1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

cultura política

Biopolítica, medios de comunicación e iconos pop

Nuestra sociedad está harta de tanta moderación y de corrección política, por eso busca disidentes como Ayuso y Risto

Alejandro Zambudio 12/01/2022

<p>Isabel Díaz Ayuso, en el programa ‘Salvados’.</p>

Isabel Díaz Ayuso, en el programa ‘Salvados’.

La sexta

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Me encanta ver la televisión por las tardes. Lo encuentro divertido. Y con la pandemia, muchos presentadores han dado rienda suelta a una vis cómica exquisita. España es un país agotado y desilusionado: medidas como la implantación de nuevo de las mascarillas en exteriores, sin aval científico, han generado un rechazo hacia el Gobierno perfectamente evitable. España intenta vislumbrar el final de la crisis del coronavirus con los mismos ojos con los que Pepe Isbert esperaba la llegada de los americanos en Bienvenido Mr. Marshall, en un escenario que a los medios les ha venido estupendamente para hacer política. Uno de esos grandes ejemplos es el programa Todo es mentira, emitido en Cuatro: una muestra de hasta qué punto, en una sociedad mediatizada por las pantallas, los programas de entretenimiento pueden ser actores políticos en una crisis sanitaria como la actual.

Empezando por Gramsci, pasando por Bourdieu, Eco y Gustavo Bueno y finalizando con Pablo Iglesias en España, el análisis de los medios de comunicación ha estado acompañado a medio camino entre el desdén y la curiosidad. La izquierda española –dejemos al PSOE fuera de la ecuación– recelaba de los medios de comunicación, considerándolos espacios frívolos al servicio del capital –un análisis que compartimos la mayoría–. Pero el primer Podemos lo hizo suyo e intentó construir la hegemonía desde allí. El poder no es sólo el poder de hacer, sino el poder de transformar la realidad en discurso. El relato nos sirve para ocultar los hechos. Eso lo entendieron spin doctors como Iván Redondo o Miguel Ángel Rodríguez, quienes nos enseñaron que era mucho más importante conocer la forma en que justificamos ciertas decisiones políticas, que las decisiones políticas en sí. Aunque Foucault hacía referencia a los poderes públicos cuando hablaba de la biopolítica, la vida disciplinaria la podemos encontrar también en el discurso de varios medios de comunicación. Risto Mejide, durante la crisis, ha buscado incidir sobre el espectador mediante técnicas autoritarias. A través de una indignación perfectamente coreografiada, el presentador ha reclamado más contundencia en las medidas del Gobierno para frenar el avance del virus y ha protagonizado altercados con grupos antivacunas.

El Madrid de Ayuso, como el de Esperanza Aguirre en la década de los noventa, quiere expulsar a los ciudadanos de los servicios públicos para que paguen por ellos

Su discurso no busca llegar al anima del paciente, como el de los psicoanalistas: parece más bien el de un Estado paternalista que recela de sus ciudadanos y tiene la obligación de guiarlos por el buen camino. La biopolítica actual no necesita el autoritarismo del Estado ni de sus instituciones en las sociedades posindustriales, solo le basta con aprovecharse de la falsa sensación de libertad de la ciudadanía para incidir en sus decisiones. En Todo es mentira se invierte la lógica de los situacionistas y de los medios de comunicación: la simbiosis espectáculo-activo y público-pasivo se rompe, de tal forma que es la ciudadanía quien construye situaciones y se convierte en actor de su propia vida. La industria cultural tiende a transformar al público en diversos públicos. Refleja a la perfección la atomización social y la dificultad de encontrar espacios en común en la actualidad. En este vídeo, tanto César Rendueles y Brenda Navarro reflexionan sobre la construcción del enemigo en tiempos de pandemia. Ambos coinciden en que en una sociedad fuertemente burocratizada como la española, acostumbrada a delegar en la clase política la gestión de lo público, se encuentra más expuesta a la polarización social. 

Durante el confinamiento, el Gobierno aprovechó el desconcierto de la gente para meter miedo. Había militares y policías dando ruedas de prensa advirtiéndonos de las consecuencias de saltarnos las normas. Conforme la pandemia iba avanzando y ya teníamos más información sobre el virus, el Gobierno pasó de la “represión” al “consenso”, pidiéndole, por ejemplo, a influencers y personajes públicos, que concienciasen a la ciudadanía sobre la necesidad de respetar las normas.

La crisis de la covid-19 ha supuesto el estallido definitivo de un régimen de acumulación que estaba en crisis permanente desde las revoluciones conservadoras de Thatcher y Reagan en los ochenta. El liberalismo aprovechó una pandemia para destruir un régimen obsolescente y crear uno nuevo con el fin de revitalizar este proceso. 

Para que el sistema siguiera su curso era necesario deteriorar la sanidad pública, que, gracias a la sexta ola, parece de nuevo el museo de los horrores. No teníamos la mejor sanidad del mundo, sino a los mejores médicos. Es imposible mantener una red sanitaria preparada después de más de doce años de recortes y Ayuso ha iniciado su particular ofensiva contra los médicos de su comunidad. 

Ha hecho de la Comunidad de Madrid una ciudad post-apocalíptica, con una atención primaria que parece un cruce entre La carretera de Cormac McCarthy o la película 20th Century Boys. Ayuso ve Madrid de la misma forma que los emperadores romanos veían la ciudad de Roma. Está más allá de las circunstancias sanitarias, y como los emperadores, desea pasar a la posteridad. El Madrid de Ayuso, como el de Esperanza Aguirre en la década de los noventa, quiere expulsar a los ciudadanos de los servicios públicos para que paguen por ellos. Pretende alejarlos de la tutela del Estado y moldear al individuo a su imagen y semejanza. ¿El objetivo? Crear una ciudadanía cada vez más independiente de los poderes públicos a golpes de shock. 

Tanto Ayuso como Risto nos dan la oportunidad de estar en el lado bueno de la Historia

Como buena representante del pensamiento liberal, ella es el producto, haciendo suyo el modelo de Andy Warhol. Profeta de la sociedad de consumo que se nos venía encima, Warhol sedujo y se dejó seducir por un mundo trivial, hedonista e irónico en el que el ser humano se estaba convirtiendo en su marca personal. Ayuso ha trasladado esa visión a la política. Es la Alaska de la década de los ochenta o la Rosalía de la política actual: una líder que elabora sus intervenciones para que al día siguiente la visualicen en YouTube. Hay quienes ven en Ayuso y en Risto a dos iconos pop. Y tiene sentido. Tanto la presidenta de la Comunidad de Madrid como Risto Mejide nos dan la oportunidad de estar en el lado bueno de la Historia. La cultura pop dio la razón a los novecentistas cuando dijeron que las vanguardias, debido a su altísimo nivel de reflexión, separarían a la sociedad entre élite y masas. Le dio coherencia a la cultura del siglo XX: fue la manifestación artística de las incipientes clases medias, y la música de un siglo violento y revolucionario. Sin embargo, creo que la etiqueta que mejor le va a la presidenta de la Comunidad de Madrid, es la del trap. En un siglo XXI cínico y relativista, fracasadas las grandes utopías, el trap refleja fielmente el concepto de empresario de uno mismo y la fragmentación cultural de nuestro tiempo. Nuestra sociedad está harta de tanta moderación y de corrección política, por eso busca disidentes como Ayuso y Risto. 

Isabel Díaz Ayuso está cambiando la forma de hacer política dentro del PP. Con la cultura como eje, ha superado el tradicional “economicismo marxista” de Rajoy –cuya función en el poder se basaba en “arreglar los desastres económicos de la izquierda”, según sus palabras– y le ha dado ese barniz populista necesario para conectar con el electorado. Como cuenta Alberto Santamaría, la derecha actual concibe la cultura como un elemento potenciador de la imaginación, la creación o los afectos, siempre y cuando no tratemos de convertir esas palabras en artefactos críticos y renunciemos a cambiar la sociedad. No le interesa tanto la cultura vinculada a los objetos de consumo, y sí las emociones de los grandes relatos del sistema liberal. Se ha apropiado de los grandes mantras de la izquierda para vaciarlos de significado y adaptarlos a su ideario.

A través de ese estilo despreocupado y ligero de los iconos del pop y del trap, Ayuso, con su reivindicación de la libertad, nos recuerda constantemente que no hay alternativa a su modelo. Es ella o el caos. Ha hecho de Madrid un panóptico en el que más allá del ocio no hay nada. Es una gurú warholiana que disecciona la sociedad contemporánea y nos canta a la cara las virtudes y miserias del consumismo compulsivo. 

Me encanta ver la televisión por las tardes. Lo encuentro divertido. Y con la pandemia, muchos presentadores han dado rienda suelta a una vis cómica exquisita. España es un país agotado y desilusionado: medidas como la implantación de nuevo de las mascarillas en exteriores, sin aval científico, han generado un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alejandro Zambudio

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí