1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Promesas y realidades

La reforma laboral, una epopeya a la inversa

En contra de lo que han dicho, es posible técnicamente derogar la reforma laboral y no se ha hecho. Europa no había condicionado la llegada de fondos a que no se tocasen las partes realmente lesivas de la reforma de 2012

Juan Rubiño 17/01/2022

<p>Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.</p>

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Habemus reforma y, sin embargo, habiéndola y estando aún calentita, no pretendo realizar un análisis jurídico profundo. Por muy reciente que esté, llegaría tarde, pues a las pocas horas de publicarse en el BOE todos los periódicos habían ya finalizado la carrera por publicar sus análisis, conclusiones y críticas. 

La misión que acometo es más sosegada a la par que elevada pues trato de responder a dos preguntas trascendentales como son las de: ¿k pasao?, ¿otra vez?

Efectivamente, el último suspiro del año 2021 nos trajo la modificación del Estatuto de los Trabajadores tras muchos meses de negociaciones, filtraciones, mensajes intencionados a la prensa, faroles de unos, promesas de otros… O sea, toda la escenografía que se despliega cuando de cambios legislativos de calado se trata.

Todo lo épico está en el comienzo de la trama y lo prosaico va haciéndose con el guion para culminar con un final bastante gris

Escenografía; teatro. Una epopeya a la inversa en la que todo lo épico está en el comienzo de la trama y lo prosaico va haciéndose con el guion para culminar con un final bastante gris y repetido. 

El contexto histórico de la obra nos lo daban las reformas laborales del año 2010 y 2012 que habían flexibilizado el mercado laboral; eufemismo este de recorte de derechos de las trabajadoras.

Es así que el telón se alza en 2015 con un Pedro Sánchez erigido como principal opositor al gobierno y declarando solemnemente que “lo primero que haremos será derogar la Reforma Laboral”. Era el 15 de diciembre de aquel año. Su asalto al poder estaba preparándose cuando a los pocos meses fue víctima de un giro de guion al más puro estilo de Juego de Tronos. Sus oficiales se le rebelan y sufre un motín. Pedro Sánchez es defenestrado por el malvado aparato del partido. 

La segunda escena sigue participando del clima heroico. Se inicia con Pedro Sánchez antes de coger la A4, de pie junto a la puerta a medio abrir de su automóvil (un Peugeot 407 de 2005). En ese momento pronuncia aquellas grandilocuentes palabras: “Cojo mi coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar a aquellos que no han sido escuchados, los militantes y los votantes de izquierdas de nuestro país”. Quién me va a negar que no son palabras dignas de un protagonista clásico. En realidad, fueron escritas en Twitter un 29 de octubre de 2016, 27 días después de su caída. Era el comienzo de su exitosa reconquista.

En la tercera escena ya estamos al comienzo del año 2020. Tras una serie de batallas y repeticiones electorales, aquel conductor del Peugeot es proclamado presidente de Gobierno merced a un pacto entre PSOE y Unidas Podemos. A partir de aquí comienza la línea descendente del guion, aunque mantiene algún que otro pico de intensidad.

En este pacto se adquiere el compromiso de derogar partes de la reforma laboral, pero, en realidad, indultaban las medidas más graves del Gobierno de Rajoy. Cierto es que como necesitaban el apoyo de Bildu se comprometen con ellos meses después a la derogación íntegra de la reforma de 2012.

También entra en escena un nuevo personaje que va ganando protagonismo, su nombre es Yolanda Díaz y es la autora de recuperar la promesa de derogar la reforma laboral afirmando “que, si no lo hacemos, se equivocará el país, el Gobierno y España”. No hace mucho de esto, era septiembre de 2021, y fue la última vez que pronunció la palabra “derogación” con orgullo.

Llegamos a la escena final. El BOE publica una edulcorada reforma laboral con el apoyo de los representantes de los empresarios, de los representantes de los grandes sindicatos y con el beneplácito de las instituciones de la Unión Europea que por lo visto observaban de reojo.

Finalmente no, no se derogó la reforma laboral. Ni mucho menos. Díaz afirmaría en el epílogo de la obra que “esta es la primera reforma laboral que recupera y gana derechos para los trabajadores”. No le falta razón, pero … ay, Sra. ministra, ¿qué quiere que le diga? A esta epopeya sólo le faltaba que hubiera terminado limitando los derechos de los trabajadores para convertirla en tragedia o comedia.

Dos semanas antes de que se publicara el texto de la ley escribí este artículo, al que remito a quien le interese conocer algo sobre el contenido de la reforma, donde analizaba y comparaba someramente:

  • Lo que las reformas del año 2010 y 2012 habían transformado.
  • Lo que se prometió hacer antes de la entrada en el Gobierno.
  • Lo que se prometió hacer en el pacto de Gobierno.
  • Lo que parecía que realmente se estaba negociando.

En él confeccioné un cuadro resumen, en el que otorgaba una puntuación del 1 al 10 a cada una de las medidas según el grado de lesividad que yo mismo consideraba, y que voy a trasladar aquí incorporando una nueva columna en la que recojo el resultado final de la reforma.

Es el siguiente:

En este cuadro he añadido ahora dos medidas publicadas, que he adjudicado a Yolanda Díaz solo por el hecho de que estas materias no eran elementos reformados en el año 2010 ni en el 2012, sino que son mejoras para los trabajadores que se incorporan en esta reforma. La primera hace referencia a la eliminación de la figura de los contratos de obra y servicio, uno de los grandes nichos de fraudes de ley por parte de las empresas.

La otra figura es la de la subcontratación. En concreto hace referencia a la práctica de muchas empresas de subcontratar un puesto de la estructura organizativa de la empresa a otra empresa externa. Es así que muchas de las “kellys” de los hoteles no pertenecen a las empresas hoteleras sino a subcontratas que pagan menos porque tienen peores convenios o directamente no tienen. Es un caso muy recurrente también para los puestos de conserje o porteros o, en general, muchos de los que ofertan las empresas multiservicios. Se pretendía pues, que se rigieran por el convenio de la empresa contratista para evitar esta exclusión del convenio. Con la nueva reforma pareciera que se ha logrado, pero (y me decían acertadamente por México que después de un pero siempre viene mierda) han establecido que si la empresa tiene convenio propio, este sea el dominante de la relación. O sea, que en la práctica va a haber mucho empeño en las empresas por tener convenio para que nada cambie.

Hasta aquí la explicación de la reforma en la que he de reconocer que me he esmerado poco. Me voy a justificar en que lo que pretendo en este artículo no es tanto un análisis legal o técnico como cuestionar y preguntar por el proceso en el que parece que casi todos los actores que participan han salido contentos y los que no han participado pues parece que, en su mayoría, también. Así es que:

  • El Gobierno está satisfecho porque dice haber cumplido su promesa.
  • Yolanda Díaz está contenta porque es la primera reforma que mejora condiciones para los trabajadores y porque sin duda es la beneficiaria de un tanto simbólico que le coloca como perfil presidenciable.
  • Nadia Calviño ya ha envainado tranquila el acero de la espada del liberalismo económico. Ella está contenta porque la reforma no cambia el signo de los cambios del PP del año 2012 y por lo tanto no pone en peligro los fondos europeos prometidos para la recuperación económica.
  • Y entonces, ¿está contenta Europa? Difícil pregunta. Europa y la democracia son dos. No dudo que entre bambalinas anduviera ella nerviosilla de acá para allá pero sobre el papel no era obstáculo para derogar lo que quisiéramos derogar. Por eso, ante la enérgica irrupción en escena de Nadia Calviño en nombre de los fondos europeos, muchos nos hemos quedado extrañados releyendo una y otra vez el documento de compromisos que adquirió España para obtener las ayudas a la recuperación. Desde aquí reto a cualquiera a que en las 90 páginas de este texto (componente 23; Nuevas políticas públicas para un mercado de trabajo dinámico, resiliente e inclusiva) me indique el lugar en el que el Estado español se compromete a no tocar alguna de las reformas del año 2012.

Por cierto, ya podría haber sido ese compromiso con la Unión Europea el texto de la reforma laboral, muchísimo más ambicioso y garantista que lo que hemos tenido.

  • Los que se dicen representar a los empresarios están contentos porque por momentos tuvieron miedo de que se derogaran algunos de los aspectos más lesivos de las reformas anteriores.
  • Los que dicen representar a los trabajadores están contentos porque se les ha devuelto poder en aspectos importantes para ellos como son la negociación colectiva (ultraactividad de convenio o preeminencia del convenio sectorial sobre el empresarial).
  • Sindicatos más combativos y con presencia mayoritaria en ciertas comunidades (Galicia, Cataluña y País Vasco) … umm, estos no están contentos porque los representantes en Madrid se han olvidado ¿pretendidamente? de darle prioridad aplicativa a los convenios provinciales o autonómicos.
  • Se cuenta que se ha visto a gente de Bildu escribiendo grafitis que rezan “emosido engañado”; estos tampoco deben estar contentos; que vaya preparando la chequera el gobierno si quiere que se lo convaliden en fase parlamentaria.
  • Un señor al que no conozco está exultante, y también bastante insultante en mis redes sociales, por lo conseguido por Yolanda Díaz con tan solo 35 diputados. 
  • ¿Y mi cascarrábica opinión? ¿por qué no estoy yo contento? No sé, igual hay algo de envidia por no sentir míos ninguno de los 350 escaños; o quizás porque en las reformas quitaron diez, nos prometieron que los devolverían y solo nos han traído uno de vuelta. No me salen las cuentas sabiendo, además, que si no ha sido ahora ya no será.

Yolanda Díaz ha pedido que pongamos la atención en la foto que cuenta el instante exitoso. A mí, sin embargo, me interesa, más que la foto, el vídeo que relata la historia. Es esta una historia en la que el mercado laboral se flexibiliza, donde no se garantizan rentas ni estabilidad que otorgue la base material para la dignidad de todas, donde en un partido desigual se limita más al árbitro que hacía del juego algo menos injusto.

Yolanda Díaz ha pedido que pongamos la atención en la foto que cuenta el instante exitoso. A mí, sin embargo, me interesa más el vídeo que relata la historia

Nos enseñan en la facultad que el derecho laboral tiene naturaleza tuitiva, esto significa que debe proteger y defender a los trabajadores, a la parte débil. Tiene lógica hasta desde un punto liberal donde los actores que acuden a un mercado (y el trabajo lo es) deberían hacerlo en igualdad de condiciones. Cada vez sucede menos.

Pero, sobre todo, y retomando mi hipérbole, me preocupa la puesta en escena por la que todas las epopeyas (vivienda, ecología, trabajo, sanidad, leyes mordaza, poder judicial…) se reconduce a tramas que nos llevan a finales carentes de potencia de transformación.

Lo representativo ha actuado como un teatro que se dedica a triturar, concretamente deseos. Y es que el deseo de transformación existe en gran parte de la población, a la que se prometió derogar una reforma injusta. El mismo deseo que clamaba por apostar por lo público, por derogar las leyes que penalizan la organización y crítica social, por devolver la sanidad a todos, por el derecho a una vivienda digna...

Pedro Sánchez alzando la voz y diciendo que lo PRIMERO, permítanme ponerlo en mayúsculas, que va a hacer al llegar al gobierno es DEROGAR la reforma laboral; lo que realmente estaba haciendo era capturar los deseos de mucha gente que ha sufrido con lo que nos vino en el año 2007; que ha visto como se gastaban cantidades ingentes de dinero público en rescatar bancos que siguieron siendo privados mientras a ellos les recortaban las indemnizaciones, mientras a ellos se les culpaba de lo sucedido, mientras se premiaba con fondos y reformas a los culpables.

Pedro Sánchez lo sabía y Pedro Sánchez elegía bien: LO PRIMERO, DEROGAR. 

Convencido estoy de que el deseo compartido por muchísimas personas contiene la potencia de crear nuevas realidades. Ese deseo una vez canalizado hacia la representación política es convenientemente tratado por la máquina de captura que interpreta un teatro en el que los sujetos deseantes son a veces escenografía y a veces público, pero ya nunca más protagonistas. Es esta el arma devastadora por el que se despotencia el deseo de cambio y nos convierten en sujetos pasivos identitarios. Somos los tuyos, cierra filas.

Tengo dudas, tan grandes como sinceras, sobre si está dinámica acontece de forma necesaria o contingente en el momento en que se toca escaño.

Lo cierto es que irremediablemente se acaba por traicionar el compromiso, por lo que, para que el incumplimiento de las promesas no parezca tal, se genera el clima de opinión necesario. En él se dice que la política es compleja y su materia prima es la realidad posible, no los deseos infantiles y primarios de la gente. Los críticos son tachados de gente abonada a las pasiones tristes incapaces de celebrar ningún éxito; negligentes a la hora de hacerles el juego a la derecha al generar división en el bando.

Si la historia comenzaba con un Pedro Sánchez diciendo que se montaba en su “coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar a aquellos que no han sido escuchados, los militantes y los votantes de izquierdas de nuestro país”, la misma termina traicionándolos, infantilizándolos y pidiéndoles lealtad. 

Pero a pesar de este discurso, la realidad es que, en contra de lo que han dicho, es posible técnicamente derogar la reforma laboral y no se ha hecho; que Europa no había condicionado la llegada de fondos a que no se tocasen las partes realmente lesivas de la reforma de 2012;  que nunca estuvo en el pacto de gobierno la derogación de las partes más dañinas; y que ni siquiera se ha cumplido el pacto de gobierno por completo. 

A la vista de lo anterior pareciera ético que el incumplimiento de la promesa de derogar la reforma de 2012 no debiera venderse como un logro.

A esta altura es obvio que lo que no me gusta no es el guion de la obra sino el teatro en sí. Como le decía Rick a Morty “Don’t hate the player, hate the game, son” (“No odies al jugador, odia el juego, hijo”). Frente a lo que llaman política de lo posible habría que gritar fuerte que otro estatuto de los trabajadores, otra forma de hacer política y otra democracia son posibles.

Desde ahí me nacen preguntas: ¿Cómo lograr que las historias sigan siendo bonitas en su transcurrir y que no pierdan su capacidad de transformar? ¿Cómo hacer para que el deseo siga operando? ¿Cómo escapar de la máquina que lo captura? 

-----------------

Juan Rubiño es abogado de Red Jurídica.

Habemus reforma y, sin embargo, habiéndola y estando aún calentita, no pretendo realizar un análisis jurídico profundo. Por muy reciente que esté, llegaría tarde, pues a las pocas horas de publicarse en el BOE todos los periódicos habían ya finalizado la carrera por publicar sus...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Rubiño

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. itsasotsoa

    Muy bueno el artículo. No hay como bajar al detalle de las cosas para dejar con el culo al aire a los que nos pretenden hacer comulgar con ruedas de molino. ¡Qué desilusión con Yolanda Díez! 5 minutos de poder y ya está copiando los teatrillos del sistema que se suponía que venía a combatir.

    Hace 8 meses 13 días

  2. José Luis Porcar

    Sublime aportación informativa. Al menos nos aporta luz, claridad, mucha claridad en ese submundo oscuro, frío y tenebroso en el que estamos inmersos la mayoría de las víctimas de este Estado. Tal vez el espacio parlamentario está altamente contaminado, más allá de corrupciones, corruptelas y puertas giratorias, por el virus ancestral del legislador, que se ve obligado, inducido o coaccionado a practicar el arte de "cambiar algo para que nada cambie". Poco futuro tendremos mientras no se dé un vuelco drástico y contundente por parte de los/as votantes. A pesar del frío, debemos informarnos sobre esta ley, sobre las prácticas de poder financiero y sobre la actuación del oligopolio energético. Tendremos igual de frío, pero tal vez alcancemos la sabiduría para distinguir si hay algo más después de la nada, y sobre valorar las representaciones teatrales del sistema.

    Hace 8 meses 16 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí