1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NOAM CHOMSKY / FILÓSOFO Y LINGÜISTA

“Si China empezara a tratar a Taiwán como nosotros tratamos a Cuba, entonces deberíamos preocuparnos”

Yascha Mounk 17/12/2021

<p>El filósofo Noam Chomsky en 2011.</p>

El filósofo Noam Chomsky en 2011.

Andrew Rusk

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Noam Chomsky (Filadelfia, 1928) conversa con el politólogo germano-estadounidense Yascha Mounk, sobre la teoría de la gramática universal, de si las políticas identitarias pueden ser de izquierdas y de la forma en que el mundo debería tratar a una China en ascenso.  

Los seres humanos poseen un rasgo especial común a todos ellos pero que, hasta donde sabemos, es único de la especie humana. No existe nada análogo en ningún otro reino animal. Esa es la facultad del lenguaje. Permite que los bebés adquieran muy rápidamente, y con muy pocas indicaciones, la capacidad que usted y yo estamos empleando ahora. La gramática universal es el estudio de la naturaleza de esta facultad. ¿Cómo llega a nuestra mente? ¿En qué se basa? ¿Qué propiedades tiene? Estos son los temas de la gramática universal. 

Quiero iniciar nuestra conversación preguntándole por el núcleo de su trabajo científico. ¿Cuál es la idea de la gramática universal y qué nos dice acerca de lo que deberíamos pensar sobre la naturaleza humana?

Existe una noción tradicional de gramática universal, que es un tanto distinta. En el pasado era el estudio de las regularidades que se encuentran de forma general en los idiomas. Ahora el término se usa de un modo distinto. Se emplea para la teoría de la existencia de una base genética innata para el aprendizaje y uso del lenguaje, es una noción un tanto distinta.

Una de las implicaciones de esta teoría es que existe un límite en la medida en que varía el lenguaje y que existe un límite en la medida en que la psicología humana puede variar. Si aceptamos la gramática universal y algunas de las ideas psicológicas más amplias asociadas a ella, ¿cómo contrasta aquella con las ideas que defienden que la cultura humana depende totalmente del contexto cultural?

Bueno, eso plantea varios problemas. Por un lado, cualquier rasgo biológico necesariamente tiene límites. Si tiene alcance, tiene límites. Usted y yo somos capaces de caminar; la capacidad de caminar nos impide volar. Es lógica. Si se posee un sistema que goza de cierto alcance es porque tiene una naturaleza incorporada, y esa naturaleza impondrá unos límites. De este modo, el alcance y los límites están conectados. Es así con todos los rasgos. Es así en el lenguaje.

La supremacía masculina y la supremacía blanca son las principales formas de políticas identitarias

Ahora bien, hay un tema diferente –que usted ha planteado– y es el modo en que la cultura afecta al lenguaje o el modo en que el lenguaje afecta a la cultura. Esto se lleva estudiando 70 años. Apenas hay evidencias de ninguna repercusión lingüística sobre la percepción, la comprensión, etc. Nuestra cultura, por supuesto, afecta al modo en que usamos el idioma, pero podría existir el mismo idioma en culturas radicalmente distintas.

En Estados Unidos, por ejemplo, se está intentando que la gente diga “latinx” en lugar de “latino” o “latina”, no solo porque es más inclusivo, sino porque en realidad contrarresta las estructuras de poder existentes. ¿Cree que ese tipo de cambios lingüísticos puede ejercer una influencia considerable?

Es una vieja historia. Soy judío. La terminología que se usaba con los judíos en mi infancia no se usaría ahora debido a las consecuencias, las repercusiones de dicha terminología. Así que es una vieja historia. Sí, podemos discutir sobre casos particulares, pero en general no se cuestiona. No andas llamando a los judíos “kikes”, por ejemplo, o a los italianos “wops”, como se hacía hace sesenta o setenta años.

Una transformación interesante que ha ocurrido en la izquierda es un cambio de postura contra el universalismo. A mí me parece que hoy –y es posible que usted no esté de acuerdo– una parte mucho mayor de la izquierda quiere organizarse en torno a los grupos identitarios, y que quizá incluso prevea un futuro para la sociedad en el que los grupos identitarios desempeñen un papel tan importante como el que ejercen hoy, excepto en el caso de los grupos identitarios históricamente oprimidos que recibirían un trato mucho mejor.

De lo que estamos hablando no es de la izquierda; es de lo que se llaman “políticas identitarias”. La forma más grande y poderosa de política identitaria es la supremacía blanca. Supera a todas las demás juntas, pero sencillamente siempre se ha asumido como algo natural, por lo que usted ni siquiera se ha molestado en hablar de ella. La supremacía masculina, la supremacía blanca están profundamente arraigadas en la cultura. Son factores enormemente importantes cuyas consecuencias son igualmente enormes. Pero sencillamente se han dado por sentados. 

Lo que ha sucedido ahora es que hay más grupos ejerciendo presión para defender sus propios derechos e identidades, que quizá lo estén haciéndolo mal, quizá lo estén haciendo de la forma correcta, pero básicamente se han sumado al juego. Estos grupos dicen: “No queremos solo el dominio abrumador –tan abrumador que nadie ni siquiera lo comenta– de la supremacía blanca y de la supremacía masculina incorporadas en la cultura desde hace siglos”. Se puede cuestionar si lo están haciendo de la forma correcta. A veces no. Pero no es la izquierda; tan solo es el esfuerzo por conseguir derechos en un espectro más amplio que el de los sectores dominantes.

Creo que mucha gente pondría objeciones a eso. Dirían: “No, nosotros somos la izquierda, y la manera correcta de ser de la izquierda es, precisamente, combatir la supremacía blanca y sus políticas identitarias con unas políticas identitarias distintas que les hagan frente”.

Las personas pueden autodenominarse como quieran, pero la izquierda tradicional se preocupaba por las cuestiones de clase. Es cierto que muchas personas que tienen ideas progresistas sobre temas políticos y demás también se preocupan por los derechos de las mujeres, los derechos de las minorías, etc. Pero el tema de la política identitaria en particular está básicamente disociado de la izquierda, y la razón obvia es observar las formas principales de políticas identitarias. Las formas principales son, de nuevo y de un modo abrumador, la supremacía blanca y la supremacía masculina. Se trata de unas políticas identitarias reales y poderosas. No las advertimos porque sencillamente las damos por sentado. Pero eso no lo justifica. Es algo real. Es un problema profundo.

Hay personas que quieren una sociedad cristiana evangélica, blanca y dirigida por hombres. Es una parte muy sustancial de la población

La supremacía blanca y la supremacía masculina tienen una influencia extraordinaria en la política. Son piezas predominantes y lo han sido durante siglos. Cuando grupos que no son los dominantes comienzan a decir: “Nosotros también tenemos derechos”, por supuesto, afecta a la política. Hubo un tiempo en el que se daba por sentado que los negros eran simplemente inferiores: “Forma parte de su naturaleza. Sencillamente no son capaces de integrarse en una sociedad moderna”. Thomas Jefferson lo creía. Abraham Lincoln lo creía. Algunas de las personas más progresistas que puedas imaginar lo creían. Se trata de una forma de política identitaria radical de la que, afortunadamente, muchos –no todos– nos hemos librado. Y lo mismo ocurre con la supremacía blanca, el patriarcado, la supremacía masculina, etc. Son patologías culturales que conviene superar. Te puedes preguntar si se están superando de la manera correcta o incorrecta. Es un tema serio. 

¿Deberíamos decir “latinx”? En mi opinión, la decisión depende del grupo en cuestión, del mismo modo que depende de los italianos decidir si les gusta que los llamen “wops”.

¿Cuál cree que es el modo correcto, desde una perspectiva de izquierdas, de enfrentarse a la supremacía blanca u otras formas de ideología de derechas?

A través de la organización –del modo en que se empleó para superar la creencia de que los negros son genéticamente incapaces de ser nada más que recolectores de algodón y sirvientes–. Se necesita educación, organización, activismo. Es decir, una larga lucha.

Tomemos como ejemplo la lucha por los derechos de las mujeres, que se ha prolongado durante siglos, pero que creció considerablemente en las décadas de 1960 y 1970. Parte del efecto civilizador general del activismo de la década de 1960, que cambió de forma significativa el país en muchos aspectos, fue que fundamentalmente desencadenó un movimiento en defensa de los derechos de las mujeres mucho más sofisticado, avanzado y amplio que cambió las cosas enormemente. Hay que recordar que, en este país, hasta mediados de la década de 1970, legalmente, las mujeres ni siquiera eran consideradas personas de pleno derecho. El país se fundó sobre la base del derecho consuetudinario británico. Según el derecho consuetudinario británico, las mujeres eran propiedad del padre, que entregaba al marido. 

Volviendo a la Asamblea Constituyente, uno de los argumentos en contra de permitir que las mujeres votaran era que sería injusto para los hombres solteros, porque un hombre casado tendría dos votos: el suyo y el de su propiedad. Pues eso estuvo incorporado en el derecho estadounidense hasta 1975. No hace tanto tiempo. El Tribunal Supremo finalmente dictaminó que las mujeres tenían el derecho legal de formar parte de los jurados federales. Es una lucha, y esa es solo una faceta. Hay muchas otras. El cambio en el reconocimiento de los derechos de las mujeres ha sido enorme desde la década de 1960, ni mucho menos suficiente, pero es un progreso enorme.

La represión sobre la libertad de opinión es endémica en nuestra sociedad. Lleva sucediendo desde que tengo memoria

Actualmente, una gran parte de la sociedad quiere mantener la supremacía blanca para evitar lo que se llama el “Gran Reemplazo”: la creencia de que los malvados demócratas están fomentando la migración para socavar y destruir la raza blanca. Hay personas que quieren una sociedad cristiana evangélica, blanca y dirigida por hombres. Es una parte muy sustancial de la población. Benjamin Franklin, la figura más progresista de la sociedad estadounidense del siglo XVIII, pensaba que debíamos excluir a los alemanes y suecos del país porque eran demasiado morenos. Era la opinión más progresista del siglo XVIII. Hoy no pensamos así, espero, pero hay residuos que son similares. Se observa en la preocupación que suscitan el Gran Reemplazo o la teoría crítica de la raza, sea lo que sea eso. De modo que sí, están ahí y atacan al tipo de sociedad en la que queremos vivir. Hay divisiones al respecto, como siempre las ha habido.

Usted mantuvo un famoso debate con Michel Foucault, y me pregunto qué opina de ese debate ahora. En mi opinión usted ganó la polémica desde el punto de vista intelectual, pero Foucault la ganó en influencia política –que, en realidad, la postura de Foucault en el debate ha demostrado ser mucho más convincente a la hora de determinar el perfil de la izquierda activista en la actualidad–. ¿Comparte esa impresión?

Lo que más me impactó del debate fue que nunca en mi vida había visto  a nadie tan amoral –no inmoral, sino amoral–. No se entraba en la cuestión de lo que está bien o mal, únicamente en “¿quién tiene el poder?”. En ese momento, estaba considerado –se consideraba a sí mismo– de izquierdas. Si escuchas el debate, dijo: “Mira, lo importante es apoyar al proletariado”. Y yo respondí: “¿Incluso si hace algo mal?”. Él dijo: “Bueno, esa pregunta no se plantea”. Es una postura amoral con la que nunca antes me había encontrado hasta tal extremo. Eso es lo que recuerdo principalmente. Además de, por supuesto, desacuerdos sobre cosas como lo que realmente sucedió durante la Ilustración, etc.: desacuerdos fácticos.

Hoy en día también se presta mucha atención a las cuestiones que giran en torno a quién tiene el poder y, en muchos sentidos, es comprensible. ¿Cuál es la forma moral con arreglo a ciertos principios de defender a aquellos que carecen de poder?

El movimiento por los derechos civiles, el movimiento pacifista y el movimiento en defensa de las mujeres lo han hecho de un modo efectivo. Hay muchas formas de levantarse en defensa de aquellos que están oprimidos, atacados o sometidos a una fuerza y ​​un control indebidos. Pero se puede hacer de forma exagerada. Tomemos un caso real: a principios de la década de 1970, muchos jóvenes estaban tan indignados por las espantosas atrocidades en Vietnam, que decidieron que la única forma de lidiar con ello era ir por Main Street y romper ventanas. Pues a los vietnamitas les pareció un horror. Intentaron evitarlo. Les era indiferente si la gente se sentía bien así, ellos querían sobrevivir y sabían que eso solo generaba apoyos para la guerra que los estaba destruyendo. Por entonces se discutió mucho por ello, lo recuerdo muy bien. Pero sí, es posible perseguir una causa justa de formas que, en primer lugar, son incorrectas por principio y, en segundo lugar, perjudiciales para la causa.

Si hay gente cuyas opiniones no te gustan, no los echas del campus. No les envías amenazas de muerte. Les dejas venir al campus a hablar

¿Qué principios deben guiar a quienes defienden a los débiles? 

No existe un algoritmo para estas cosas. Hay que pensarlo bien. Reflexiona, desafía tus propias opiniones, cuestiónalas. Intenta con todas tus fuerzas ver qué valores dignos deben regir la vida y luego aplícalos. Cometerás errores, es inevitable. Pero es lo único que podemos hacer. No hay catecismo. No se puede explicar. Depende de las circunstancias y la evaluación de las complejas condiciones humanas. Así es la vida. Del mismo modo que no existen reglas específicas sobre cómo criar a los hijos; depende del niño, las condiciones y el entorno. Hay ciertas pautas generales, pero la mayor parte del trabajo se basa en el entendimiento cordial. Y lo mismo ocurre con otras relaciones humanas. No existen las instrucciones sencillas.

Cuando se piensa en algunas de las garantías de la Constitución de Estados Unidos o en principios como las garantías procesales, la crítica efectiva es que históricamente los han disfrutado mucho más algunos grupos dominantes que otros. ¿Qué debemos pensar acerca del papel de los principios neutrales que históricamente no se han aplicado de forma neutral?

Aquí hay dos preguntas. Una es: “¿Queremos comprender a nuestra propia sociedad?”. ¿Queremos entender de dónde viene la riqueza? ¿Queremos entender qué parte de nuestra riqueza provino del sistema de esclavitud más espantoso de la historia de la humanidad? Recordemos que el algodón fue el petróleo del siglo XIX. El algodón barato era la base para la fabricación, las finanzas y el comercio minorista de Estados Unidos e Inglaterra: una enorme base de la riqueza de esas sociedades. El algodón barato provenía de una esclavitud espantosa y cruel que nunca había existido en la historia de la humanidad. ¿Deberíamos saber eso o simplemente deberíamos decir: “Ah, bueno, me da igual. Simplemente no me interesa”? Esa decisión depende de cada uno de nosotros.

La segunda pregunta es: “¿Qué hacemos con el horrible legado que queda?”. Echemos un vistazo a la riqueza de negros y blancos. Echemos un vistazo a las condiciones en las que viven. Echemos un vistazo a los niveles educativos. Todo eso es el legado de un espantoso sistema de opresión. No se puede decir simplemente: “Está bien, volvamos a empezar y apliquemos los principios correctamente”. Supongamos que los alemanes dijeran: “Olvidémonos de todo ese asunto del Holocausto. ¿Qué más da eso? Se acabó. De ahora en adelante, trataremos bien a los judíos. Dejemos de preocuparnos por Auschwitz y todas esas tonterías”. Yo no lo apruebo, no creo que otros lo hagan y no creo que debamos aprobarlo nosotros mismos.

Me refería a algunas de las formas en que la gente, por ejemplo, quiere rechazar una idea como la libertad de expresión. Me gustaría entender por qué cree que deberíamos defender esos principios (lo que no significa que debamos ignorar la historia).

Bueno, me gustaría hacer dos comentarios. Por una parte, por supuesto, estoy de acuerdo. De hecho, durante años he estado a la vanguardia por asumir exactamente esa postura. Pero hay que tener en cuenta otro punto. Es interesante que esta pregunta esté surgiendo ahora. La represión sobre la libertad de opinión –la cultura de la cancelación– es endémica en nuestra sociedad. Lleva sucediendo desde que tengo memoria: en el mundo académico, en el mundo editorial, en todas partes. Podría darte una larga lista con mis propias experiencias, que en absoluto son las peores. En el trabajo, mi despacho es objeto de vandalismo debido a mis opiniones. La oficina de correos del campus debe inspeccionar de forma especial los paquetes que recibo debido a amenazas de muerte. Los estudiantes interrumpen las reuniones en las que hablo. Tengo protección policial en el campus si hablo de ciertos temas. Ciertos libros míos no solo han sido cancelados, sino que empresas editoriales enteras se han ido a la quiebra porque se atrevieron a publicar uno de mis libros. Eso es aplicar la cultura de la cancelación con mucha determinación. 

Debemos reconocer que China y Estados Unidos deberán cooperar en los próximos años o, de lo contrario, estamos todos condenados

No solo me ocurre a mí, por supuesto: para muchos otros es mucho peor. Como estaba dirigido a gente de izquierdas y disidentes, nadie reparó en ello. De modo que sí, estoy muy contento de que algunas personas finalmente hayan empezado a reparar en ello cuando les ha tocado de cerca. No les importaba cuando les estaba sucediendo de forma generalizada a los objetivos habituales. Es muy parecido a de repente preocuparse por las políticas identitarias entre los latinos cuando has tenido políticas identitarias de supremacía blanca por todas partes. Sí, es bueno preocuparse por ello. Preguntémonos por qué nunca nos preocupa cuando ocurre de manera generalizada y constante, pero contra personas, las que George Orwell llamaba “no personas”. 

Si hay gente cuyas opiniones no te gustan, no los echas del campus. No interrumpes sus reuniones. No destrozas sus despachos. No les envías amenazas de muerte. Les dejas venir al campus a hablar. He estado de acuerdo con eso toda mi vida, y por esa razón ha sido una vida solitaria.

Tiene una visión lamentable de la naturaleza del poder estadounidense en el mundo. Supongo que también tiene una visión bastante lamentable de la situación actual de Rusia y China. ¿Qué perspectivas cree que tienen las sociedades libres en el siglo XXI?

Es muy poco lo que usted y yo podemos hacer sobre la dura represión en China o sobre la corrupción y la represión de Putin en Rusia. Podemos lamentarlo y podemos decir que es perjudicial. No podemos hacer mucho al respecto. Podemos hacer mucho por nuestra propia sociedad. Nuestra propia sociedad se encuentra en un estado ruinoso. No soy el único que opina así. Puede leer a los comentaristas más serios y respetados del mundo. En el Financial Times de Londres, la revista de negocios líder en el mundo, su principal columnista, Martin Wolf –un columnista serio y muy respetado, que no es dado a la exageración– ha escrito columnas en las que expresa su profunda preocupación por el modo en que Estados Unidos se inclina hacia una dura autocracia. El sistema democrático se está derrumbando. Es un hecho ampliamente reconocido y podemos hacer mucho al respecto. Así que preocupémonos por ello.

En lo que concierne a la política exterior, hay que tener en cuenta algunas cosas. Respecto a China, una potencia en ascenso, deberíamos preguntarnos: “¿Cuál es esta amenaza de China contra la que nos estamos movilizando?”. ¿Qué es exactamente? Echemos un vistazo. No es tan fácil de identificar. El exprimer ministro de Australia tiene razón, estamos bajo las garras del dragón. Un distinguido estadista internacional, recientemente publicó un artículo sobre ello en la prensa australiana en el que preguntó: “¿Cuál es la amenaza de China?”. Y su respuesta fue: “Su existencia”. La existencia de China. Esa es la amenaza. Lo que llamamos la amenaza de China está en las fronteras de China. No está en el Caribe. No está en las fronteras de California. Decimos que China está haciendo cosas dentro de sus fronteras, como en Hong Kong, que no nos gustan ni deberían gustarnos. ¿Es una amenaza de China? China tiene una base militar en el extranjero, en Djibouti. Estados Unidos tiene 800 bases militares, muchas de ellas frente a las costas de China, que colocan misiles nucleares dirigidos a China. Acabamos de decidir enviar submarinos nucleares a Australia. Probablemente ni siquiera estarán operativos durante 15 o 20 años. Una consecuencia es impulsar a China a aumentar drásticamente sus fuerzas militares para contrarrestar esta nueva e importante amenaza para ellos. 

En segundo lugar, debemos reconocer que China y Estados Unidos deberán cooperar en los próximos años o, de lo contrario, estamos todos condenados. Es tan simple como eso. Las crisis a las que nos enfrentamos no tienen fronteras: la guerra nuclear, el calentamiento global y las pandemias deben abordarse a nivel internacional. ¿Podemos avanzar hacia la cooperación o debemos avanzar hacia la provocación, como el acuerdo del submarino nuclear? Bueno, creo que deberíamos avanzar contra la provocación, hacia la cooperación y hacia una estimación seria y honesta de lo que es la llamada amenaza de China. Y creo que descubriremos que Paul Keating, el exprimer ministro que he citado, fue bastante certero.

No es nada nuevo. ¿Por qué llevamos 60 años torturando a Cuba? ¿Existe una amenaza por parte de Cuba? ¿Por qué hemos llevado a cabo grandes campañas terroristas en Cuba o un embargo al que se opone todo el mundo? Observemos la última votación en la ONU: 184-2, Estados Unidos e Israel –Israel, un estado clientelar, tiene que votar con Estados Unidos– de manera efectivamente unánime. 

En EE.UU. estamos cometiendo grandes atrocidades por todas partes y de lo único que hablamos es de los crímenes de los demás

Una de las cosas buenas de Estados Unidos es que es una sociedad muy libre y abierta, por lo que tenemos un acceso inusual a documentos internos y podemos entender las razones de la política, si así lo deseamos. Podemos revisar las administraciones de Kennedy y Johnson y ver lo que decían. Lo que dicen es que el problema de la Cuba de Castro es su exitoso desafío a las políticas estadounidenses, que se remonta a la Doctrina Monroe, que estableció, al menos en palabras, el derecho de Estados Unidos a dominar el hemisferio. Cuba desafía eso con éxito y, por lo tanto, tenemos que torturar al pueblo cubano, destruir su economía y despreciar la opinión del mundo entero –y de hecho, debido al poder de Estados Unidos, incluso obligar al mundo a acatar un embargo aéreo–. A Europa no le gusta. A Asia no le gusta. Pero los obligamos a cumplirlo o los echamos del sistema financiero internacional. ¿Es ese el tipo de país que queremos ser? Bueno, hay que preguntarse sobre la amenaza de China.

¿Dónde estarían los límites de la cooperación? ¿Hay algo que pueda hacer el régimen chino que le haga pensar que no deberíamos cooperar con China de manera significativa?

Si China empezara a emular nuestro comportamiento –si empezara a tratar a Taiwán del modo en que nosotros tratamos a Cuba– entonces deberíamos preocuparnos. Pero no es así. Somos nosotros los que estamos haciendo eso en todo el mundo. Somos nosotros los que torturamos a Cuba. Somos nosotros quienes estamos creando la peor crisis humanitaria del mundo en Yemen al proporcionar armas e inteligencia a nuestros aliados saudíes. Somos nosotros los que estamos encarcelando a dos millones de personas, la mitad de ellos niños, en Gaza, en unas condiciones en las que los niños se están  envenenando porque no tienen agua potable. Eso es lo que estamos haciendo. Y puedo dar la vuelta al mundo dando más ejemplos. De modo que, si en algún momento China empieza a emular nuestro comportamiento en todo el mundo, ciertamente sería una amenaza.

¿Qué opina de lo que está haciendo China en Xinjiang?

Es horrible. Es muy represivo. No sé si es tan malo como lo que nosotros estamos haciendo en Gaza –probablemente no–, pero sin duda es malo. Un millón de personas han pasado por campos de reeducación. Existe amplia evidencia de que ha habido graves violaciones de los derechos humanos. Podemos preguntarnos –solo por nombrar uno de los muchos crímenes que estamos cometiendo en el mundo– si es comparable a lo que estamos haciendo no con un millón de personas, sino con dos millones de personas en Gaza, donde los niños se están envenenando porque no hay agua potable, gracias a que nuestras armas y apoyo diplomático han destruido los sistemas de alcantarillado, los sistemas eléctricos y habitualmente masacran a la gente. Eso difiere de Xinjiang de una manera radical. No podemos hacer mucho respecto a lo que hace China allí. Podemos hacer mucho –todo– respecto a lo que nosotros estamos haciendo. Así que miremos eso.

¿Cómo respondería a los críticos que se preocupan de que el hecho de concentrarse solo en lo que podemos hacer en nuestro propio país y concentrarse solo en los efectos nocivos del poder estadounidense le haya llevado, a lo largo de su carrera, a minimizar el sufrimiento impuesto por enemigos de los Estados Unidos?

Me hace una pregunta muy reveladora, muy común. El hecho es que estamos cometiendo grandes atrocidades por todas partes y de lo único que hablamos es de los crímenes de los demás. Y la pregunta es: “¿Por qué no hablamos de los crímenes de otros?”. Claro, deberíamos preocuparnos por los crímenes de los demás, pero en mucha menor medida que nuestros propios crímenes, por un simple principio moral: lo que importa es lo que puedes afectar. No tiene sentido condenar los crímenes de Atila el Huno, porque no se puede hacer nada al respecto. Lo que tiene mucho sentido es preocuparnos de nuestros propios delitos. 

Y lo que estamos haciendo, fíjese, no solo es rechazar el principio moral, sino hacer exactamente lo contrario. Simplemente hay que comparar la preocupación que suscita Xinjiang con la preocupación que suscita, por ejemplo, Gaza. La preocupación es al 100 % por las cosas que hacen otros –y por las que no podemos hacer nada al respecto– y no hay ninguna preocupación por lo que podemos hacer del todo. De modo que la pregunta es la misma, pero totalmente fuera de lugar. Sí, deberíamos estar preocupados por los crímenes de otros, pero no exclusivamente preocupados mientras no prestemos atención a nuestros propios crímenes. Más bien deberíamos seguir el principio moral de preocuparnos principalmente por lo que podemos afectar.

Me gustaría acabar con una pregunta muy distinta. Tengo tres amigos que cuentan que cuando eran estudiantes universitarios o incluso alumnos de secundaria le enviaron correos electrónicos, y todos se sorprendieron mucho al recibir una respuesta amable de su parte. Algunos de ellos mantuvieron la correspondencia con usted a lo largo de muchos años. ¿De dónde saca tiempo para interactuar con tanta gente y por qué cree que es importante dedicarle su valioso tiempo?

Solo es cuestión de tomar en serio a las personas. Recibo una auténtica avalancha de correos. Algunos son correos no deseados. Pero muchos proceden de personas absolutamente serias, personas que están radicalmente en desacuerdo conmigo pero que vale la pena tomar en serio. Si quieren mantener un debate serio, creo que merecen respeto y atención.

------

Traducción de Paloma Farré.

Este diálogo se publicó en Persuasión.community

Noam Chomsky (Filadelfia, 1928) conversa con el politólogo germano-estadounidense Yascha Mounk, sobre la teoría de la gramática universal, de si las políticas identitarias pueden ser de izquierdas y de la forma en que el mundo debería tratar a una China en ascenso.  

Los seres humanos poseen un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Yascha Mounk

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Si, gracias por la publicación de la entrevista -y la traducción- a uno de los grandes intelectuales de la historia, sabiduría y divulgación al servicio de la humanidad. Desconocía que fuera víctima de tantas amenazas de los supremacistas.

    Hace 5 meses 6 días

  2. triskel-pilar

    Gracias mil por la entrevista. Conforta que existan personas como Chomsky, tanta inteligencia y tanta bondad calientan el corazón. 

    Hace 5 meses 6 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí