1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Anti-cunnilingus

Casado haciendo guerra cultural con intensidad –mintiendo a lo bruto, que diría una madre– es un indicio de que el PP ha optado por prácticas y programas que en Europa los PP suelen dejar a otros grupos

Guillem Martínez 19/12/2021

<p>Pancarta que abría la manifestación en defensa del catalán, el 18 de diciembre, en Barcelona.</p>

Pancarta que abría la manifestación en defensa del catalán, el 18 de diciembre, en Barcelona.

TVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

 1- Un lago es aquello que, mayormente, no se ve. Debajo del lago de la actualidad hay un monstruo. Es algo que evita ser noticia. Es un cambio de época. El último estadio del neoliberalismo. El Estado como garante de los beneficios de la empresa. La empresa como sujeto político. Encima del lago, en la superficie, se producen las noticias. Las noticias son novedades que, sentimentalizadas, falseadas, organizan la vida, y permiten darle cierta lógica y calor donde no hay de eso, sino fondo de lago. No sé, les paso varias noticias sentimentalizadas/falsas que se han emitido como realidad: Chanquete ha muerto, en Cat no permiten ir al lavabo a los niños castellano-parlantes, el cat está muriendo por una conjura planetaria, hay un pizzería en Washington a donde van los demócratas a buscar niños para practicar esa pederastia propia del Democratic Party.  Las noticias sentimentalizadas –los fakes, vamos– explican el mundo a través de la locura. Lo que nos lleva a Foucault, cuando alude a la locura como una defensa ante la muerte. En ocasiones la realidad, en efecto, es tan durilla que el delirio es un salvavidas. Por eso mismo, el fake enloquece a la sociedad, que de otra forma moriría depre, en tanto el fondo del lago no es una juerga.

2- No merece la pena hablar de fakes. El fake es la guerra cultural, aquello de lo que no se puede hablar sin caer en ella. El ejemplo de que no se puede aludir a una guerra cultural sin entrar en ella es un chiste. Chiste: digan en público, con lo amigos, el siguiente delirio: debemos acabar con todos los periodistas y todos los canarios. Alguien dirá: ¿por qué los canarios? En ese momento, alehop, la guerra cultural propuesta por la pregunta habrá concluido. Concluye con el permiso implícito de acabar con todos los periodistas. No se metan, ni de canto, en una guerra cultural. La guerra cultural es el único tipo de guerra que se pierde en cuanto te alistas. No discutan una guerra cultural. No la ponderen. No comenten una frase absurda de Trump, Salvini, Casado, Ayuso, Abascal & the Voxettes, o Borràs & the Juntettes. Comentarlas ya es perder la guerra. Peor aún: perderte en ella. Lo que nos lleva a la pregunta del millón: ¿qué hacer con las guerras culturales? 

3- Respuesta: nada. Y después, nada. Y, después, nada. Posteriormente, reírse. Luego, en todo caso, describirlas. Describir una guerra cultural es una juerga. Permite situarse fuera, lejos de ella. Describir una guerra cultural permite ver lo que ocultan. Y, más aún, lo que no ocultan, aunque quieran ocultarlo.

4- Se ha iniciado una guerra cultural –es decir, desmesurada, total, falsa, sentimental– con el uso en la escuela de la lengua cat. Lo que sigue es un intento de describirla. Aparten a los niños.

5- Siempre es sorprendente ver qué y quién inicia una guerra cultural. No siempre es un político o un medio, sino que puede ser peor. En el caso de la guerra del cat –cuidadín–, la inicia el Estado. En la sentencia del TC sobre el Estatut –2010–, se reconoce el carácter vehicular del castellano en el sistema educativo cat. Desde esa sentencia/año, se han ido produciendo sentencias como churros al respecto. Que se pelan la dilatada normativa –constitucional– anterior. Y algo más importante, incluso. La costumbre y, más aún, el pacto –social, no político; y, por ello, exótico, notorio, improbable, frágil– realizado en Cat antes incluso de la Transi. Pacto, sinopsis: ante la propuesta del nacionalismo conservador cat –que nunca fue, snif, una joya–, consistente en establecer dos líneas educativas en Cat –una en cast, otra en cat–, las izquierdas promovieron establecer una sola línea. En cat. Eso evitaba, y así fue comprendido por la sociedad, la existencia perpetua y en colisión de dos comunidades lingüísticas y económicas, de clase, que vivirían segregadas. Eso suponía, a su vez, establecer el cat como lengua vehicular. Para ello se optó por un modelo pedagógico ideado por la minoría sueca de Finlandia. La inmersión. La inmersión lingüística suponía escuelas finlandesas en las que la minoría sueca recibía una educación continua, absoluta, en sueco y en un entorno sueco, como si estuvieran en una Suecia que ni siquiera existía en Suecia. Realizar eso en Cat, sin suecos, era una operación de riesgo. Lo que habla de la delicadeza del pacto. De la mayoría necesaria para realizarlo. De su maravilla. Y del secreto que escondía: la defensa de la unidad cívica, un concepto en las antípodas de la unidad nacional. Apostar por el cat era la defensa ante los posibles desmadres de dos nacionalismos y de sus dos respectivas unidades nacionales. Era un post-nacionalismo cuando no existía ese palabro. Quizás se trata del pacto explícito más amplio, complicado y profundo de la política esp: establecer una lengua débil como la lengua a proteger, como la apuesta democrática de una sociedad, que impedía perder tiempo y pasión en un conflicto identitario. Un cambio de doctrina constitucional al respecto no solo es una sorpresa, sino un nacionalismo. Un itinerario, un programa. Político. No cívico.

Apostar por el cat era la defensa ante los posibles desmadres de dos nacionalismos y de sus dos respectivas unidades nacionales

6- En 2014, el despelote judicial ganó enteros. El TSJC decidió –en palabras del catedrático de Derecho Procesal Jordi Nieva– “hacer justicia creativa”, estableciendo un porcentaje arbitrario de presencia de castellano en las aulas. El TSJC se metió en competencias de educación, sin pagar la morterada del máster preceptivo. Sin ningún criterio pedagógico, didáctico, o social, sino identitario. La sentencia llega a durar cinco líneas más y también hubiera podido proponer, puestos a entrometerse en disciplinas que los jueces ignoraban, los menús escolares. Los hubieran hecho con phoskitos, me temo. El porcentaje establecido para el cast, por cierto, era del 25%. No del 26% o del 24%. O mi favorito, del 3’1416%, ese número clásico. Jordi Nieva explica que se llegó a ese porcentaje arbitrario, sin razonamiento, a través de una sentencia del TEDH, de 1968, en la que aquel Tribunal se negaba al aumento de horas de francés en escuelas flamencas, a pesar de que, en algunos casos, la población valona fuera mayoría. Vamos, que el TSJC llegó a su 25% por cualquier mecanismo intelectual, menos por esa sentencia del TEDH. Muy posiblemente, el itinerario inspirador del TSJC fue la política, el mito y el nacionalismo.

7- El TSJC y el TS, que hace poco le dio la razón, se comportaron como Ejecutivo. Hizo labores de Ejecutivo. Y de Legislativo, pues propuso y aprobó una ley lingüística. Con todas las letras. Era un ejecutivo, por otra parte, expansivo, que pisó competencias de otro Gobierno. La Gene. Y que omitió, e invirtió, pactos sociales –esto es, costosos, improbables, fino-filipinos– de hacía décadas. ¿Es eso una guerra cultural? No. Es una guerra judicial. Es el Deep-State. Es otro episodio de un lento –bueno, no tan lento– y efectivo viaje hacia un punto no lejano en el que podrán legislar –lo ha hecho ya, también con lo del estado de alarma– o juzgar, tranquilamente, a políticos, militantes, activistas, periodistas… O al gato. La Justicia se está dotando de ese poder. Y lo ejercerá, pues el poder está para ejercerlo.

8- Siendo una guerra judicial, esa disciplina no se puede ejercer sin otra, previa y rolliza: la guerra cultural. Se trata de la confusión, de la sentimentalización, de la electricidad. A través de los marcos que puede crear y agitar el constitucionalismo, esa disciplina para-constitucional y para-democrática, formulada en los años 90, para crear una confusión entre poderes, y que en el siglo XXI está conduciendo a algo no previsto por la derecha española que creó el invento: el independentismo del poder judicial, que ha descubierto un juguete más sexi que su autonomía. Su preponderancia. Su liderato. Su poder absoluto, sin freno ni contrapoder. El constitucionalismo, esa guerra cultural non-stop, ha creado un monstruo. Un Judicial que convierte la CE78 en una serie de valores preconstitucionales. No creo que franquistas, sino anteriores. Quizás solo admira del franquismo su labor de reactualizar y conservar –por medio de mecanismos poco edificantes, brutales y verticales– esos valores nacionales de la Restauración. En el caso del cat, el Judicial ha primado la existencia de un concepto de Unidad Nacional del XIX. Lo que no solo va contra derecho, sino contra la buena educación en el siglo XXI.

El constitucionalismo, esa guerra cultural non-stop, ha creado un monstruo. Un Judicial que convierte la CE78 en una serie de valores preconstitucionales.

9- En este capítulo de la guerra cultural del cat –un preciosismo, pues la guerra judicial ha sido más determinante–, los partidos del nacionalismo esp –PP, C’s, Vox– han participado dentro de lo que es su costumbre y hábito, formulado en los 90, y sin muchos cambios, pero importantes. Así, han participado en un conflicto lingüístico para rentabilizarlo electoralmente fuera de Cat. Para crear la idea de una persecución lingüística al cast, y con ella la vertebración de un nacionalismo esp defensivo. Los nacionalismos, en fin, son defensivos. Siempre. Siempre invaden Polonia para defenderse de Polonia. La novedad aludida ha sido el delirio empleado. El delirio –la creación de una realidad inexistente, si bien magnética– ha consistido en el uso de una mentira más elaborada. Es decir, más simple, más salvaje y a pelo –niños castigados sin wc, u obligados a llevar piedras en la mochila, por no haberse leído el Tirant lo Blanc–, que es como es la mentira –libre, creativa, básica– en el siglo XXI. Eso ha sido importante. Ha sido importante que Casado se haya metido hasta las cejas en una disciplina que es la seña de la extrema derecha planetaria, y que, por el reparto internacional del trabajo, debería ser más de Vox. Casado haciendo guerra cultural con intensidad –mintiendo a lo bruto, que diría una madre– es un indicio de que el PP ha optado por prácticas y programas que en Europa los PP suelen dejar a otros grupos. Cuidadín. Estamos, abiertamente, en otra fase. Con otro PP.

10- Por otra parte, en esta emisión de guerra cultural ha habido otra novedad. Importante. Otro nacionalismo excluyente inesperado, dotado, ya de serie, con la gran herramienta de la extrema derecha: el fake y la capacidad, a través del fake, de hilvanar guerras culturales. El procesismo, que ha evolucionado en esa dirección bajo la tutela de JxC. Éramos pocos y etc.

12- Las extremas derechas son, básicamente, guerra cultural. Su capacidad de emitirla. Su imposibilidad para otras verbalizaciones. En ese sentido, la extrema derecha cat –centrada en JxC que, como Vox, presiona de manera determinante marcos en los partidos de su nacionalismo; es una extrema derecha más cercana a la Liga que a Fratelli d’Italia, para orientarnos; más salvinista que voxiana; pas mal– hace tiempo que recurre al conflicto lingüístico para no meterse en marcos chungos con la emigración. Alude a la emigración de los 60-70 –varias generaciones que no solo participaron en la creación del modelo de inmersión, sino que fueron educadas en él– como un dique que impide la plenitud del cat, que impide que se pueda hablar cat, fuera de las escuelas, 24 sur 24. Algo, por otra parte, ya imposible en Europa, continente en el que no se puede vivir en una lengua 24 sur 24 –ayer, verbigracia, estuve 20 minutos de reloj discutiendo con un taxista en inglés por hacerme la pirula en un trayecto; era listo y me la coló; la primera vez que me vi en una así fue en París, el epicentro jacobino; mola–. A partir de ese mito de la plenitud del cat truncada, en los últimos años se ha realizado bullying a emigrantes no europeos, que atendían cara al público en comercios. Y han nacido insultos nuevos –colonos, nyordos– con los que aludir a la población que no habla cat más allá de los puntos pactados en los 70 y 80, y que utiliza la lengua que quiere en otros –el patio de la escuela, o su casa, por ejemplo–. Con todo ello se pretende reducir la sociedad cat a su 50%, esa propuesta común a todas las extremas derechas planetarias. El pueblo ese. Que se defiende de otro nacionalismo. Con guerras culturales. Con cierta rapidez –con propuestas dadás, tales como dar a elegir el médico según la lengua– se está construyendo segregación. Dos comunidades. El proyecto originario de un nacionalismo derechista que, ahora lo vemos, no entendió la inmersión. Era construir sociedad, y no nacionalismo a partir de una idea de lengua similar a la del nacionalismo español –esto es, símbolo de una identidad, y que no puede entrar en contacto con otras lenguas–. El establecimiento de comunidades es una novedad en Cat y en el cat. Son la opción contraria a la unidad social. La opción contraria a la supervivencia social de una lengua.

13- Esta emisión de guerra cultural ha supuesto dos derechas buscando desesperadamente enemigos internos, con fines electorales. Ahí, tirado en medio, está el cat, atacado judicialmente y por el fuego enemigo de dos guerras culturales, esas cosas indialogables, que atienden a dinámicas electorales, pero no sociales ni lingüísticas.

14- Hay herramientas para paliar la ofensiva judicial. Como hacerse el sueco, para seguir con la inmersión, ese invento sueco. Pero son difíciles sin unidad social, tal vez perdida tras varias décadas de guerra cultural esp, y diez años de guerra cultural cat. A ver cómo salimos de esta. Tradicionalmente, el cat ha salido de cosas peores.

 1- Un lago es aquello que, mayormente, no se ve. Debajo del lago de la actualidad hay un monstruo. Es algo que evita ser noticia. Es un cambio de época. El último estadio del neoliberalismo. El Estado como garante de los beneficios de la empresa. La empresa como sujeto político....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí