1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

diario itinerante

El discurso del ‘mundo libre’ ya no convence en América Latina

En esta guerra fría, con sus estallidos trágicamente calientes como el de Ucrania, y tal vez pronto Taiwán, los intereses de muchos países en la región se han alejado de Occidente en un sentido geopolítico para desplazarse al este

Andy Robinson 8/03/2022

<p>Jair Bolsonaro y Vladímir Putin, en 2019, durante una reunión en Japón</p>

Jair Bolsonaro y Vladímir Putin, en 2019, durante una reunión en Japón

CC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tal y como se publicó el 7 de marzo en La Vanguardia, la llegada al poder de la izquierda latinoamericana, comprensiblemente recelosa ante las pretensiones de Washington de defender al “mundo libre”, es ya un hecho en México, Bolivia, Argentina, Honduras y Chile –Gabriel Boric toma posesión el 11 de marzo–, y está a punto de producirse en Colombia, un estrecho aliado de Estados Unidos, donde con casi toda seguridad, Gustavo Petro ganará las presidenciales en mayo. Y Brasil será el siguiente, con la probable victoria en octubre de Lula da Silva. La OTAN, en estos países, no convence demasiado como baluarte de la libertad. Todo lo anterior puede resultar un problema para Washington a medida que se reaviva la guerra fría con China y Rusia, que ya parece ser una realidad, por muy retro que resulte. 

Es normal. Aunque nadie quiera reconocerlo en los círculos ilustrados e influyentes de las democracias occidentales, la preocupación estadounidense por las alianzas de Moscú con Venezuela, Nicaragua y Cuba es el reflejo del miedo que se siente en Rusia ante el acercamiento de la OTAN (y la UE) a lo que Putin considera su propia esfera de influencia, otro término de la Guerra Fría que vuelve al vocabulario de las relaciones geopolíticas. Eso lo decía con franqueza Henry Kissinger en su día, en tiempos de menor hipocresía en el discurso del “mundo libre”. Y, aunque la Unión Soviética ya no está para inspirar a jóvenes comunistas barbudos en América Latina, la realpolitik de la nueva guerra fría es igual que la otra.

América Latina pertenece al hemisferio occidental. Pero en esta guerra fría, con sus estallidos trágicamente calientes como el de Ucrania y tal vez pronto Taiwán, los intereses de muchos países en la región se han alejado de Occidente en un sentido geopolítico para desplazarse al este. A China –el primer socio comercial de países como Brasil, Chile y Perú, y un inversor ya crucial conforme billones de euros se canalizan a América Latina mediante la Iniciativa de la Franja y la Ruta (la nueva Ruta de la Seda)– y a Rusia, en algunos casos un estrecho aliado geopolítico. 

Tras la invasión rusa de Ucrania, y ante el peligro de un agravamiento del conflicto, las alianzas de Moscú con Venezuela, Nicaragua y Cuba empiezan a provocar fuertes inquietudes en Washington. La última señal es la visita de dos funcionarios del Departamento de Estado a Caracas el fin de semana del 5 de marzo para reunirse con representantes de la Administración de Maduro. No se sabe si con el fin de tender puentes o comunicar advertencias.

Las alianzas de Moscú con Venezuela, Nicaragua y Cuba empiezan a provocar fuertes inquietudes en Washington

Pero lo que puede resultar más preocupante para la Administración Biden es la manifiesta falta de ganas de muchos países en la región de sumarse al discurso de la democracia occidental frente a las autocracias orientales de Rusia y China. El no-alineamiento de países como México, Argentina, Bolivia y, hasta de Estados pequeños de Centroamérica, como El Salvador, implica que América Latina no es ya el “patio trasero” que fue en la primera Guerra Fría. Hasta Brasil, con el imprevisible aliado de Occidente Jair Bolsonaro al mando, se ha alejado de la defensa de Ucrania. 

La nueva iniciativa diplomática en Venezuela del secretario de Estado, Anthony Blinken –según manifestaron fuentes del Departamento de Estado consultadas por The New York Times–, responde a temores de que Venezuela y otros aliados de Rusia en América Latina “puedan ser un peligro para la seguridad estadounidenses si la confrontación con Rusia se agudiza”.

Por un lado, tras el fracaso de las políticas de cambio de régimen y de apoyo al Gobierno paralelo del líder opositor Juan Guaidó, la Administración Biden tantea un acercamiento a Maduro con el fin de contrarrestar la alianza venezolana con Rusia. Según analistas citados por el diario estadounidense, Biden puede estar incluso dispuesto a levantar el embargo petrolero contra Venezuela adoptado por la Administración Trump en la primavera del 2019 para poder prescindir de las importaciones de crudo desde Rusia. Tampoco se puede descartar que la visita sirva para advertir a Maduro de que Estados Unidos no tolerará ninguna colaboración venezolana con cualquier acción militar rusa. 

Pero con Maduro en la presidencia, es difícil imaginar que Venezuela pueda dar la espalda a Rusia y China en la nueva guerra que se libra en América Latina por recursos como el petróleo, el gas o los minerales estratégicos. El presidente venezolano debe su supervivencia a Moscú y Pekín. Sin el apoyo de la petrolera estatal rusa Rosneft e inversiones chinas, no habría resistido las presiones desde la Administración Trump a favor del cambio de régimen. Existen también importantes vínculos militares entre Rusia, Venezuela y Cuba.

Así mismo, aunque la solidaridad soviética es ya un recuerdo solo para los supervivientes de la revolución cubana como Raúl Castro, La Habana mantiene lazos históricos con Rusia, más necesarios que nunca tras el endurecimiento del embargo estadounidense durante la Administración Trump. Casi seis décadas después de la crisis de misiles de Cuba de 1963, la Administración Biden puede tener que buscar otra relación con Cuba también. 

Lo más sorprendente de la nueva configuración geopolítica latinoamericana ante la guerra en Europa es la postura de Brasil. El presidente ultraconservador, Jair Bolsonaro, visitó Moscú días antes de la invasión rusa y, aunque la agenda de la reunión –convocada meses antes de la crisis en Ucrania– se centró en asuntos bilaterales y económicos, la visita no fue del agrado de la Administración Biden.

Pese a ello, Bolsonaro ha desafiado a Biden y rechaza sumarse a la condena occidental a Putin. “No vamos a tomar partido; vamos a mantener la neutralidad”, dijo a principios de mes, en un encuentro con periodistas en Brasilia.

El apoyo a Putin es “el colmo de la esquizofrenia”, dijo un exdiplomático brasileño en una conversación telefónica desde Brasilia. Bolsonaro, defensor en su día de una guerra sin tregua contra la Unión Soviética, “ha apoyado en algún momento la entrada de Brasil en la OTAN”.

La neutralidad de Bolsonaro y otros países latinoamericanos genera cada vez mayor malestar en Washington. El exembajador estadounidense en Brasilia, integrante del Departamento de Estado de Obama, Thomas Shannon, advirtió en una entrevista en el periódico brasileño Valor que “todos los países de Suramérica que quieren ser socios de Estados Unidos o Europa deben condenar lo que ha hecho Rusia y apoyar al pueblo de Ucrania”.

La neutralidad de Bolsonaro y otros países latinoamericanos genera cada vez mayor malestar en Washington

La contradicción de Bolsonaro se debe, en parte, a los lazos estrechos que mantiene con Donald Trump, otro líder de la derecha posliberal que no oculta su admiración por Putin. “Bolsonaro nunca fue un aliado de Estados Unidos sino de Trump”, dijo el diplomático. “Cuando Trump perdió las elecciones en 2020 era inevitable que Bolsonaro se acercase a Putin para evitar quedarse solo; Putin es experto a la hora de ofrecer cobijo a países que quedan aislados”.

Putin representa para Trump y Bolsonaro un ejemplo de líder nacionalista fuerte, que desprecia la supuesta ideología del globalismo y los derechos civiles para mujeres y minorías. Hay motivos económicos también. Rusia es el principal exportador a Brasil del potasio que se utiliza en los fertilizantes necesarios para cultivar soja en el norte de Brasil.

Pero el apoyo al presidente ruso ha levantado ampollas en el ala más ideológica del bolsonarismo, aliada con la ultraderecha nacionalista ucraniana. La neutralidad de Bolsonaro aleja a Brasil del bloque conservador pro-estadounidense de la región liderado por presidentes como Ivan Duque, en Colombia; Guillermo Lasso, en Ecuador; y Sebastián Piñera, en Chile. 

Estos países se mantienen como fieles aliados de Estados Unidos. Pero son todos presidentes débiles o ya derrotados. Piñera dejará la presidencia chilena el 11 de marzo, cuando Gabriel Boric, líder del Frente Amplio de la izquierda, tome posesión. Boric se ha situado claramente en contra de Rusia. Pero no será un aliado de Washington tan leal como Piñera, aunque solo sea por el 50% del cobre chileno que se exporta a China.

En Colombia, el candidato proamericano de Duque tiene escasas posibilidades de ganar las elecciones presidenciales de mayo. Gustavo Petro, el candidato de izquierda –crítico con Putin pero con la OTAN también–, es favorito. Lasso se enfrenta, por su parte, a probables movilizaciones en un momento de crisis económica.

Argentina es otro miembro del club pragmático de los no alineados en el hemisferio occidental. Días antes de que el presidente brasileño visitase Moscú, el presidente argentino Alberto Fernández se había reunido con Putin.

La buena relación entre Buenos Aires y Moscú se debe en parte al astuto trabajo en la diplomacia de las vacunas realizado por Rusia, que suministraba la Sputnik cuando las grandes farmacéuticas occidentales fallaban a países de América Latina. Rusia dio otro paso para arrastrar a Argentina hacia su órbita al ofrecerle apoyo para la recuperación de las islas Malvinas en el 40 aniversario de aquella guerra. Argentina, eso sí, condenó la invasión ante la ONU.

La buena relación entre Buenos Aires y Moscú se debe en parte al astuto trabajo en la diplomacia de las vacunas realizado por Rusia

Bolivia –otro país beneficiado por el suministro de la Sputnik– también se negó a sumarse a la condena a Rusia de la OEA. El acuerdo entre Moscú y La Paz, sobre la cooperación en la producción del gas y el litio –ambos abundantes en Bolivia–, es otro ejemplo de la ofensiva de seducción de Rusia en la región. El Salvador, que ya demostró su alejamiento de EE.UU. al romper relaciones con Taiwán en 2018, tampoco ha condenado a Rusia tras la invasión.

Ni tan siquiera México –cuya larga frontera con EE.UU. lo coloca en la zona de influencia estadounidense– se ha unido incondicionalmente a la condena de Occidente a Putin. En la primera reacción a la noticia de la invasión, el presidente de izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, parecía minimizar la agresión rusa. El canciller Marcelo Ebrard rectificó con un tuit en el que condenaba “enérgicamente la invasión rusa de Ucrania”. Pero México no participará en las sanciones contra Rusia “porque queremos mantener buenas relaciones (…) y estar en condiciones de hablar con las partes en el conflicto”, dijo López Obrador en una rueda de prensa. 

La reunión de esta semana en Ciudad de México entre López Obrador y Lula da Silva, favorito para las elecciones presidenciales brasileñas, ha dado alguna pista sobre la estrategia geopolítica de los dos gigantes latinoamericanos en el futuro si, tal y como se espera, Lula se impone en las elecciones brasileñas de octubre. Viejos líderes de la izquierda latinoamericana, curtidos en la primera Guerra Fría y conscientes de las atrocidades perpetradas entonces con el beneplácito de Washington. Ambos se oponen a la existencia de la OTAN.

Tal y como se publicó el 7 de marzo en La Vanguardia, la llegada al poder de la izquierda latinoamericana, comprensiblemente recelosa ante...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Sin embargo la vieja Europa, más papista que el papa, sigue aferrándose al relato único de una "democracia" que solo lo es en boca imperial de los EEUU, ¿esperando convertirse en qué?, ¿comparsas?, ¿fieles obedientes pero bien pagados súbditos?. Solo hay una vía democrática y económica posible, mientras no superemos el círculo vicioso de un crecimiento económico a expensas de segar la hierba bajo nuestros pies, o sea, expoliar el planeta hasta hacerlo inhabitable, modificando incluso el clima y provocando unos daños colaterales que superarán los visionarios e imposibles avances tecnológicos, mientras sigamos negando la existencia de un 90% de la humanidad explotada por el otro 10%, no nos quedará más remedio que sufrir el declive: niños mimados que se despertarán en medio de las llamas incapaces de reaccionar, ranas que se darán cuenta de la imposibilidad de salir fuera de la olla cuando el agua ya esté hirviendo. Llamadme ingenuo pero si China no es, en cierto modo una esperanza de cohesión y rehabilitación de los estados que desean vivir en paz, con un comercio más justo y respetuoso con el resto de sus vecinos planetarios, su famoso "win win" o "mi ganancia es tu ganancia y mi paz tu paz", es que ya no hay salvación.

    Hace 4 meses 9 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí