1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JORGE LÓPEZ / Exfutbolista y entrenador

“Hasta el último momento temes que te caiga una bomba”

Ricardo Uribarri 12/03/2022

<p>Jorge López.</p>

Jorge López.

Cuenta de Instagram del FC Kryvbas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Varios deportistas y técnicos españoles estaban en Ucrania trabajando cuando Rusia invadió el país. Uno de ellos es Jorge López (Logroño, 1978), el exfutbolista riojano que militó en clubes como el Villarreal, Valencia, Mallorca y Real Zaragoza, entre otros, y que tras retirarse siguió su carrera como entrenador y director deportivo. A finales del pasado año fue contratado por el equipo ucraniano FC Kryvbas para dirigir su academia de formación, una labor que empezó a mediados de enero. Nunca pudo pensar que apenas mes y medio después le iba a tocar vivir una de las experiencias más duras de su vida. López logró salir del país gracias a la ayuda de su traductor ucraniano, que había llegado de Elche, donde vive desde hace 20 años, una semana antes de la invasión rusa. Maksym, el traductor de López, no ha podido salir aún de Ucrania: al llegar a la frontera con Rumanía las autoridades le impidieron el paso tras ver que tenía pasaporte nacional. De nada sirvió un permiso de trabajo español y un documento firmado por la Federación Española de Fútbol.

Usted se compromete al final del pasado año con el club ucraniano Kryvbas para dirigir su academia. En aquel momento, no podía imaginar la situación actual.

Nadie podía imaginar esto. En enero se empieza a escuchar algo, pero la sensación que noté al llegar al país es que llevaban así ocho años, que nunca pasaba nada, que es algo con lo que ellos vivían y que tenía que estar tranquilo. La vida era normal y en ningún momento me preocupó un posible conflicto.

Poco a poco la tensión fue creciendo. ¿Cómo vivió las últimas semanas antes de la invasión?

Preguntaba, porque escuchaba mucho, veía noticias, me llegaban comentarios de España, de mi familia y amigos… Pero el termómetro lo tenía en lo que vivía en mi día a día, que era de absoluta normalidad, hasta el punto de que la noche anterior del primer ataque yo estaba cenando en un restaurante que estaba lleno de gente.

Se encontraban en la ciudad de Krivyy Rih, alejada del foco original del conflicto, y que es donde nació el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Si, nosotros estábamos a 400 kilómetros de Donetsk, y tanto allí como en Donbass empezaron a aparecer noticias de que había algún conflicto, que había muerto alguien, y cuando preguntabas te decían que ahora estaba saliendo pero que estaba siendo así en los últimos ocho años. Que la prensa no se había hecho eco de ello y ahora sí porque parecía que podía haber una ofensiva de Rusia. Pero la ciudad, hoy en día, está tranquila. El hecho de que Zelenski naciera allí hizo que cuando empezó todo pensara que a ver si iban a tener la ciudad como objetivo por hacerle más daño a él. Pero hasta ahora no ha sido así.

A las 5:30 a.m., me desperté con un whastapp avisándome de que había habido un ataque de Rusia a Ucrania

¿Cuándo se entera del inicio de la invasión?

Estaba durmiendo, porque esto fue a las 5:30 de la madrugada. Me desperté con un whastapp que me mandó una persona de allí, avisándome de que había habido un ataque de Rusia a Ucrania y que habían bombardeado varias bases militares y aeropuertos. Ahí te entra el susto y empiezas a pensar a ver cómo te puedes ir y si vas a tener problemas. Le das muchas vueltas a la cabeza.

¿En algún momento oyeron algún bombardeo en su ciudad?

Hubo una base militar que sí la destrozaron, pero estaba lejos de donde vivía, que era un piso en el centro, y no escuché nada. A nuestro club sí le afectó, porque en la residencia donde viven los chavales reventaron los cristales mientras dormían y tuvimos que llevar a los chicos a unos hoteles. Hubo un poco de tensión, pero no hubo ningún herido.

¿A quién recurre en el primer momento una vez que empieza la invasión?

Llamé a la embajada, pero unas veces no me lo cogían y otras no me daban una información clara. Hablé con mi club, que se ha portado muy bien. Gracias a ellos he podido salir. Lo primero que me dijeron es que creían que era un aviso y que no pensaban que fuera a más. Que no me marchara en ese momento porque iba a haber una estampida de gente y mucho caos en la frontera. Que era mejor esperar tres o cuatro días para intentar salir con más calma. Eso me tranquilizó un poco y decidí quedarme allí junto al traductor, que dejó su hotel y se vino a mi piso. Pero a las 12 de la noche me llamó de nuevo el club y me dijo que al día siguiente nos ponían un coche para marcharnos porque tenían información de que la invasión no iba a parar. Ahí me asusté de verdad, porque dices, a ver cómo salgo, a ver cómo está todo. Ya había muchas tropas rusas por el país y teníamos que hacer un viaje largo.

Mi traductor ha sido clave. Allí solo hablan ruso y habría sido una odisea. Él había llegado una semana antes desde España, llevaba 20 años viviendo en Elche

La presencia de su traductor fue importante para usted.

La verdad es que sí. Para mí, Maksym ha sido clave. Allí solo hablan ruso y habría sido una odisea. Él había llegado una semana antes desde España, porque lleva 20 años viviendo en Elche. Yo le conocía a través de una tercera persona y hablamos para que viniera y pudiera ayudarme. Muchas veces lo pienso, si no llega a ser por él, habría sido imposible. Ellos no hablan inglés y para ir por la carretera no era sencillo, porque los carteles no los entiendes. Yo solo habría tenido muchas dificultades para llegar a la frontera, porque, por ejemplo, en la gasolinera había que hablar con un contacto que nos había facilitado el club para que nos dieran gasolina, y yo en ruso era imposible que hubiera hecho eso. 

¿Cómo fueron esas horas desde que les dicen que se tienen que ir hasta que llegó el momento de partir?

Estábamos bastante nerviosos. Nos fuimos a la cama a las 4 de la madrugada, pero igual llegamos a dormir una hora y eso que estábamos cansados porque me había despertado el día anterior a las 6. Fue un día con mucha tensión, dando vueltas a qué te ibas a encontrar, sabiendo que las fronteras estaban con mucha gente, que las tropas ya estaban por las carreteras, viendo un poco el itinerario que íbamos a seguir, alejándonos lo máximo de Kiev, que en esos momentos era donde estaba el mayor problema.

Ese último día que estuvieron en Krivyy Rih, ¿se veía a gente por la calle o estaba ya todo el mundo metido en sus casas?

Los supermercados estaban llenos de personas haciendo acopio de alimentos, los cajeros se quedaron sin dinero porque la gente quería efectivo. A cualquiera que fueras había largas colas y cuando llegaba tu turno ya no daba dinero, a pesar de limitar a un máximo de 100 euros por persona y día. Las gasolineras estaban también hasta arriba de gente, incluso llenando garrafas. Y también muchos hombres alistándose al ejército. Es asombroso el amor que tienen por su país y como tratan de defenderlo.

El último día en Krivyy Rih, los supermercados estaban llenos de gente, los cajeros se quedaron sin dinero y las gasolineras estaban hasta arriba

Llega el día que se van. ¿Qué ocurrió?

Cuando llegó a buscarnos el chofer que nos puso el club nos dijo que no nos podía sacar porque estaban cerrando la ciudad y si salía no iba a poder volver y él se tenía que quedar con su familia. Nos dejó las llaves y el coche. Estábamos a unos 500 kilómetros de Moldavia, pero las carreteras no son como las de España. Una de las cosas que me dijo la embajada es que no nos recomendaba ir a Moldavia. Es verdad que nos acercamos a ese país y luego subimos en dirección a Rumanía porque las tropas rusas no están en la zona más próxima a Europa. Salimos a las 10 de la mañana y llegamos a la barrera de la frontera a las dos de la madrugada. Nos costó unas 16 horas recorrer entre 700 y 800 kilómetros. Nos fuimos alternando a la hora de llevar el coche. Entremedias cogimos a un chico joven que estaba haciendo autostop. Se iba con lo puesto. Nos dijo que le lleváramos lo más cerca de una frontera. Tenía 20 años y no quería ir a la guerra.

Te cruzas con el ejército, con tanques, hay controles y piensas, ‘por favor, que no nos paren’. Luego el viaje fue más tranquilo

¿Cómo fue la película de esas 16 horas de viaje?

El principio fue lo más estresante. Cuando sales de la ciudad y ves que se están encerrando con unas vigas enormes, con sacos de arena y todo el mundo ayudando a cerrar las vías de acceso a la ciudad, son cosas a las que no estás acostumbrado. Luego te cruzas con el ejército, con tanques, hay controles y piensas, ‘por favor, que no nos paren’. Luego el viaje fue más tranquilo y ya no tuvimos el susto de ver tantos militares. El club nos pidió que dejáramos el coche en un hotel a unos 16 kilómetros de la frontera porque ellos necesitaban recuperarlo y nos mandó un taxi. En esos kilómetros que faltaban a la frontera la carretera estaba colapsada y eso que a Rumanía no va tanta gente. Los ucranianos prefieren ir a Polonia porque es muy parecido el idioma y las costumbres son similares. Al taxi le habían dicho que nos acercase como fuese lo máximo posible a la frontera y cuando ya no pudiese pasar que nos dejara y fuéramos andando. Lo que hizo el taxista fue ir por los carriles contrarios de la misma carretera. Y es lo mejor que hicimos, porque nos quitamos como 12 kilómetros de atasco y nos acercó hasta los últimos cuatro antes de la frontera, que ya los hicimos a pie. Si llegamos a seguir con el coche por los carriles normales no sé cuánto habríamos tardado. Había gente que llevaba más de un día.

¿Han tenido alguna ayuda por parte de la Federación Española de Fútbol?

Sí, conozco a Rubiales y tengo buena relación con él. Me llamó y me dijo que había estado hablando con los dos españoles del Dnipro, el jugador Marc Gual y el preparador físico Izan Martín, y que nos teníamos que juntar con ellos en la frontera con Rumanía, donde tenían un contacto en la aduana para pasar. Que una vez que cruzáramos la frontera nos tenía todo preparado para volver a España, Se preocupó mucho y durante el viaje prácticamente cada hora hablábamos. Nos unimos en la frontera con Marc e Izan para salir y a pesar de tener ese contacto tardamos siete horas en pasar la frontera.

¿Por qué tardaron siete horas?

Y eso que teníamos un contacto, si no, no pasamos. Llegamos a las 2 de la madrugada y pasamos a las 9 horas. El problema es que no había orden, no es una fila en la que tienes 200 personas delante y sé que el 201 soy yo. Las mujeres y los niños tenían preferencia, pero la puerta la abrían cada media hora, a veces cada veinte minutos, a veces cada diez y cuando la abrían aquello era sálvese quien pueda. La gente iba al mogollón. Era bastante caótico y peligroso. 

Estamos viendo imágenes duras de cuando los hombres se separan de sus esposas y de sus hijos. Supongo que verían varios casos así.

Estuvimos allí siete horas y la valla de los coches está al lado de los que van a pie, así que lo vimos continuamente. Cada coche era una familia entera en la que, cuando llega el momento, el padre se baja. Imagínate el drama. La madre llorando, los hijos llorando porque ellos se van y el padre se queda. Y no te creas, lo llevarán por dentro, pero es increíble la fortaleza que tienen los padres. Se quedan y no les ves una lágrima, se dan la vuelta, se van… Es algo que me tiene loco. Seguro que lo llevan por dentro pero no lo expresan y se les ve como rocas, muy fuertes.

¿Cómo vivió su familia a distancia todo lo que estaba pasando?

Tuve suerte en ese aspecto porque conseguí no preocuparlos. Lo primero que les dije es que íbamos a esperar un poco para irnos y cuando el equipo me comentó que nos teníamos que ir preferí no decírselo. Al día siguiente, cuando ya estábamos de camino les comenté que estábamos intentando salir, pero quitándole importancia. Una vez que crucé la frontera, sentí alivio y pensé ‘ya estoy a salvo’, porque hasta el último momento temes que te caiga una bomba. En ese momento hablé con mi mujer y fue cuando me vine abajo, fue duro. Lloré mucho, no me salían las palabras y no podía hablar. Luego en el aeropuerto, ya en España, sí que me mantuve bien, y con mis hijos muy contento, pero ya había llorado todo lo que tenía que llorar. 

¿En algún momento sintió miedo?

Miedo de temer por mi vida no, pero en esa situación le das muchas vueltas a la cabeza y cuando pasas controles, ves al ejército, y estás en la frontera y pasan las horas y no pasas, pues tienes cierto miedo. Ahora que estoy aquí y veo todo como está, pienso que me podía haber quedado atrapado como hay muchos. Y la verdad es que sería un calvario, porque la gente con la que hablo de Ucrania lo está pasando muy mal, vives en un estado de nervios y de ansiedad total, porque no sabes lo que te va a pasar.

Al ver el pasaporte ucraniano de Maksym, dijeron que no pasaba. Tenía el permiso de trabajo español, e incluso la Federación nos hizo un papel, pero eso ni lo miraron

Otro momento duro fue tener que despedirse del traductor, que finalmente no pudo pasar la frontera con usted.

Primero pasabas a la zona de tránsito entre fronteras y ahí es donde revisaban toda la documentación. Al ir un grupo de 14 personas entre futbolistas y técnicos de distintas nacionalidades, pensamos que con tanto follón que había no iban a mirar con detalle los papeles, pero no fue así. Al ver el pasaporte ucraniano de Maksym, dijeron que no pasaba. Él tenía el permiso de trabajo español, e incluso la Federación nos hizo un papel en el que ponía que era un trabajador que había ido a Ucrania a hacer una formación pero que tenía que volver, pero eso ni lo miraron. Vieron el pasaporte ucraniano y dijeron que no podía pasar. Fue un momento complicado, pero viví otro gesto de grandeza de esta gente, porque yo le decía, ‘cómo no vas a venir’ y me contestó: ‘Mira, lo importante es que tú vas a salir porque yo quería que tú salieras. Yo me he buscado siempre la vida y me la seguiré buscando’. Cuando te dice eso, te parte el corazón. Sobre todo, porque sabes que tu estás fuera de Ucrania por él, si no, no lo hubieras conseguido. Pero estoy tranquilo porque sé que está bien. Está a 20 kilómetros de la frontera con Hungría en una residencia, con nuestro equipo sub-19, que lo teníamos concentrado allí. Pero claro, ya lleva muchos días allí sin su familia y está deseando poder salir, pero sabe que ahora mismo es difícil.

Cuándo se acabe y todo se normalice, ¿le quedan ganas de volver allí?

Sí, me quedan ganas. A mí me han ganado porque me han demostrado mucho en una situación muy difícil. Yo era un trabajador más y ellos no me han dejado hasta que no estaba fuera de Ucrania. Me han proporcionado un coche, dinero en efectivo que no teníamos, me han dicho hasta dónde poner gasolina. En ningún momento se han olvidado de mí en una situación en la que podían haberlo hecho. Si se solucionase todo y hubiese seguridad no tendría ningún problema en volver. 

Varios deportistas y técnicos españoles estaban en Ucrania trabajando cuando Rusia invadió el país. Uno de ellos es Jorge López (Logroño, 1978), el exfutbolista riojano que militó en clubes como el Villarreal, Valencia, Mallorca y Real Zaragoza, entre otros, y que tras retirarse siguió su carrera como entrenador...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí