1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

división de poderes

El caso del diputado Alberto Rodríguez: la perversión de las instituciones

El TC debe resolver el recurso de amparo y afrontar el conflicto causado para evitar la consumación de la vulneración de derechos constitucionales y para restaurar el orden jurídico flagrantemente quebrantado

José Antonio Martín Pallín 4/01/2022

<p>Alberto Rodríguez, durante el pleno del Congreso del 21 de septiembre. </p>

Alberto Rodríguez, durante el pleno del Congreso del 21 de septiembre. 

Congreso de los Diputados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El diputado canario Alberto Rodríguez fue expulsado del Congreso de los diputados en virtud de una resolución de la presidenta, Meritxell Batet, huérfana de argumentos jurídicos y constitucionales.  Una vez más somos una extraña galaxia en el mundo del parlamentarismo y de la cultura democrática. En esta lamentable perversión de las instituciones que vertebran el Estado de Derecho están involucrados, de momento, la presidenta del Congreso de los Diputados, el Tribunal Supremo y la Junta Electoral Central. Espero que el Tribunal Constitucional restituya el orden jurídico institucional a los cauces de donde nunca debió salir. Sigamos la secuencia de lo acontecido.

En síntesis y, según la sentencia, el día 25 de enero de 2014, en la ciudad de La Laguna, con ocasión de la reapertura de la Catedral se organizaron distintos actos a los estaba previsto que asistiera el entonces ministro de Cultura. Su presencia suscitó una manifestación de rechazo a la Ley de Educación (LOMCE), recién promulgada.  Sobre las once de la mañana se concentraron unas 500 personas ante el cordón policial. En el curso de los enfrentamientos físicos, debido a la actitud violenta de algunos de los congregados, el acusado Alberto Rodríguez Rodríguez propinó una patada en la rodilla a un agente de la Policía Nacional que, a consecuencia de ella, sufrió una contusión de la que curó en un día, sin impedimento para sus actividades habituales. El Juzgado de Instrucción núm. 4 de San Cristóbal de La Laguna instruyó las correspondientes diligencias previas en el mes de enero de 2014.

Por exigencias de salud constitucional deben entrar en el fondo de la cuestión, declarando inconstitucional la artificiosa teoría de la inelegibilidad sobrevenida

Alberto Rodríguez fue elegido diputado en sucesivas elecciones desde 2016, la última en 2019. Durante todos estos años, unas diligencias judiciales sobre hechos tan banales permanecieron en estado de hibernación hasta que, sorpresiva y sospechosamente, el 10 de diciembre de 2020, se remite testimonio a la Sala Segunda del Tribunal Supremo que, después de los trámites preceptivos, dicta sentencia condenatoria con fecha 6 de octubre de 2021. Rompiendo las reglas de la valoración de la prueba exigibles en un proceso en una sociedad democrática, la mayoría de los componentes del Tribunal consideró probado que D. Alberto Rodríguez era autor de un delito de atentado a agente de la autoridad, con la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas y lo condena “a la pena de un mes y quince días de prisión, con la accesoria de inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena. La pena de prisión se sustituye por una pena de multa”.   

La condena fue rechazada por dos de los componentes del Tribunal por estimar que los hechos no estaban debidamente probados. A pesar de sus irregularidades, lo cierto es que la sentencia es firme por lo que debe ser cumplida, pero solo en los estrictos términos que se desprenden de su contenido. En ninguna parte de los razonamientos ni en el fallo figura una declaración que autorice expresamente a interpretar que la privación del derecho de sufragio pasivo durante cuarenta y cinco días suponga la pérdida del escaño que ostenta por decisión de la voluntad popular. 

El Tribunal remitió a la presidenta del Congreso de los diputados un oficio comunicando la sentencia “a los efectos legales oportunos”. En el auto que abre la ejecutoria, por cierto, ya archivada por haberse cumplido la pena de inhabilitación del derecho de sufragio pasivo, no se hace referencia alguna a la pérdida de la condición de diputado. La presidenta del Congreso de los diputados, el 22 de octubre de 2021, saltándose el Reglamento del Congreso, en el que se regulan las causas de suspensión y de pérdida de la condición de diputado, interpreta que, con arreglo al art. 6 de la Ley de Régimen Electoral General, va a proceder a su sustitución, es decir que lo expulsa del Congreso y lo comunica a la Junta Electoral Central para que proceda en consecuencia.

La decisión carece de argumentos constitucionales y jurídicos. No se puede entender que la resolución exceda del contenido de la sentencia y vulnere los principios que rigen la autonomía de las Cámaras parlamentarias.  Debió limitarse a acusar recibo en los estrictos términos que contiene el auto de ejecución que, en ningún momento, y así lo entendieron los letrados del Congreso de los diputados y el Ministerio Fiscal, obliga a privar a un diputado de su condición parlamentaria. 

Pero no terminan aquí los desatinos. La Junta Electoral Central, en un acuerdo de 27 de octubre de 2021, acusa recibo de la comunicación del auto dictado en ejecución de sentencia por la Sala Segunda del Tribunal Supremo y del oficio de la presidenta Congreso de los diputados, en el que se comunica a Alberto Rodríguez que se ha acordado proceder a su sustitución. La Junta, de manera improcedente, admite la personación del Partido Popular, de Vox y de Ciudadanos, en un trámite para el que no están legitimados, por carecer de interés legítimo en el conflicto. 

La lectura de dicho acuerdo evidencia que, en ningún momento, la Junta Electoral Central ha considerado la existencia de una inelegibilidad sobrevenida, extraño artificio jurisprudencial que comentaremos más adelante. Se limita a tomar conocimiento de la sentencia y concluye que el Sr. Rodríguez no podrá concurrir como candidato a procesos electorales durante el periodo de duración de la pena impuesta en dicha sentencia. Añade que, “en virtud de lo solicitado por la presidenta del Congreso de los diputados”, procede a expedir la credencial a la candidata que le sigue en la lista.

Pero regresemos al principio de los acontecimientos. Alberto Rodríguez, después de superar todos los filtros establecidos por la Ley Orgánica General Electoral, fue elegido diputado por la circunscripción de la provincia de Tenerife. Tomó posesión de su cargo, que comenzó a desempeñar a partir del 3 de febrero de 2020, interviniendo en los plenos y en algunas comisiones, ejercitando su derecho de voto.  

Su condena no encaja en el contenido del art. 21 del Reglamento del Congreso de los Diputados que solo contempla la suspensión de un diputado por aplicación de las normas de disciplina parlamentaria cuando, concedido el suplicatorio, se encuentre en prisión preventiva o cuando una sentencia firme condenatoria comporte o implique la imposibilidad de ejercer su función parlamentaria. Para perder la condición de diputado es necesario que una declaración judicial firme anule la elección. No caben más posibilidades sin conculcar el Reglamento del Congreso.  

La Ley General electoral, en el art. 7, establece con claridad y sin posibilidad de manipulaciones arbitrarias absurdas, absolutamente artificiales e impropias de juristas que conozcan las reglas de interpretación del derecho, que la condición de inelegible solo concurre en las personas que incurran en alguna de las causas mencionadas por la ley “el mismo día de la presentación de su candidatura o en cualquier momento posterior hasta la celebración de las elecciones”. Una vez declarado electo y de haber tomado posesión de su cargo, sólo puede ser suspendido o cesado en virtud de las causas taxativamente previstas en los arts. 21 y 22 del Reglamento del Congreso de los Diputados. Como hemos dicho, no concurre ninguna de ellas. 

Estas fantasías,  por mucho que las sostengan alguna sentencia de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, casualmente referidas a políticos catalanes, no tienen encaje constitucional al afectar a derechos fundamentales de la persona y no a actos administrativos. No se entiende muy bien cómo se puede sostener que las causas de inelegibilidad derivadas de resoluciones judiciales pronunciadas durante el ejercicio de un cargo electivo se puedan retrotraer al momento en que se proclaman los candidatos por imperativo del art. 6.4 de la Ley General Electoral. Estos milagros de la imaginación están prohibidos por nuestro texto constitucional.  

Si se quiere ser coherente, por lo menos, se debe añadir a estas resoluciones que el diputado afectado por esta fantasmagórica inelegibilidad sobrevenida deberá devolver los emolumentos percibidos y sus votos no deben ser computados. No sé si son conscientes del desaguisado que pueden originar. Si es inelegible nunca se puede legitimar su elección. Es como si no hubiese existido. Lo que no existe no puede tener efectos en la vida real. Imagínense si de este voto hubiera dependido una moción de censura.

La presidenta del Congreso de los diputados ha tomado una decisión incompatible con la Constitución. Su resolución es contraria a derecho

Ahora todo está en manos del Tribunal Constitucional que tendrá que resolver el recurso de amparo del diputado Alberto Rodríguez. Espero que no tengamos que conocer una resolución diciendo que este asunto carece de relevancia constitucional. El conflicto lo deben afrontar directa y rápidamente para evitar la consumación de la vulneración de derechos constitucionales y para restaurar el orden jurídico flagrantemente quebrantado. Creo que lo tienen fácil. Por exigencias de salud constitucional deben entrar en el fondo de la cuestión, declarando inconstitucional la artificiosa teoría de la inelegibilidad sobrevenida. Pero si por razones de pura estrategia política prefieren no mojarse, pueden salir del trance simplemente aceptando la tesis de los dos votos disidentes y declarando que se han vulnerado no solamente el derecho a la presunción de inocencia sino las reglas esenciales de un proceso propio de una sociedad democrática.

Para restañar los destrozos originados en el sistema pueden reproducir su doctrina, impecablemente constitucional, que se contiene en la sentencia 7/1992 del 16 de enero en la que se otorga el amparo a un parlamentario autonómico y senador del Partido Popular. Había sido condenado a la pena accesoria de un mes y un día de la pérdida del derecho de sufragio. Admite las medidas cautelares para evitar que el amparo pierda su finalidad, ya que lo relevante no es la sustitución por el siguiente de la lista, sino los derechos del diputado recurrente, que están por encima de los de su Grupo Parlamentario. 

La sentencia recuerda que, conforme a reiterada doctrina del Tribunal Constitucional, el derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos es una exigencia del art. 23.2 de la CE y comprende también el de permanecer en él, en las mismas condiciones de igualdad y de no ser removido de los cargos o funciones a los que se acceda si no es por causas y de acuerdo con procedimientos legalmente establecidos. Advierte también de que no cabe interpretar extensivamente la formulación legal de las causas de inelegibilidad, sino que es preciso proceder a una integración a partir de otros preceptos aplicables con arreglo al sentido de la institución y de los fines que procura. En definitiva, anula la decisión, en este caso del presidente de la Asamblea Regional de Cantabria, en la que se declara su cese como diputado.

La presidenta del Congreso de los diputados ha tomado una decisión incompatible con la Constitución. Su resolución es contraria a derecho. Pudo ser corregida fácilmente con una simple reconsideración, tal como establece el Reglamento del Congreso de los diputados sin necesidad de elevar este insólito acontecimiento que mina las bases del sistema democrático al Tribunal Constitucional. El portavoz parlamentario del PSOE ha santificado la decisión de la presidenta al afirmar que la sentencia es “muy contundente”. Creo que no la ha leído o no la ha entendido. Está prestando un flaco favor a la autonomía del Congreso de los diputados, donde reside la soberanía nacional. 

El diputado canario Alberto Rodríguez fue expulsado del Congreso de los diputados en virtud de una resolución de la presidenta, Meritxell Batet, huérfana de argumentos jurídicos y constitucionales.  Una vez más somos una extraña galaxia en el mundo del parlamentarismo y de la cultura democrática. En esta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    Este caso es indignante. Refleja la inquina personal contra el diputado, por el que me siento tan representado como los 64.000 canarios que le votaron directamente, y nadie debe ocupar su/nuestro escaño salvo él. La mayoría del Congreso se regocija con esta condena, derivada de una "sentencia" que, a su vez, tiene el mismo origen y credibilidad que una arbitraria multa de tráfico sin testimonio técnico. Las personas de bien debemos luchar, en la medida de nuestras posibilidades de curritos de a pie por nuestros derechos, que son los de Alberto. Un abrazo desde aquí, joven. Tu lucha es muy importante para muchos. Gracias por tu trabajo, y ánimo.

    Hace 12 días

  2. juanmasail

    Un claro y detallado artículo dónde todos los elementos del caso están juiciosamente expuestos. Pero olvida el autor, o no quiere siquiera suponer, lo más terrible del asunto que explica tan descomunal desaguisado y atentado a diversos derechos fundamentales. Que en España no existe de facto Estado de derecho ni, por lo tanto, separación de poderes. La decisión del TC sobre el este caso lo demostrará una vez más (y desearía enormemente equivocarme). Sólo el recurso ante el TEDH pondrá a cada cual en su lugar e impartirá justicia. Sólo fuera de España algo semejante a la justicia puede tener lugar. Pero entonces ya será tarde, y la tropelía sobre Alberto Rodríguez se habrá consumado.

    Hace 13 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí