1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Yván Pozuelo / Profesor de secundaria

“Pongo a mis alumnos dieces que son a las desigualdades sociales lo que las gafas a la miopía”

Pablo Batalla Cueto 2/11/2021

<p>Yván Pozuelo.</p>

Yván Pozuelo.

P.B.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Yván Pozuelo (Gijón, 1974) se proclama rebelde de la “rebelión del diez”, abandera un método pedagógico alternativo y singular, y eso le ha costado caro: una inhabilitación de ocho meses que no ha arredrado a este hijo de la emigración española a Francia, profesor de francés e historiador de la masonería. En esta entrevista desentraña los detalles de su rebeldía.

BACK FREEDAY. Olvídate de mercachifles. Dona lo que puedas y formarás parte de la comunidad de CTXT un año. Desde 10 euros.

Yván, si no me equivoco, todo este calvario suyo se desencadenó a raíz de una entrevista en la prensa. Allá explicaba un método que pasa por siempre poner dieces a sus alumnos.

Una entrevista en prensa de 2019 en la que yo presentaba el libro que escribí sobre cómo llegué yo a poner dieces: ¿Negreros o docentes? La rebelión del 10. Efectivamente, a raíz de la misma se me abrió una información reservada y después un expediente de dos mil quinientas páginas.

¿Cuánto tiempo hace que practica el método que allá expone?

Ocho o nueve años. Y los que me expedientaron firmaron en ese tiempo todos mis dieces; supieron de ellos, yo les hablé de ellos en las juntas educativas, los pasillos y las cafeterías, pero nunca me dijeron nada. Fue la entrevista lo que les molestó, pero como no pueden decirlo así, porque sería un ataque a mi libertad de expresión, se acogen a que yo publicité una mala práctica. Si lo era, ¿por qué nadie me dijo nada hasta entonces? Más tarde verificaron que no es cierto que yo ponga dieces a todos mis alumnos; que no es exactamente así. Pero el proceso siguió adelante. Añadieron a la acusación la palabra mayoritariamente y me atacaron por otros flancos: que mis clases no estaban bien programadas, que no coordinaba bien el departamento de francés, que mis registros no eran veraces… Un truquillo distinto cada dos o tres meses durante dos años de persecución que lo que pretendían era que yo cayese en depresión y me pusiera de baja, cosa de la que me libraron la ayuda de otros profesores y de mis alumnos y sus familiares y mi carácter; ser capaz de aguantar esta presión y seguir yendo al aula todos los días incluso sabiendo de las patéticas vigilancias que se me hacían.

Entonces, ¿no es cierto que siempre ponga dieces a sus alumnos?

Yo siempre pongo dieces; los pongo a diario. Cuando pongo nota a mis alumnos, les pongo un diez. Pero no siempre les pongo nota. Cuando el ejercicio no está del todo bien, no se la pongo, sino que les invito a seguir esforzándose hasta que lo hacen bien, y entonces les pongo el diez. Que yo siempre ponga dieces es algo que hay que entender en el contexto de mi aula. Detrás de todo esto hay una cierta religión del lenguaje, también. Esta gente lleva fatal que uno no hable de educación como el manual de una lavadora; que introduzca un margen de ironía, de provocación, de sarcasmo, de sátira, todo eso que yo creo que también es bueno que se enseñe a los alumnos para sobrevivir en esta jungla. Mi objetivo es poner siempre dieces, porque yo estoy seguro de que todos somos diferentemente dieces, y mis alumnos me lo demuestran. Me lo demuestran de un modo que no pasa por memorizar las cosas. Pero es que la ley no dice nada de memorizar. Estoy seguro de que los que me han castigado, todos los cuales tienen el bachillerato hecho, no podrían pasar un examen de tercero de la ESO de física y química, matemáticas, biología…

Cuando pongo nota a mis alumnos, les pongo un diez. Pero no siempre les pongo nota

¿Cómo acuñó usted este método que sigue?

Yo soy historiador de la masonería, y conozco bien la preocupación que tenían las logias masónicas por la instrucción pública, la construcción de escuelas, la innovación pedagógica, los métodos alternativos… Siempre he estado en contacto con el tema, siempre me ha interesado. Pero me resultaba curioso que todo este espíritu innovador desaparecía en el momento de poner nota. Se decían estas cosas bonitas de que todos somos buenos, de la motivación, etcétera, pero seguía evaluándose al alumno.

¿Qué clase de ejercicios hace con los alumnos en clase? ¿Qué ejemplos puede ponernos del desenvolvimiento de esa pedagogía suya?

Te voy a contar lo que yo estaba haciendo el día que entró en mi clase de segundo de bachillerato el primer inspector, que además entró, contra lo que es lo normal, sin previo aviso y diez minutos después de comenzada la clase. Mis alumnos y yo habíamos estudiado y traducido un discurso de Macron sobre el brexit y cada uno tenía que dramatizar, como si fuese el presidente de la República, algunas frases leyéndolas en un teleprompter que yo había preparado, lo que introduce un punto de dificultad mayor que el de leer un texto normal. Me gusta utilizar esos discursos, entre otras cosas, para señalar a los alumnos errores de pronunciación que estos políticos cometen a menudo: por ejemplo, errores en la liaison, derivados de hablar muy lento. El inspector se encontró con eso y con que los que ya habían hecho el ejercicio estaban utilizando su móvil para, sirviéndose de un programa de rimas, redactar sonetos explicando sus sensaciones a las puertas de acabar el curso, con los cuales haríamos después un rap entre todos. A la hora siguiente, yo tenía una clase de primero de la ESO, con veinticinco alumnos, y allá el inspector se encontró con que los chicos estaban haciendo un caligrama. No todo el mundo sabe lo que es un caligrama: mis alumnos sí, y quién fue su creador.

Guillaume Apollinaire, si no me equivoco.

Exacto. En este caso, escribíamos un caligrama contra la violencia como parte de un proyecto eTwinning: en otros momentos he hecho otros sobre el exilio, sobre el amor romántico… Pero eso tampoco gustó al inspector. A la hora siguiente, pasamos a segundo de la ESO, también con veintipico alumnos, y vio que estábamos haciendo unos vídeos con la receta de los crêpes. Quienes ya habían hecho el vídeo escuchaban y corregían los de los demás, y quienes todavía no rodaban el suyo en los pasillos del instituto, incluso haciendo stop motion y estas cosas. Todo eso tampoco gustó nada al inspector. Y a sus majestades tampoco les gusta nada un ejercicio que yo hago todos los años en segundo de bachillerato, que es leer el primer capítulo de L’esprit des lois de Montesquieu y otros textos de Voltaire, Diderot, el discurso de la desigualdad entre los hombres de Rousseau… Leemos estos textos, los traducimos y pido a mis alumnos que redacten una versión propia de estos textos, transformándolos para actualizarlos con base en su vida y en el momento presente. Pues bueno, los inspectores dijeron que tampoco. Que era demasiado nivel. En mis clases, parece ser, o hay poco nivel o hay demasiado, pero nunca lo que hago es bueno. Tampoco lo es que hagamos exposiciones orales sobre personajes famosos que conmigo no son Nadal o Hitler, sino Greta Thunberg, Marat, Marie Curie… ¿Que hay errores? ¿Que los alumnos no hablan como yo? Normal: si hablasen como yo, serían franceses, sabrían ya francés. Pero están aprendiendo. Y como están aprendiendo, yo les dejo utilizar el diccionario francés-español o aplicaciones de Internet de las que les explico cómo usarlas correctamente, en lugar de pedirles que se lo sepan todo de memoria. Si los profesores que preparan sus exámenes, gente que ha superado no sé cuántos niveles y oposiciones, miran libros para prepararlos, ¿por qué no van a poder ellos mirarlos para rellenarlos? Me rebelo contra un método que no tiene sentido. Por cierto, lo que más molestó no fueron los dieces de la ESO, que hasta me concedían, sino los de bachillerato.

Mis dieces, en ese curso al que sigue la EBAU, descuadran todo el sistema de asignación de matrículas de honor, y eso es intolerable

¿Por qué?

Porque mis dieces, en ese curso al que sigue la EBAU, descuadran todo el sistema de asignación de matrículas de honor, y eso es intolerable, me parece a mí, para algún que otro profesor o ingeniero o persona relevante de la política asturiana que no soporta que los dieces de sus hijos, los dieces de verdad, los dieces obtenidos con profesores particulares, con academias, con toda otra serie de ayudas que las personas privilegiadas reciben desde que nacen, valgan lo mismo que los dieces que no son de verdad. Yo oigo a muchos profesores, tal vez a la mayoría, decir que están en contra de la EBAU, pero la EBAU, que pregunta por el cinco por ciento del conocimiento adquirido, que no está ni en la ley de bachillerato ni en la de la ESO, y para pagarle la cual a algún alumno que no podía pagársela yo he puesto dinero en algún bote, sigue en pie. Existe una hipocresía tremenda en torno a todo esto.

La seguridad del diez, ¿no facilita que los alumnos no se esfuercen; que se duerman en los laureles?

No, no: es exactamente lo contrario. Conmigo, todos saben que confundirse es normal, que no es algo que haya que penalizar. El miedo al error ya no existe, y yo he comprobado que eso es un motor de motivación. Nadie se duerme en los laureles. Y mis alumnos, con mi método, no aprenden más que con el tradicional, pero no sufren estrés, miedos y angustias innecesarios a esas edades, y hasta los pierden. Yo tuve un alumno que no decía una sola palabra ni en francés, ni en español, porque era excesivamente tímido, pero salió del instituto y empezó a hablar francés, inglés, italiano, griego… Ahora tiene un puesto bastante importante en el mundo cultural asturiano, incluso participando en los TED a nivel internacional. Fui paciente con él, porque sabía que era tímido, no cortito. Todavía se confunden estas cosas. Si hay caracteres diferentes, si no todo el mundo tiene el carácter necesario para hacer exposiciones orales, ¿por qué no personalizar el método, por qué no pedirle al tímido algo escrito, o hablar con él en petit comité? Yo siempre digo que mis dieces no son más injustos que las gafas de algunos alumnos.

¿Cómo es eso?

Las gafas son un instrumento artificial para que el que tiene dificultades para ver vea como todos los demás. Y mis dieces son unas gafas de la cognición y de las desigualdades sociales; son a las desigualdades sociales lo que las gafas a la miopía. Y poner dieces no es lo fácil, como me han dicho a veces. Lo fácil es coger un libro de texto y corregir a partir de un solucionario, cosa que yo jamás he hecho en veinte años de enseñanza. ¿Que a veces alguno no quiere hacer nada? Pues lo observo, le meto un poco de presión, hablamos y al final hace lo que tiene que hacer. Nunca me olvidaré de la emoción y la felicidad de una alumna que nunca sacaba buenas notas y a la que yo puse un diez; de cómo la abrazó su compañera de pupitre y la felicitó, casi más contenta por el diez de su amiga que por el suyo. Seguí pasando por las mesas y a cada cual, cuando todo estaba perfecto, le ponía el diez, e iba viendo la misma reacción una y otra vez. Los que no tenían el ejercicio perfecto veían que los demás sacaban un diez y también lo querían, pero yo no lo pongo si no está todo perfecto: les digo que se corrijan ellos y se ponen un siete, un cuatro, un nueve, lo que ellos consideren. Me preguntan entonces si les doy otra oportunidad y yo les digo: “Por supuesto que te la doy”. Y siguen esforzándose hasta que sacan el diez.

¿Ha recibido quejas de padres por este método?

Alguna he recibido, sobre todo de padres de alumnos de diez en el sentido tradicional, que no estaban contentos porque pensaban que la educación secundaria obligatoria o el bachillerato tienen la misión de fabricar bilingües. Querían aprovechar el sistema público gratis para recibir una formación de escuela oficial de idiomas. A todos ellos les hice leer los decretos de enseñanza secundaria y de bachillerato y los que se refieren a las escuelas oficiales de idiomas: comprobaron que eran diferentes. Y les explico que cada uno de mis alumnos tiene un diez por razones diferentes. Lo acaban entendiendo, y lo cierto es que, más allá de estas reticencias iniciales, nunca he tenido una sola queja, una sola denuncia. Otros padres no entienden que al año siguiente venga otro profesor y sus hijos tengan un dos o un tres en vez de un diez. Pero les digo, primero, que también ocurre al revés; y segundo, que, evidentemente, métodos distintos arrojarán resultados distintos, pero eso no es mi culpa. Yo trabajo lo que puedo con las horas que tengo y con los medios que tengo, que son los de la educación obligatoria pública. No es lo mismo poder llevar a tus alumnos a Francia que no poder, o disponer de dos horas que de cinco. Y a lo que me niego es a que utilicemos la asignatura de francés, como algunos quieren, solo para los buenos, como una especie de burbuja de oxígeno. No, no: a mí me los mandáis a todos. Y a los alumnos que con otros profesores sacarían un dos o un tres, yo les corregiré, les haré repetir el ejercicio y lo repetirán hasta que saquen el diez. Y evaluaré solo lo que sucede en el aula: no evalúo padres, academias, profesores particulares… Corrijo lo que hacen en clase conmigo, que es donde se pueden igualar las desigualdades que hay fuera entre padres con tiempo y sin tiempo para dedicar a sus hijos, o entre alumnos con y sin profesor particular. Yo solo quiero que se aplique la ley.

¿Se considera respaldado por la ley?

Por supuesto. La ley nos obliga desde hace quince años a trabajar y a evaluar por competencias, pero seguimos en la inercia de lo que hace quince años que no está en la ley. Yo he roto con esa inercia y pensaba que el servicio de inspección sabía lo que ponía en la ley, pero por lo visto no lo sabe: me dicen que tengo que seguir escrupulosamente el currículum, cuando es contradictorio con las instrucciones y circulares que se publican desde hace años en cuanto a la atención e inclusión de la diversidad. Si no les gusta eso que dice la ley, que lo quiten. Pero hasta entonces, yo pienso cumplirla.

Yván Pozuelo (Gijón, 1974) se proclama rebelde de la “rebelión del diez”, abandera un método pedagógico alternativo y singular, y eso le ha costado caro: una inhabilitación de ocho meses que no ha arredrado a este hijo de la emigración española a Francia, profesor de francés e historiador de la masonería. En esta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Batalla Cueto

Es historiador, corrector de estilo, periodista cultural y ensayista. Autor de 'La virtud en la montaña' (2019) y 'Los nuevos odres del nacionalismo español' (2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí