1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CENSURA

Europa frente al bulista

Para un ciudadano europeo es sencillo detectar la propaganda vertida por Sputnik. Es más difícil, pero también más necesario, aproximarse con el mismo espíritu a los medios más serios, más cercanos y más afines a la propia ideología

Pablo Scotto 14/03/2022

<p>'El bulista', litografía de Ramón Puyol, 1936. </p>

'El bulista', litografía de Ramón Puyol, 1936. 

Museu Nacional d'Art de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un monstruo terrible se abalanza sobre la ciudad. Orejas tensas de gato nocturno, manazas humanas y pesado cuerpo de dragón. Su mirada, vacía, es la de un autómata que no atiende a razones. De su boca, llena de caries, surge la descomunal lengua con la que lanza sus bulos. El cañón de su cola representa la continuación, por otros medios, de los mismos objetivos que persigue cuando extiende por el cielo sus globos sonda.

La guerra se juega en diferentes frentes y uno de ellos es el de la información. Hay que cerrarle las puertas de Europa al bulista

La guerra en Ucrania ha movido a la Unión Europea a adoptar una serie de sanciones sin precedentes, entre las que se encuentra la suspensión de las actividades de radiodifusión en la Unión Europea de los canales de comunicación estatales Sputnik y Russia Today. El objetivo es evitar la manipulación de la información dirigida contra la Unión y sus Estados miembros. “En este momento de guerra, las palabras son importantes. Estamos siendo testigos de la propaganda y la desinformación masivas sobre este salvaje ataque a un país libre e independiente. No permitiremos que los apologistas del Kremlin viertan sus mentiras tóxicas para justificar la guerra de Putin o para sembrar las semillas de división en nuestra Unión”, ha declarado Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Su portavoz jefe, Eric Mamer, ha justificado la medida afirmando que las plataformas censuradas “son parte de la maquinaria de guerra de Rusia”. El alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha añadido que “la manipulación sistemática de la información y la desinformación que lleva a cabo el Kremlin se utilizan como herramienta operativa en su agresión contra Ucrania”, lo cual “constituye también una amenaza importante y directa contra el orden público y la seguridad de la Unión”. La guerra se juega en diferentes frentes y uno de ellos es el de la información, ese es el mensaje. Hay que cerrarle las puertas de Europa al bulista.

Es imposible no estar de acuerdo con los dirigentes europeos en que la desinformación es parte de la maquinaria de guerra de Rusia. Cabe dudar, sin embargo, de que censurar estos canales sea una forma efectiva de luchar contra la misma. El pasado 4 de marzo, la Duma aprobó por unanimidad una enmienda al Código Penal que sanciona con fuertes multas y penas de hasta 15 años de cárcel la difusión de información falsa sobre las operaciones de las Fuerzas Armadas (artículo 207.3). En la misma sesión se adoptaron otras dos enmiendas, que sancionan las acciones públicas destinadas a desacreditar las operaciones de las Fuerzas Armadas (artículo 280.3), así como los llamamientos a adoptar sanciones contra el país (artículo 284.2). Como resultado, al día siguiente, importantes medios internacionales suspendieron temporalmente su cobertura informativa en el país. La reforma ha supuesto un duro golpe, además, para la ya muy castigada prensa independiente rusa.

Con ello no pretendo insinuar, conviene aclararlo, que la Unión Europea sea responsable, en modo alguno, de la infame reforma legislativa en Rusia, que no hace más que continuar una larga senda de represión de la protesta y la disidencia. Mi única pretensión es señalar que tal vez no haya sido muy inteligente dar excusas a un régimen totalitario para hacer aquello que mejor sabe hacer. Las autoridades rusas están más interesadas que nunca en atacar la libertad de prensa. No conviene que su actuación pueda ser interpretada como una respuesta a medidas en la misma dirección por parte de las autoridades europeas. Intentar evitar la creación de espacios de impunidad en Rusia, en la medida en que esto sea posible, es mucho más importante que combatir la propaganda rusa en la Unión Europea, donde puede ser contrastada por un abanico muy amplio de fuentes informativas y donde cuenta con una influencia muy escasa entre la opinión pública. No se combate al bulista cerrándole las puertas de Europa, sino haciendo todo lo posible por que haya luz y taquígrafos en cada país y en cada ciudad. Ahora habrá más dificultades para que la población rusa pueda acceder a información veraz sobre lo que su Gobierno está haciendo en Ucrania. Eso hace más difícil que pueda crearse un clima de opinión contrario a la guerra en Rusia, lo cual debería estar entre los objetivos de los dirigentes europeos.

Por supuesto, la decisión no es criticable solo desde un punto de vista estratégico. Censurando los medios rusos, la Unión Europea ha socavado el derecho fundamental a la libertad de expresión e información. Se ha sentado un peligroso precedente, que debería preocupar a todos aquellos comprometidos con el ideal de la democracia y el Estado de Derecho. Es posible argumentar que, incluso valores tan importantes, pueden decaer cuando se encuentra en peligro la más básica seguridad. Pero es difícil ver en qué sentido los medios de comunicación rusos suponen una amenaza de este calibre para la seguridad de la Unión. Las autoridades europeas no lo han explicado, al menos no de forma suficiente. La misma debilidad se aprecia en el Reglamento (UE) 2022/350 del Consejo, que es la norma que ha dado forma jurídica a la decisión. En los considerandos que preceden al articulado, se invoca el artículo 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea para justificar la medida. Censura en nombre de la libertad de expresión.

Los bulos no se expanden solo por ignorancia o credulidad, sino por esa comodidad consistente en poner nuestros intereses particulares por encima de la verdad

Medidas como la adoptada por las autoridades europeas son difíciles de entender si no se presupone que la ciudadanía carece de la autonomía intelectual suficiente para separar el grano de la paja, y que esta incapacidad es la causa fundamental de la propagación de la desinformación. Creo que es un presupuesto, no solo elitista y potencialmente antidemocrático, sino equivocado. El verdadero fermento de los bulos no es la ignorancia, sino la tendencia natural a creer aquello que nos conviene. Porque un bulo no es simplemente una noticia falsa, sino una que es difundida con alguna intención específica, generalmente la de perjudicar a alguien. El problema, pues, no reside únicamente en distinguir una noticia falsa de la que es veraz, sino en identificar a qué intereses responde aquello que se dice en la noticia; y en tener la altura suficiente, además, para no dejarse llevar por los mismos, sobre todo si coinciden con los propios. Los bulos no se expanden solo (ni principalmente) por ignorancia o credulidad, sino por esa comodidad consistente en poner nuestros intereses particulares por encima de la verdad. Es muy fácil, para un ciudadano europeo, detectar lo que hay de propaganda en una agencia de noticias como Sputnik. Hay mucha propaganda. Es más difícil, pero también más necesario, aproximarse con el mismo espíritu a los medios más serios, más cercanos y más afines a la propia ideología.

Junto con la censura a los medios rusos se ha aprobado un ambicioso paquete de medidas y sanciones económicas. La rapidez, unidad y amplitud de la respuesta permiten afirmar que se ha producido una transformación importante en la Unión Europea. Es una buena noticia que se haya avanzado por esta vía económica y europea. Pero las decisiones adoptadas suscitan algunos interrogantes. ¿Podía la diplomacia europea haber hecho algo más para evitar la guerra? ¿El trato dado a los refugiados ucranianos es coherente con el proporcionado a las víctimas de otras guerras? ¿Se podían haber llevado más lejos las sanciones económicas? ¿Tiene algo que ver el envío de armas por parte de la Unión y los distintos Estados con el hecho de que no se haya querido (o podido) abrir el melón del gas y el petróleo rusos? También es problemática la forma en la que se ha decidido hacer frente al bulista: trazando una línea divisoria entre los medios de comunicación respetables y la propaganda, y censurando la segunda. Es una respuesta equivocada, las cosas no son tan sencillas. Nadie está libre de esa hipócrita comodidad consistente en creer aquello que le conviene. Como ciudadanos de una democracia es nuestra obligación recordárnoslo, y recordárselo también a nuestros representantes.

---------------------

Pablo Scotto es profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad de Barcelona.

Un monstruo terrible se abalanza sobre la ciudad. Orejas tensas de gato nocturno, manazas humanas y pesado cuerpo de dragón. Su mirada, vacía, es la de un autómata que no atiende a razones. De su boca, llena de caries, surge la descomunal lengua con la que lanza sus bulos. El cañón de su cola representa la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Scotto

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí