1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

No ni ná

‘Tax the rich’ pero poco

Los ricos siempre ganan. Esperemos que no estén ganado también los más malos. He leído en demasiados sitios que Trump no se ha ido, y que quiere volver en 2024

Vanesa Jiménez 13/12/2021

<p>Joe Biden y Kamala Harris, tras un acto en La Casa Blanca.</p>

Joe Biden y Kamala Harris, tras un acto en La Casa Blanca.

@JoeBiden

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los ricos siempre ganan. No ni ná. Y si hablamos de impuestos, no importa que el país lo dirija un millonario como Joe Biden, uno como Boris Johnson, o el Gobierno más progresista de la historia de España (hola, Amacio, desde aquí te saludo). El mundo funciona así, y yo, la verdad, en algunos casos lo entiendo. Porque uno puede tener muy buena voluntad, querer enterrar 40 años de hegemonía neoliberal, bailar sobre las tumbas de Thatcher y Reagan, maldecir el ordoliberalismo de Merkel –qué viva el austericidio–, pero al final la clase tira al monte y los iguales se protegen. ¡Que somos compañeros, coño! Imaginen a Biden trinchando el pavo de Acción de Gracias en la lujosa isla de Nantucket –sí, la que describió Herman Melville en Moby Dick–, en la que pasa la festividad con su familia desde 1975, y a su lado un cuñado pegado a la oreja: “Hombre, Joe, que tu plan de recuperación está muy bien, pero a mí el keynesianismo me sale por un pico”. Imagine que usted, que es Biden, ya tiene el día regular, porque por la mañana salió a estirar las piernas y Johnny Deep y Gisele Bündchen, habituales de la isla, le miraron mal. Imagine, además, que la mansión en la que pasará cinco días se la presta su amigo multimillonario David Rubenstein, cofundador de la firma de inversión Carlyle Group, desde que Gerald Ford era presidente. Qué sinvivir, qué come come constante lo de subirle los impuestos a los tuyos. Y eso sin contar con que una cosa es querer y otra es poder, que mandar es lo que tiene, que hay que pactar, buscar consensos, y que después la cosa se queda en ... Hola, Unidas Podemos.

Pongámonos en situación. 20 de enero de 2021. Investidura del 46.º presidente de Estados Unidos, que ya había sido el 47.º vicepresidente años antes. Y de Kamala Harris, primera mujer vicepresidenta del país, hija de inmigrantes. Biden habló de democracia, de racismo estructural y de un programa político centrado en la recuperación económica, la educación, la sanidad y la crisis climática. Bueno, y de un montón de tópicos internos que les ahorro. Lady Gaga cantó el Star-Spangled Banner con chaqueta y falda de los mismos tonos que la bandera estadounidense. Esto daría igual si no fuese porque después contó que la vestimenta era a pruebas de balas. Aquello debía pesar tela. También cantó Jennifer López, de blanco (Chanel) sufragista –dijeron– hasta las trancas, que gritó en español “libertad y justicia para todos”. Y por encima de cualquiera, con mascarilla quirúrgica y manoplas gastadas –no creo que encontrara hueco en el número del Vogue que debatía sobre tonos de morado–, Bernie Sanders, el hombre que debió ser presidente en vez de Clinton, Hilary, y al que mirábamos para convencernos de que todo estaba bien. Habíamos pasado por Trump y por un serio intento de golpe de Estado apenas unos días antes. Necesitábamos un respiro. Spoiler: Sanders vuelve al final.

Aquel día y los siguientes, y las semanas posteriores, y los meses que fueron pasando, los medios menos de derechas lanzaron muchas campanas al vuelo: soplaban aires de cambio de régimen económico en Estados Unidos y, con el capitalismo salvaje necesitado de extremaunción, y una pandemia mundial, eran buenas noticias. Finales de mayo. Biden presenta su proyecto de presupuestos de seis billones de dólares, con aumentos de más del 40% en Educación, del 23% en Sanidad y del 22% en Medio Ambiente. Agosto. Los demócratas consiguen aprobar en el Senado –50 votos a favor, 49 en contra, todos republicanos– el marco legal de un paquete de 3,5 billones de dólares (2,9 billones de euros) para la agenda social. Horas antes, el Senado también había aprobado un plan de infraestructuras por valor de un billón de dólares, el mayor en décadas. Finales de octubre. Tras meses de negociaciones internas, Biden rebaja a la mitad su propuesta de gasto social para unir a los demócratas, que luchar contra la desigualdad está bien pero sin pasarse. Los 3,5 billones de dólares se quedan en 1,75. Se caen algunas promesas electorales, como la baja de maternidad y familiar pagada o los 300 dólares al mes por hijo. “Nadie consiguió todo lo que quería, incluido yo mismo”, dijo el presidente entonces. El plan, que tenía que pasar por el Congreso, se pagaría en su totalidad mediante nuevos impuestos, y más impuestos, a los ricos. Viernes 19 de noviembre. El proyecto, bautizado como Build Back Better (Reconstruir mejor), logra la aprobación de la Cámara de Representantes. Biden, imagino, ya se ve en los libros de Historia como Roosevelt con el New Deal. Jill, saca el vino (más) caro, pero solo una copa, que viene la letra pequeña. 

Para asegurar el apoyo demócrata en bloque, el partido incluyó una disposición que eleva sustancialmente el máximo deducible a nivel federal según los impuestos que se paguen en cada Estado. En 2017, Trump había reducido este máximo –conocido como tope SALT– hasta los 10.000 dólares. Lo del expresidente “más criminal que jamás haya habitado el planeta Tierra” –Chomsky dixit– no era un acto de bondad, ya supondrán, más bien iba contra los millonarios mayoritariamente demócratas que residen en los estados con los impuestos más altos –Nueva York, Nueva Jersey, California y Connecticut– y, también, para compensar los mil millones de dólares que acababa de recortar en impuestos a los más ricos. Ahora, el proyecto de ley de Biden eleva ese máximo deducible hasta los 80.000 dólares. Te lo subo por un lado, te lo bajo por el otro, oiga. 

Que un partido que hizo campaña para aumentar los impuestos a los millonarios como una forma de reducir la desigualdad presente esta propuesta es, como poco, sorprendente. Pero, ya les decía al principio, hay que entenderlo, que son compañeros, y son sus electores y sus donantes, y lo que les hizo Trump fue muy feo. 

Tras la iniciativa fiscal, a Biden le han dado la del pulpo y no solo los republicanos, que se han sentado a aplaudir porque el año que viene son las elecciones del midterm. La revista The Atlantic, que sufrió más de un ataque de Trump, tacha la propuesta como “hipócrita” y cita a Jason Furman, un economista de Harvard que trabajó con Obama, que asegura que la medida es “obscena”. Jacobin, revista de izquierdas, asegura que la medida fiscal no es un pequeño ajuste, y que se ha convertido en una de las disposiciones más caras de toda la legislación Build Back Better. Jacobin acusa a los demócratas de mentir cuando argumentan que la iniciativa afectará también a las clases medias, y se pregunta por qué es una parte imprescindible de la agenda económica demócrata. The Economist –ya, liberalismo en vena, pero si la leía y citaba Karl Marx, pues yo también– publicó un artículo el 4 de diciembre en el que echó el resto: “SALT in the wounds” (Sal en las heridas). “The Democrats’ fiscal policy makes a mockery of their progressive pledges” (La política fiscal de los demócratas se burla de sus promesas progresistas). En el texto, la revista habla de “fiasco fiscal” y asegura que los demócratas prefieren dar a cada miembro del 1% más rico un recorte medio en impuestos de 15.000 dólares, en vez de mantener, por ejemplo, las prestaciones por hijos que, dicen, han reducido drásticamente la pobreza entre los estadounidenses más necesitados.

El paquete de gasto social, en el que está la iniciativa del tope SALT, tiene que pasar por el Senado este mes. Allí la espera Bernie Sanders, senador por el estado de Vermont, 80 años de edad, y última esperanza para que la cosa no sea tan vergonzante. Sanders se ha comprometido a luchar contra la propuesta y plantea restringir los beneficios del aumento en la deducción a los contribuyentes que estén por debajo de los 400.000 dólares. En fin, tampoco parece jauja.

Pero más allá de lo que ocurra en la Cámara Alta, y aunque se revise sustancialmente el tope SALT, los demócratas seguirán siendo los que votaron en el Congreso para que los ricos, sus ricos sobre todo, se ahorraran impuestos. Y esto es gasolina para el Partido Republicano. A ver cómo les dices ahora que eso de que los demócratas trabajan en la sombra para enriquecer a sus donantes más selectos es mentira.

Los ricos siempre ganan. No ni ná. Esperemos que no estén ganado también los más malos. He leído en demasiados sitios que Trump no se ha ido, y que quiere volver en 2024. La CNN usa el verbo merodear. Ahora no sé qué decirles. ¡Pues que viva Biden! Ah, ¡y Alexandria Ocasio-Cortez! Ella, siempre. 

Los ricos siempre ganan. No ni ná. Y si hablamos de impuestos, no importa que el país lo dirija un millonario como Joe Biden, uno como Boris Johnson, o el Gobierno más progresista de la historia de España (hola, Amacio, desde aquí te saludo). El mundo funciona así, y yo, la verdad, en algunos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace casi 25 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí