1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Crimen y lenguajillo

Lo bueno, lo sostenible y lo democrático sería controlar los nacionalismos. Se intensificarán si se intensifica la guerra y la ausencia, en ella, de planteamientos democráticos y sociales, reales, no sentimentales

Guillem Martínez 4/03/2022

<p>Volodímir Zelenski.</p>

Volodímir Zelenski.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La guerra es un lenguaje. Ese lenguaje se lo come todo. Salvo el lenguaje. El lenguaje es, por tanto, el único dato objetivo de una guerra. ¿Cómo van los tiros –literalmente– a través del lenguaje? ¿Qué explican los lenguajes, la única cosa que va a misa en una guerra? 

2- Curiosamente, Rusia, especializada en lenguaje, ha emitido el lenguaje más fallido hasta ahora. Autorreferente, frío, contrapuesto al lenguaje sentimental del Gobierno de Ucrania. Al punto de que en los medios y comunicados oficiales rusos no se alude al palabro guerra, fundamental en una guerra. Lo que es una debilidad y, además, un clásico, un indicativo de que se carece de apoyo social para una guerra –¿recuerdan alocuciones cutre-salchicheras tales como misión-humanitaria, o misión-de-paz-a-un-conflicto-armado, emitidas en su día a tal efecto por aquí abajo? Contrariamente a lo de Crimea, Rusia no ha emitido/chorreado propaganda, ni ha buscado el apoyo de la población a la guerra. Que, al parecer, es bajo o no existe. El número de manifestantes detenidos en Rusia –elevado; unos 7.000; vete a saber su número real– sería otro indicativo. Esta improvisación lingüística –inaudita en un Estado democrático y más aún en un Estado autoritario– explica la guerra como una decisión carente de mucha planificación. Haber empezado una guerra sin Trump en la Casa Blanca, así como la escasez –si la hay; ninguna información es fiable en guerra– de abastos y de combustibles y armamento en el ejército ruso, serían otro indicio. Estos datos explican, a su vez, la guerra en su estado emisor, o punto 3. 

Putin puede haber optado por marcarse un Malvinas, ese tipo de guerra exterior por motivos interiores, de gran costo social interior, y que solo puede finalizar por KO

3- ¿Cuál es la razón de una guerra para la que se carece de lo más importante, que no son tanto las balas como el lenguaje? La respuesta es desalentadora. Es, de hecho, la peor respuesta de todas. Ahí va: no se sabe. Ningún analista bien educado imaginaba la guerra. No han fallado los analistas, sino la emisión de guerra. Lo que explica que esta guerra supera los análisis. Sí, es una guerra geopolítica como una casa. Pero desconocemos su apellido. La guerra contradice trayectorias anteriores rusas. The Economist va un poco más allá. Explica que esta guerra carece del apoyo, no solo de la población, sino de los mandos y de la élite económica-política. Si bien la invasión se puede relacionar con varios mitos latentes en el putinato –la Gran Rusia, el Gran Estado Nacional, incluso una suerte de imperio euroasiático, conformado junto a China, que parece que no está por la copla; o, al menos, no con esta partitura–, en este momento se abre la posibilidad de que la guerra responda al peor tipo de motivación, si es que existe ese título. En ausencia de otros datos, Putin puede haber optado por marcarse un Malvinas, ese tipo de guerra exterior por motivos interiores, de gran costo social interior, y que solo puede finalizar por KO. Esto es, en un cambio político interior. 

4- China no participa de ese lenguaje. Sino que participa del suyo. The Economist plantea cierta cara de póquer en China frente a Putin. Por la utilización del gas, ante Europa, en las etapas previas y actuales del conflicto. Algo que inquieta al principal cliente de gas ruso en el grifo del otro lado. El día 1 de marzo, en todo caso, China emitió un comunicado, difundido en Esp por EFE. Te lo lees y es un bla-bla-bla en toda la regla. Salvo por un fragmento. El reconocimiento de la soberanía de Ucrania. Puede ser un aviso a Rusia. O puede ser un verso suelto, a rimar con otro concepto de soberanía, u otro concepto de Ucrania, que pueda deparar el futuro. Veremos. 

5- Las últimas guerras –Libia, Afganistán, Irak– han supuesto el nacimiento de una nueva cultura de la guerra. Críptica. Autónoma. Desregularizada, como todo, y sin ejércitos regulares. Esta otra guerra, absurda, pero carente de lenguaje, es también una ruptura. En el otro lado. O en el antiguo otro-lado. Esa ruptura, y este es otro peligro, puede entrañar otras. ¿Ha desaparecido la cultura nuclear soviética? Putin y sus altos mandos, ¿carecen o poseen aquellos mecanismos para no iniciar una guerra nuclear? Y, por lo mismo, ¿EE.UU. y Rusia aún poseen algo de la lejana Guerra Fría, que permitía a ambos bandos ganar, esa cosa distinta a vencer? La mayor crisis de la Guerra Fría –Cuba–, recordemos, se solucionó con la retirada de misiles de la URSS de Cuba. Pero, también –muchos más– de misiles USA en Turquía, Italia y UK. ¿Es posible aún esa discreción y funcionalidad? ¿Putin es MAD –siglas en inglés de la alocución Destrucción Mutua Asegurada, esa meditación que tanto dio de sí durante cuatro décadas–, o está mad? Esa duda ya es un arma. De Putin. 

6- ¿Y cómo le va al lenguaje Putin del terruño? ¿Cómo le va a las nuevas extremas derechas europeas? 

7- Si entendemos todo ese lenguaje como bélico –el lenguaje de esos partidos busca el enemigo para eliminarlo; el enemigo, según el topos y la demo, es musulmán, negro, homosexual, inmigrante, mujer, catalán, vasco, español, comunista; es un lenguaje de ruptura social, no de ruptura política; como la guerra–, está chungo en la UE. Pero no tanto. Polonia, extrema derecha antirrusa, ha abierto, de forma inusitada, sus fronteras. Pero aún más a los más blancos. La extrema derecha, así, participa de sí misma y, momentáneamente, del clima de hazañas bélicas europeas que prima en el continente. Otra extrema derecha antirrusa, Hungría, puede verse perdonada de sus pecados por la UE, si se aplica en esta ola de colaboración, buen rollo y otro enemigo. En Francia, el FN se ha tenido que comer con patatas un millón de programas electorales, porque en una página aparecía Le Pen jr. dándole la patita a Putin. Es decir, se están reactualizando. En Italia también están de perfil. En UK, colaborando con USA a tutiplén. En Esp están en modo punto 8. 

La crisis PP se ha encarrilado, alehop, a golpe de pito bélico. De pronto no es necesaria una líder que domine la nueva lengua de la extrema derecha

8- De pronto, zas, ha desaparecido toda posibilidad plástica –hoy; a ver mañana– de un gobierno castellano-leonés de coalición entre lo yuyu y lo extremo-yuyu. Andalucía, en ese sentido, aplazará las elecciones al máximo, se supone, a ver si la guerra acaba, o a ver si Vox saca nuevo léxico de aggiornamento. Lo sacará. Estos partidos son, básicamente, emisores de léxico. La crisis PP se ha encarrilado, alehop, a golpe de pito bélico. De pronto no es necesaria una líder que domine la nueva lengua de la extrema derecha, sino que es pertinente un señor vestido de representante de una firma de queso de Burgos sin sal, la esencia de lo soso. En Cat, donde se ponen pancartas en el balcón de la Gene a la velocidad de la luz, solo hace escasas horas han puesto una sobre lo de Ucrania, lo que explica el despiste. El Govern emite en modo gobierno del bloque aliado. Pero procesismo trumpista y putinista –presente en el Govern; una élite de JxC accedió en 2017 al putinismo à la catalane, esto es a pelo, sin contrapartidas, sin pasta– lleva callado una semana. Los que han intentado unir la crisis ucraniana a la de Cat –expolíticos, como Junqueras; en Cat los expolíticos no son jarrones chinos, son jarrones de plutonio, sumamente inestables y tóxicos– han fracasado en el intento. Por ahora. La nueva junta de Òmnium –el mismo perfil de siempre, con acopio de protagonistas de la gran emisión de fakes en la Liga 2012-17–, por primera vez ha aludido a la existencia de una extrema derecha cat, fundamentada en la antipolítica. Esto es, en el fake. Es un pequeño gran cambio. Y tardío. Y loable. Y apunta a que solo saldrán del hoyo por ellos mismos, y sin más información e inteligencia que la que creen. Lo que es una metáfora de una sociedad rota, sin contactos fuera de cada bloque. 

9- Ojo con los personajes de los puntos 7-8. Una guerra trae cambios para atemperar los ánimos y los abusos. La Gran Guerra trajo el sufragio universal, donde estamos. La II WW trajo el Bienestar, donde ya no estamos. En ausencia de cambios, este bloque de los puntos 7-8, que ahora parece pocho, será el ganador de la postguerra, ahí donde lo ven –no se pierdan el punto 13 y el 14–. La bandera suele ser el único premio, en fin, allí donde no hay ninguno. Bueno. Cambiamos de bloque. Alehop. 

 

10- El otro bloque es multitudinario. EE.UU. OTAN, G7, UE, y Estados europeos. Actuó torpemente en la pre-guerra, anunciándola, como en su día anunció armas de destrucción masiva. Es decir, sin credibilidad, acrecentada con la desunión al respecto en UE. Ese fallo en la credibilidad ya es un error colosal de lenguaje. Con la guerra, ese bloque ha ganado unidad y operatividad. Al parecer invirtió esos días anteriores, de lenguaje precario y poco fiable en a) medidas de guerra, militares –las desconocemos; no sabemos nada del futuro, ni de las posibles escaladas y los posibles mapas del conflicto–, y en b) la preparación de sanciones. 

¿Se puede satisfacer a mercado y sociedad en una guerra?

11- Son importantes las sanciones. Por a) su amplitud, profundidad y unanimidad. Y porque b) eso no sucedió en pandemia –iniciada en marzo de 2020, las primeras medidas operativas en la UE fueron en junio; los fondos, ya en 2021; fue más rápida, en fin, la emisión de medidas contra Grecia en 2014–. Lo que explica las sanciones contra Rusia como algo emitido con una velocidad que c) ya no es la de la democracia y el bienestar, esas cosas sumamente desaceleradas. Las sanciones, la guerra, son objetos que, por tanto, se sitúan fuera del Bienestar, en otro negociado más veloz y operativo. Un indicio inquietante de que, en este conflicto geopolítico, en el que pugnan autoritarismo y democracia, el bando democrático carece, como el palabro Democracia en Europa, de intensidad y agenda. Cuidadín. El sello de la democracia en guerra es –supongo– la empatía. La gestión y la previsión del sufrimiento. ¿Las sanciones evitarán el sufrimiento en Rusia? ¿Lo evitarán en Europa?

12- En Europa el primer punto de conflicto económico y social será el gas. En breve –a iniciativa de Rusia o de la UE, que no se sabe aún–, se interrumpirá, todo apunta a ello, el suministro de gas ruso. Es el 40% del gas UE. Esp ha cambiado de proveedor. El principal ya no es Argelia, sino EE.UU. Más caro. Ese parece ser el modelo para Europa en guerra. Si bien es muy posible que aumente el flujo de gas argelino a Europa, vía Italia, no cubriría las necesidades. Parece inevitable el aumento del precio del gas de forma sostenida, ya patente en las bolsas, en todo el continente. ¿Se hará algo por evitarlo o corregirlo?¿Se utilizarán criterios de economía de guerra, o se dejará todo en manos del mercado, ese filántropo? En Esp, donde empezó antes la escalada de precios, gracias al establecimiento del precio de la energía a través del precio de su modo de producción más caro –un triunfo del mercado sobre el bien común, en el Estado de la empresa regulada–, ¿se intervendrá el precio, absurdo y abusivo? ¿se regulará efectivamente para mitigar los efectos de una invasión injusta, o la satisfacción de ver la bandera, ondeando en parajes lejanos, será suficiente? ¿Se puede satisfacer a mercado y sociedad en una guerra?

En Rusia, el capital está fuera de estadísticas. Y de Rusia. En Suiza, UK y Chipre, principalmente. El stock de riqueza en negro, en el extranjero, equivale al 85% del flujo del IRPF en 2015

13- El Nobel de economía Paul Krugman publicó en The New York Times una primera valoración sobre lo de las sanciones a Rusia. Es decir, sobre su efectividad, sobre su capacidad de provocar efecto en las élites rusas, y no sufrimiento en la sociedad rusa. Reconocía la ambición del proyecto, jamás visto. Puede afectar al modelo específico de oligarquía exsoviética. Para argumentarlo, citaba un artículo de Filip Novokmet, Thomas Piketty –ese estudioso de la desigualdad y/o la concentración de capital, que no tiene quien le escriba en la política–, y de Gabriel Zucman –no se pierdan su La riqueza oculta de las naciones, en Pasado & Presente, 2014; un estudio sobre los mecanismos exitosos de la riqueza no sometida a IRPF, y que inutiliza el concepto IRPF–, que me pasó Rafael Padilla, profesor de análisis económico de la Complu en situación B, y un tipo sexi, que siempre me ayuda cuando le llamo por el telefonino. En el artículo se describe la concentración de la riqueza en Rusia –el 0,001% tiene más que el 99,8%–. Ese capital está fuera de estadísticas. Y de Rusia. En Suiza, UK y Chipre, principalmente. El stock de riqueza en negro, en el extranjero, equivale al 85% del flujo del IRPF en 2015 –glups–. Es dinero. Pero también acciones, empresas, clubes de fútbol, bienes de lujo e inmobiliarios. Eso, señala Krugman, facilita la intervención quirúrgica en Rusia, rapidita y sin coste de dolor para la sociedad. Solo hay una pega, señala. Legislar y actuar contra la riqueza oculta. Sería legal. Pero, en palabras de Rafael Padilla, “para ir directamente contra los oligarcas corruptos rusos, Occidente tendría que enfrentar su propia corrupción”. La corrupción rusa no solo tiene interlocutores occidentales, sino que utiliza métodos de ocultación de riqueza comunes. Y legales, como afirma Fiscalía aludiendo al rey emérito. Si las sanciones rusas son efectivas, finalmente, serán un precedente, no necesariamente deseado, me temo, para una fiscalidad y control internacional. 

14- Ya con el anuncio de las sanciones, no obstante, se han producido dos consecuencias. A) Supercicutas de la economía rusa pidiendo a Putin que se tranquilice. Y B) supercicutas de la economía rusa trasladando sus bienes, propiedades e, incluso, nacionalidad, fuera de la UE. La riqueza oculta, que diría Zucman, si no recibe presión y temperatura adecuada, solo se transforma. Las sanciones –un fenómeno nuevo, que costará, por tanto, valorar– pueden ser solo un lenguaje. Sin cultura del Bienestar, contrastable en otros puntos, lo será.

15- Las guerras son injustas. Pero, como dijo Kropotkin –cuando lo de la I WW; llenándose de gloria; y, con él, yo– hay bandos más injustos que otros en las guerras que no decides. Habrá que velar por la democracia en el bando llamado democrático. Y desconfiar también de su lenguaje. En ese sentido, ya se han prohibido medios también en Occidente. Lo que no es bueno. Lo bueno, lo sostenible y lo democrático sería velar contra el fake. Legislarlo y dar herramientas para autorregularlo. Controlar los nacionalismos. Se intensificarán si se intensifica la guerra y la ausencia, en ella, de planteamientos democráticos y sociales, reales, no sentimentales.

16- En Esp, sometida a sentimentalidades previas, y a guerras anteriores, habrá juegos malabares con el lenguaje ante la guerra. Cuando las derechas se recuperen del susto, más y mejores. Sería deseable reducirlos al mínimo y fiscalizarlos. La pelotera de UP en el Congreso, en ese sentido, fue una emisión de lenguaje. Simbólica, en tanto que la decisión de enviar armas a Ucrania –“a la resistencia”, dijo Sánchez, en otra pirueta; no se envían a ninguna resistencia, sino a un Estado, ocupado, o no, o en trance de serlo– proviene de la UE. La función de está reyerta lingüística en UP fue, supongo, interna. Un roce entre aparato –esto es, futuro ex-aparato– y Yolanda Díaz. Sería deseable que las izquierdas no transcurrieran, en guerra o en paz, en el lenguaje, sino en la lengua. En la capacidad de explicar las cosas, paso previo para modificarlas. Que transcurriera en lo material. Habrá tanto lenguaje y sentimentalismo que lo material será, en breve, un tesoro exótico. Ya lo es.

1- La guerra es un lenguaje. Ese lenguaje se lo come todo. Salvo el lenguaje. El lenguaje es, por tanto, el único dato objetivo de una guerra. ¿Cómo van los tiros –literalmente– a través del lenguaje? ¿Qué explican los lenguajes, la única cosa que va a misa en una guerra? 

2-...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marcoantonio-mira

    Esta vez, por primera vez y casi nunca hay una primera sin sucesivas, difiero de la opinión o aproximación de mi apreciado Guillén, al conflicto ruso-ucraniano de tintes excesivamente universales o sin ser tan exhaustivo, mundiales, que de momento solo habitamos este planeta. Y es que hay varias paradojas en el discurso de aproximación aparte de algo que me preocupa: Como siendo el Sr. Guillem yan culto y entendido en eventos históricos apenas trata de este conflicto desde su inicio, no tanto desde la mítica formación de la patria eslava, la denominada Rus y con Kiev como una de las capitales que darían lugar en unos siglos al imperio Ruso, como en lo referente al siglo pasado, la primera y segunda guerra mundial, la guerra fría de la post-guerra y las puntuales aunque no menos horribles carnicerías dentro ya de la "nueva" patria ucraniana en el 2014 de nuestro siglo actual. La segunda paradoja es porqué esa contradicción entre los intereses de la plutocracia rusa actual detentadora de ese mas del 99% de riqueza nacional con la decisión del Sr. Putin de ocasionar una guerra que tan lesiva puede resultar para su economía y la nuestra, ya de paso. Pero supongo que pasan demasiadas cosas y demasiado aprisa para que podamos entenderlo. Continuará.

    Hace 8 meses 20 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí