1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JUEGO DE ALIANZAS

La invasión de Putin contra Ucrania: los misiles rusos caen en La Habana

Sin condenar las acciones militares de Rusia, Cuba se aleja cada vez más de apoyar a Moscú

Frank García Hernández 22/03/2022

<p>Embajada de Ucrania en La Habana.</p>

Embajada de Ucrania en La Habana.

Iván Alcaraz

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando Vladímir Putin anunció el inicio de la invasión a Ucrania, el presidente de la Cámara Baja rusa, Viacheslav Volodin, no se encontraba en Moscú, sino en La Habana. Aunque Volodin había llegado a Cuba dos días antes en visita oficial, es casi seguro que el Gobierno cubano solo se enterara de la invasión a Ucrania cuando Putin lo informara urbi et orbi. Según el mismo Fidel Castro, durante la Crisis de los Misiles –octubre de 1962– los militares soviéticos restringían la información rigurosamente. No hizo falta que Volodin informara al Gobierno cubano sobre la invasión rusa a Ucrania. La sola presencia del presidente de la Cámara Baja rusa bastó para que dos días antes de la invasión a Ucrania, la cancillería cubana publicase una declaración alineada con Moscú.

Sin embargo, aunque Volodin abandonó Cuba casi 24 horas después de que Putin anunciara el inicio de la guerra, el Gobierno cubano hizo un sorpresivo silencio ante la invasión a Ucrania. Dos días después del inicio de la “operación especial militar” de Putin contra Ucrania, en la página web de la cancillería cubana la única declaración que se leía era la nota diplomática publicada el 22 de febrero; o sea, 48 horas antes del inicio del conflicto. Si la postura de Fidel Castro ante la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968 fue ambigua –condenando la violación del derecho internacional, pero justificándola políticamente–; más ambigua fue la declaración que publicó la cancillería cubana 48 horas después de iniciada la invasión rusa a Ucrania.

En la nota del 26 de febrero se hacía énfasis en “una solución diplomática”, señalando insistentemente a “la progresiva expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia” como el motivo de la guerra iniciada por Putin. Sin embargo, al mismo tiempo el Gobierno cubano se deslindaba de la agresión militar rusa al decir que “Cuba (…) se opondrá al uso o amenaza de la fuerza contra cualquier Estado”. De seguido, la cancillería “lamentaba profundamente las pérdidas de vidas civiles inocentes en Ucrania”, lo cual iba en contravía de la postura oficial rusa que hasta el 28 de febrero negó el fallecimiento de ucranianos no vinculados al ejército.

La postura de Cuba se mantuvo en la ONU. Cuando la condena a la invasión rusa a Ucrania fue promovida en las Naciones Unidas, Cuba no se alineó con el Kremlin, sino que se abstuvo discretamente. Sin condenar las acciones militares ordenadas por Putin, Cuba se ha alejado cada vez más de apoyar a Moscú. Tras la derrota diplomática de Rusia en la ONU, la cancillería cubana publicaría en su cuenta de Twitter que se oponía “sin ambigüedades al uso (…) de la fuerza contra cualquier Estado”.

La postura de Cuba se puede entender si miramos al detalle la política exterior cubana con Rusia. Cuba nunca ha reconocido la independencia de Osetia del Sur y Abjasia: dos Estados solo aceptados por Rusia y aliados muy cercanos. Por otra parte, el pasado 13 de enero, el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov declaró que si Estados Unidos aumentaba su presencia en Ucrania, Rusia podría desplegar “infraestructura militar” en Cuba. Ante esta peligrosa afirmación, el Gobierno cubano reaccionó con total silencio. Sobre los vínculos entre Moscú y La Habana, la única noticia que apareció en los medios de prensa cubanos fue la donación de telescopios astronómicos rusos a Cuba.

La invasión rusa a Ucrania contra la economía cubana

Como los compromisos de Cuba con Rusia son muy estrechos, evidentemente el Gobierno cubano sopesó que si apoyaba la invasión rusa recibiría fuertes sanciones económicas por parte de la Unión Europea. En medio del recrudecimiento del bloqueo estadounidense contra Cuba, el Club de París se ha convertido en uno de los principales acreedores del Gobierno cubano. A esto se le debe agregar que la principal industria cubana, el turismo, lo sostienen empresas europeas, como Meliá o NH. Al parecer, el Gobierno cubano se percató de que, aunque apoyara firmemente a Rusia, Cuba no recibiría ayuda económica del Kremlin: después de la guerra, Putin solo se ocupará de restablecer las pérdidas generadas por el conflicto bélico y las sanciones extranjeras.

Por su parte, un empresario extranjero radicado en La Habana –cuyo nombre prefiere mantener en el anonimato– considera que “los turistas rusos, que han sido una proporción significativa de visitantes a Cuba durante la crisis del turismo en el covid, se evaporarán. Los vuelos de Rusia hacia Cuba han sido suspendidos; cuando estos se restablezcan, las aerolíneas aumentarán los precios de los pasajes y las sanciones económicas contra Moscú tendrán un fuerte impacto en la familia media rusa”. Uno de los mejores ejemplos del peso del turismo ruso en Cuba es que, tras el inicio de la invasión contra Ucrania, en la isla caribeña quedaron varados 6.000 turistas procedentes de Rusia.

El Gobierno cubano se percató de que, aunque apoyara firmemente a Rusia, Cuba no recibiría ayuda económica del Kremlin

Un alto funcionario del turismo cubano –que también prefirió mantener el anonimato– informó de que, a diferencia de otros visitantes, “los turistas rusos pocas veces se alojan en los hostales privados. El turismo proveniente de Rusia pasa largas estancias en los hoteles del Estado cubano”.

Sin embargo, según el funcionario lo que causará “problemas mayores que la falta de turistas rusos será el bloqueo de Rusia a las transacciones SWIFT. Todas las operaciones financieras rusas con Cuba se paralizarán”.

La sociedad civil cubana tiene la palabra

Cuatro días después de iniciada la invasión rusa, un disidente cubano, en un gesto solidario con Ucrania, intentó llevar flores a la sede diplomática de Kiev en La Habana. Al mismo tiempo, la oposición cubana desató en redes sociales una campaña exigiendo la condena oficial a la invasión de Putin contra Ucrania. Todo esto provocó que el Estado cubano desplegara un dispositivo de seguridad alrededor de la sede diplomática de Kiev en La Habana. 

“La primera vez que fui a tomar una foto a la embajada de Ucrania no pude hacerlo. En la zona había policías vestidos de civiles y militantes del Partido atentos a cualquier cosa rara”, dice el joven fotógrafo cubano Iván Alcaraz, quien decidió enviar a CTXT algunas imágenes de la sede diplomática ucraniana en La Habana. “Después pensé tomar algunas fotos a la embajada rusa, pero tuve que hacerlo de lejos. También estaba custodiada más de lo normal. Finalmente alquilé un taxi que pasó frente a la embajada ucraniana y tomé las fotos. Una periodista independiente cubana ya había fotografiado la embajada de Ucrania, pero a esa gente si los detienen es mejor: ganan visibilidad. A mí me hubieran quitado la cámara y no puedo comprar otra”.

Sin embargo, el Gobierno cubano no pudo evitar una manifestación de más de 300 personas a solo 500 metros de la sede diplomática ucraniana, pero sucedió frente a la embajada de Panamá en Cuba. La cancillería de este país centroamericano informó inesperadamente de que “los ciudadanos extranjeros cubanos” necesitan una visa transitoria si realizan escala en Panamá. Desde noviembre de 2021 Nicaragua informó de que los cubanos no necesitan visa para visitar su país. A partir de ese momento, comenzó una oleada migratoria de cubanos que arriban a Nicaragua para llegar a Estados Unidos a través de la frontera con México. El sorpresivo requisito de visa transitoria en Panamá provocó que los migrantes cubanos hicieran otro considerable gasto, pues por lo inesperado debían comprar otro pasaje.

Embajada rusa en La Habana. Autor: Iván Alcaraz

Embajada rusa en La Habana. Autor: Iván Alcaraz

Pero la migración cubana no solo es por Nicaragua. En medio de la invasión rusa, nueve cubanos están presos en un centro de detención ucraniano por ingresar ilegalmente desde Rusia. Los nueve cubanos pretendían llegar a la Unión Europea vía terrestre, atravesando Ucrania y continuar hacia España.

Cuando el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, declaró a Ucrania país libre de visado con el fin de crear una legión extranjera, varios cubanos se comunicaron con la representación de Kiev en La Habana. La embajada ucraniana aclaró que los ciudadanos cubanos dispuestos a combatir en Ucrania necesitan el visado Schengen pues no están abiertas las fronteras aéreas. Ante ello, un usuario cubano de Twitter respondió que “solo necesitamos el transporte. Si el Gobierno ucraniano lo pone tendrán miles de cubanos en Ucrania”. Sin embargo, uno de los cubanos que envió su solicitud a combatir a Ucrania –y pidió no ser identificado– declaró a CTXT que él y varios de sus amigos no tenían intención de tomar las armas contra el ejército ruso, sino de emigrar. “Si llegábamos a Ucrania, cruzaríamos la frontera para llegar a España. Aquí en La Habana todos los días nos caen más misiles que los de Rusia contra Ucrania”. 

En contraste a la tibieza de La Habana con la invasión rusa, desde la izquierda crítica cubana se levantaron posturas más radicales

En contraste a la tibieza de La Habana con la invasión rusa, desde la izquierda crítica cubana se levantaron posturas más radicales. La revista cubana Comunistas calificó la invasión a Ucrania como un “peligroso conflicto interimperialista en el cual la clase trabajadora ucraniana y rusa no tiene nada que ganar”. Esta revista digital publicó también las declaraciones del concejal español Pablo Cubero donde se condenaba tanto a Putin como a la OTAN. Por su parte, la coordinadora de la reconocida publicación web La Joven Cuba, Alina Bárbara López, calificó la postura del Gobierno cubano como “ambigua”. Sumado a esto, el exembajador cubano en Bélgica y la Unión Europea, Carlos Alzugaray, declaró en un tuit que “las acciones (…) de las fuerzas armadas rusas en territorio ucraniano constituyen formalmente una violación de principios del derecho internacional. (…). Aunque Rusia es un aliado importante, esta guerra no le representa a Cuba ningún beneficio”.

Sin embargo, el común de los cubanos apoya a Putin. Las décadas de estrecho vínculo de Cuba con la Unión Soviética hicieron que Ucrania sea vista como parte de Rusia. A ello agreguemos que el empleo hecho por Putin de los símbolos soviéticos ayuda a ver en el presidente ruso un continuador de la URSS. Ejemplo de esto es el militar retirado excapitán Jesús Moreira, que opina que “Putin hace lo correcto. No hacer el operativo especial ruso en Ucrania sería olvidar los millones de combatientes que murieron en la Segunda Guerra Mundial defendiendo a la Unión Soviética”.

En La Habana, con solo cruzar la calle, los diplomáticos rusos pueden ir de sus oficinas a la embajada bielorrusa. A 200 metros más, se encuentra el consulado ucraniano. La semiótica de la política evidencia que hasta en Cuba, tras la caída de la Unión Soviética, Rusia intentó seguir controlando a Bielorrusia y a Ucrania. Pero por ahora, desde el edificio estilo brutalismo soviético, que fue la sede diplomática del Kremlin rojo en La Habana y hoy es la embajada de Putin en Cuba, los diplomáticos rusos solo pueden resignarse a ver una enorme bandera azul y amarilla desplegada en el consulado ucraniano.

Cuando Vladímir Putin anunció el inicio de la invasión a Ucrania, el presidente de la Cámara Baja rusa, Viacheslav Volodin, no se encontraba en Moscú, sino en La Habana. Aunque Volodin había llegado a Cuba dos días antes en visita oficial, es casi seguro que el Gobierno cubano solo se enterara de la invasión a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Frank García Hernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí