1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Motogeoestrateguis

La marginación de Rusia puede suponer también la automarginación de Occidente. Esto es, la creación de un bloque económico, también neoliberal, que integraría Rusia, China, y parte de África, Asia y Sudamérica

Guillem Martínez 19/03/2022

<p>Cumbre de los jefes de Estado de la UE sobre la invasión de Rusia a Ucrania.</p>

Cumbre de los jefes de Estado de la UE sobre la invasión de Rusia a Ucrania.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La guerra de Ucrania tiene una característica única. Al poco de iniciarse se iniciaron las negociaciones. Es, por tanto, una guerra, también, de negociaciones. Lo que indica que es una guerra multinivel o, como el Circo Ringling, multipista. Es lo que los listos denominan una guerra híbrida. Una guerra híbrida no es una guerra modificada para combatir el colesterol. Es guerra convencional, tecnológica, comercial, económica, informativa, de fakes, y cibernética. Todo junto y por el mismo precio. Es, por lo mismo, algo imposible de describir en su desmesura, salvo por su huella. Lo que aquí siguen son las huellas de la guerra en esta semana.

2- Sobre las negociaciones. Ha trascendido que hay –o no; vete a saber– una lógica para el acuerdo. Consistiría en asumir la independencia de Crimea, Donetsk y Lugansk / Alsacia y Lorena, así como la neutralidad de Ucrania. Esta agenda no justifica una guerra. Pero lo divertido es que tampoco asegura la paz. Por varias razones. A saber: a) las modificaciones territoriales por el método de la guerra son sumamente inestables; b) Rusia tiene otras fronteras en contacto con la OTAN, que auguran tensión en otros lares; c), no hay punto, lugar o institución en el que negociar todo ese pack de seguridad –amplio, europeo, integral– con Rusia, una vez que Rusia ha abandonado el Consejo de Europa. Rusia carece de pista de aterrizaje, por lo que seguirá volando, si un tercer país, potente y resultón, no se erige en mediador para establecer un plan de seguridad europeo entre UE y Rusia. Y, claro, luego está la cosa d). 

3- Cosa d). Las sanciones de USA y UE, recordemos, no se establecieron para ganar la guerra sino, literalmente, para acabar con Putin. Por lo que continuarán incluso tras el fin de la guerra. Esto va para largo, vamos.

4- Sobre el campo de batalla económico en Rusia. Bloomberg calcula que las sanciones han ocasionado un agujero de 30.000 M$ en el PIB ruso. La devaluación real del rublo va por el 40%. La agencia Moody’s –la recordarán de otras películas de terror–, se suma a Fitch, y ha bajado la deuda a la categoría Ca –recordemos que dos Ca forman el palabro caca–, y augura una suspensión de pagos de deuda –esta semana, de hecho, Rusia se ha columpiado con el pago de deuda; unos 117 M€; no es mucho; aún así Fitch explica que este es el primer paso para el default; vete a saber–. En Oxford sitúan la quiebra para el 15 de abril. En todo caso, Rusia tiene poca deuda –el 18% del PIB; es más, en 2018 solventó el 84% de su deuda con los USA; Rusia, todo apunta a ello, viene preparada a esta guerra económica; la tenía calculada, ha ahorrado y se ha desprendido de deudas–, y tanto su economía como su ciudadanía parecen estar preparadas, o más preparadas y acostumbradas que Occidente, para una vuelta a la economía Mad-Max. Manel Pérez, en La Vanguardia señala, en todo caso, un balance de las sanciones. Han expulsado el rublo del circuito dólar. Esto es, del comercio y de las finanzas. Pueden tener consecuencias mayores si se amplían en la línea prevista por los USA –con una expulsión de organismos económicos internacionales, como la Organización Mundial del Comercio–. El principal proveedor de Rusia para casi todo es, hoy, China. Y China, que ofrece créditos en yuanes, cobra bienes en dólares, un bien escaso en Rusia –sí, se calcula que Rusia tiene fondos por 630.000 M$; la mitad en oro, y la otra mitad en divisas, hoy congeladas–. Piketty ha emitido, desde Le Monde, una primera valoración sobre la efectividad de las sanciones sobre Rusia. Son efectivas, apunta. Están afectando a la economía rusa. Mucho. Esto es, a su masa asalariada, para-asalariada y casi-asalariada. Pero está por ver si afectan a su oligarquía. La persecución internacional de fondos y propiedades rusas, señala, afecta a unas 1.000 personas, si bien debería afectar, para ser operativa, a 10.000, que son las personas que accedieron a la inmortalidad financiera desde los 90/Putin. Intensificar ese acceso a una fiscalidad internacional, señala, sería una garantía contra el militarismo que viene. Y parece que no irán por ahí los tiros.

5- Y aquí, un inciso. La marginación de Rusia puede suponer, y como su nombre indica, la marginación de Rusia. Pero también la automarginación de Occidente. Esto es, la creación de un bloque económico, también neoliberal, que integraría Rusia, China, y parte de África, Asia y Sudamérica. Un nuevo mundo bipolarizado y segregado –y no tan boyante–, en el que un bloque trabajaría con el dólar, y el otro no. Eso es increíble hoy. Pero las guerras están para hacer creíble lo increíble. En 1918, así, se hizo creíble la dolarización de Occidente. Ignoramos, en todo caso, los cálculos y la inteligencia del emisor de la guerra de Ucrania. Pero también ignoramos los cálculos y la inteligencia de su receptor, Occidente. Esta semana ha habido un encuentro en el Cidob, BCN, sobre lo de Ucrania. Ahí brilló con luz propia un analista chino, Lanxin Xiang, moderado, no probélico y out of China, que dijo algo que me dejó pasmado. La aproximación entre Rusia y China, efectiva, es inverosímil culturalmente, señaló, lo que explica algo más inverosímil: el alejamiento, el abandono de Europa respecto de Rusia. Europa, vamos, no ha tenido inteligencia desde el fin de la Guerra Fría. Ha hecho de un derrotado, que necesitaba ayuda, un enemigo. Un Versalles.

6- Más, ya puestos, sobre la ausencia de inteligencia europea. Jorge Morales, autor de Adiós Petróleo –Alianza, 2017–, ha explicado esto. Esto: la UE rebajó sus importaciones de gas ruso en verano de de 2021, y solo ha retomado los niveles habituales de compra a Rusia después de la invasión rusa. Wala. No se preparó el invierno del 2022. No se previno la escalada de precios adquiriendo gas –empezó a subir en mayo del 2021, sí, pero su explosión porno se inició en septiembre del 2021–. No hubo inteligencia para intuir que Rusia preparaba algo gordo, y que ese algo –una guerra, vamos– contaba como arma con el sistema dadá de establecimiento del precio de la energía en la UE. Como pasó con el Covid, Europa careció, una vez jubilado el Bienestar, esa forma de pensar en lo común, de un observatorio para observar lo que se avecinaba. Por recortes, Europa ha suprimido su inteligencia.

Como pasó con el Covid, Europa careció, una vez jubilado el Bienestar, esa forma de pensar en lo común, de un observatorio para observar lo que se avecinaba

7- Sobre el campo de batalla europeo. Rusia ha emitido esta semana la sanción de 200 productos para Europa y USA. El grueso son materias primas que afectarán a Europa, la gran perjudicada en este pifostio. Fertilizantes, piensos, productos químicos, minerales y alimentarios. Lo que supone ya algo que afecta a la seguridad alimenticia mundial. El Índice de Alimentos de la FAO –la carta del menú planetario– ha aumentado un 50%. El trigo, nuestro amiguito, ha aumentado ese 50% en solo 14 días. Puede hacerlo más, pues no se sabe si Ucrania segará la segunda cosecha. O, tan siquiera, si aún existe. Piergiorgio M. Sandri, en La Vanguardia, focaliza esa posible crisis alimentaria, en primer lugar, en el Norte de África, con pitote en Egipto. Más de 100 millones de habitantes consagrados, tres veces al día, al consumo de pan, alimento subvencionado por el Estado, y del que solo se dispone de stock para 3 meses. Por lo demás, la inflación sigue su curso en Europa. Y, lo que es peor, sigue su curso en las instituciones políticas y financieras europeas. Neoliberales, esto es, con una inteligencia limitada por esa mentalidad –remember puntos 5 y 6– y que, en la anterior emisión de crisis abandonaron –esa es la palabra– a amplias capas de la ciudadanía europea. Madame Lagarde ha reconocido que la inflación en la eurozona no volverá al patrón pre-covid. Esto es, avisa, otra vez, de una subida en los tipos, que ya ha iniciado la Reserva Federal. El Banco de España, esa otra metáfora de esa Europa con la inteligencia sesgada, ha comunicado al mundo que la inflación se combate bajando los salarios. Parece ser que, tanto en Rusia, como en Europa, la guerra no afectará a oligarquías.

8- La Europa lenta y que no ve venir un virus, una maniobra rara en el precio del gas, la guerra o el hambre, se reunió en Versalles, una cumbre con dos objetivos, según van der Leyen: a) “ver la guerra de Putin como una cuestión de resistencia de la democracia” –ese objeto reformulado en Europa durante la anterior crisis–, y b) “repensar la defensa europea”. Es decir, la b). En la Declaración posterior se intensificaba la UE como alianza también militar, se pasaba de integrar a Ucrania y se establecía una, sic, agenda por la soberanía, que contemplaba la soberanía energética, la defensiva y –puntos 5 y 6; la inteligencia– no la alimenticia. Antes de abril –eso es mucho, en este contexto– se estudiarán opciones para limitar el efecto del precio del gas. Hasta entonces, la Comisión autoriza a los Estados a que sufraguen parte del gasto de las empresas –la inteligencia de los puntos 5 y 6–. Parece ser que se fijará un límite en el precio del gas. Se habla de 180€. Un pasote. Pero mucho menos que los 3.000 €, posible límite de la reglamentación europea –puntos 5 y 6, no lo olviden– actual. Se habla de pasar del gas ruso, de manera efectiva en 2027 –a ver si Alemania aguanta tanto; a ver si Rusia no lo corta antes– y de mejorar la conexión energética en Europea.

9- Con eso no se alude al gaseoducto MIDCAT, al que, de hecho, no se alude en absoluto. Ese gaseoducto tiene claroscuros. Italia, un Estado pragmático, que no suele complicarse la vida, estudia conectarse con gaseoducto a BCN. Esto es, prevé que el MIDCAT no se hará. Para Esp, ese tubo es ahora una prioridad. En todo caso, no garantiza el acceso de gas a Alemania, por ejemplo, que Francia no tiene una conexión cachas y, además, apuesta por lo nuclear. Recordemos que en 2019 el MIDCAT fue paralizado por la Comisión, que observó que implicaba un amplio gasto público, y una gran rentabilidad privada. Para que una institución neoliberal diga eso es que la cosa debe de ser de chiste. El interés Esp al respecto puede no ser tanto económico como geoestratégico. No se pierdan el punto 15.

10- En todo caso, la Cumbre de Versalles fue, fundamentalmente, un giro militarista en Europa. Se acordó implementar una decisión de la OTAN, de 2014, y de la que nadie se acordaba, consistente en fijar el presupuesto de defensa en cada Estado de la UE en un 2%. Lo que implica, forzosamente, recortes sociales. Un 2% es mucho, pues los presupuestos de defensa son difíciles de calcular para un civil, y exceden al presupuesto del Ministerio de Defensa de cada Estado. En Esp, por ejemplo, si uno se pone ecuménico, se acerca ya al 2%. Ese aumento ya sucede en el continente. A lo bestia, como en Alemania –esta semana ha adquirido aviones F-35, capacitados para llevar armamento nuclear–, o en silencio. El Instituto por la Paz de Estocolmo, por ejemplo, sitúa Europa como el punto del mundo en el que más ha aumentado la importación de armas. Suponen el 13% del total mundial. Y un aumento del 19% respecto a hace 5 años. Esos datos explican que algo pasa en Europa. Pero el Instituto ofrece otros que explican que algo, incluso más gordo, pasa en Asia y Oceanía, el verdadero punto caliente, el futuro del marrón, donde sucede el 43% de las importaciones planetarias. Ojo.

11- En la última cumbre de Presis autonómicos Sánchez verbalizó la guerra. Es importante. Supone la explicitación de la inteligencia Esp –una región de puntos 5 y 6, recuerden– al respecto. Es a) una guerra larga, b) China puede ser la solución, c) Esp ayudará a llevar a Putin a la Corte Penal Internacional –supongo que es literatura, y que se traduce por Esp se meterá hasta las orejas y hasta el fin–, d) Esp se implicará en las sanciones a oligarcas rusos –es decir, Esp se implicará en el bloqueo económico a Rusia–, e) se rebajarán impuestos a los sectores afectados por la crisis –lo que no significa nada, pues están afectados todos los sectores–, f) se facilitarán recursos a CC.AA. para atender a refugiados, g) se desacoplará el gas del precio de la energía –importante: incluso si la UE pasa del tema; a ver–, h) Esp se presenta a sí misma como solución a la dependencia rusa –esto es, se presenta como un polo geoestratégico, no se pierdan el punto 15–, y g) se garantizan los suministros de alimentos –se reconoce de manera implícita que, por tanto, hay cierto riesgo–. Y ya que hablamos del terruño, prosigamos, que es una juerga.

12- La guerra está afectando a quien no debiera. Esto es, a la izquierda del PSOE, y no tanto a la extrema derecha 2.0, vinculada, incluso económicamente, con Putin, que ni se ha despeinado. En Andalucía, el pasado 27F, debería de haber aparecido un manifiesto, una propuesta de organización de la nueva izquierda confederada, que apuntaría maneras y ensayos al proyecto de Yolanda Díaz. No ha podido ser. En primera instancia, por los resultados de las elecciones en C&L, que han puesto a IU muy flamenca, y en segundo lugar, si bien mucho menos, por la cosa no-a-las-armas-a-Ucrania emitida por Podemos(a)parato. El retraso en la formulación de la nueva fuerza se solventará, al parecer. Pero explica lo peligrosos y contraproducentes que son los análisis de cercanía, sin fondo, instantáneos, y sustentados en los sentimientos. Esto es, en la guerra cultural, esa disciplina en la que se mueve más y mejor la derecha y, mejor aún, la extrema derecha.

La guerra está afectando a quien no debiera. Esto es, a la izquierda del PSOE, y no tanto a la extrema derecha 2.0, vinculada, incluso económicamente, con Putin

13- La extrema derecha está hecha un chaval. El Casadoexit no ha cortado al PP, que sigue emitiendo fakes, polarización y confusión. Por otra parte, la extrema derecha ha hecho una huelga. Es tan importante que lo diré otra vez. La extrema derecha ha hecho una huelga. La de transportes. Sus organizadores, en ese sentido, hablan de huelga contra el “nuevo orden internacional”, ese trade-mark de la extrema derecha. Para las personas que considerábamos inofensiva a la extrema derecha hasta que hablara de anticapitalismo, esto es un serio peligro. Que se suma a una socialdemocracia interesada por la clase media, y no por los sectores que está recogiendo la extrema derecha. Sectores populares, a los que les cae el marrón en tiempo directo. En Esp, sin una respuesta social, se puede ir hacia un gobierno ultraPP, apoyado por Vox. Se diría que Vox no volverá a meterse en un Gobierno Esp jamás, a tenor del pollo montado por el PP europeo con el Gobierno de C&L. O sí. La política esp, tan distanciada de la realidad, es autosuficiente y va a su bola. Si la Comisión y Moncloa no le hacen trampas –serias, estructurales– al neoliberalismo, esta extrema derecha revolucionaria, sin nada que decir, pero mucho que gritar, lo tiene a güevo. El neoliberalismo, la intensificación del beneficio y la identidad sobre la democracia, conduce a la extrema derecha. Y ese peligro es el gran peligro de esta guerra.

14- En Cat, donde el neoliberalismo ha ido, formalmente, más lejos, hasta una mayor disgregación social, han pasado dos cosas. Cosa a). En respuesta a unas declas de Gabriel Rufián se ha iniciado una cruzada de la extrema derecha local, para justificarse sobre su relación con Putin. Para ello, como en los viejos tiempos, se ha interrumpido la programación televisiva, con entrevista a líder, explicado que a.1) esos contactos son falsos, e inventados por las cloacas del Estado, y, a la vez, que a.2) esos contactos existieron, pero que fueron con “la sociedad civil rusa”, esa cosa que no existe en una dictadura, salvo en la oposición. No se reunieron con la oposición. La cosa a) nos vuelve a explicar que la extrema derecha, el fake, solo se produce con facilidad en Estados y territorios europeos donde esas derechas tienen medios de comunicación propios. La cosa b) es una huelga, llamativa, de 5 días en la educación. Es importante. Tras 10 años, uno de los sectores más fieles al Procesismo hace huelga para reclamar condiciones materiales. Para explicar lo que sucedió hace más de 10 años. Los recortes más fabulosos de Europa. Algo está pasando en Cat. El fin de una etapa. Y el inicio de ninguna, hasta que el Govern no rompa con la extrema derecha local.

15- Tras la iniciativa de Trump, no desmentida por Biden, y la apuesta alemana, Esp reconoce un Sahara autonómico anclado en Marruecos. Lo que es una ilegalidad, que contradice el derecho internacional y la doctrina de la ONU, y ante la que la UE aún no ha abierto la boca de la cara. Todo es confuso aún, al punto que se desconoce el punto de vista argelino. ¿Argelia ha abandonado, como parece, al Polisario? ¿Esp ha preferido cambiar soberanía energética por moderación en la presión de inmigración marroquí, o ha asegurado tranquilidad migratoria y energética, por ahora en secreto? La Vita Nuova, el mundo tras la guerra, apunta a ser una realidad en la que la cosmovisión neoliberal prime sobre la democrática, el beneficio sobre lo social, lo militarista sobre lo civil. Y donde el acceso a –lo que queda de– combustibles, así como la contención de la inmigración, sean ejes de la política internacional, más alejada aún del derecho y de los valores democráticos. Esp parece querer ser un polo geopolítico, todo apunta a ello, a partir de la gestión de los dos últimos puntos. La extrema derecha europea y esp deben de estar frotándose las manos. Se está cruzando un límite. Es muy posible que, en esta emisión, no lo crucen todos los partidos del Gobierno de coalición esp.

1- La guerra de Ucrania tiene una característica única. Al poco de iniciarse se iniciaron las negociaciones. Es, por tanto, una guerra, también, de negociaciones. Lo que indica que es una guerra multinivel o, como el Circo Ringling, multipista. Es lo que los listos denominan una guerra híbrida....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí