1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crisis política

La excomunión de la izquierda portuguesa

Portugal afronta unas elecciones anticipadas marcadas por el ‘no’ de los socios de la geringonça a los presupuestos del Partido Socialista

Joan Cebrián 27/01/2022

<p>António Costa</p>

António Costa

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República de Portugal, no advirtió en vano. El pasado mes de octubre –en pleno debate sobre los Presupuestos del Estado– reiteró que, si las cuentas no salían adelante, Portugal se adentraría en un nuevo proceso de elecciones legislativas. La negativa de los partidos de izquierda a la propuesta del Partido Socialista (PS) generó una crisis política que debería resolverse este 30 de enero, cuando se celebran elecciones anticipadas. A pesar de que António Costa, el líder socialista, se mostró en su momento con la conciencia tranquila, la convocatoria a las urnas llega marcada por el divorcio de los socialistas con el Bloco Esquerda (BE) y el Partido Comunista Portugués (PCP), sus antiguos socios de la geringonça

La erosión de la alianza de izquierdas llegó después de dos años de Gobierno del PS en minoría. Tras el fin de la geringonça, el Gobierno del PS apoyado desde fuera por BE y PCP desde 2015 hasta 2019, ninguno de los tres partidos ha mantenido la relación estable que les caracterizó durante su mandato. En 2021 los presupuestos planteados por los socialistas salieron adelante, pero mientras los comunistas decidieron abstenerse, el Bloco votó en contra. Desde entonces António Costa y Caterina Martins, la líder del Bloco, han protagonizado distintos intercambios de críticas que han evidenciado el distanciamiento entre las partes. 

Geringonça hace referencia a un objeto mal hecho, frágil y precario; con la llegada del coronavirus, las mejoras conseguidas empezaron a revertirse radicalmente

La distancia parece haber perjudicado más a los partidos pequeños que al PS, y ha permitido el ascenso de la derecha y de la extrema derecha. Según los últimos sondeos, el voto en Portugal está dividido casi a partes iguales entre el PS y el conservador PSD. Durante la campaña, el PSD, liderado por Rui Rio, ha llegado a sobrepasar en intención de voto al PS. Según la realizada por Aximage el 25 de enero para Jornal de Notícias, Diário de Notícias y TSF, los socialistas recogerían un 34,4% de los votos y superarían por 0,6% a los social-demócratas. La pérdida de votos de Bloco Esquerda (6,6%) y el CDU –la coalición del PCP con Verdes– (4,5%) dejaría al grupo de extrema derecha Chega como tercera fuerza política portuguesa: pasaría de un 1,29% de los votos obtenidos en 2019 a un 8%. El PAN y Livre, dos de los posibles socios de Costa en función de los resultados finales, se harían con un 3,2 y un 1,4% respectivamente. 

Nacimiento y éxitos de la geringonça 

La geringonça nació en 2015 a partir de una moción de censura, un procedimiento que en 2018 llegaría también a España –como casi siempre, la política portuguesa se adelanta unos años a la de su vecino–. El PS, el BE, el PCP, los Verdes y el partido animalista PAN (Pessoas, Animais e Natureza) desalojaron del poder el Gobierno del por entonces primer ministro en funciones Pedro Passos Coelho, en aquel momento líder del conservador Partido Social Demócrata (PSD). La moción provocó que el Gobierno de coalición del PSD con el Centro Democrático y Social (CSD) fuera el más breve de la historia del país. Con la derecha fuera del Ejecutivo, los socialistas serían los encargados de gobernar con el apoyo externo del Bloco y los comunistas a cambio de incluir sus propuestas, sin cargos dentro del Gabinete. Felipe Teles, politólogo y profesor de la Universidad de Aveiro (UA), asegura que aquel momento significó “una oportunidad interesante para mostrar que en Portugal la izquierda también puede encontrar mecanismos de coalición, aunque no sean de Gobierno pero sí en el Parlamento, para gobernar”. 

La geringonça significó “una oportunidad interesante para mostrar que en Portugal la izquierda también puede encontrar mecanismos de coalición, aunque no sean de Gobierno pero sí en el Parlamento, para gobernar” 

La legislatura estuvo caracterizada por la recuperación económica en un país muy marcado por la crisis financiera que sufrió entre 2009 y 2014, y por un aumento considerable del gasto social. Las consecuencias fueron palpables: el producto interior bruto (PIB) aumentó, el déficit cayó, el descenso del paro de la población activa fue estable y la tasa de pobreza también se redujo. Coincidiendo con Teles, Marina Costa Lobo, politóloga del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa (UL), cree que esto provocó “mejoras en términos de satisfacción con la democracia y confianza en el Gobierno”. No obstante, Costa Lobo destaca que los progresos se consiguieron a costa de caídas sustanciales de la inversión pública. “No hubo ningún milagro porque la mayor parte del tiempo hubo una camisa de fuerza del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que obligó a continuar con la austeridad”, explica la politóloga. 

Formando un paralelismo con el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, además de las mejoras mencionadas la geringonça también logró el aumento del salario mínimo y las pensiones. En ambos países ibéricos son los socialistas quienes cuentan con el peso principal. Sin embargo, en Portugal los apoyos residían en la fortaleza de BE y el PCP debido a la naturaleza centralista del país, mientras el actual Gobierno español depende más del soporte de partidos autonómicos para sacar adelante distintas propuestas. Geringonça hace referencia a un objeto mal hecho, frágil y precario; con la llegada del coronavirus, las mejoras conseguidas empezaron a revertirse radicalmente. La economía portuguesa no fue una excepción a nivel mundial y se vio afectada por pérdidas importantes en el sector del turismo y la restauración, como ocurrió  en su país vecino.  

La reaparición de las divergencias 

Superada la legislatura, las diferencias entre los tres partidos de izquierdas empezaron a florecer después de la celebración de las elecciones de octubre de 2019. El PS liderado por Costa –que pretendía la mayoría absoluta– consiguió 23 escaños más gracias a un aumento de los votos del 9,2%; el BE de Martins se mantuvo con 19, con una ligera reducción de votos, y el PCP de Jerónimo de Sousa perdió un 25,5% de los votos, lo que le costó quedarse con 12 escaños, cinco menos en comparación a 2015. Sin embargo, que los socialistas no quisieran repetir o reformular la geringonça tensó las relaciones. 

“Después de revertir muchas de las medidas del Gobierno anterior, los tres partidos tuvieron dificultades para encontrar un nuevo propósito común” 

Costa busca en las próximas elecciones una victoria que le pueda revalidar como el político que más tiempo ha estado en el Gobierno desde la Revolución de los Claveles

Para Pedro Magalhaes, investigador del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa, las diferencias entre PC, BE y PCP se agravaron después de las elecciones tras el fin de la que define como época de la “postausteridad”. “Después de revertir muchas de las medidas del Gobierno anterior, los tres partidos tuvieron dificultades para encontrar un nuevo propósito común. Las grandes diferencias que los separan en política económica y financiera volvieron a aflorar” explica el politólogo. Las divergencias no podían volver a obviarse. Las discrepancias en factores como la inversión pública aparecieron al mismo tiempo que inyecciones como las realizadas a Novo Banco o la aerolínea estatal TAP suscitaron las críticas de la izquierda. 

La estabilidad que caracterizó la geringonça desapareció una vez el Gobierno socialista intentó buscar el equilibrio para contentar tanto a la centro derecha como a sus anteriores socios. Desde 2019 hasta 2021 el PS intentó jugar con la balanza de reducir el déficit mientras aumentaba el gasto social. Durante este tiempo, el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista consideraron que los socialistas tuvieron un carácter más conservador. El ‘no’ a los presupuestos de 2022 que ha provocado las elecciones del 30 de enero llegó de la mano de acusaciones a Costa por no realizar unas negociaciones más abiertas. José Santana Pereira, investigador del Centro de Investigación de Estudios de Sociología (CIES), escribió en El País que la posición de ambos partidos puede estar provocada por interpretar que apoyar al PS se traduce en pérdidas de votos a favor de los socialistas. 

Sin embargo, el papel de la pandemia dentro de la crisis política genera división de opiniones entre los expertos. Magalhaes cree que esta obligó a las partes a llegar “a entendimientos para proyectar una imagen de responsabilidad y seriedad frente a los desafíos completamente nuevos que ha planteado”. Siguiendo la misma línea, Teles no opina que la gestión haya sido un motivo de deterioro en la relación de los tres partidos, aunque recalca su importancia para la actual campaña electoral. Sin embargo, Cobos Lobos sí la considera importante por sus consecuencias. “Expuso varias deficiencias del sistema nacional de salud y también en el de empleo. Para BE y PCP, la inversión pública era muy necesaria en estas áreas y se convirtió en un motivo de discordia con el PS”.

Un nuevo entendimiento es posible

A medida que ha avanzado la campaña, tanto De Sousa como Martins han reabierto sus puertas a Costa para un nuevo pacto

Costa, definido por la corresponsal de El País Tereixa Constela como alguien que “recurre al ingenio más allá de la ortodoxia ideológica”, busca en las próximas elecciones una victoria que le pueda revalidar como el político que más tiempo ha estado en el Gobierno desde la Revolución de los Claveles. Sin embargo, los acuerdos para gobernar dependerán de los resultados, y estos a priori empeorarán. Las encuestas exponen que el PS, BE y PCP pagarán el desgaste y, por lo tanto, reeditarán la pérdida de votos que ya sufrieron en las últimas elecciones municipales. Los socialistas quieren la mayoría absoluta, pero formando otro paralelismo con el Gobierno de coalición español con los apoyos del Partido Nacionalista Vasco (PNV) o Esquerra Republicana (ERC), estarían abiertos a formar un acuerdo con partidos minoritarios como PAN o Livre en función de los escaños necesarios. 

Aun así, los expertos aseguran que un nuevo acuerdo entre los tres partidos no es un escenario descartable. A medida que ha avanzado la campaña electoral, tanto De Sousa como Martins han reabierto sus puertas –o recordado que no estaban completamente cerradas– a Costa para un nuevo pacto. Una nueva coalición no significaría a priori un retorno a la estrategia de 2015. “Tanto Costa como Jerónimo de Sousa ya dijeron que la geringonça, tal y como existió, no volverá”, recuerda Cobos Lobo.

“El consenso es fácil en tiempo de urgencia” explica Teles sobre el posible retorno de la relación, y añade que Costa, Martins y De Sousa pueden hacer del último ‘no’ a los presupuestos un proceso de aprendizaje para “hacer las negociaciones con más tiempo y también para saber que, cuando se gobierna en minoría, no hay peticiones garantizadas. Por lo que es fundamental un proceso de construcción de propuestas parlamentarias con los partidos que las apoyan”.  

“Un acuerdo entre PS y PSD no debería generar una gran diferencia con el camino seguido en los últimos años a no ser en temas como la reforma electoral o la judicial” explica Magalhaes. Por el momento los sondeos siguen mostrando un reparto de votos más dividido entre izquierda y derecha, por lo tanto, para el sector progresista volver a entenderse será clave si quiere volver a marcar el nuevo ciclo político portugués. 

Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República de Portugal, no advirtió en vano. El pasado mes de octubre –en pleno debate sobre los Presupuestos del Estado– reiteró que, si las cuentas no salían adelante, Portugal se adentraría en un nuevo proceso de elecciones legislativas. La negativa de los partidos de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Cebrián

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí