1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rebeldes

El fecundo mito de las amazonas

Da igual si existieron o no estas mujeres, lo que importa es su capacidad metafórica y simbólica, su presencia como arquetipos en nuestro inconsciente colectivo

Rubén A. Arribas 24/12/2021

<p>Fragmento del friso de Bassae (s. V a.C.) que representa las batallas de los troyanos y Heracles contra las amazonas.</p>

Fragmento del friso de Bassae (s. V a.C.) que representa las batallas de los troyanos y Heracles contra las amazonas.

Carmen Escobar Carrio (CC BY 2.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las amazonas están vivas y nos siguen interpelando. A decir de Esther Peñas, autora del ensayo De la estirpe de las amazonas (Wunderkammer, 2021), este mito, nacido en la Grecia clásica y que ha sufrido diversos avatares a lo largo de los siglos, continúa vigente. Como toda ficción mítica que se precie, la de las amazonas trasciende las categorías de verdad y mentira. Da igual si existieron o no estas mujeres, subraya Peñas; lo que importa es su capacidad metafórica y simbólica, su presencia como arquetipos en nuestro inconsciente colectivo. Lo relevante es que las amazonas tienen mucho que contarnos todavía sobre quiénes somos.

De las lecturas del mito que ofrece el ensayo, la del autogobierno ocupa un lugar central. En una entrevista concedida a su editorial, Peñas explica a qué se refiere con ese término: las amazonas “son mujeres soberanas, que luchan y empuñan sus armas para defenderse del enemigo, que cabalgan la vida de una manera plena y libre, que no se achantan fácilmente, que se dan sus normas y sus leyes, que se rigen por sus costumbres, y que están dispuestas a entregar su vida por aquello en lo que creen”. A continuación, en paráfrasis del verso gongorino y del poemario de Blas de Otero, agrega: las amazonas “son mujeres fieramente humanas”.

Esther Peñas. Foto cedida por la editorial.

Antes de releer en clave contemporánea el mito, Peñas se remonta en su ensayo hasta la Grecia clásica. Para indagar en su origen se zambulle en lo que escribieron los más doctos del lugar: Aristóteles, Heródoto, Apolodoro, Quinto de Esmirna o Diodoro de Sicilia. Ese repaso a la biblioteca clásica arroja una primera conclusión: raro es el prohombre griego que no patinó con el asunto. Ahí tenemos a todo un médico como Hipócrates, por ejemplo, asegurando que las amazonas cauterizaban el pecho derecho de sus bebés con un instrumento de bronce, que previamente habían calentado al rojo vivo. Con eso, detenían el crecimiento de esa mama y lograban que “toda su fuerza y volumen” se desviasen “hacia el hombro y el brazo derechos”, lo que explicaba su enorme destreza bélica. Ciencia en estado puro, vaya.

El mito es una fantasía masculina: por bella y salvaje que fuera la amazona, siempre encontraba un Belerofonte o Aquiles que la domase

Una segunda conclusión es que, como todo mito, el de las amazonas se nutre de datos contradictorios. Así, no hay acuerdo en si tenían dos pechos o uno, en si fueron vírgenes o practicaron una promiscuidad desaforada, y tampoco en si mataban a sus hijos varones con tal de tener únicamente descendencia femenina. En cambio, sí hay acuerdo en que eran una tribu conformada exclusivamente por mujeres, todas bellísimas –no hay amazona fea, asegura Peñas–, y tan diestras en el manejo de las armas que, según Homero, luchaban como hombres. También hay consenso en que su destino era morir a manos de algún héroe griego. En fin, no hace falta ser Freud para advertir que el mito es una fantasía masculina: por bella y salvaje que fuera la amazona, siempre encontraba un Belerofonte o Aquiles que la domase.

De entre las múltiples citas que ofrece el ensayo, las dedicadas a Estrabón ejemplifican como ninguna otra esa tensión psíquica tan masculina. Por un lado, el historiador y geógrafo supo reconocerles a estas mujeres cualidades como el dominio del arado, la siembra y el pastoreo, y hasta afirmó que “las más valientes” se dedicaban “a la caza a caballo y a practicar ejercicios bélicos”. Lo dejó escrito en su legendaria Geografía. Sin embargo, también ahí anotó que le resultaba inimaginable que un grupo de mujeres fuera capaz de conquistar un territorio y organizarlo. En esto último creyó encontrar la clave de la cuestión: “¿Quién podría creer que un ejército de mujeres, o una ciudad, o una tribu, jamás podrá organizarse sin hombres?”

La confusión entre mito y realidad estraboniana nos deja entrever un mecanismo mental genérico. Una cosa es fantasear con mujeres bellas y aguerridas, incluso con esas “vírgenes sin miedo en la batalla” de las que habló Esquilo; y otra cosa es asumir que puedan ser iguales o mejores, y no digamos ya aceptar su independencia respecto del deseo heterosexual masculino (ese apetito salvaje que lo gobierna e impregna todo desde tiempo inmemorial, y que considera como bárbaro, monstruoso, anormal o incivilizado cuanto no se subordina a él). En ese sentido, los griegos de entonces no eran muy distintos de tantos varones actuales: ni siquiera en la ficción querían ver cuestionada su posición dominante.

Cambiarle el final a la historia

El momento culminante del mito amazónico lo representa el asesinato de Pentesilea a manos de Aquiles en la Guerra de Troya. Ese instante, tantas veces inmortalizado por el arte como epítome del amor trágico, suele omitir dos detalles. Uno es que el héroe de la historia también mató a Polemusa, Antandra, Hipótoe, Antíbrota y Harmótoa, compañeras todas de la reina de las amazonas. El otro es que, una vez que Aquiles calmó su cólera asesinando a Pentesilea, se enamoró perdidamente de ella y, según Robert Graves, practicó la necrofilia. Dicho de otro modo: el mejor de los aqueos flojeaba de algo más que del talón.

Por todo ello, Peñas sostiene que no es inocente que el arte haya recreado el mito hasta la saciedad, pero en su versión mutilada. De hecho, ese modo de hacerlo “desactiva su virulencia”. Ahí están la cantidad ingente de pinturas, esculturas o literatura que muestran solo una parte de la historia, esa donde Aquiles llora frente a la mujer que acaba de asesinar y de la que dice estar enamorado. Ante esta calamidad de proporciones colosales, Peñas comenta con garbo que acaso enamorarse de una amazona resulte “una amenaza mítica para la civilización”.

Por desgracia, la historia del arte y de la literatura aporta pocos ejemplos en dirección contraria. El primero se remonta al escritor romántico alemán Heinrich von Kleist, quien en su Pentesilea (1808) cambió el desenlace e hizo no solo que Pentesilea matase a Aquiles, sino que lo cargase como si fuera un fardo, dijera unas palabras sentidas, se suicidase y que sus compañeras la cubriesen de rosas rojas. Si bien esta obra teatral inspiró el poema sinfónico de título homónimo compuesto por Hugo Wolf y el libreto de la ópera Pentesilea op. 39, de Othmar Shoek, esa senda fue poco transitada posteriormente.

A principios del siglo XX, el mito comenzó a leerse en clave femenina

Otra de las honrosas excepciones tiene sabor español. Se trata de  Aquiles y Pentesilea (2016), una obra teatral de Lourdes Ortiz. En su reescritura del mito, la dramaturga madrileña imagina que la reina de las amazonas y el héroe griego abandonan la batalla y emprenden una vida en común, una alocada idea que intentarán sabotear Artemisa –la amazona por antonomasia– y Ulises. Como si cabalgara a lomos del eslogan “haz el amor y no la guerra”, Ortiz reflexiona sobre la reciprocidad del afecto y transforma en metáfora la muerte de la amazona. “Muerte de amor me das, y no otra muerte quiero”, le dice Pentesilea a su enamorado mítico. El sexo y el amor, mejor en vida.

Una relectura contemporánea

A principios del siglo XX, el mito comenzó a leerse en clave femenina. O al menos de manera más inclusiva, puesto que las amazonas se convirtieron en símbolo del movimiento lésbico. Ese punto de inflexión, señala Peñas, gozó de aroma literario, pues en su origen estuvo Natalie Clifford Barney, la gran anfitriona de la vida literaria parisina y mecenas, entre otros, de Paul Valéry. Barney era abiertamente lesbiana, la apodaban la Amazona y, por si faltaba algo, escribió Pensamientos de una amazona. Además, sirvió de inspiración a Carta a la amazona, de la poeta rusa Marina Tsvietáieva. Gracias a ellas dos, hablar del amor entre mujeres se volvió más habitual y menos clandestino.

Sin embargo, aquel París no era tan abierto de mente como parecía. La crítica literaria de entonces –masculina, claro– se regocijaba con las escenas lésbicas que Zola incluyó entre dos prostitutas en la novela Nana o con los poemas eróticos de Canciones de Bilitis, de Pierre Louÿs. En cambio, no prestó atención o le pareció depravada la escritura de Renée Vivien, una notable poeta que cumplía estrictamente con los cánones del malditismo: era adicta al láudano, llevaba una vida sexual tumultuosa –fue amante de Barney– y murió joven debido a sus excesos. En aquel efervescente París, como antaño en la Grecia clásica, la horma masculina no consideraba la posibilidad de que las mujeres se imaginaran a sí mismas como se les antojara.

En cualquier caso, esa relectura de principios del siglo XX del mito amazónico lo recargó de energía metafórica y lo ha empujado hasta nuestros días. Lejos de restringirlo al universo lésbico, Peñas lo relee de modo que abarque a todas aquellas mujeres que han presentado batalla para reivindicar su derecho a salirse de la norma. Así, dedica un buen número de páginas a valorar no solo las figuras de Barney y Vivien, sino también las de Valentine Penrose (amazona órfica), Gertrude Stein (amazona vanguardista) y Audre Geraldine Lorde (afroamazona). A sabiendas de lo injusta y personal que es toda selección, Peñas deja en manos de la lectora o el lector reivindicar a otras mujeres, desde Medea o Judith a María Zambrano, Angela Davis, Claude Cahun, Emma Goldman o Simone Weil.

De la estirpe de las amazonas funciona, asimismo, como un crisol de referencias. Al fin y al cabo, el ensayo es un gozoso encuentro entre la Biblioteca Clásica Gredos, el mitólogo Josep Campbell, la psicología junguiana y la historia del arte, a la vez que rescata toda clase de literatura en honor de las amazonas, la escasa bibliografía existente sobre ellas o unas cuantas semblanzas biográficas de mujeres únicas. Ese esfuerzo lector es uno de los méritos de Esther Peñas (amazona surrealista, católica y poeta de ojos azules, al parecer de la escritora Isabel González, presentadora del libro una lluviosa tarde del otoño madrileño).

El otro gran mérito de la autora es haber escrito sobre las amazonas con el entusiasmo y el pulso lírico de quienes prefieren que el texto transmita antes por contagio que por erudición. Como resultado, las amazonas vuelven a ser un estandarte visible en el fragor de la batalla por romper las costuras de ese corsé llamado normalidad.

 

Las amazonas están vivas y nos siguen interpelando. A decir de Esther Peñas, autora del ensayo De la estirpe de las amazonas (Wunderkammer, 2021), este mito, nacido en la Grecia clásica y que ha sufrido diversos avatares a lo largo de los siglos, continúa vigente. Como toda ficción mítica que se precie,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí