1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

Canadá dice basta a la ‘libertad’

El Convoy de la Libertad es el enésimo intento de la extrema derecha por desestabilizar un país, pero esta vez la población canadiense le ha dado mayoritariamente la espalda

Manuel Gare 21/02/2022

<p>Camioneros canadienses durante las últimas protestas.</p>

Camioneros canadienses durante las últimas protestas.

Ana Krach

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se cumplen tres semanas del asedio a Canadá de un grupo organizado de transportistas que ha puesto en jaque al país. El Convoy de la Libertad –Freedom Convoy en inglés– arrancó el pasado 29 de enero con el despliegue de centenares de camioneros antivacunas, que colapsaron Ottawa y otros puntos clave de la frontera con Estados Unidos; una demostración de fuerza cuyo germen está en el fin de las exenciones a la vacunación para transportistas que traspasan la frontera. Con todo, la vacuna obligatoria no ha sido más que un pretexto para atacar todo el paquete de medidas derivadas de la pandemia de covid-19 en Canadá, dando forma a una protesta de tintes radicales a la que se han ido sumando otros intereses políticos e ideológicos.

Ya en la primera semana de manifestaciones, François Laporte, presidente del sindicato de camioneros Teamsters Canada, manifestó que el 90% de transportistas canadienses estaban vacunados, y que, por tanto, el convoy no representaba a la industria. En un comunicado oficial, señalaba a la derecha y a sus representantes políticos como responsables directos de la situación, lamentando la instrumentalización de los camioneros en detrimento de “las preocupaciones reales” de la mayoría de trabajadores del sector. Sin ir más lejos, uno de los más recientes apoyos políticos de los camioneros es Pierre Poilievre, postulado como próximo líder del Partido Conservador de Canadá, oposición directa a Justin Trudeau y el Partido Liberal.

Poilievre, que anunció su candidatura hace menos de diez días bajo proclamas como “recupera el control de tu vida” o “ayúdame a restaurar la libertad”, ha aprovechado la tesitura para atacar duramente las políticas del primer ministro canadiense. Todo vale en la guerra política, incluso llegó a decir en una entrevista que está “orgulloso de los camioneros” y lanzó acusaciones a Trudeau, a quien culpa de dividir al país. El debate, que apesta a política made in Spain, se avivó después de que Justin Trudeau declarara la Ley de Emergencias entre críticas a ambos lados: quienes creen que llega tarde –las autoridades locales de Ottawa han sido incapaces de gestionar la ocupación– y quienes ven excesivo el uso de un poder que llevaba sin ejercerse, bajo una ley diferente, desde 1970, cuando el padre de Trudeau gobernaba y aún existía el grupo terrorista Frente de Liberación de Quebec.

Con la declaración del estado de emergencia, Trudeau dotó al estado de poderes para actuar en Ottawa y garantizó la salida de los camioneros bajo penas de prisión. En declaraciones a CTXT, Allan Hubley, uno de los concejales de Ottawa que ha seguido la situación de cerca, apunta a que “por primera vez desde el inicio de la ocupación, la población se muestra optimista de cara a los próximos días”. Han sido semanas truculentas, en las que hemos visto contra-protestas de población local e incluso confrontaciones directas con los camioneros. En un vídeo viral, un vecino desesperado por los constantes bocinazos le grita a los manifestantes que lleva “cinco días sin dormir” y que “el puto primer ministro no tiene nada que ver” con las leyes contra las que están protestando.

Han sido semanas truculentas, en las que hemos visto contra-protestas de población local e incluso confrontaciones directas con los camioneros

Según Hubley, existe un sentimiento generalizado de que los residentes de la ciudad no han sido tenidos en cuenta: “Esto era una protesta sobre temas federales y de carácter provincial, mandatos sobre los que la ciudad de Ottawa y sus ciudadanos no tienen potestad”. La elección, claro, no fue fruto del azar: las movilizaciones no solo pusieron el foco en la capital canadiense por una cuestión de ruido. El objetivo del convoy ha sido, desde el inicio, desestabilizar al ejecutivo canadiense. Por el camino deja a Ottawa en una situación crítica: las sospechas de complicidad entre la policía y los manifestantes –que se han cobrado ya dos puestos de responsabilidad: el jefe de Policía y la presidenta de la junta policial– y la ausencia de una cadena de mando más eficaz han desatado una guerra interna en el Ayuntamiento de la ciudad, llevando a varios concejales a pedir la dimisión del alcalde.

Extrema derecha, Dios y paranoia: la misma “libertad” de siempre

En un reportaje para Ottawa Citizen, el periodista Blair Crawford describe el esperpéntico día a día de las protestas en la capital canadiense. El popurrí incluye esvásticas, banderas confederadas, carteles con citas de la Biblia, referencias a Jesucristo o el ya clásico “Fuck Trudeau”. En uno de los puestos informativos improvisados por los manifestantes, los viandantes podían conseguir chapas con la estrella amarilla de la Alemania nazi, en un intento por comparar la situación de los judíos con la de los antivacunas. Entre tanto, los vecinos empezaron a denunciar delitos de odio y ataques a pie de calle perpetrados por algunos de los manifestantes, acciones que hay que sumar a las pérdidas millonarias que ha costado la paralización de la capital canadiense.

A más de tres mil kilómetros de Ottawa, en Coutts, Alberta, uno de los puntos fronterizos de Canadá con Estados Unidos en los que se manifestaba un grupo de camioneros, la policía incautó el día de San Valentín una docena de armas y arrestó a once personas. Según Global News, los organizadores de la movilización de Coutts tenían vínculos con la extrema derecha cristiana a un lado y otro de la frontera. La dimensión ideológica es idéntica a la del resto del convoy, que se ha financiado en buena parte gracias a una campaña en la plataforma cristiana GiveSendGo: más de 9.5 millones de dólares hasta ahora, la mayoría, tal y como desvela una filtración, de donantes –algunos de ellos destacados, como el multimillonario Thomas Siebel– estadounidenses.

La campaña en GiveSendGo se lanzó tras la paralización de la petición original en la plataforma de crowdfunding GoFundMe, ambos proyectos encabezados por Tamara Lich y Benjamin Dichter. Lich es la exsecretaria del partido separatista Maverick –una iniciativa con sede en Calgary que promueve el “Wexit” canadiense vía independencia de las provincias del oeste de Canadá–, puesto que ha abandonado para dedicarse por completo al movimiento de los camioneros. La Canadian Anti-Hate Network ha revelado que Lich y Dichter son viejos conocidos de la organización por sus comentarios islamófobos y racistas. A ellos se han ido sumando figuras como Pat King, un influencer de la extrema derecha que difunde teorías de la conspiración y que, junto a Lich, participó entre 2018 y 2019 del movimiento canadiense de los chalecos amarillos.

Ya entonces quedaron claros los vínculos de las movilizaciones con la extrema derecha: supremacismo blanco, anti-ecologismo y un evidente desprecio por Trudeau. No es casual que Donald Trump haya apoyado públicamente la cruzada de los camioneros: la ocupación de Ottawa se sirve de la misma narrativa populista que condujo al asalto del Capitolio estadounidense en enero de 2021. Jagmeet Singh, líder de los progresistas canadienses, ha señalado al trumpismo como responsable de la agitación que está viviendo Canadá. “Esto no es una protesta, esto es un intento de derrocar al gobierno, y está siendo financiado desde el extranjero (...), particularmente desde los Estados Unidos”, decía durante una comparecencia.

La población canadiense se rebela contra el #FluTrucksKlan

Con independencia de la valoración que merezca la gestión de Justin Trudeau, el convoy ha puesto de relieve los intereses de las élites neoliberales –la lista de sospechosos habituales incluye a Elon Musk, fundador de Tesla, que se ha unido a la fiesta apoyando a los camioneros y comparando al primer ministro canadiense con Hitler– y de la extrema derecha estadounidense en suelo canadiense. La realidad mayoritaria en Canadá, sin embargo, es otra. Un ejemplo: en la última semana se ha popularizado en Twitter el hashtag #FluTrucksKlan, una referencia al vecino Ku Klux Klan que pone de manifiesto el rechazo generalizado de la población canadiense a los camioneros y lo que representan. 

Un 72% de la población coincide en que ya es hora de que los camioneros abandonen sus protestas y un 68% cree que ha llegado el momento de usar la fuerza para desalojarlos

Según un sondeo de principios de semana del Angus Reid Institute, un 72% de la población coincide en que ya es hora de que los camioneros abandonen sus protestas. Además, un 68% se muestra favorable, llegados a este punto, al uso de la fuerza para desalojarlos. El mismo estudio desvela que la situación ha hecho aumentar el apoyo general a medidas como el uso de mascarillas en interiores o los pasaportes sanitarios. Otras encuestas realizadas en la última semana apuntan hacia la misma tendencia: la mayoría de canadienses perciben las protestas como un movimiento egoísta, minoritario y básicamente antivacunas que no tiene cabida en la realidad social del país.

Una realidad a la que buena parte de la derecha canadiense, con el apoyo fronterizo de Fox News y otros medios conservadores, ha intentado dar la vuelta con la intención de obtener rédito político. En un editorial del Toronto Sun, se retuerce un sondeo para decir que tan solo un 16% de los canadienses volvería a votar a Trudeau tras su gestión de las protestas. En Twitter, su editora de opinión comparte el texto y escribe: “​​No os dejéis engañar por el hecho de que los principales medios os lo estén ocultando: los canadienses apoyan el Convoy de la Libertad”. Las soflamas populistas –lo que se oculta a la mayoría y se revela a unos pocos iluminados– son, para desgracia de todos, internacionales.

Una persona pasea envuelta en la bandera de Canadá durante las protestas recientes. Foto: Ana Krach.

El jueves 17 de febrero, el despacho de abogados Champ & Associates anunció una denuncia colectiva –en nombre de los residentes y negocios afectados de Ottawa– contra los organizadores del Freedom Convoy, los camioneros y sus donantes por valor de más de 300 millones de dólares. Al día siguiente, la policía arrestó a Tamara Lich, Pat King y otros responsables de las protestas. Horas antes, en un vídeo, King llamaba “terrorista” a Jagmeet Singh y le decía que “se vuelva a su país”; Singh es de ascendencia punjabi, nacido en Canadá. Los frentes se multiplican. A nivel local, dice Hubley, la población “tiene derecho a saber qué salió bien o mal en la planificación y ejecución de la estrategia policial” que ha derivado en el colapso de Ottawa. Tanto la ciudad como el gobierno de Canadá tienen por delante la misión de reparar un país unido ante la amenaza, pero que ha quedado herido: la extrema derecha ha conseguido la repercusión que andaba buscando. El abismo de la “libertad” continúa acechando. Por hoy, Canadá dice basta.

Se cumplen tres semanas del asedio a Canadá de un grupo organizado de transportistas que ha puesto en jaque al país. El Convoy de la Libertad –Freedom Convoy en inglés– arrancó el pasado 29 de enero con el despliegue de centenares de camioneros antivacunas, que colapsaron Ottawa y otros puntos clave de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí