1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

¿Quién le pone el cordón democrático al gato?

Ver esta crisis del PP como un suceso interno y pintoresco, y no como un indicio de la mayor y más determinante disfunción de la democracia, no invita a pensar que las reformas necesarias se vayan a producir

Guillem Martínez 19/02/2022

<p>Cloacas.</p>

Cloacas.

J. R. Mora

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Hola. Esto iba a ser sencillo. Se trataba de un articulete sobre la imposibilidad en la democracia Esp de crear la figura del cordón democrático en torno a Vox. Pim-pam. Y a otra cosa. Pero, en eso, no han parado de pasar sucesos, que han paralizado la realidad y organizado el azar, esa cosa que no existe, en una dirección. Esos sucesos, como ya habrán adivinado, no son otros que a) la aparición de una sentencia del TJUE, acotando a la extrema derecha –si bien, snif, no siempre, no en todas sus formas ni biotopos; no se pierdan el punto 11–, y el inicio de la ya tradicional, amena y periódica b) matanza de San Valentín en el PP. Por lo que, en aras de reducir la emisión de CO2, intentaré integrar todo eso en un solo artículo. Será una superproducción, al punto que, para el punto 2, he fichado a Marinetti, que, por primera vez en su trayectoria profesional, ha accedido a aparecer desnudo en un show.

2- “Hola. Soy Marinetti y me han pagado una pasta para, en este punto 2, salir en pelotas y decirles mi gran frase: la guerra es la higiene del mundo”. Muy bien, Marinetti. Ahora váyase al guano, que sigo yo. “Grazie. Posso giocare con la PlayStation?”. Dele. La guerra, prosigo, no es la higiene del mundo, como el mundo sabe. Pero es lo más parecido a la higiene cuando sucede en un partido leninista esp, esa cosa opaca y sometida a sus propias tensiones. Permite, al menos, ver cómo funcionan esas cajas negras. El funcionamiento es la ideología. La ideología no sucede en la boca, sino en el cuerpo. La guerra del PP es, así, la radiografía de un cuerpo. Un chollo. Un lujo. Si bien no aporta nada que no se supiera, aporta su intensidad. Aporta un momento ahá, un instante Rociíto.

Mad es una perturbación, una amenaza, incluso en el neoliberalismo esp, que, en tanto que esp, debería velar para que el Mad-max-ismo no arrase todo el Estado

3- No todos los partidos son iguales. Quien crea eso debería ser visitado por el tipo chungo que penaliza a los camareros que creen que todas las cervezas son iguales. Los grandes partidos del arco esp –dos– son diferentes entre sí, si bien mantienen parecidos razonables. Mantienen una cultura común –que les orienta sobre lo que es normal, anormal, deseable, indeseable–. Una idea del Estado, de su funcionamiento, de las reglas, de los límites. Del alquiler, del desahucio. Sometida, y aquí empieza el cacao, a la erosión de lo que no tienen en común PSOE y PP. El constitucionalismo. El constitucionalismo vino a comer aparte. Angulas.

4- Y vino en 1996. Supuso –sigue suponiéndolo– el punto de unificación de las derechas esp. También de las extremas. Desde 1996 estuvieron en unidad hasta C’s y Vox. C’s nació en el constitucionalismo, desde un cálculo, poco calculado, del desgaste del PP. Vox nació, a su vez, desde el PP, para reformular el constitucionalismo y otra futura unidad, en otro sitio. No le va mal. En 2000, sea como sea, el constitucionalismo ya era el actual objeto, compartido en el tiempo por tres partidos –PP, Vox y C’s–. Es, por tanto, un objeto serio, y más antiguo que la socialdemocracia, que, así a pelo y con matices, no existe como opción esférica de gobierno. ¿En qué consiste el constitucionalismo? Sí, ya, es un corpus interpretativo no solo de la CE78, sino de la política, de la comunicación, de la Justicia, etc. También es el punto de contacto de la extrema derecha local con la extrema derecha USA –Vox, constitucionalista como una casa, se ha especializado en contactar también con la extrema derecha europea; Vox es constitucionalismo I+D–. Pero, si bien es la intensificación, épica y democrática, de mitos esp predemocráticos, de la Restauración –unidad nacional, catolicismo, Destino Predeterminado de una nación, que dicen en los USA–, no es más que una interpretación del neoliberalismo. Salvaje. Que se traduce también en una idea de la capitalidad hispano-americana de Mad, fundada por Aznar y no desmentida por nadie. Esa idea se traduce en un Mad financiero –es el récord esp de inversión financiera; los fondos principales vienen de Luxemburgo; glups–. Es un Mad receptor de capital sudamericano inquietante –los chicos y chicas no-Mad se pierden unas cadenas de fast food de capital venezolano que no existen en el resto del Estado; son una metáfora, una punta de iceberg–. El resultado es, también, la desplanificación del territorio. Un Mad desregularizado, abandonado a sí mismo, que comporta más abandonos. Un potente absorbente de posibilidades económicas y de población. Un agujero negro. Un paraíso fiscal interno –reconocido como tal por la OCDE–. Una perturbación, una amenaza, incluso en el neoliberalismo esp, que, en tanto que esp, debería velar para que el Mad-max-ismo no arrase todo el Estado. No, al menos, tan rápido.

5- El PPMad es otra causa y consecuencia de todo ello. Es un PP diferente. Incluso a cualquier otro partido del Estado. La corrupción estructural catalana –iniciada, con conocimiento y orden, en 1981, que ya es decir–, suponía un monto lirondo, que se dividía, según fiscalía, entre el partido y la Familia Real –de Cat–, si bien era, solo por costes de oportunidad, calderilla, si se compara con las posibilidades Mad, topos con otra escala de la obra pública y en contacto con la gran empresa financiera. Eso crea un partido local rico, abierto a grandes posibilidades personales, y a grandes cambios biográficos en su staff. Y en colisión periódica con el PP. Sencillamente, por eso mismo. Entre el PPMad y el PP pasa lo mismo que entre la CAM y cualquier otra autonomía. Hay cacho, pero no hay color. El PP, una bestia de la política extractiva, según determinan ya sentencias, posee otra bestia en su interior. Más rica y más extractiva. Y más salvaje. Y eso es una tensión inaudita. De niña, corrupta, de El Exorcista.

Para el constitucionalismo, el enemigo, interno o contrincante, debe ser políticamente exterminado. Lo que indica que esto del PP es un/otro combate a muerte

6- Ese enfrentamiento periódico –es decir, perpetuo– entre PP y PPMad no se traduce en un combate político. Las periódicas matanzas PP en Mad no son un combate entre neoliberalismo y liberalismo –ay, que me meo; “Bisogna una Tena-lady?”; demasiado tarde, Marinetti–. John Major, un poeta, decía que el enemigo está en el partido, y fuera de él, el contrincante. Eso es aplicable al constitucionalismo, si bien con matices. El principal: para el constitucionalismo, el enemigo, interno o contrincante, debe ser políticamente exterminado. Lo que indica que esto del PP es un/otro combate a muerte. Entre aparatos. Esos combates no son un enfrentamiento entre visiones del mundo, sino entre intereses. Lo que dibuja a la commonwealth PP –diversos PP, el PP en Mad, y el PPMad–, como algo alejado de los conceptos commom y wealth. Como una comunidad de intereses. Personales. Dicho así, se parecen a los Latin Kings.

7- Meditación. El PP, ese partido que dedica muchos esfuerzos a no ser un partido Mad enfrentado a otros territorios, en un combate que impediría la hegemonía del PP en ellos, precisa ser dirigido por un gallego. Esto es, alguien que distinga entre ver y mirar, y que sepa cuándo mirar a otra parte. Que no se meta en política, que la delegue en la Justicia, la información y el mercado. Que si se le ofrece un sobre, lo coja, pero que no sacrifique los beneficios de Esp, sostenibles, regulares, por los pelotazos individualizados de Mad. Tal vez ese sea el destino del PP. Y, en general, del constitucionalismo. Ese destino es, por tanto, un barranco: mantener, sin que tenga el liderazgo político, sin que se salga de madre, las originalidades del PPMad, que, a su vez, determinan desequilibrios insostenibles en TODO el territorio. Este punto 7 igual es un spoiler a lo que está pasando en Mad. Por lo que no estaría mal proseguir desautomatizando lo que está pasando.

8- El combate, personal, entre aparatos extractivos permite ver el funcionamiento del constitucionalismo. Es una serie de mecanismos, compartidos ya por más de una generación, aprendidos, naturalizados, en NN.GG. Las juventudes, en fin, son donde los niños ven trabajando a los mayores, y los imitan. Este sistema de formación y promoción de líderes-niño indica que los líderes-niño no se forjan a través del conocimiento –“Un’altra Tena?”; mejor una fregona, Mari, porque puedo llamarte Mari, ¿no, Marinetti?–, sino a través de la selección negativa, un proceso de selección, promoción y aprendizaje que normaliza patologías. Incluso delictivas.

9- El combate consiste en algo improbable en otra cultura. Un secretario general –que no ha acreditado grado y máster–, que investiga a la jefa del PPMad –que, en otra cultura política y judicial, debería haber abandonado la política por un posible caso de alzamiento de bienes de cajón–, no para demandarla a la Justicia, sino para extorsionarla, cual vulgar ladrona de cremas hidratantes. No es una vulgar ladrona. O, al menos, no es vulgar. Es –otra vez la selección negativa– la presidenta del territorio europeo con más defunciones –esto es, con menor capacidad y voluntad de planificación– en primera ola de la pandemia, que estuvo viviendo, en aquel momento, en un apartamento ofrecido de forma gratuita por una empresa, y que favoreció a empresas y personas en la adquisición de obra y materiales. Su principal política en pandemia fue, de hecho, la obra pública, el estraperlo del siglo XXI.

Aznar, la unificación de la derecha con patas, la gran autoridad interpartidos constitucionalistas, ya advirtió que el lugar de Vox no son los gobiernos

9- El combate ha obligado a unos medios de comunicación que han defendido que lo de Ayuso no era corrupción, sino libertá, a defender ahora lo contrario. Por mucha menos tensión, el ordenador Hal 9000 se volvió majara. Pero ese no será el caso de nuestros medios y profesionales. Lo que explica una profesión. El constitucionalismo, como cualquier otra extrema derecha contemporánea, no se sustenta en la violencia, sino en el fake, esa violencia. Requiere, donde es gobierno o donde quiere serlo, una industria del fake. Recompensada a través de criterios de selección negativa periodística. En este caso concreto, la emisión de información respecto al caso PP permite la visualización de dos cosas. Cosa a) ver que la corrupción, o cualquier otro delito político, no es corrupción o cualquier otro delito político, sino lo que señala un político y, con él, los medios. Cosa b) ver cómo los medios son el lugar de la política en Esp. El lugar hacia donde se deslocaliza, antes o después de que se deslocalice en la Justicia. El punto en el que se crean las cosmovisiones. Si careces de esas cosmovisiones, los medios son, por tanto, un lugar prescindible. Por cierto, viendo la poética de medios, parece ser que está ganando Casado. Esto es, que el periodismo Mad confía más para su futuro personal en el PP que en el PP Mad. Veremos. El domingo hay una mani procesista. A favor de Ayuso. A ver lo que pueden conducir y hacia dónde.

10- Nos encontramos ante un cisma. Un cisma no es una ruptura. Es la división, siempre momentánea, de un objeto sin el abandono de una fe común. Una serie de problemas personales. Recordemos que Occidente vivió, simultáneamente, la existencia de tres Papas, que creían en lo mismo desde tres locales diferentes. En este caso no tiene por qué ser un cisma histórico, en tanto que el pifostio es recurrente y responde a una tensión –el hecho Mad– que no puede ser solucionada sin romper el juguete. El abanico es amplio. Posibles posturas futuras, o PP-sutra: a) un nuevo partido en Mad, ese nuevo Estado-nación; b) menos probable, un nuevo partido en Esp, c) entrada de Ayuso en Vox –poco probable; antes de estos festejos, en alusión a C&L, Aznar, la unificación de la derecha con patas, la gran autoridad interpartidos constitucionalistas, ya advirtió que el lugar de Vox no son los gobiernos; es una casilla antes, como en Mad, Andalucía o Murcia–. Pero también puede ser d) un vamos-a-llevarnos-bien. En ese sentido, puede ser rápido y barato un abrazo de Vergara, pactar varios cadáveres en PP –García Egea– y en PPMad –MAR–. En ese sentido, el expediente abierto a Ayuso en el PP es informativo, no disciplinario. Tiene vuelta atrás. O no. Pero también puede pasar z). Esto es, cualquier cosa. Que C’s solvente su futuro cuando no lo tenía. O que Vox aumente su intención de voto, incluso de manera indeseable para un partido que se sabe de no-Gobierno. En cualquier caso, todos esos caminos y posibilidades conducen, tarde o temprano, a un gallego. Conducen también, como sucedió en Cat con un objeto muy parecido, a su refundación, a un cambio de nombre y a la venta de su local.

El cordón democrático, inexistente, improbable, imposible, debería desarrollarse en otro punto, alejado de los Gobiernos constitucionalistas. Ese punto son las reformas potentes

11- ¿Un cordón democrático en C&L? Es imposible. El constitucionalismo, que es la extrema derecha 2.0, y que se ha dibujado a sí mismo en esta crisis como una suerte de Forum Filatélico que funciona, ya está en las instituciones. Y estará. Y con él una prensa. Y con ella la aceptación de pulpo, corrupción, libertá, o lo que nos digan, como animal de compañía. La cultura constitucionalista tiene, por otra parte, componentes que, en igual o menor grado, comparten más partidos. El neoliberalismo, la selección negativa y la política de extracción son los más divertidos. La diferencia, la originalidad, del constitucionalismo –y de otros partidos, como JxC– es su carácter iliberal. Un trazo peligroso por fin acotado por el TJUE, si bien de manera poco operativa. El TJUE ha abierto la puerta a penalizar económicamente –lo más para las extremas derechas– a Estados que se salgan del trade-mark liberal. Algo que es poco probable que suceda en Esp. En Esp lo iliberal no cambia leyes en la lógica iliberal. Las desarticula negándoles presupuestos. El rol de un Vox es, precisamente, participar de ese vaciado de presupuestos, desde fuera de los gobiernos.

12- El cordón democrático, inexistente, improbable, imposible, debería desarrollarse en otro punto, alejado de los Gobiernos constitucionalistas. Ese punto son las reformas potentes. En la Justicia, en la policía, en lo territorial, en la regularización. Derogar la Ley Mordaza. Impedir desahucios, regularizar el alquiler, penalizar el fake. Trazar una línea férrea, efectiva, dramática, entre el constitucionalismo y el resto. Saberse resto. Ver esta crisis del PP como un suceso interno y pintoresco, y no como un hecho cotidiano del constitucionalismo, no como un indicio de la mayor y más determinante disfunción de la democracia, no invita a pensar que eso se produzca. Ni que tan solo se perciba.

1- Hola. Esto iba a ser sencillo. Se trataba de un articulete sobre la imposibilidad en la democracia Esp de crear la figura del cordón democrático en torno a Vox. Pim-pam. Y a otra cosa. Pero, en eso, no han parado de pasar sucesos, que han paralizado la realidad y organizado el azar, esa cosa...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí