaz por corrupto y/o por no cualificado. Ambos juicios negativos dejan intacto el sistema actual de elección que, según esta crítica, sería bueno para elegir magistrados independientes, idóneos y no corruptos, pero –en este caso– habría sido mal utilizado. 

El problema es que el sistema está parcialmente en manos de otro poder, el legislativo, dominado a su vez por los partidos políticos. Eso implica que la clave no está sólo en que los candidatos sean idóneos, sino en que en este sistema, aun si lo fueran (¡faltaría más!), no podrían ser independientes. 

La cuestión es especialmente delicada en virtud del órgano que nos ocupa. Si bien la independencia entre los poderes del Estado es siempre deseable, en el caso del Tribunal Constitucional lo es más si cabe, porque se encarga del control de constitucionalidad. Al TC se le suele enmarcar, erróneamente, en el Poder Judicial. A esta confusión colabora su nombre (“tribunal”), así como la denominación de sus miembros (“magistrados”), aunque, según el art. 159.2 de la Constitución Española, además de magistrados de la carrera judicial, pueden ser fiscales, abogados, funcionarios públicos y profesores de Universidad, siempre y cuando sean juristas con más de 15 años de ejercicio profesional.

Es importante aclarar que el Tribunal Constitucional se encuentra más allá de las fronteras del Poder Judicial, cuyo Alto Tribunal no es otro en España que el Tribunal Supremo. Estamos ante un órgano independiente y eminentemente político, como lo reconoce la propia Ley Orgánica que lo regula en su artículo primero. Este tipo de órganos constitucionales se asienta en Europa en el periodo de entreguerras. Su tarea es el control de la constitucionalidad de las leyes y la protección de los derechos de las minorías. En los Estados de corte federal, además, dirimen conflictos competenciales entre la federación y los estados federados.

El sistema de elección de los magistrados del TC se ha revelado incapaz de asegurar la independencia que está en el ánimo del Título IX de la Constitución

Este carácter de independencia frente a los demás poderes del Estado queda celosamente garantizado en el art. 1 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, que regula su exclusivo sometimiento a la propia ley orgánica mencionada y a la Constitución. En última instancia, el TC, en su calidad de “intérprete supremo de la Constitución” –según el mismo art.1 ya citado–, es el garante de que lo acordado por una gran mayoría cualificada –expresada en el pacto constitucional– no se vea lesionado por mayorías parlamentarias de coyuntura. De este modo, la Jurisprudencia del TC es la mejor prueba de que el pacto constitucional no se cierra de una vez y para siempre, sino que permanece abierto, en constante interpretación, adecuándose “de facto” a la producción legislativa de los gobiernos. Así deben leerse los recientes fallos de dicho tribunal sobre el Estado de alarma en relación a la covid-19, realidad que difícilmente pudo llegar a imaginar el constituyente en 1978.

Al contar con tan importante tarea, se entiende que en la elección de los doce miembros del TC –según el art. 159.1 CE– participen todos los poderes del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial). Se busca, por un lado, la participación de todos los órganos y, por otro, las máximas garantías de independencia. Sin embargo, la designación de los doce miembros del TC queda indirectamente en manos de los partidos: ocho magistrados son elegidos directamente por el poder legislativo, dos por el partido de Gobierno y dos por el CGPJ, cuyos veinte vocales son, a su vez, elegidos por el poder legislativo. El bipartidismo que impera en nuestra democracia ha ido traduciendo esto en un intercambio de cromos entre los dos grandes partidos, con alguna participación puntual de candidatos de otras fuerzas de forma testimonial. En definitiva, el sistema de elección de los magistrados del TC se ha revelado incapaz de asegurar la independencia que está en el ánimo del Título IX de la Constitución Española.

Ahora bien ¿qué significa independencia? ¿Qué tipo de independencia se exige a un magistrado del TC? No la de ser neutro “ideológicamente”. (Valga una aclaración: usamos este concepto no en los términos del lenguaje político común, como sinónimo de “dogmático”, sino como cosmovisión, como un conjunto de valores que sirve para interpretar y decidir problemas sociales.) Si ser independiente equivale a no tener valores, eso convertiría a un magistrado en alguien no idóneo. Un miembro del TC debe tener criterio para interpretar la constitucionalidad de una norma y tomar decisiones en defensa de las libertades y los derechos fundamentales de la ciudadanía. En ese criterio, los valores de la Constitución son necesarios, pero no suficientes, pues la letra de la ley debe ser interpretada, no es unívoca. El propio hecho de que el constituyente decidiese dotarse de un órgano de interpretación constitucional avala que la Constitución pueda y deba ser interpretada. Si no hay una lectura unívoca y correcta frente a otras equivocadas ¿desde dónde debe ser interpretada la Norma normarum? En tanto que propia de un Estado social y democrático de derecho como el nuestro, no cabe otra respuesta que desde los diferentes y legítimos valores democráticos. Si convenimos que la política no es otra cosa que la lucha de una pluralidad de valores, esa interpretación de la Constitución deviene eminentemente política. 

El problema son las ataduras partidistas que su forma actual de elección conlleva, las cuales a veces trasladan el interés de poderes privados no sometidos a las urnas

Así que independiente no significa ausencia de valores ni exclusivo apego a la Constitución, pues eso sencillamente no es posible. De lo contrario, el TC no sería un órgano colegiado, ni su presidente podría utilizar el voto de calidad para desempatar, ni sus sentencias serían divididas. Por tanto, el problema no sería la politización de un órgano que es, per se, plenamente político. El problema de fondo es la partidización de los magistrados que lo componen. Dicho en otros términos, el problema no es que los magistrados tengan unos valores desde los que adoptarán decisiones políticas (que no partidarias), que es para lo que resultan elegidos. El problema son las ataduras partidistas que su forma actual de elección conlleva, las cuales –para más inri– a veces trasladan el interés de poderes privados no sometidos a las urnas. 

Si bien hoy nos escandalizamos por la designación de Enrique Arnaldo, el resto de designados en esta renovación tampoco están libres de ataduras partidarias: Concepción Espejel fue recusada en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional del caso Gürtel por su cercanía al PP y fue vocal del CGPJ a propuesta de los populares; Ramón Sáez fue propuesto en su momento como vocal del CGPJ por IU –hoy integrada en UP– e Inmaculada Montalbán fue vocal del CGPJ a propuesta del PSOE. Curiosamente estos son los tres partidos que, con la nariz tapada –eso sí, cuando se elegían los candidatos del otro– han votado el acuerdo de renovación del TC. Más lejano, pero igualmente revelador, fue el caso de Pérez de los Cobos, quien llegó a ser nada menos que presidente del TC con el carné del PP en la cartera. 

El problema aquí es que los partidos poseen dos rasgos centrales: por una parte, tienen una ideología o conjunto de valores-guía; por otra, son una “institución”, un aparato con necesidades prácticas de funcionamiento (financiación, promoción interna, captación de votos, vínculos con la sociedad, etc.). No  se trata de ir contra los partidos. Estos juegan un papel clave en nuestra democracia en términos de pluralismo, formación de la voluntad popular y canalización de la participación (art. 6 CE). Pero el control de la constitucionalidad de los poderes del Estado no les corresponde.  

Los magistrados deben ser independientes del partido como aparato, de las necesidades y conveniencias de éste como factor de poder. Pero luego tienen inevitablemente un modo de entender el derecho, la justicia, la ley y los valores democráticos y constitucionales que los acercan, sin asimilarlos completamente, a los partidos. Esto hace que puedan y deban ser independientes de los partidos como aparatos y factores de poder, pero que no puedan ser completamente independientes de la cosmovisión que orienta a esas formaciones. Esto –vale remarcarlo– no tiene por qué redundar en que sus acciones formen parte de una misma y única línea de acción, lo que sería un grave incumplimiento del principio de separación de poderes. Esto es lo que hay hoy: partidización, lo cual –contra el sentido común mediático y político– impide la politización, entendida como debate público sobre distintas interpretaciones de, en este caso, lo jurídico.

Es precisamente por ello que esa orientación valorativa de los magistrados debe ser conocida y elegida por la ciudadanía. En efecto ¿por qué no pensar que el voto ciudadano podría ayudar a la independencia del órgano constitucional, en lugar de ser un factor de su presunta contaminación, tal como se lo ve en el sistema actual, que no sólo es opaco y corporativo, sino que –precisamente por ello– no es útil para construir un TC independiente? 

Si los magistrados fueran elegidos por sufragio universal no serían escogidos por los partidos en el Parlamento, ni por el partido de Gobierno de turno. Sólo por eso ya ganarían un grado de independencia que hoy no tienen. Por otra parte, estarían obligados a clarificar la orientación valorativa que inevitable y saludablemente tendrán. ¿Por qué no pensar en magistrados exponiendo, en debates y entrevistas previos a su elección, sus criterios para decidir sobre la constitucionalidad de una consulta en Cataluña o su definición como Nación histórica, los límites de la libertad de expresión en diferentes contextos o la adecuación del Estado de Alarma para hacer frente a una pandemia?  

Quienes argumenten que un magistrado tiene un saber técnico-jurídico que no puede ser evaluado por la ciudadanía, deberían decir lo mismo de los diputados y senadores

El sufragio universal permitiría avanzar en grados de independencia, al autonomizarlos del favor del partido que los escogió, y a la vez al vincularlos a una suerte de contrato electoral con la ciudadanía en virtud de su orientación. Ésta, por efecto de lo anterior, tendría además la posibilidad de primar en el desempeño de sus funciones. 

El sufragio universal, además, vale no sólo por sus resultados, sino en sí mismo. Quienes argumenten que un magistrado tiene un saber técnico-jurídico que no puede ser evaluado por la ciudadanía, y por eso debe ser escogido por sus pares (cosa que hoy no sucede, por otra parte), deberían decir lo mismo de los diputados y senadores, y por lógica del presidente del gobierno, pues éstos también deben tomar decisiones que implican rasgos de saber técnico específico (como las de infancia, eutanasia o transportes últimamente sancionadas).

Por el contrario, el sufragio directo de los magistrados del Tribunal Constitucional nos ahorraría varios malestares que hemos vivido recientemente. Para empezar, al caducar un órgano tan importante y vital para garantizar los derechos y libertades de la ciudadanía, sería inmediatamente renovado en las urnas, sin tener que asistir a vergonzantes periodos de interinidad o depender de cambalaches sonrojantes entre los partidos en negociaciones que incluyen otros órganos del Estado. En segundo lugar, y quizá más importante, en un estado de corte federal como es de hecho la España de las autonomías, los fallos del TC respecto a cuestiones competenciales, como en el caso del Estatut de Cataluña, difícilmente podrían volver a percibirse como un conflicto entre legalidad y democracia, entre lo que dicen unos magistrados técnicamente cualificados y lo expresado por los legítimos representantes de la soberanía popular. Al emanar la legitimidad de dichos magistrados igualmente de las urnas, sus fallos estarían revestidos de una legitimidad popular de la que hoy, si bien no carecen por completo, se encuentran ciertamente alejados.

En verdad, si el debate fuera democrático, quienes deberían aportar abundantes argumentos son los que defienden el sistema actual. No resulta difícil imaginar lo que estos “argumentarían” en contra de un eventual sistema de sufragio universal para elegir magistrados si produjera menos de la mitad de los resultados que hace años genera el modelo actual. 

El árbol de Arnaldo está tapando el bosque de la no independencia del TC. El problema no es la corrupción y/o la no idoneidad de uno o dos candidatos hoy, sino el sistema oligárquico que los selecciona. No resulta descabellado que una democracia avanzada, como presume ser la española, confíe en la ciudadanía la elección de aquellos encargados de la realización cotidiana del pacto constitucional que la hizo posible.

--------------

Javier Franzé es profesor de Teoría Política de la Universidad Complutense de Madrid.

Ismael García Ávalos es jurista y politólogo. Investigador en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

La votación en el Congreso de los Diputados de algunos de los candidatos propuestos para el Tribunal Constitucional ha generado malestar político y social. La figura de Enrique Arnaldo, presentado por el PP, ha sintetizado ese rechazo. Las críticas que recibió fueron básicamente dos: que es incapaz por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Franzé

Javier Franzé es profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid.

Autor >

Autor >

Ismael García Ávalos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí