1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ROSSO DI SERA

Antifascismo de conveniencia: esbozo de una hipocresía

El centroizquierda italiano apela a una emergencia fascista para convencer a los electores de que sus adversarios son un peligro para la democracia. Luego compadrea con ellos junto a la élite mediática, política y empresarial del país

Alba Sidera 13/01/2022

<p>Giorgia Meloni junto a Enrico Latta, durante una conferencia en Roma. </p>

Giorgia Meloni junto a Enrico Latta, durante una conferencia en Roma. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado otoño se puso de moda en los medios italianos una expresión muy elocuente: “Emergencia fascismo”. Después de años de ignorar y alimentar el monstruo, los medios generalistas parecían haber descubierto que la normalización y el auge del fascismo en Italia era algo de lo que ocuparse y preocuparse. El detonante fue el asalto con violencia del partido neofascista Forza Nuova a la sede del principal sindicato del país, la CGIL. Su plan iba más allá, ya que los neofascistas querían emular el asalto al Capitolio y entrar en el Parlamento italiano. Los líderes de Forza Nuova que participaron en el asalto, encabezados por el exterrorista nero Roberto Fiore, fueron arrestados y el centroizquierda prometió que ilegalizaría el partido con una moción de urgencia. Spoiler: no lo hicieron. Pero lo más grave es que la supuesta “emergencia fascismo” desapareció enseguida. Veamos por qué.

Las imágenes de fascistas asaltando el sindicato dieron la vuelta al mundo. La respuesta a la agresión, una manifestación en Roma organizada por los sindicatos, también tuvo bastante eco. El lema era “Fascismos, nunca más”. Todo esto pasó en medio de las elecciones municipales más importantes, las de la capital. En concreto, justo antes de la segunda vuelta de los comicios romanos, en los que se enfrentaba el candidato del Partido Democrático (PD) con el del partido posfascista Fratelli d’Italia (Fd’I), liderando la coalición con Forza Italia y la Liga.  

En esa ola de aparente antifascismo mainstream, el PD ganó la alcaldía de Roma en la segunda vuelta, con la participación más baja hasta la fecha

El PD hizo suya la manifestación y la ola de “antifascismo” que de repente inundó todo el espacio público no abiertamente de derechas del país. Intelectuales, políticos y editoriales hicieron una llamada al voto útil para “parar el fascismo”. Se referían al candidato de Fd’I, la formación heredera del Partido Fascista liderada por Giorgia Meloni. Aquellos días, además, las televisiones y la prensa generalista difundieron un excelente reportaje del digital FanPage que recordaba y evidenciaba los lazos actuales de dirigentes de Fd’I con el neofascismo y con los violentos de Forza Nuova que asaltaron la CGIL.  

En esa ola de aparente antifascismo mainstream, el PD ganó la alcaldía de Roma en la segunda vuelta, con la abstención de las periferias y los barrios trabajadores y con la participación más baja hasta la fecha. Pocos días después, Enrico Letta dijo de Fd’I: “Es un partido que hunde sus raíces en el peor fascismo de nuestro país. Y aquí no hay espacio para fascistas ni neofascistas”. Pero de repente la emergencia antifascista que dio el empujoncito al PD en las municipales de Roma, en medio de una desafección política generalizada, se diluyó. O mejor dicho, se evaporó, ya que Letta inició una especie de tour con Giorgia Meloni, con quien presentó nada menos que tres libros. “¡Parecéis pareja estable! ¡Qué bien os lleváis!”, empezaron a gritarles los periodistas. Ellos respondían con sonrisas cómplices y bromitas.  

Uno de los libros que presentaron juntos fue el de un gran blanqueador del fascismo, el periodista y buen amigo de Silvio Berlusconi Bruno Vespa. Meloni y Letta presentaron el enésimo libro revisionista del veterano periodista de la RAI dedicado a Mussolini con un buen rollo apabullante. Para entender el papel de Vespa en el blanqueo del fascismo recomiendo ver la entrevista que hizo el 15 de mayo del 2019 al neofascista Roberto Fiore, fundador de Forza Nuova, uno de los detenidos en el asalto al sindicato. En pleno prime-time de la TV pública, Vespa permitió que Fiore, entonces candidato a las europeas, hiciera una apología del fascismo en toda regla y desgranara sus delirios contra “la Europa liberal-masónica, marxista y pro-gender”. Imperdible cómo lo presentó: “Todos sabemos que ha tenido una vida aventurera”, dijo en tono socarrón para introducir a uno de los principales terroristas fascistas de los años de plomo italianos

Atreju consiste en unas jornadas de debates en torno a los valores del partido posfascista; nació el 1998 para promover las ideas reaccionarias de Alleanza Nazionale

La desmemoria antifascista llegó muy rápidamente tras conseguir la alcaldía de Roma. No solo para el PD: los medios dejaron de tratar el tema. La apoteosis del olvido repentino llegó con la fiesta anual de Fd’I, uno de los eventos intelectuales más esperados por los simpatizantes fascistas de toda Europa: Atreju. Recordemos qué partido es Fd’I: uno que organiza cenas en honor a Mussolini y a la Marcha sobre Roma, aliado de Viktor Orbán, Vox y Jair Bolsonaro. En la última edición antes del paro pandémico, la de 2019, el invitado estrella fue el primer ministro de Hungría, mientras que en la del 2018 fue Steve Bannon, que pronosticó que Meloni tendría éxito porque sería “el rostro juicioso” de la extrema derecha europea. Es el rol que juega: madre católica antiderechos LGTBI, mujer antifeminista y gran patriota. 

Atreju consiste en unas jornadas de charlas y debates en torno a los valores del partido posfascista; nació el 1998 para promover las ideas reaccionarias de Alleanza Nazionale entre los jóvenes. Pues bien, en la edición de diciembre de 2021, poco después de la supuesta emergencia fascista, participaron en la fiesta de Fd’I desde los ex-premiers Giuseppe Conte, Matteo Renzi y Enrico Letta a su socio Matteo Salvini y los grillini; del director del diario más vendido, Il Corriere della sera, al presidente de la gran patronal italiana, Confindustria. El más aplaudido por el público fue Letta, que ironizó por enésima vez sobre el feeling que tienen él y Meloni.

Probablemente fue la operación de blanqueo y legitimación de la extrema derecha con raíces fascistas más descarada de los últimos tiempos en Italia. Lo más opuesto a un cordón sanitario, vaya. La plana mayor del mundo político, mediático y empresarial del país desfiló por el escenario de la fiesta del partido de extrema derecha reaccionaria. Según todos los sondeos, Meloni, omnipresente en los medios, podría ser la nueva primera ministra italiana cuando haya elecciones, y el poder siempre se arrima al caballo que pinta ganador. Además, Letta quiere pactar con ella el nuevo presidente de la República, que tendrá que elegirse a finales de mes. Que las élites económicas prefieran a Meloni antes que a Salvini es comprensible: es más estable –más juiciosa, como dice Bannon– que el oportunista e incontinente Salvini, propenso a meterse en jardines, sobre todo rusos. Pero también más vinculada a un fascismo del que no quiere despegarse. Y encima, Fd’I sin Meloni es un partido lleno de personajes con muchas ganas de demostrar su admiración por Mussolini. 

El año nuevo comenzó con una treintena de militantes y dirigentes de Fd’I de Nápoles fotografiándose haciendo el saludo nazi para celebrar el 40º aniversario del Movimento Sociale Italiano. El 7 de enero centenares de neofascistas liderados por Casapound desfilaron en formación paramilitar con los brazos alzados en Roma para homenajear a tres camaradas muertos a tiros el 1978, en plenos años de plomo. La primera corona de laurel en su honor fue, como cada año, la del Ayuntamiento de Roma. Esta vez en nombre del alcalde demócrata que consiguió su puesto erigiéndose como el freno al regreso del fascismo. El 10 de enero, en el funeral de una joven militante de Forza Nuova en la parroquia de Santa Lucía, también en Roma, los presentes acompañaron el féretro cubierto con una gran esvástica y haciendo el saludo nazi en medio de la calle, en la puerta de la iglesia. Para qué disimular. 

Es una irresponsabilidad apelar a una emergencia fascista para convencer a los electores de que tus adversarios son un peligro para la democracia y a continuación compadrear con ellos. ¿Con qué autoridad hará el centroizquierda italiano el próximo llamamiento al antifascismo? ¿Qué credibilidad tendrá la siguiente “emergencia fascismo”? Cuando la extrema derecha reaccionaria alcance nuevas cotas de poder y los medios hagan editoriales preguntándose cómo ha podido suceder, recordemos quién lo ha legitimado tratándolo, entre risas y complicidades, como una opción democrática más.

El pasado otoño se puso de moda en los medios italianos una expresión muy elocuente: “Emergencia fascismo”. Después de años de ignorar y alimentar el monstruo, los medios generalistas parecían haber descubierto que la normalización y el auge del fascismo en Italia era algo de lo que ocuparse y preocuparse. El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alba Sidera

Periodista especializada en la extrema derecha y el análisis político. Vive en Roma desde el 2008, donde trabaja como corresponsal. Autora del libro Feixisme Persistent.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí