1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

Indicios

La Ley Mordaza contiene, en sí misma, la esencia de lo sucedido desde 2008 en Esp. Si el PSOE la elimina, será la prueba de que observa otro futuro posible. Es decir, de que no tiene las manos atadas

Guillem Martínez 18/11/2021

<p>Ley Mordaza.</p>

Ley Mordaza.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- París, 1936. Mani contra la no-intervención. Parlamentos finales. En eso, sucede lo inusitado. Léon Blum, jefe del Gobierno y uno de los artífices de la no-intervención, se abre paso entre pitidos y toma la palabra ante el micrófono del estrado. Da explicaciones. Explica que la República Esp tiene más razón que un santo y que precisa ayuda internacional. Pero, con lágrimas en los ojos, también dice: “Tengo las manos atadas”. Entre líneas, para quien lo quiso oír, habla de la impotencia de un gobierno de izquierdas. Un gobierno que, por otra parte, realizó imposibles. La negociación colectiva, la libertad sindical, la reducción de la jornada laboral a 40 horas, las vacaciones pagadas, aumentos de salarios sin precedentes, nacionalizaciones en ferrocarriles y aeronáutica, y limitaciones a la especulación en la agricultura y en la banca. Y, aun así, según percibía, Blum tenía las manos atadas. Y lágrimas en los ojos. Las lágrimas, hoy, no son nada, salvo un indicativo de que la sentimentalidad lo impregna todo. Cuando un político llora hoy, tiemblen, pidan asilo en Corea del Norte. En aquella época, no obstante, eran lágrimas, tal y como lo habían sido en los últimos 2000 años. Lo que nos lleva a la pregunta del millón. ¿Qué es tener las manos atadas?

BACK FREEDAY. Olvídate de mercachifles. Dona lo que puedas y formarás parte de la comunidad de CTXT un año. Desde 10 euros.

2-¿En qué consiste tener las manos etc.? ¿Un gobierno, como el de Blum, tenía las manos atadas? ¿Un gobierno de coalición actual tiene las manos atadas? ¿Participar en el festival de renovación del TC –que pasa de estar ocupado por unos monos con pistola a estar ocupado por otros monos con pistola–, incumplir compromisos por escrito sobre la derogación de la reforma laboral, o de la Ley Mordaza, o por la regularización de los alquileres, es tener las manos atadas o es un ejercicio de libertad? ¿Reformar las pensiones es tener las manos atadas? Para valorar todo esto, supongo, habría que describir qué son, en este contexto, las manos y las cuerdas.

3- Sobre las manos y cuerdas de Blum. Blum disfruta de libertad. La época, a través de la Constitución mexicana, de la Constitución austriaca de postguerra –los modelos de la CE31–, le otorga una gran herramienta. El concepto de interés común, con el que los gobiernos pueden corregir y moderar. Incluso, socializar. Eso se hace en parlamentos fuertes. La libertad de Blum, fundamentada en una mayoría social de votantes, es, así, amplia. Pero también posee cuerdas. Notorias. Están fuera de la política nacional. Son regiones del Estado que no admiten el interés común, y es también la geopolítica, importante en un periodo de pre-guerra, en el que se van prefigurando catástrofes, bandos y alianzas. Blum, un hombre libre, tiene ataduras. La polarización social, el peligro latente de un golpe de Estado, asociaciones contradictorias, pero razonables, frente al fascismo a punto de liarla.

El neoliberalismo, esa cultura, es la política de la Comisión Europea. Es decir, no hay otra. Si exceptuamos a Orbán. Que, a su vez es, básicamente, neoliberalismo

4- La libertad y las cuerdas cambian en 1945, después de seis años de cuerdas a secas. Se produce un pacto en Europa –Esp accede a él en 1978–, que podría consistir en estas palabras coloquiales, escuchadas al añorado Antoni Domènech: “Nosotros no os matamos, y vosotros no hacéis la revolución”. Las contrapartidas a no tomar el palacio de invierno no son anecdóticas: libertades, sanidad y educación universal, corrección de la pobreza, pensiones para enfermos y jubilados, y cierto, pero efectivo, reparto de la riqueza a través del IRPF. Es el Bienestar –consagrado en la Constitución alemana–, la forma de democracia en Europa. Las contrapartidas a esta libertad, las cuerdas, también son, a su vez, importantes: parlamentos sin mucha fuerza ni itinerario, que votan la formación de gobiernos y, cada año, unos PGE, en los que transcurren, sin superarse, los límites de la política. Nadie gana del todo, nadie lo pierde todo. Es decir, la vida.

5- El punto 4 ha quedado mono. Dan ganas de comprarse uno. Si les gusta es por una sencilla razón. La añoranza becqueriana. Esas cuerdas y esas manos ya no existen. Son el pasado. Estamos en otro sitio. Y hace tanto frío que las cuerdas se utilizan como mantas.

6- Del punto 4 al 6 –desde el que les saludo; hola– han pasado diez mil cosas. Que se resumen, arreando, en una. El neoliberalismo –se empieza a formular en 1973 como una respuesta a la crisis petrolera; es la retirada del Estado respecto del Bienestar, concebido como un gasto, y no como un derecho, un pacto, una obligación constitucional– ha evolucionado hasta ser una cultura, que excede a la derecha emisora, y que vive, incluso, tan campante, en la Tercera Vía. En tanto que cultura, no precisa ser verificada, pues no reposa en datos o éxitos, sino en creencias y rutinas. El resultado es un festival, pero también una forma de gobernar y de entender el Estado, transnacional –no se pierdan el punto 9–. Esta mañana a primera hora, el neoliberalismo, esa cultura, es la política de la Comisión Europea. Es decir, no hay otra. Si exceptuamos a Orbán. Que, a su vez es, básicamente, neoliberalismo. Es decir, iliberalismo más matizado. Los Estados, los gobiernos, tienen poca capacidad para escaquearse del neoliberalismo. Lo más frecuente –en Italia, un arte– es el recurso cosmopolita de hacerse, en ocasiones, el sueco.

7- La UE fue fundada en tiempos del Bienestar. Por lo que mantiene, fosilizados, algunos tramos de esa forma de democracia. Muerta. Por ejemplo, la justicia –europea–. Ese fósil, por ejemplo, choca con el neoliberalismo, ese animal vivo. Chocará mucho más en el tiempo. O estamos perdidos. El choque entre la Comisión –neoliberal– con Polonia –neoliberal–, por eso mismo, transcurrirá, todo apunta a ello, en la justicia. Y no en la política y la economía. En la vida. No será, en todo caso, un choque como el de la Comisión con Grecia. Brutal, sangriento y no mercy. Lo que es un indicativo de lo que pasa y de lo que no pasará. Veremos.

La Comisión, en pandemia, ha creado dos tendencias. Loables y que han salvado vidas. Pero no las ha emitido desde el Bienestar, sino desde su contrario, el neoliberalismo

8- La austeridad –la forma legal del neoliberalismo, opuesta al Bienestar– se ha congelado por la pandemia. Congelado es como tengo yo el pollo que me comeré mañana. Es decir, es un estado de algo que te comerás en breve y con patatas. La Comisión, en pandemia, ha creado dos tendencias. Loables y que han salvado vidas. Pero no las ha emitido desde el Bienestar, sino desde su contrario, el neoliberalismo. Lo que nos permite observar el neoliberalismo desde otro ángulo. Son medidas positivas que esconden un mal rollo. A saber: la Comisión a) ha comprado las vacunas covid conjuntamente. Lo que ha garantizado su disposición en los Estados. Yupi. Pero lo ha hecho de manera opaca. Esto es, ha entendido la vacunación como una posible fuente de beneficio de la empresa, no como una antigua forma del Bienestar, no como un deber democrático. Y b) no ha montado pollo con los ERTE. Es más, han sido una medida aceptada por la Comisión y extendida en Europa. Los ERTE han salvado puestos de trabajo y/o personas. Pero junto al punto a) dibujan lo que es el neoliberalismo, lo que está siendo y lo que, glups, puede llegar a ser.  El Estado, que ya no es garante del Bienestar, tiene otro rol. La protección de la empresa. En ese sentido, los ERTE han apuntado algo nunca visto y que, en su excepción, puede ilustrar lo que es el Estado cotidiano. La supresión del mercado. Las empresas han vivido –más allá de la pandemia, incluso– sin mercado. Protegidas de ese psicópata. Sin la vicisitud enojosa de ser competitivas o de pagar buenos sueldos.

9-  El Estado del no-Bienestar, un Estado neoliberal –democrático, con instituciones electas, con amplias zonas de su soberanía deslocalizadas en la Comisión–, en 2008, formalizó, al formalizarlo la Comisión, que la propiedad y la empresa son la institución central del crecimiento, a tutelar. En aquel tiempo, se protegió a los bancos. Por encima de las personas, a las que, de hecho, se dejó en pelota picada. Es decir, se retiró a los bancos del enojoso trámite de concurrir al mercado, algo que puede, incluso, arruinarlos, y se intensificó, por otra parte, el mercado sobre la sociedad, que dio donativos a la banca a través de sus impuestos, pero que también se estrujó a través de su vivienda, de su educación, de su salud. La dinámica es, me temo, esa. El Estado es la empresa. El Estado suple al mercado, a la empresa cuando la empresa peligra –siempre peligra; el mercado es ansí–, en una dinámica de subvención a la empresa que puede ser más cara que una Renta Básica a la persona. Tengan presente esa sospecha cuando tengan que evaluar los destinos de los Next Generation. Pueden subvencionar empresas, alejarlas del mercado, ese engorro. O no. No se pierdan el estudio al respecto de todo esto, con mayor inteligencia, descripciones y explicaciones, de Rubén Martínez e Isidro López.

10- ¿Cuáles son las cuerdas de un gobierno de coalición? No son las del 45/78. Son las mismas que las de un gobierno sin coalición. La empresa. La supresión del mercado en amplios sectores –banca, energéticas…–. Y la intensificación del mercado en la sociedad, sin Bienestar efectivo que la proteja, salvo uno pequeñito, que palie a los chicos/as más dañados, y les dé algo, no sea que roben en un súper.

11- Esas cuerdas permiten evaluar éticamente al gobierno de coalición. Y a sus dos partidos integrantes, en correlación de fuerzas en modo no-hay-color. PSOE es rico en cuerdas y carece de libertad para temas zanjados por la Comisión y la cultura neoliberal. En la reforma laboral, el PSOE no irá más lejos de las demandas de la Comisión –de hecho, el PSOE ha intervenido las negociaciones para evitar otras demandas–. El PSOE no hará nada –no lo ha hecho, de hecho– por la regularización de alquileres. El alquiler es la propiedad, la prima de la empresa. La Tercera Vía no hará nada, además, contra lo que supone su votante –Piketty señala que la socialdemocracia actual se centra en una clase media alta y culta; las clases que antes cultivaba la socialdemocracia, ahora en barbecho, desatendidas, son caldo de cultivo de las extremas derechas–. El PSOE no hará nada, a medio plazo, por las pensiones. La Comisión, sencillamente, quiere privatizarlas. Ha dado varios avisos de ello a Esp. Es sintomático que el anuncio de que la CEOE se retiraba de las negociaciones del pack pensiones lo hiciera la portavoz de las empresas de seguros, como señala el sindicalista Joan Coscubiela. Y, por encima de todo, el PSOE no hará nada –no se pierdan el punto 14– sobre el pack Ley Mordaza.

Desafiar a la Comisión es morir arrollado. O pasar a ser izquierda autoproclamativa, anecdótica en política institucional. Es imposible cualquier movimiento al respecto sin la colaboración de otras izquierdas europeas

12- UP –socialdemocracia no clásica, frente a Tercera Vía ya clásica– dispone de las mismas ataduras. La Comisión. Pero no posee cultura neoliberal. Desafiar a la Comisión es morir arrollado. O pasar a ser izquierda autoproclamativa, anecdótica en política institucional. Es imposible cualquier movimiento al respecto sin la colaboración de otras izquierdas europeas no autoproclamativas. Y en otra instancia, europea. Su libertad frente a las ataduras son dos herramientas. A) La astucia –se ejerce, diría, en la reforma laboral; se ha ejercido con lo de las pensiones, una prolongación del drama, que sigue vivo y sin solución; lo que no es, glups, mala noticia, si conocemos el desenlace; cada día que pase sin desenlace, varios nacidos después de 1957 accederán a la pensión–, y B) la ética y la transparencia –no ejerció esos cacharros con lo de la renovación del TC. Si había contrapartidas, un plan, un objetivo, un póquer, debía comunicarlos.

13- En general, UP y PSOE disponen, por otra parte, de una libertad inaudita. Todo lo que sería política interior estrictísima. Aquella que se la trae al pairo a la Comisión. Derechos sin costos, identidades. Y la cosa territorial –transformada en nacionalismos, incluido el esp, es el negocio más boyante de la política local; y subiendo– parece tener recorrido progresista y estructural en puntos como el País Valencià. También lo tienen, en teoría, el tema judicial y policial. Lo que nos lleva, yupi, al último punto. O 14.

14- La Ley Mordaza, una lacra democrática, su derogación prometida, será un punto en el que PSOE y UP podrán exteriorizar sus diferentes cuerdas y sus diferentes manos libres. Lo que será, tal vez, el punto final escenográfico del Gobierno. Es poco probable que el neoliberalismo pueda prescindir de una ley que cede a la policía la solución de conflictos sociales –esto es, políticos–, en tanto esta ley contiene, en sí misma, la esencia de lo sucedido desde 2008 en Esp. En una década ha sucedido un cambio estructural, a través de una reforma constitucional que acaba con el Bienestar, de la supresión de las Cajas de Ahorro –corruptas, si bien han dejado un vacío en sus funciones sociales–, de los recortes en Sanidad, de la promulgación de la reforma laboral y de la Ley Mordaza, de la supresión del mercado para algunas empresas reguladas o/y gordas. Es un corpus legal y político que confirma que ya no estamos en el R78. Estamos en otro sitio, en el que la cultura no ahoga los conflictos, sino que es más efectivo ahogarlos en policía, a palo seco. Si el PSOE elimina esa ley, será la prueba de que observa otro futuro posible. Es decir, de que no tiene las manos atadas. Sería extraño, pues en política, como en la vida, no se piensa, se actúa, zas, con la cultura que uno lleva a cuestas.

1- París, 1936. Mani contra la no-intervención. Parlamentos finales. En eso, sucede lo inusitado. Léon Blum, jefe del Gobierno y uno de los artífices de la no-intervención, se abre paso entre pitidos y toma la palabra ante el micrófono del estrado. Da explicaciones. Explica que la República Esp...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí