1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jorge Tamames / Investigador y autor de ‘La brecha y los cauces’

“En España y en EE.UU el centroizquierda necesita a las fuerzas a su izquierda para retener el poder”

Pablo Batalla Cueto 24/11/2021

<p>Jorge Tamames, autor de <em>La brecha y los cauces: el momento populista en España y Estados Unidos.</em></p>

Jorge Tamames, autor de La brecha y los cauces: el momento populista en España y Estados Unidos.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pudiera parecer que hay muy pocas cosas en las que Estados Unidos y España sean países similares, y que un estudio comparativo entre ambos tiene el mismo sentido que uno entre China y Paraguay o entre Brasil y Egipto. Sin embargo, la última década política de ambas riberas del Atlántico arroja sorprendentes paralelismos. Estos son el objeto de estudio de La brecha y los cauces: el momento populista en España y Estados Unidos de Jorge Tamames. Buen conocedor de ambas sociedades, Tamames (Madrid, 1989) desentraña en él los desencadenantes estructurales y polanyianos de la insurgencia populista de izquierdas que allá encabezó Bernie Sanders y en España lideró Podemos.

Una virtud de su libro es caracterizar el fenómeno populista sin moralismos, considerándolo el resultado de claves económicas contantes y sonantes y de lo que usted presenta como un momento Polanyi.

Este libro nace de mi insatisfacción con las formas habituales de contextualizar el populismo, tanto de cómo a nivel coloquial se equipara populismo y demagogia como de las teorías académicas que lo entienden como una ideología. Incluso a la aproximación de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, que lo entienden como una lógica política que se activa discursivamente, le sucede que, en el plano de la economía política, no se ha teorizado mucho. Yo me remito al trabajo de un economista político, también antropólogo e historiador económico, austrohúngaro, Karl Polanyi. Para él en todas las sociedades hay aspectos de nuestra vida que rechazan inherentemente ser incorporadas a la lógica de un mercado de oferta y demanda. Básicamente, el dinero, el trabajo y la tierra. Con estos dos últimos, es fácil entender lo que decía Polanyi: uno no puede comprar trabajo como si comprara donuts, y el precio de tratar la tierra como mercancía lo estamos viendo ahora con el calentamiento global.

El neoliberalismo no es, como a menudo se entiende, más mercado y menos Estado

Polanyi razona que la sociedad de mercado es una utopía, que se pone en marcha con la misma violencia y se acaba encontrando las mismas resistencias antropológicas que cualquier utopía.

Sí, un sistema que pretende extender la razón mercantil a todos los ámbitos de la vida, tarde o temprano, termina generando una gran resistencia en las sociedades sometidas a ese proceso. Se genera un contramovimiento poco menos que espontáneo, algo que ha sucedido efectivamente en diferentes momentos: finales del siglo XIX, la posguerra europea en el siglo XX o la crisis financiera de 2008. Pero Polanyi también advierte que ese contramovimiento puede ser emancipador o reaccionario. En el momento en que él escribe La gran transformación, compiten por esa idea de desmercantilizar la sociedad el New Deal de Roosevelt, los planes quinquenales de Stalin y el fascismo. La gente busca certezas, pero esas certezas se pueden expresar de formas muy diferentes: la certeza de la redistribución de la riqueza y la justicia social o la de expoliar al otro y convertirlo en un chivo expiatorio. Cuando la gente pide a Trump que construya un muro, o acá se piden concertinas en la valla de Melilla, también se está demandando protección social.

En la primera parte, hace una caracterización del neoliberalismo. Sigue a Quinn Slobodian y lo entiende como una teoría del Estado, no como una doctrina económica. El neoliberalismo no quiere acabar con el Estado.

El neoliberalismo no es, como a menudo se entiende, más mercado y menos Estado. Polanyi también nos enseña que la relación entre Estados y mercados no es de suma cero, sino simbiótica. Que, a partir de los años setenta, la prioridad deje de ser el pleno empleo, la redistribución de la riqueza o la ampliación del Estado del bienestar y pase a ser contener la inflación y atender las demandas de los mercados internacionales no quiere decir que el Estado no haga nada. Todo lo contrario: adaptar las sociedades y las economías nacionales a esos imperativos requiere muchas herramientas de intervención en la economía. Esto es importante tenerlo en cuenta, porque muchas veces los economistas defensores del neoliberalismo argumentan, y es verdad, que el porcentaje de la economía que corresponde al sector público no ha descendido en los últimos años. El Estado no se ha desvanecido, sino que se ha reconfigurado.

Alude, por supuesto, a la neoliberalización de la izquierda socialdemócrata. Y, frente a la idea de que fue el triunfo arrollador de Thatcher y Reagan lo que la hizo neoliberalizarse algo así como a regañadientes, apunta que el giro se había iniciado ya antes de 1979.

Sí, otra idea muy común que intento rebatir es la de que el neoliberalismo son simplemente políticas económicas de derechas. Es más útil pensar el keynesianismo y el neoliberalismo como regímenes macroeconómicos internacionales que, una vez establecidos, fijan prioridades y preferencias difíciles de corregir para un Estado pequeño o mediano como España. Si observamos la historia del neoliberalismo, vemos que en Francia la edad de oro keynesiana se desarrolló bajo la presidencia conservadora de Charles de Gaulle, y es François Mitterrand, un socialista, quien trae el giro hacia la austeridad. En España pasa algo parecido: el Gobierno de Felipe González llega en los años ochenta con la idea, y en parte con la presión internacional, de hacer un ajuste económico en la dirección del neoliberalismo. Y en Estados Unidos y Gran Bretaña sí tenemos a figuras muy conservadoras como Reagan y Thatcher, pero en ambos países vemos un paradigma económico que crece primero en los departamentos económicos de las facultades de economía y en los setenta se traslada al debate público de un modo que ya hace al centroizquierda asumir algunos planteamientos antes de la llegada de los conservadores al poder.

Menciona la eclosión de dos figuras que hoy los partidos de centroizquierda plegados a la agenda neoliberal buscan con avidez: los expertos en políticas públicas (policy wonks) y los expertos en relato y comunicación política (spin doctors). ¿Cuál es su papel?

Esta es una idea que extraigo del trabajo de Stephanie Mudge sobre la socialdemocracia en Europa y Estados Unidos durante el siglo XX. En los treinta gloriosos existía una figura institucional, a la que ella llama el teórico económico keynesiano, capaz de proporcionar a los partidos de centro-izquierda una gestión económica eficaz y estable a nivel macroeconómico a la vez que se cumplían los objetivos de la base electoral de esos partidos, formada por clases trabajadoras y medias. Eran personas con una formación académica solvente, pero también un vínculo profundo con los partidos y los sindicatos, entonces muy pujantes. Cuando llega la revolución neoliberal, trae otro tipo de economista, uno que cree en los postulados neoliberales y cuya función de cara a los partidos de centro-izquierda es expresar la ortodoxia de lo que piden los mercados internacionales, aunque vaya en contra de los deseos de los votantes de estos partidos. Pensemos, por ejemplo, en esta idea de que para contener la inflación hay que asumir que crezca el paro. Eso genera una necesidad de esas dos figuras que comentas: el experto en políticas públicas, que busca espacios de reconciliación y mediación pero siempre desde una perspectiva adaptada a las exigencias del neoliberalismo, y el experto en comunicación política, del que en España hemos visto una multiplicación en los últimos diez años. Los partidos de izquierda tal vez ya no hagan políticas contundentes de cara a sus votantes, pero con un relato adecuado pueden conseguir mantener su primacía. 

En la segunda parte del libro, analiza el movimiento liderado por Bernie Sanders en Estados Unidos y el fenómeno Podemos en España. Centrándonos en Sanders, su idea es que luchó contra los elementos, y su victoria siempre fue tremendamente difícil, pero también cometió algunos errores tanto en 2016 como en 2020, que usted enumera. ¿Cuáles son estos?

Vaya por delante que, tanto en el caso de Sanders como en el de Podemos, mi intención es principalmente entender qué factores estructurales empujaron a la aparición de movimientos populistas de izquierda, y por qué tienen un éxito inicial. Soy un poco más reticente a señalar lo que han hecho mal; no creo que exista una fórmula mágica que hubiese permitido impedir los resultados que se produjeron. Creo que el fracaso de Bernie Sanders, como el de Podemos, es también una cuestión de perspectiva en la medida en que tuvieron un rendimiento muchísimo mejor de lo esperado, y es en base a las expectativas generadas que después se construye una narrativa de fracaso. Dicho esto, mi opinión personal es que en la campaña de 2020 el movimiento Sanders, que a diferencia de Podemos prestó una enorme atención a cuestiones organizativas, no fue lo suficientemente agresivo con la campaña de Joe Biden. Si estás en una campaña de primarias –es una lógica electoral muy básica–, tienes que contrastar; tienes que explicar por qué tus propuestas políticas son mejores y tu adversario no es el más indicado para, después, derrotar al candidato del otro partido, Trump en este caso. En el componente más agonista del populismo, consistente en identificar un adversario, Sanders se quedó algo corto. Pero insisto en que no quiero hacer una enmienda a la totalidad: esto es solo un error puntual que señalo en mi libro.

En el relato que hace del devenir de Podemos provoca una sensación extraña leer sobre los años dorados de la formación, cuando todo le salía bien y llegó a representar la gran esperanza de la izquierda occidental. Incluso hubo alguna influencia directa de Podemos en la izquierda estadounidense. La acelerada decadencia posterior nos ha hecho olvidar que hubo ese momento en que parecía tener a su favor el viento de la historia. ¿Cuáles fueron los grandes errores de Podemos?

En mi opinión, hay dos muy claros. El primero es la incapacidad de canalizar el disenso interno de forma productiva, algo que se hace especialmente evidente a partir de Vistalegre II; el segundo, la apuesta por una estrategia hiperdiscursiva en la que se daba con argumentarios y registros de comunicación buenos, pero se dejaba de lado el trabajo organizativo, de implantación territorial, estructuración del partido y capacidad de competir en el largo y medio plazo. Estos dos problemas están vinculados a un origen común, que es el modelo de partido que se desarrolla en Vistalegre I: esta especie de máquina de guerra que tenía dos años para, no solo crecer, sino desbancar al PSOE y también al PP y poco menos que iniciar un proceso constituyente en España. Esa iniciativa se reveló demasiado ambiciosa y además instituyó dinámicas organizacionales e institucionales de verticalidad del partido y centralización en Madrid que, a la larga, resultaron desastrosas. Me parece importante señalar esto porque fue una decisión en la que estuvieron de acuerdo tanto la facción posteriormente llamada pablista como la hipótesis nacional-popular de Íñigo Errejón, con lo cual es muy difícil hacer un relato de buenos y malos en el que, si una de las dos facciones hubiese triunfado con más contundencia, se hubiese evitado el desenlace que conocemos.

En España no hay una crisis comparable a la de América Latina y eso hace que la estrategia de Vistalegre II de conquistar el poder en dos años fuese difícil de realizar

Apunta también que un problema fue fijarse demasiado en Latinoamérica, que aquellos fundadores formados en el continente consideraran fácilmente exportable a Europa lo que funciona allá. ¿Qué claves latinoamericanas te parecen más intraducibles?

Hay una diferencia fundamental, que es que la adopción del neoliberalismo en los años setenta y ochenta en América Latina es tan brutal, la llevan a cabo de manera tan salvaje gobiernos a menudo absolutamente autoritarios, que se producen crisis de Estado, y eso abre el campo a que, tras la restauración de la democracia, y en sociedades más fluidas y menos estratificadas que las nuestras, una intervención populista de izquierdas pueda cambiar el panorama político en un espacio muy breve de tiempo. Las sociedades europeas están más sedimentadas y tienen, como dice una palabra un poco cursi de la jerga de ciencias política, más clivajes. En España se produce un deterioro de la calidad democrática, se llega a producir una crisis de representación del sistema de partidos, pero no hay una crisis comparable a la que tiene lugar en América Latina o, en menor medida, pero también, en Grecia. Y eso hace que la estrategia original de Vistalegre II de conquistar el poder en dos años fuese difícil de realizar.

Ahora mismo, la situación en España y Estados Unidos se parece bastante: un Gobierno de izquierda liderado por sendos presidentes pertenecientes en principio al ala más tibiamente socioliberal de sus partidos, pero que se han visto obligados a pactar y a hacer grandes concesiones a la izquierda populista emergente. ¿Qué futuro le ve a una y otra coalición; a la entente Biden-Sanders y a la Sánchez-Podemos?

La razón de hacer un estudio comparado entre España y Estados Unidos es justamente que son dos países entre los cuales, en los últimos años, hemos visto paralelismos interesantes a pesar de ser dos sociedades con instituciones y sistemas políticos muy distintos. Pero hay que ser cautelosos con las comparaciones. Yo no quiero hacer vaticinios, porque se me da fatal. Dicho lo cual, creo que es interesante que en ambos países el centro-izquierda más tradicional se haya dado cuenta de que necesita a las fuerzas que han aparecido a su izquierda en la última década si quiere conseguir el poder o retenerlo. La cuestión es que, una vez en el poder, no parece tener esas demandas en cuenta con la misma inquietud que en la oposición. A partir de ahí, hay diferencias. En Estados Unidos, los problemas tienen que ver con un sistema político anquilosado y con muchos puntos de veto. Biden, ahora mismo, no puede hacer nada de la agenda, hay que reconocer que bastante ambiciosa, que prometió, porque no tiene una mayoría en el Congreso, y ante eso, parece recular hacia las políticas más modestas con las que se le asociaba en el pasado. En mi opinión, eso no es una hoja de ruta que vaya a posibilitar al Partido Demócrata mantenerse en el poder a medio y largo plazo. En cuanto al caso español, lo que hay que tener en cuenta acá es que nuestra política está intervenida por dinámicas europeas. Al final del día, la cuestión no es tanto lo que haga o no el Gobierno sino cómo se reforman las reglas fiscales de la Unión Europea a partir de 2020 y qué espacio deja eso para una intervención redistributiva de la economía a favor de las clases medias y populares. Y lo más interesante que va a ocurrir no está tanto dentro del gobierno de coalición, en el que vemos inercias conservadoras, sino del espacio del cambio que fue Podemos a raíz del auge y la candidatura de Yolanda Díaz, una figura muy interesante en la medida en que usa registros diferentes de los de los líderes originarios de Podemos y en que su conocimiento del mundo del trabajo y su capacidad de operar con bastante éxito en un ministerio importante como el de Trabajo recuerdan a aquella idea del teórico económico que mencionaba antes.

Pudiera parecer que hay muy pocas cosas en las que Estados Unidos y España sean países similares, y que un estudio comparativo entre ambos tiene el mismo sentido que uno entre China y Paraguay o entre Brasil y Egipto. Sin embargo, la última década política de ambas riberas del Atlántico arroja...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Batalla Cueto

Es historiador, corrector de estilo, periodista cultural y ensayista. Autor de 'La virtud en la montaña' (2019) y 'Los nuevos odres del nacionalismo español' (2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joamella

    Para ser breve diré que Podemos se olvidó de que Franco murió en la cama. Sus discursos argumentativos lo eran para una fracción muy pequeña de la población, aunque el éxito electoral inicial pudiera parecer lo contrario. Pablo Iglesias en diciembre del 17, cuando dijo lo de de gestionar el cni y demás dejó claro que no tenía ni puta idea de lo que pensaban la mayoría de sus electores. Confundió la espuma de una sidra gasificada con la espuma del mejor cava. Todos sus discursos argumentativos parecían que partían del enojo. Un buen político, sin renunciar a sus ideales, no debe ser vanidoso, ni parecerlo, a los ojos de los indecisos y votantes de otros partidos. La arrogancia que mostraba él, Irene Montero, Monedero, Espinar y otros resultaba despreciativa para una parte de la población. La seguridad de un discurso debe ser desplegada desde la humildad cultural y personal. No me olvido, claro está, de la labor de zapa, calumnia y mentiras de los media, claro que no. Pero las personas debemos ver en nuestros defectos la solución de nuestros problemas y no solamente escudarnos en las mentiras, calumnias que se propalen.

    Hace 9 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí