1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

De cuidadora a persona dependiente de la noche a la mañana

Lola cuidó 29 años de su hija con trastorno del espectro autista severo hasta que un aneurisma cerebral la convirtió a ella también en una mujer necesitada de ayuda. Durante 2020, 55.487 personas fallecieron en la lista de espera de la dependencia

Daniel Álvarez Martínez 21/12/2021

<p>Lola y su hija Coral, abrazadas.</p>

Lola y su hija Coral, abrazadas.

© Daniel Alvarez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Desde que se levanta hasta que se acuesta, Lola prácticamente no se despega de la mujer con autismo severo a la que dio a luz hace casi tres décadas, unas 250.000 horas. Han sido horas de juegos y de risas, pero también de noches en vela; horas de preparar y dar personalmente desayunos, comidas, meriendas y cenas a su hija; de cambiar pañales; horas de crisis nerviosas; de duchas complicadas; horas de llantos, gritos, patadas y autolesiones; horas de tratar de administrar y gestionar las tareas cotidianas de su vida.

Horas y horas de su existencia que no le han dejado espacio para desarrollarse en lo personal, laboral o social. Atada de pies y manos, la situación ha influido directamente en su nivel de independencia, limitando su libertad de elección, en ocasiones nula; pero también en lo emocional y material.

“Mi vida cambió al cien por cien”, señala Lola, refiriéndose al momento en que descubre que Coral (su hija) empieza a manifestar dificultades para valerse por sí misma. Fue a los cuatro años cuando le diagnosticaron su trastorno. En ese momento, la madre pasaría a ser lo que se considera una cuidadora no profesional. Son aquellas personas que, por lazos familiares o por pertenecer al entorno de una persona dependiente, ofrecen cuidados en su domicilio y no están vinculadas a un servicio de atención profesionalizado.

“Ya no podía salir como antes”, dice. El peso de los cuidados recayó plenamente sobre ella. Soltera y nómada a la fuerza, esta mujer residente en Aljaraque (Huelva) arrastra tras de sí contratos de alquiler y mudanzas en busca de una estabilidad habitacional para ella y su hija. Cuenta que al principio “Coral evolucionaba bien aunque había que repetirle mucho las cosas”, pero con el paso de los años, sus funcionalidades fueron empeorando, tanto las de movilidad como las psíquicas. Hace tres años, Coral perdía la visión.

Crisis de los cuidados

El pasado mes de julio, Lola sufrió un aneurisma cerebral, perdió plenamente su autonomía y las capacidades necesarias para cuidar de su hija. “Han cambiado las cosas, ya no me puedo mover sola y Manuel, mi pareja, tiene que estar pendiente de Coral y de mí”, cuenta. Actualmente, está en tratamiento de rehabilitación para poder recuperar la movilidad. Ha perdido la capacidad de andar con normalidad y usa un parche para corregir su ojo derecho, que se quedó desviado tras enfermar. Ya se ha caído dos veces desde entonces y por mucho que quiera intentar darle cuidados a su hija, le resulta imposible.

Lola con el parche que tapa su ojo. Copyright: Daniel Álvarez.

En la crisis de los cuidados, por un lado, influyen la debilidad de las políticas públicas, la carga sobre las familias y la división sexual del trabajo. Por otro lado, el efecto del cuidado no profesional en la calidad de vida de las personas que pasan a ser cuidadoras de forma inesperada. Todo esto conduce a la sobrecarga de las mujeres responsables. Son dos problemas clave para ellas, como expone la investigación llevada a cabo por la Fundación Pere Tarrés en su informe Evaluación de la calidad de vida de las Personas cuidadoras no profesionales, impacto de los servicios y prestaciones e impacto de la COVID-19.

Si la calidad de vida de la persona cuidadora se ve mermada, tendrá una repercusión directa en la calidad de vida de la persona cuidada

Esta crisis trató de superarse con la Ley de la Dependencia de 2006 que ofrece la opción de acceder a un catálogo de servicios o de prestaciones económicas. El problema reside en que esta ley “se centra en la persona dependiente y no en una visión integral del domicilio”, cuenta el informe de la Fundación, poniendo de relieve que si la calidad de vida de la persona cuidadora se ve mermada, tendrá una repercusión directa en la calidad de vida de la persona cuidada.

“No he tenido el apoyo que yo quería”, se lamenta Lola. Las opciones del catálogo de esta legislación, tanto económicas como de servicios, tienen un gran pero, y es que no son compatibles unas con otras. Si aceptas la vía de la ayuda económica, pierdes el derecho a servicios como un centro de día o la atención doméstica por profesionales. Por eso, si tu situación económica no es buena, la vía de la asistencia monetaria probablemente sea la más factible, con la sobrecarga que ello conlleva en el día a día. Esto condiciona plenamente la calidad de vida en el ámbito doméstico y, a su vez, de la persona dependiente.

Desigualdad en el acceso

Cuando una persona piensa en tener un hijo, no se espera que vaya a ser una persona dependiente y es algo que el sistema público de atención sanitaria pasa por alto. Hace un año, cuando a Sara Rodríguez Silva le dijeron que su hijo, Gabriel García Rodríguez de tres años, tenía un trastorno del espectro autista se le vino “el mundo encima”, debido al estigma que existe en el imaginario colectivo. El peso del cuidado recayó principalmente en ella y los médicos no le ofrecieron más indicaciones que el simple diagnóstico. Esta madre residente en Galicia tuvo que informarse a través de terceras personas, que ya habían pasado por este proceso, para poder gestionar “toda la burocracia que supone” solicitar asistencia.

Tras pasar por todos los trámites logró conseguir terapia para Gabriel por la atención temprana, “48 sesiones de media hora” que finalmente se convirtieron en 24 sesiones de una hora cada una. Después, todo se paralizó y nunca volvió a recibir llamadas, piensa que por las largas listas de espera. Sara explica que es imprescindible tratar a los niños con TEA desde que son pequeños y por eso la única alternativa es acudir a terapia por cuenta propia. Además, incide en que es un proceso en el que “se va prácticamente un sueldo”. Ella es autónoma y hasta el momento ha podido afrontar la situación, pero es consciente de que hay gente que no se lo puede permitir. “Se les llena la boca con el día del autismo, pero el autismo es todos los días”, relata la madre, refiriéndose a la falta de atención por parte de las administraciones públicas.

Un claro ejemplo de esto es Javier Mendoza Moreno, reportero del programa de televisión “Escúchame” de Canal Extremadura y estudiante de Comunicación Audiovisual y Periodismo por la Universidad de Extremadura (UEx). “Yo he tenido suerte, no todas las personas con asperger pueden recibir apoyo”, señala Mendoza. Desde temprana edad sus padres pusieron todo su esfuerzo en que saliera adelante y esto pasó por la asistencia también mediante terapias de carácter privado. Su mayor dificultad, como la de muchas personas con asperger, ha sido relacionarse. No obstante, mediante la musicoterapia y el judo ha logrado perder el miedo que tenía a la megafonía, con la que hoy en día trabaja, y ha conseguido llegar a dar abrazos, que ya es parte de su día a día. El reportero señala que es importante la detección temprana y acabar con la desinformación, con esto, aseguró “daríamos un gran paso en la inclusión, que lo merecemos”.

Las cuidadoras y sus cargas

Lola, como muchas otras cuidadoras, no ha tenido la asistencia que a ella le hubiese gustado para hacer frente a estas obligaciones inesperadas, nadie especializado en el campo la ha acompañado psicológicamente durante el proceso con terapia supervisada de forma frecuente, sin embargo, lleva años diagnosticada con depresión y tomando psicofármacos, y ahora le han recetado otro para paliar una manía persecutoria que empezó a desarrollar a raíz del aneurisma.

El estudio de la Fundación Pere Tarrés analiza el impacto que tiene cuidar de un familiar en situación de dependencia y determina que afecta en varios aspectos como el bienestar físico y emocional: a nivel familiar, relacional y material. Se refiere a los dolores o trastornos a causa de realizar estas labores, pero también a la percepción de la propia salud emocional, el apoyo ofrecido por la familia en cuanto a los cuidados, el abandono de las aficiones y actividades que provoca el aislamiento, el gasto que supone mantener a una persona dependiente y la pérdida de la autonomía. “Se olvidan completamente de las familias”, dice Sara.

Las cargas que recaen en el ámbito familiar son consecuencia de un problema estructural y sistemático del funcionamiento de la atención a la dependencia

La educadora social en Faisem (Fundación Pública Andaluza para la Integración Social de personas con Enfermedades Mentales) Nuria Cabalga Álvarez explica que la carga de los cuidados actualmente se cubre desde las asociaciones, tanto para el apoyo como para asesorar en la gestión con la administración. Asegura que “muchas veces el cuidador acaba siendo una persona con un trastorno mental” derivado de la carga y la omisión de la atención a la familia por la Ley de Dependencia.

Las cargas que recaen en el ámbito familiar son consecuencia de un problema estructural y sistemático del funcionamiento de la atención a la dependencia. Cabalga, educadora social, explica sin tapujos: “Yo estoy contratada como monitora para que me paguen menos”. Su profesión, a diferencia de la función del trabajo social, que se ha alejado del usuario, viene a recuperar la figura que atiende directamente, pero la temporalidad del puesto repercute en las personas a las que cuidan: “Trabajamos en contratos de seis meses, esto demuestra que hay algo que no funciona en el sistema”. Además, “los trámites burocráticos y la falta de coordinación entre los diferentes servicios” dificultan los procesos.

Respecto a las listas de espera nos cuenta que es “un hándicap asociado a la Ley de la Dependencia”, siempre hay personas en espera, aunque en los últimos años se han reducido. Hay que tener en cuenta las personas que han muerto en las residencias de dependientes y las que lo han hecho estando en lista de espera durante la pandemia.

Durante 2020 fallecieron 55.487 personas dependientes en listas de espera (una media de 152 al día). De ellas, 21.005 estaban esperando una resolución sobre el grado de dependencia y 34.370 tenían su situación ya reconocida, pero no llegaron a poder ejercer sus derechos derivados de la misma, según informa la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales en su XXI Dictamen del Observatorio de la Dependencia. En muchas ocasiones las personas solicitantes son mayores, que tienen más riesgo de enfermar gravemente de covid-19.

Problema estructural de la atención

Los expertos hablan de una falta de visión integral del hogar de las personas dependientes, tal y como expone el informe de la Fundación Pere Tarrés. “Pienso que tiene que haber cierta formación y terapia a la familia, para saber cómo tratar con la carga de las personas dependientes a las que les toca cuidar y en muchas ocasiones no se hace, pero también tienen que ser profesionales quienes se encarguen de los cuidados”, cuenta la psicóloga Inés Murillo García.

Al riesgo de enfermar mentalmente ante la carga de responsabilidad de cuidados de personas dependientes se une la dificultad de acceso a la terapia psicológica

“La terapia psicológica en la atención pública asiste a casos ya muy graves como intentos de suicidio. Si es algo leve te mandan un psicofármaco que, en muchas ocasiones, no te lo receta el psicólogo”, cuenta Murillo, e incide en la necesidad de tratar los problemas mentales como cualquier otro. Al igual que si te duele un poco la mano, vas al médico y te atiende, cuando te sientes psicológicamente mal deberían proporcionarte apoyo psicológico y no esperar a que se convierta en un problema extremo.

Según Murillo, los perfiles que ha tenido cuando ha trabajado en la sanidad pública “eran ya muy graves” y en ninguna ocasión ha “repetido terapia con un paciente” porque las citas entre sesiones estaban demasiado alejadas. Los perfiles que acuden a la sanidad privada, donde trabaja ahora Murillo, son casos más leves y se tratan con más frecuencia, previniendo que los problemas se conviertan en un mal mayor. Esto pone de manifiesto un sistema desigualitario en el que el nivel adquisitivo condiciona los problemas de salud mental, a los que tenemos que sumarle el riesgo de sufrir mentalmente ante la carga de responsabilidad de los cuidados de personas dependientes.

Un cambio durante la pandemia

Después del derrame cerebral de Lola el 22 de julio de 2021, su situación se agravó drásticamente. Pasó de ser cuidadora de una persona dependiente a ser dependiente, ahora ambas cuidadas por la única figura en el hogar con posibilidad de hacerlo, su pareja, Manuel, que se vio obligado a ejercer la responsabilidad de persona cuidadora no profesional.

Coral come un puré de frutas. Copyright: Daniel Álvarez.

No fue hasta tres meses después, el 19 de octubre de 2021, cuando Coral empezó a asistir a un centro de día y Manuel empezó a recibir ayuda para Lola en casa por parte de una profesional. La trabajadora social que ha seguido su caso cuenta a la familia que los centros especializados “no tienen plazas disponibles”. Durante la pandemia se paralizó todo, y Coral todavía está a la espera de ingresar en uno de ellos como interna. Mientras tanto, va por las mañanas al centro de día, donde disponen de terapias físicas y mentales.

La pandemia ha supuesto un desgaste aún mayor en el sector de atención a la dependencia. Tanto las personas que trabajan ahí como los propios centros han tenido que adaptarse a las medidas sanitarias de prevención de propagación del virus. Un escalón más en esa espiral de agotamiento físico y emocional; las personas dependientes suelen ser más vulnerables al virus, lo que genera más estrés y ansiedad en las cuidadoras, e incrementa todos los problemas derivados de la dependencia y la carga de los cuidados.

Desde que se levanta hasta que se acuesta, Lola prácticamente no se despega de la mujer con autismo severo a la que dio a luz hace casi tres décadas, unas 250.000 horas. Han sido horas de juegos y de risas, pero también de noches en vela; horas de preparar y dar personalmente desayunos, comidas, meriendas y cenas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Daniel Álvarez Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí