1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Itinerario de un lector: 2021

O una exposición (algo impúdica) de motivos y caprichos

Gonzalo Torné 8/01/2022

<p>El pintor Maurice Hagermans (siglo XIX). Recorte.</p>

El pintor Maurice Hagermans (siglo XIX). Recorte.

Pericles Pantazis / Dominio público

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Empecemos por lo intrascendente: mis lecturas de 2021 se han visto condicionadas por dos factores; por primera vez en años he pasado doce meses en la misma casa, de manera que he podido recurrir a la biblioteca para complementar una curiosidad o perseguir resonancias; y que me ha pillado en “año de novela” que quita su tiempo y decanta las lecturas hacia motivaciones a medio camino entre la corazonada y el capricho.

Los tres primeros meses del año estuvieron dominados por planes de lectura asociados a Alba Poesía: Espronceda, Rubén Darío, José Martí, y un intento de empaparme de la literatura clásica japonesa que se quedó varado (a las puertas de El libro de la almohada), con el compromiso de reemprenderlo este 2022. También leí dos libros importantes, que si no aparecen entre lo mejor del año sospecho que será porque en diciembre nadie se acuerda de lo que pasó en enero y febrero, esos meses distantes: el Parra. Rey y mendigo de Rafael Gumucio, una biografía contenida en un retrato de las ambiciones y deudas emocionales entre escritores, plagado de  páginas brillantes (en su condensación y lucidez) de crítica literaria, y Aliment de Martí Sales, un diccionario imprevisible, variadísimo, insurgente de invitaciones a la alegría sensorial del lector.

El arranque del año se completa con dos calas en clásicos, Anatomía de la melancolía, un empacho de citas que se me hizo bastante cuesta arriba, y los relatos de Tolstoi que, en fin, están a la altura de su prestigio.

En marzo enlacé dos grandes lecturas, los amargos y conmovedores Diarios de Cheever (en la estela del entusiasmo que me provocaron leí con mucho menos interés su correspondencia, y me atraganté con los cuentos, a los que espero volver) y los ensayos narrativos de Víctor Sombra, Cuarto de derrota, tan originales e interesantes, que lo mejor sería comprometer a los lectores de este artículo a que se sumerjan en ellos sin adelantar demasiado.

Para decepciones el clásico popular de Zweig, El mundo de ayer, un libro de una ceguera política y de una hipocresía moral casi aterradoras, que justifica el desprecio que sentían Canetti y Musil (entre otros) por su prosa relamida

Abril fue un mes dominado por Juan Marsé, leí Esta puta tan distinguida (una lúcida novela de vejez donde se identifica el olvido institucional como una suerte de demencia programada que impide la reconstrucción de una memoria política efectiva), los sentidos y tanto tiempo perdidos apuntes de Viaje al sur y las Notas para unas memorias, un casi infalible y amargo detector de la tontería  política e intelectual circundante, y que Marsé había previsto defender en vida. Las notas y los diarios de Cheever se asociaron para abrir una línea de interés por la escritura diarística que me ha durado todo el año: Pavese, Plath y las variadas exploraciones de la intimidad y la franqueza que le debemos a Stendhal. En este marco también encaja El día que pase algo, el diario sentimental, laboral, de lecturas y viajes de Mario Amadas, y el mejor libro escrito en castellano que he leído este año.

Mayo y junio fueron dos meses pavimentados por el trabajo, que por fortuna iba de Flaubert: leí el primer tramo de su extensísima y arrebatadora correspondencia, tuve un reencuentro feliz con La señora Bovary y por lo menos con dos de los Tres cuentos, y algo más desilusionante con La educación sentimental, novela de la que tenía un gran recuerdo, y que esta vez me pareció una reconstrucción de cartón piedra de un pasado que Flaubert fue incapaz de apresar con su ojo despiadado (su mejor arma), el libro entero está humedecido por una emotividad sin justificar, un Balzac menor. Pero para decepciones el clásico popular de Zweig, El mundo de ayer, un libro de una ceguera política y de una hipocresía moral casi aterradoras, que justifica el desprecio que sentían Canetti y Musil (entre otros) por su prosa relamida. Quizás merecía explorar qué supone para un sistema literario como el español que entre la pléyade de figuras de la cultura vienesa de su tiempo el más leído sea Zweig.

Mi idea era dedicar los dos meses de verano al XVII francés. Me quedé con la sensación de fracaso, pero descubro ahora que saldé el esfuerzo con una cosecha considerable (prefiero no repasar las magnitudes del proyecto inicial, que presumo de delirantes): las monomaníacas máximas y las memorias (más bien insípidas) de La Rochefoucauld, Los caracteres de La Bruyère, libro incansablemente elogiado por Flaubert, Stendhal, Proust y Balzac, y una selección de Las fábulas de La Fontaine, poemas de una imaginación especializada, precisa, cruel y feliz.

No se trata propiamente de un plan (no vayan a pensar que todo aquí es deliberado) pero combinando regalos y recomendaciones 2021 ha sido un año para leer mucha poesía española: de las audacias formales de El bello mundo (Navarro Prieto) a la sutil superposición de tiempos de Babilonia (Leonor Saro) pasando por la fría sabiduría pregnostiva de Las niñas siempre dicen la verdad (Rosa Berbel). No los cito a todos por no dejarme alguno, pero alguien debería hacerse cargo de que son ya por lo menos dos generaciones de poetas que buscan y encuentran vías expresivas alejadas de las vías muertas de la poesía de la experiencia y los devaluados ecos de Valente.

Son ya por lo menos dos generaciones de poetas que buscan y encuentran vías expresivas alejadas de las vías muertas de la poesía de la experiencia y los devaluados ecos de Valente

En septiembre empecé a leer el Cuarteto estacional de Alí Smith, de la que había oído hablar sin llegar a interesarme, por insistencia de Agnès Font (qué buenos “prescriptores” pueden ser los responsables de prensa) y que seguramente ha sido la experiencia de lectura del año, de la que ya he escrito en este Ministerio nuestro. Los cuatro libros se asocian de manera muy libre y algo enigmática (pues se trata de dos escritoras de un rigor original y distinto) con Existiríamos El Mar de Belén Gopegui. Me remito a unas palabras de Ignacio Echevarría sobre las relación entre ambas autoras: “Sugieren, las dos con admirable solvencia, modelos de resistencia a la deriva crecientemente destructiva del capitalismo empleando categorías cordiales: solidaridad, imaginación, comunidad, eso que Roberto Jacoby bautizó estupendamente como “tecnologías de la amistad” [...] lo que admite ser interpretado como lenta emergencia de una nueva narrativa crítica y movilizadora susceptible de desplazar la estética y el sentimentalismo de la derrota que todavía suelen connotar el imaginario de la lucha social”.

También me permito establecer relaciones entre dos primeras novelas, no tanto por sus similitudes como por compartir colección: los nuevos episodios nacionales que ha impulsado Lengua de Trapo. Creo que en su momento no me atreví a transmitirle a su editor, Manu Guedán, a quien respeto mucho, la pereza que en crudo me despertaba el proyecto. ¿No son ya los de Galdós suficientes episodios? ¿No estaba Almudena Grandes escribiendo su propio ciclo? ¿Nos hemos recuperado ya como sociedad de la tercera parte del Quijote que se le ocurrió escribir a Andrés Trapiello? La lectura de los Alpes marítimos y de Madrid será la tumba, viene a confirmar que son las personas que intervienen las que dan la medida de una idea, pero las novelas de Vicente Monroy y de Elizabeth Duval merecen una crítica más atenta de la que puede permitirse este itinerario. Este septiembre también leí una novela, Azúcar de Bibiana Candia inducido por una nueva forma de prescripción, la simpatía que te despierta un tuitero con el que cruzas algunas palabras, una intuición acertada que me llevó a una original novela de terror histórico, que señala la leyenda patriotera con la que ha tratado de ocultar la negra, negrísima, realidad histórica de la Hispanidad. En octubre leí otro de los libros del año, Panfletario, la reunión de textos breves de Iban Zaldua, que a golpe de ácido expone en carne viva nuestro sistema literario, que es más o menos el que encontramos en cualquier sitio. A mi juicio es un libro más valiente y polémico que cualquier otro al que se le hayan colgado últimamente estos adjetivos, y posiblemente por eso, por la audacia y por el escozor, haya encontrado tan pocos interlocutores dispuestos a debatirlo.

Buscando pasajes de mobiliario victoriano para mi novela (sería largo de explicar) me puse a leer los Cuentos góticos completos de Conan Doyle, de mobiliario no encontré apenas, pero me di un gustoso atracón de fantasmas, mesmerismo, posesiones infernales y momias. Salí con la impresión de que si Doyle le tenía algo de ojeriza a Holmes era en buena medida porque, en el mundo del detective, el atajo sobrenatural (que le fascinaba a niveles de palabra revelada) estaba terminantemente prohibido. Y Doyle era un hombre que respetaba las reglas, sobre todo si se las había impuesto él mismo.

Los últimos meses del año han estado dominados por otro proyecto de lectura vagamente relacionado con la novela en marcha, y más directamente con buscarle precedente a las “literaturas de categorías cordiales”: la obra completa de Willa Cather, propósito todavía en marcha que ya ha dejado como saldo una obra maestra Mi Ántonia, y dos libros excelentes, Pioneros y Una dama extraviada. Veremos como sigue.

Para diciembre, una alegría, El nivel adquirido, que recopila las reseñas, ensayos, prólogos y conferencias de Ignacio Echevarría sobre “literatura extranjera”, el trasfondo sobre el que se recorta su indispensable ejercicio crítico sobre la literatura española (y sus incursiones en la latinoamericana). Los textos vienen enriquecidos por una serie de codas escritas en el presente, donde el lector actual establece un diálogo con el crítico del pasado, diseminando generosamente ideas sobre la literatura y su imbricación con la sociedad que trascienden, sin desentenderse, del autor y del libro reseñado. Justo lo que Virginia Woolf consideraba como el principal valor que la crítica podía ofrecer fuera de la academia.

Confieso haber dedicado bastante tiempo a elegir la última lectura del año. Una decisión más simbólica que decisiva, pero ya sabemos que lo simbólico suple su inconsistencia con cierto valor personal. Mi plan era leer Desde adentro, “lo nuevo de” Martin Amis, pero me pareció que era una buena oportunidad para recuperar un libro varias veces pospuesto y que parece su predecesor natural, Experiencia. Como novelista Amis rara vez está a la altura de su modelo (claro que, ¿cuántos colegas vivos pueden medirse con Saul Bellow?) pero libro tras libro (El roce del tiempo, La guerra contra el cliché, El infierno imbécil, El segundo avión, Visitando a Mrs. Nabokov) ha ido configurando un género, entre la crónica, la reseña y el retrato, siempre recorrido por la misma lucida vibración eléctrica, personalísima y entusiasta, en el que no tiene rival. Baste decir que Experiencia es el mejor de todos estos libros, estructurado por oleadas temáticas, configura un retrato insuperable de Kingsley Amis, mientras desvela la experiencia crucial de estar vivo, con la que de jóvenes no podíamos ni soñar: la experiencia del tiempo. Leo aquí y allá críticas muy severas contra Desde adentro, que apuntan a sus excesos y su supuesta palabrería, a la espera de formarme mi propio juicio, considero a estos denunciantes enemigos míos, cuervos de mis expectativas:  las semillas del año nuevo.

Coda: El escritor del artículo es consciente de que un itinerario así queda cojo sin manifestar la lista completa de lo leído en 2021 (incluidos libros notables que no han encontrado su sitio en el hilo del argumento), el lector considera un alivio que se mantengan firmes las últimas defensas del pudor.

 

 

Empecemos por lo intrascendente: mis lecturas de 2021 se han visto condicionadas por dos factores; por primera vez en años he pasado doce meses en la misma casa, de manera que he podido recurrir a la biblioteca para complementar una curiosidad o perseguir resonancias; y que me ha pillado en “año de novela” que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gonzalo Torné

Es escritor. Ha publicado las novelas "Hilos de sangre" (2010); "Divorcio en el aire" (2013); "Años felices" (2017) y "El corazón de la fiesta" (2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí