1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

pinceladas

Tuberculosis y literatura: cómo aferrarse a la vida

Reflexiones a propósito de ‘La plaga Blanca’ de Ada Klein Fortuny

Beñat Sarasola 17/04/2022

<p><em>La miseria</em> (1886)</p>

La miseria (1886)

Cristóbal Rojas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

De un tiempo a esta parte, dentro del ámbito de la filosofía y de la crítica cultural se habla a menudo de “nuevos materialismos”. Esta vía, que ha sido profundizada decisivamente por pensadoras feministas, nos ha empujado a tomar conciencia de la vulnerabilidad del ser humano. En contraposición con la idea moderna de la filosofía de entender el sujeto como un ser autónomo y autosuficiente, esta línea de pensamiento subraya que los individuos estamos esencialmente ligados a nuestro cuerpo y nuestro entorno. Es decir, en lugar de pensar el sujeto como un ente casi etéreo, flotante, tratan de pensarlo como materialmente sujeto al cuerpo y al entorno natural. Ahora que parece que está volviendo también el “viejo materialismo”, sería interesante detenerse en esta cuestión. Eso pensé mientras leía La plaga blanca (original publicado en catalán por L’Altra Editorial, la traducción al castellano por Consonni) de Ada Klein Fortuny, doctora experta en enfermedades contagiosas que se esconde, en su faceta literaria, bajo un pseudónimo.  

Sin duda, entre los condicionantes materiales que tenemos todos los humanos está la enfermedad, bien lo sabe cualquiera que la haya sufrido (y todos la sufriremos alguna vez, me temo). Con todo, es algo que olvidamos la mayoría de las veces; solo cuando nos golpea de improviso nos percatamos de nuestra fragilidad. La planga blanca, lleno de testimonios de escritores que padecieron la tuberculosis, nos lo enseña en detalle: la enfermedad nos condiciona, a veces incluso determina nuestras vidas; difícilmente podemos entender nuestros comportamientos, nuestras actividades laborales, sociales, etcétera, incluso nuestros caracteres, sin tenerlo en cuenta.  

“La patología no banal es una crisis, un punto de inflexión que hace replantearse qué se tiene y qué no, lo que se quiere y lo que nos falta, los valores y el sentido de la vida. No es lo mismo estar enfermo que no estarlo. No se vive de la misma manera. El dolor te quita las ganas de vivir o te da ganas de vivir al máximo”. 

No obstante, dentro de los estudios literarios, con la influencia tan grande que tuvo el estructuralismo y su obsesión inmanentista en la segunda mitad del siglo XX, hemos concebido la escritura y el escritor (o escritora) al margen de los condicionantes materiales, y dentro de ellos, al margen de su salud. A lo sumo se suele aludir, de forma más o menos superflua y sensacionalista, a la enfermedad mental, y así tratar de explicar de manera simplona el origen de las obsesiones y el talento de los escritores y artistas. Ni que decir si es para explicar el talento inhabitual, según el pensamiento patriarcal tradicional, de las escritoras. Histéricas, inestables, esquizofrénicas, neuróticas… cualquier denominación de este tipo ha sido válido para explicar toscamente el talento de las Virginia Woolf, Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath, Alda Merini y tantas otras.  

Dentro de los estudios literarios hemos concebido la escritura y el escritor al margen de los condicionantes materiales, y dentro de ellos, al margen de su salud

Pero más allá de estas alusiones a las enfermedades mentales, que siendo tan obtusas ni siquiera consideramos relevantes, nada solemos saber sobre el estado de salud de los escritores. Una vez un escritor me habló sobre la decadencia de la obra de otro escritor, a lo que añadió, “es que, para escribir bien hay que estar en forma”. Ante mi perplejidad, prosiguió: “En forma física y mentalmente, y me parece que este lleva una mala racha larga”. Bien, acordémonos de la famosa rutina de Philip Roth: “Desayuno y voy a un gimnasio a hacer unos largos en la piscina. Me ducho, me seco, y para las 10:30 estoy en mi escritorio para empezar a escribir”.  

Obviamente, sería estúpido pensar que la enfermedad (o la salud) determina la producción literaria; los gimnasios están llenos de cuerpos musculosos y las piscinas de espaldas rectangulares y uno no encuentra a muchos Roths por ahí. O al revés, tarde o temprano todos caeremos en la enfermedad (como dice Marina Garcés en el prólogo del libro de Klein, “nadie está vivo sin estar o haber estado enfermo”) y hay muy pocos Éluards, Salvat-Papasseits, Kafkas, Mansfields, Chéjovs y Orwells.  

Pero lo interesante de La plaga blanca es que vemos de forma casi física las penurias que puede pasar una persona cuando estamos hablando de una “patología no banal” como la tuberculosis. Mientras leía el libro me acordaba de otro escritor más reciente, Roberto Bolaño, con un hígado gravemente enfermo apurando los últimos meses de su vida para avanzar en su colosal 2666. En La plaga blanca Klein nos cuenta el caso de Katherine Mansfield, tratando de aferrarse a la vida como sea, escribiendo un cuento tras otro, hasta que su cuerpo no da más de sí y no puede seguir haciéndolo.  

Sería estúpido pensar que la enfermedad determina la producción literaria; los gimnasios están llenos de cuerpos musculosos y uno no encuentra a muchos Roths por ahí

A menudo hablamos del lugar de enunciación, de la necesidad de situar el yo en su materialidad, en su vulnerabilidad. Pues bien, el cuerpo enfermo es bien consciente del lugar de enunciación. Conoce no solo sus limitaciones físicas, también las consecuencias del aislamiento o, a veces, incluso la exclusión a la que le somete la sociedad. Vivimos en una sociedad pensada para personas sanas; para gimnasios y piscinas. Con todo, hay veces que los enfermos se rebelan, y la escritura puede ser una gran aliada: “Nadie da voz a los enfermos, pero a veces los enfermos la toman” dice Klein. Esa toma de la palabra la hacen a través de un escribir particular, que creo que es lo que ha fascinado a la escritora, la ha empujado a escribir el libro y termina fascinando también al lector.  

Y es que escribir no es algo ajeno a la cuestión de la vulnerabilidad y la enfermedad. La plaga blanca es también un libro sobre la escritura; es decir, sobre cómo, de qué forma, toman la palabra los enfermos. Ahí es donde brillan especialmente los documentos personales de estos escritores: cartas, notas, diarios, etc. Klein ha quedado hechizada por el aura de estos documentos, por la forma en que te unen a personas enfermas casi como si las tuvieras aquí y ahora, pegadas al cuerpo. Por eso es casi un escribir que se hace cuerpo; más que representar un estado, son textos que se hacen carne, cuerpo enfermo.  

“Las novelas y los cuentos te explican la vida filtrada; los documentos personales encapsulan el tiempo. Y aunque pueden embellecer su contenido, tienen una mundanidad difícil de imitar en otras obras, porque siempre acaba saliendo la humanidad”. 

Escribir sin filtros, con esa mundanidad, es lo que emerge en el libro y, en cierta forma, se homenajea. Pero ojo, no se trata de un formalismo caprichoso; en ese lazo literal y casual entre los términos, el libro es también un elogio a la humanidad. Seis personas, seis grandes escritores, harto diferentes entre sí en muchos sentidos, “unidos por el hilo invisible de la enfermedad”, unidos, al fin y al cabo (podríamos añadir), por cierta forma de humanidad. 

La pandemia en la que vivimos actualmente y que para muchos es la primera que nos ha tocado sobrellevar, nos ha enseñado bien cuál es la dimensión real de una crisis sanitaria: observar que gente cercana se enferma, y a veces, desgraciadamente, fallece. No se trata de pacientes infectados que aparecen en los noticiarios; se trata de personas de las que su piel no nos es ajena. Algo así sucedió con la tuberculosis hace más de 100 años: “A principios del siglo XX toda Europa estaba enferma”. Y efectivamente, aquellos tampoco son pacientes anónimos que aparecen en los noticiarios, gente casi amiga de tanto leer de y sobre ellos. Éluard, Salvat-Papasseit, Kafka, Mansfield, Chéjov, Orwell; pero también sufrieron la peste blanca Gustavo Adolfo Bécquer, las hermanas Brönte, Charles Bukowski, Albert Camus, Maxim Gorky, Guy de Maupassant, Novalis, Molière, Laurence Sterne, Simone Weil…

Esta cercanía un tanto ficticia, por qué negarlo, se acentúa al leer sus documentos personales: cambios de residencia, sanatorios, nuevos médicos, vendemilagros y vendehumos… Son grandes nombres, grandes mujeres y hombres, pero los vemos tan frágiles en estas páginas, tan dependientes, con tanto miedo de que su vida esté a punto de consumirse, que hay algo tierno, profundamente humano, en su empeño.  

Como aprendimos de Susan Sontag, todas las enfermedades tienen sus metáforas, y ellas, a su vez, su capacidad de contagiar y enfermar

Como aprendimos de Susan Sontag, todas las enfermedades tienen sus metáforas, y ellas, a su vez, su capacidad de contagiar y enfermar. Las metáforas petrificadas, las formas de escribir convencionales, institucionalizadas, conforman también, de alguna manera, la propia enfermedad, son indisociables. En ese sentido, la búsqueda de otras metáforas, otras escrituras, es un acto resistente frente a la enfermedad. Un acto habitualmente ingenuo, insuficiente y frustrante, pero cualquier otra alternativa suele ser aún peor. Son búsquedas para aprehender, mirar y convivir con las enfermedades de forma distinta a la que nos ofrecen los discursos banales y repetidos hasta la saciedad por todos los altavoces homologados. El tipo de escritura de este libro también apunta hacia ello, ya que rehúye de toda forma estandarizada, prefijada y previsible. Al contrario, invita al lector a navegar a través de unas palabras que parecen que están siendo escritas simultáneamente: a veces dubitativas, a veces mordaces, a veces retroceden, dan un salto, a veces son comentarios al margen. Se trata de un texto que no esconde su mismo proceso de elaboración, o al menos, lo simula. Sucede con los buenos libros que uno tiene la sensación de que no podía haber sido escrito de otra forma: esto mismo ocurre con La plaga blanca. La escritora negocia constantemente con los escritos de grandes figuras de la literatura; la misma configuración particular de los textos personales, que son intrínsecamente fragmentarios –a veces inconexos, como pequeños rastros y apuntes de una vida que no ha sido contada ni puede ser contada en su totalidad–, invita a escribir sobre ellos de una forma que no puede ser la homologada. Es por eso que los documentos personales de estos escritores y el estilo vivo, audaz, suelto, brillante de Klein se engarzan perfectamente en el libro.  

En un pasaje, la autora habla del placer de leer la correspondencia de solo uno de los dos que se cartean. El lector debe imaginar, a partir de las cartas que están a su disposición, la otra serie que ha quedado perdida. Este libro puede entenderse también como una correspondencia mutilada, como las cartas de solo uno de los conversadores: la otra parte, las que escribirían Éluard, Salvat-Papasseit, Kafka, Mansfield, Chéjov y Orwell a Klein tenemos que imaginarla los lectores. ¿Y si no estarían interesados en conversar con ella?, podría preguntar algún escéptico. Como doctora en enfermedades infecciosas que es, seguro que estarían interesados. ¿Quién no quiere aferrarse a la vida?

De un tiempo a esta parte, dentro del ámbito de la filosofía y de la crítica cultural se habla a menudo de “nuevos materialismos”. Esta vía, que ha sido profundizada decisivamente por pensadoras feministas, nos ha empujado a tomar conciencia de la vulnerabilidad del ser humano. En contraposición con la idea...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Beñat Sarasola

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí