1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ALL THAT JAZZ

Algo fresco

Si el ‘cool’ es un tipo de jazz más ligero, más delicado, sutil, orquestado, menos dado a los paroxismos improvisatorios, más melódico, todas esas características ya existían desde el primer jazz

Eduardo Hojman 2/04/2022

<p>Portada del LP 'Summer Days'.</p>

Portada del LP 'Summer Days'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La mujer acodada sobre la barra es proverbialmente rubia. Todo en ella exuda una elegancia ajada y un poco fuera de lugar. La ciudad es, por supuesto, Nueva York. La mujer nos clava la infinita tristeza de sus ojos celestes, acerados, casi grises, y nos dice que le gustaría pedir algo fresco.

Hace mucho calor en la ciudad, explica, y eso la deprime. Lo único que quiere es sentarse, descansar. Nos conoce, pero no recuerda nuestro nombre, aunque sí nuestra sonrisa. Aunque tal vez no nos conozca: aclara que, por lo general, no le gusta tomar copas con desconocidos, que por lo general bebe sola. Pero, como la hemos invitado tan amablemente, aceptará algo fresco. 

Mientras tanto nos cuenta que, por raro que suene, en una época tenía una casa llena de habitaciones, así como quince pretendientes que se peleaban por llevarla al baile; que fue una sensación en París y que estuvo enamorada del más encantador de los hombres. Pero aquello ha acabado y ahora, con el calor que hace, lo ha olvidado todo. Sólo quiere tomar algo fresco.

Esta historia, un auténtico melodrama en miniatura, se desgrana en la canción “Something cool”, de Billy Barnes, incluida en el disco homónimo de June Christy, grabado en mono en 1954 y vuelto a grabar en estéreo en 1960. Con su voz suave y casi susurrada, su complejidad emocional, su dibujo perfecto del personaje, su tono distante, discreto y atenuado, Christy, que reemplazó a la inmensa Anita O’Day en la orquesta de Stan Kenton (y que cantaba de una manera bastante parecida a la de O’Day), encarnaba la esencia misma del cool, no sólo referido al estilo de jazz que lleva ese nombre, sino a muchos de la miríada de significados que el slang anglófono designa a esa palabra (serenidad, sangre fría, relajación, contención, discreción y una manera casi desdeñosa de restar importancia a la propia angustia, así como, por supuesto, enrollado, moderno, ingenioso, entendido, intelectual, físicamente atractivo, bien vestido; el término más popular de aprobación en el idioma inglés, según los lingüistas). 

En el jazz y fuera de él, la palabra cool, con esos sentidos, se utilizaba antes de la existencia de la vertiente de esta música llamada así. En una ocasión, Duke Ellington calificó a Billie Holiday como “la esencia del cool”, refiriéndose, quizás, al sutil equilibrio entre desgarro y circunspección de sus actuaciones. Algunos atribuyen al saxofonista Lester Young, muy dado a inventar palabras que luego formarían parte del slang, el uso de cool (que literalmente quiere decir ‘fresco’) para designar algo que está bien. Y, por supuesto, si las opciones del jazz previo al swing comprendían el hot (caliente, rítmico y agresivo, mayormente negro) y el sweet (dulce, muy orquestado, melodramático y mayormente blanco), por ahí debía colarse, también, algo cool, algo fresco.

De qué hablamos cuando hablamos de cool

En el jazz, terreno fértil para las leyendas y las atribuciones, hay muchos que atribuyen la invención del cool a Miles Davis, y no sólo por la música. En la década de los cincuenta, Davis, con su elegancia inmaculada, sus gafas de sol, su lacónico aplomo tras el que se ocultaban tormentas interiores, su coqueteo con el intelectualismo y el existencialismo francés (bajo la forma de un romance con Juliette Gréco), e, incluso, con sus encontronazos con el establishment blanco y con la policía muchas veces impulsados por motivos raciales, encarnaba quizá mejor que nadie una visión del cool como heraldo de una nueva era de libertad. Ya en sus colaboraciones con Charlie Parker, en lugar de imitar los taquicárdicos sobreagudos de Dizzy Gillespie, tocaba más despacio y más grave (por consejo del propio Gillespie, quien le advirtió de que su oído no llegaba a captar las notas demasiado agudas). 

Davis, que, al igual que otros músicos de su era, estaba interesado en fusionar el jazz con la música clásica de avanzada, empezó a asistir a las discusiones teóricas que tenían lugar en el sótano del arreglista Gil Evans, cuyo objetivo era crear una nueva música contemporánea (lo que, años más tarde, se llamó Tercera Corriente). De esas reuniones surgió la idea de formar un noneto, una formación peculiar en la que, además de los habituales piano, bajo, batería, trompeta, saxo alto y tenor y trombón, también había una tuba y un corno francés. La formación grabó doce temas en tres sesiones (enero y abril de 1949 y marzo de 1950) y también existe una grabación en directo del debut de la banda que tuvo lugar en 1948 en el Royal Roost, un restaurante de pollo frito reconvertido en club de jazz. Capitol, la compañía discográfica, fue lanzando los temas grabados de manera irregular e inconstante hasta que, casi diez años más tarde, cuando el cool por un lado y Davis por el otro eran mucho más famosos, Capitol decidió reunir todas las grabaciones y relanzarlas bajo el título de Birth of the Cool

Entretanto, las cosas se habían disparado. John Lewis, pianista de la banda, formó The Modern Jazz Quartet, quizá la máxima encarnación de la elegancia cool tanto en el sonido como en la presentación de sus músicos. Lee Konitz, el saxofonista, siguió la senda del jazz hipercerebral que se alejaba de las pasiones desenfrenadas del bebop. Y Gerry Mulligan, saxo barítono de la formación, partió a California, donde se reunió con el joven prodigio de la trompeta Chet Baker y formó con él un cuarteto sin piano en el que los dos vientos, acompañados sólo de contrabajo y batería, generaron su propia versión de las texturas del noneto, para, posteriormente, formar parte de lo que se llamó West Coast Jazz, al que se sumaron las innovaciones orquestales de Stan Kenton (quien, al contratar como cantantes de su banda a Anita O’Day, June Christy y Chris Connor inventó el canto cool femenino) y los sonidos de saxofonistas como Stan Getz y Art Pepper. 

Mientras Miles Davis exploraba nuevos derroteros, como la música modal y el hardbop, el cool se convertía en la música de moda. La fusión entre un clasicismo académico y el swing del jazz le dio resultados especialmente buenos a Dave Brubeck, cuyo cuarteto tocaba en las universidades del país con el objeto manifiesto de llegar a una nueva audiencia. La jugada, recogida en el disco Jazz Goes to College, le salió tan bien que, en 1954, se convirtió en el segundo músico de jazz (después de Louis Armstrong) en aparecer en la mítica portada de Time

El cool antes y después del cool

Si el cool es un tipo de jazz más ligero, más delicado, sutil, orquestado, menos dado a los paroxismos improvisatorios, más melódico, todas esas características ya existían prácticamente desde el primer jazz. Hay quienes atribuyen su invención a dos músicos de la década del veinte: el saxofonista Frank Trumbauer y, especialmente, el cornetista Bix Beiderbecke, con sus solos, líricos y casi exentos de vibrato y su aspecto frágil y romántico, ambos aspectos que prefiguraban el estilo de Chet Baker. Su temprana muerte, en 1931, convirtió a Beiderbecke en una de las primeras figuras trágicas del jazz. En pleno bebop, Lester Young prefería solos más ligeros, más melódicos y que, a veces, iban por detrás del ritmo. En 1947, un año antes de la formación del Miles Davis Nonet que grabó Birth of the Cool, Woody Herman formó una banda con cuatro saxofonistas (Stan Getz, Zoot Sims, Herbie Steward y Serge Chaloff, conocidos como “los cuatro hermanos”), cuyo sonido tenía mucho que ver con las texturas del noneto. 

Portada del LP 'Chet Baker & Crew'.

Portada del LP 'Chet Baker & Crew'.

Mientras la vertiente más orquestal y compleja del cool se continuó en discos de Miles Davis con Gil Evans como Miles Ahead y Porgy & Bess, Stan Getz y Art Pepper se convirtieron en quizá los máximos representantes, después de Chet Baker, del estilo relajado californiano, claramente reflejado en las portadas, en las que abundan las escenas de verano y mujeres lánguidas, en contraposición al blanco y negro existencialista del cool neoyorquino. De hecho, es difícil creer que sea casualidad la similitud que existe entre la portada de Chet Baker & Crew del trompetista y la del disco Summer Days de los Beach Boys. Stan Getz, por su parte, explotó mejor que nadie la fusión con la bossa nova, que también puede considerarse una variante del cool. Existe, incluso, un neo cool, caracterizado por los sonidos austeros, sutiles y a la vez armónicamente avanzados de muchos de los discos que se grabaron en el sello nórdico ECM, como Crystal Silence de Chick Corea u Odissey de Terje Rypdal. Actualmente, cantantes como Diana Krall y Melody Gardot ofrecen una especie de cool prefabricado, adaptando a los tiempos actuales el hieratismo y el divismo de teléfono blanco de las mucho más interesantes Julie London o Peggy Lee.  

Si, en los años cincuenta, el cool, con sus emociones contenidas, su aplomo dandy y su actitud existencialista pareció la mejor banda sonora posible para un mundo convulso que apenas salía del absurdo de las guerras mundiales y que vivía desgarrado entre la idea de progreso infinito y la amenaza de una debacle nuclear, ¿cuál será el jazz que nos represente ahora?

La mujer acodada sobre la barra es proverbialmente rubia. Todo en ella exuda una elegancia ajada y un poco fuera de lugar. La ciudad es, por supuesto, Nueva York. La mujer nos clava la infinita tristeza de sus ojos celestes, acerados, casi grises, y nos dice que le gustaría pedir algo fresco.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Eduardo Hojman

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí