1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

estrategia política

China ante la guerra en Ucrania: ¿una de cal y otra de arena?

Para el gigante asiático, el entendimiento con la UE es clave. Pero solo es posible un diálogo constructivo si Bruselas piensa y actúa por sí misma, desempeñándose como un contrapeso estratégico de EE.UU.

Xulio Ríos 7/03/2022

<p>Vladimir Putin y Xi Jinping, durante la reunión del pasado 4 de febrero en Beijing.</p>

Vladimir Putin y Xi Jinping, durante la reunión del pasado 4 de febrero en Beijing.

Kremlin.ru

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La posición oficial china ante la invasión rusa de Ucrania se podría resumir en lo siguiente: defensa clara de la soberanía e integridad territorial, comprensión de la ansiedad rusa ante el expansionismo militar de la OTAN y un hipotético ingreso de dicho país en la alianza, y llamamiento a la moderación, a la búsqueda de una salida diplomática con implicación de la ONU, sin descartar, pasados los días, una mediación. Con este posicionamiento matizado, ¿explorará China la posibilidad de una cierta contemporización y hasta “rehabilitación” frente a las potencias occidentales o se resignará a tener que encarar un escenario de confrontación que quizá pronto le incluya también?

Conciliar la comprensión con el agresor y la solidaridad con el agredido no es tarea fácil. China se remite a los principios de su política exterior, de los que no se apea. La integridad territorial es un capítulo mayor que, al igual que la no injerencia en los asuntos internos, tiene bien presente su propia fragilidad en esta materia, tal como hemos podido apreciar en los conflictos en Tíbet, Xinjiang, Hong Kong y, por supuesto, Taiwán. Y la defensa de una seguridad compartida parte del axioma lógico de que no puede establecerse de forma unilateral, premiando a unos a costa de otros. Al señalar esto, nos recuerda que la política de cerco establecida en Europa frente a Rusia guarda grandes similitudes con la que está trazando EE.UU. en su entorno inmediato mediante la promoción del AUKUS [alianza estratégica militar entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos], el reflote del QUAD [foro estratégico informal entre Estados Unidos, Japón, Australia e India] y el fortalecimiento de las alianzas anti-China de todo tipo en el Pacífico Occidental, entre otros. 

La mayor decepción china probablemente es la relativa a la Unión Europea, cuya diplomacia, considera, debiera haberse esforzado mucho más en evitar el conflicto

En esta guerra, la mayor decepción china probablemente es la relativa a la Unión Europea, cuya diplomacia, considera, debiera haberse esforzado mucho más en evitar el conflicto. En China, esta UE es básicamente irreconocible y no necesariamente mejor cuando se embarca en un dogmatismo alternativo que abdica de su compromiso tradicional preferente con la búsqueda de salidas pacíficas. Ahora, Europa no solo padece directamente las consecuencias de esta guerra en forma de catástrofe humana, sino que al implicarse en ella con suministros militares e hipersanciones contra Moscú no hace otra cosa que profundizar la crisis y castigarse a sí misma. Por otra parte, el sueño de la “autonomía estratégica” se disipa de forma abrupta mostrándose más unida que nunca… a EE.UU. que, sin disparar un solo tiro, logra recuperar un liderazgo muy cuestionado tras sus fiascos exteriores de los últimos años, retirada de Afganistán incluida.

Para China, el entendimiento con la UE es clave y, en la medida en que la disputa hegemónica se intensificará en los próximos años, solo es posible un diálogo moderador y constructivo si Bruselas piensa y actúa por sí misma, desempeñándose como un contrapeso estratégico de EE.UU. En las semanas previas a la invasión, Xi Jinping multiplicó su diplomacia telefónica con los más importantes gerifaltes de la Unión alentando la moderación y un distanciamiento de la posición estadounidense. El fracaso fue absoluto, especialmente con el Berlín del socialdemócrata Scholz, que dio carpetazo al Nord Stream 2 –como exigía Washington– y propició una auténtica involución militar, también aplaudida por los Verdes. Beijing aspiraba a relanzar el acuerdo sino-europeo en materia de inversiones aprobado in extremis en 2020 y pendiente de ratificación. 

Si la guerra se enquista y las sanciones avanzan y se profundizan, China tendrá que retratarse una y otra vez. Su premisa de partida es que las sanciones no son eficaces. Y, probablemente, su opción será estudiar caso por caso, con prudencia y evitando a la vez que se la vea como una comparsa incondicional de Moscú. Lo está haciendo ya, suspendiendo cautelarmente las actividades del BAII (Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras) en Rusia y Bielorrusia a la vez que aligera sus aduanas a las importaciones agrícolas. Veremos cómo se maneja para esquivar la implementación de las sanciones financieras, si opta o no por acelerar los movimientos para promover una alternativa al sistema SWIFT o por significar aún más el papel del yuan en los pagos internacionales en detrimento del dólar y el euro. 

La Ucrania de China es Taiwán

Para China, esta nueva guerra en Europa es resultado de una deliberada incomprensión respecto de las “líneas rojas”, no siempre del todo justificadas, que cada país tiende a establecer para preservar su seguridad y la defensa de sus intereses centrales. EE.UU. mismo es un pertinaz limitador de la soberanía de otros países en aras de la defensa de sus intereses. Y en lo estratégico-territorial, la crisis ruso-ucraniana puede repetirse con China más pronto que tarde. La Ucrania de China es Taiwán. 

Si partimos del hecho de que en la presente década puede decantarse el sorpasso chino a EE.UU., con su consiguiente consecuencia no solo simbólica sino también para el desempeño futuro de la hegemonía global, la tensión internacional podría agravarse de forma exponencial. En este sentido, desde la óptica de Estados Unidos, la guerra en Europa, en la que no se implicará de forma directa, debe traducirse en un enorme desgaste para Rusia, un aliado capital de China y, por tanto, debilitará también a esta. 

Al abrigo de las conmemoraciones del 50 aniversario de la visita de Nixon a Beijing, se ha especulado con la presunta torpeza estratégica de EE.UU. de no buscar el apaciguamiento con Rusia para abrir grietas en su entendimiento con Beijing. La guerra podría acercarles más. O no. 

Desde la óptica de EE.UU., la guerra en Europa, en la que no se implicará de forma directa, debe traducirse en un enorme desgaste para Rusia, un aliado capital de China

En los últimos años, el compromiso de EE.UU. con Taiwán se ha significado al alza. Esta misma semana, por ejemplo, una delegación de alto nivel al mando del exjefe del Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, visitaba Taipéi. También Mike Pompeo. El mensaje es éste: ofrecemos garantías de que no nos vamos a distraer con Rusia –de eso se ocuparía Europa– y estamos con ustedes. Más que a evitar el conflicto, la actual política de EE.UU. parece orientarse a incentivarlo utilizando a Taiwán como argumento de una hipotética crisis grave con China. El propio exdirector de la CIA Pompeo, en medio de clarividentes denuncias de búsqueda de rentabilidad crematística a sus palabras, fue rotundo al afirmar que Estados Unidos debería reconocer a Taiwán como un "país libre y soberano" de forma inmediata.

También aquí, como ocurrió con Ucrania, se especula con el interés chino de invadir Taiwán. No es de ahora. Hace un año, el excomandante del Mando Indo-Pacífico de EE.UU., el almirante Phil Davidson, declaraba que podría producirse una invasión en 2026 (un año antes del centenario de la fundación del Ejército Popular de Liberación). Pero por el momento, de igual forma que Beijing ha evitado cuidadosamente cualquier posicionamiento de lealtad inquebrantable a Moscú, su cálculo en Taiwán parece guiado por la prudencia. Aun así, la opción militar está sobre la mesa si la esperanza de una reunificación pacífica se aleja. Y cabe reconocer que las expectativas de esta última cotizan a la baja. 

El pasado 28 de febrero, el coordinador de la política para el Indo-Pacífico de Estados Unidos, Kurt Campbell, aseguraba en un evento organizado por el think tank The German Marshall Fund que Washington “mostrará su determinación en los próximos meses para mantener un compromiso de alto nivel en la región”. Y recordó que, en muchos momentos de la historia, EE.UU. ha tenido que mantener compromisos profundos en dos teatros simultáneamente. “Lo hicimos durante la Segunda Guerra Mundial. Lo hicimos durante la Guerra Fría. Es difícil, es caro, pero también es esencial. Y creo que estamos entrando en un periodo en el que eso es lo que se exigirá a EE.UU. y a esta generación de estadounidenses”.

Hoy por hoy, Taiwán tiene un interés económico esencial (la dependencia de los semiconductores) para muchos países desarrollados que probablemente mostrarían disposición a actuar en su defensa. Nuevos enfoques y nuevos temas con implicación mayor en las políticas de seguridad de Taiwán están sobre la mesa. 

¿Una buena noticia para China?

Podría pensarse que la guerra en Europa es una “buena” noticia para China, en la medida en que distrae el foco de atención de la tensión con EE.UU., in crescendo desde la presidencia de Donald Trump. Ucrania desplazaría el centro de gravedad estratégico del Indo-Pacífico. Sin embargo, todo apunta a que no será así. 

Para Xi Jinping es el momento de mimar la estabilidad interior y exterior para, primero, extender su mandato en otoño y, segundo, garantizar el éxito de los planes que deben conducir al segundo centenario (2049). En ese largo interregno, aunque ha apelado a no dejar pendiente el asunto de Taiwán “de generación en generación”, la reunificación pacífica sigue siendo la prioridad. La opción del apaciguamiento parece aconsejable, pero no menos compleja si el adversario persiste en la confrontación. 

En cualquier caso, Beijing analizará en detalle el curso de los acontecimientos, especialmente sus impactos y la holgura de los países occidentales para gestionar riesgos tan elevados como los asumidos en esta crisis, que también repercutirá en ellos. Igualmente, la magnitud del descalabro impuesto a Rusia. Si el conflicto se enquista, sin abdicar de su proximidad estratégica con Putin, la tentación de aprovechar la crisis para instar una moderación de las tensiones con Estados Unidos no es descartable. Su complemento podría ser una mediación para cesar las hostilidades y abrir paso a una solución política.

----------------------

Xulio Ríos es director del Observatorio de la Política China.

La posición oficial china ante la invasión rusa de Ucrania se podría resumir en lo siguiente: defensa clara de la soberanía e integridad territorial, comprensión de la ansiedad rusa ante el expansionismo militar de la OTAN y un hipotético ingreso de dicho país en la alianza, y llamamiento a la moderación, a la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xulio Ríos

Es director del Observatorio de la Política China. 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí