1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crónicas

De flamencos y ‘linyeras’

Repaso del itinerario flamenco en Madrid: Melingo, Martirio y Pepe Luis Habichuela

Pedro Calvo 20/04/2022

<p>Una imagen de archivo del músico argentino Daniel Melingo.</p>

Una imagen de archivo del músico argentino Daniel Melingo.

Schorle / wikimedia commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A la procesión. Marco alternativo. Otras procesiones son posibles, solo hay que seguir los misterios de la buena música. Último itinerario en Madrid: Melingo, Martirio y Pepe Luis Habichuela. El flamenco y el tango vivieron una época de especial esplendor en los años veinte y treinta del siglo pasado. Años felices y trágicos, de grandes ilusiones y grandes fracasos, de meteóricas fortunas y de radicales quiebras morales. Años de entreguerras: el cielo y el infierno a la vuelta de la esquina. Músicas sutiles y de arrebato desplegando sus encantos. Músicas criadas en el patio de los de abajo. El tango y el flamenco son parientes (en el sentido) del blues y el swing afroamericano, del son cubano, de la chanson de cabaret francesa, de la canción napolitana o del rebético griego. En todos esos géneros la tradición cristaliza en virtud de unos creadores que tienen claro su destino: bailar en las calles. La calle estaba preparada para esas melodías de arrabal, para ese qué bonita está Triana/ cuando le ponen al puente/ banderas republicanas. Y por seguir con la ultramoderna Niña de los Peines cantando por bulerías: 

Son tantos los negros

los que han venido

para bailar este charlestón

este en París

este en Madrid

este en Valladolid

Mama, cómprame un negro… 

Otro imaginario fue posible. De flamencos y linyeras, gente muy parecida que estaba tocando el fondo. 

Enrique Santos Discépolo dijo que “el tango es un pensamiento triste que se baila”. Y a Melingo le vimos bailar amartelado a su propia fantasía. El corso de Daniel Melingo llegó al café Berlín con un repertorio que recorre a placer su jugosa y conmovedora discografía. Melingo S’il Vous Plaît Tour 2022 se llama la aventura. Y en ella están unos músicos maestros, poderosos y bravos para entrarle al peligro. Juan Pablo Gallardo, al piano y la dirección musical, el bandoneonista Facundo Torres y el contrabajista Romain Lecuyer. Melingo, además de desfondarse con su prodigiosa garganta profunda, sopla el clarinete o rasguea un bouzouki diminuto. Melingo es maestro de ceremonias: una vis que lanza destellos compinches con el cómico Totò, un requiebro danzarín que saluda de lejos a Tom Waits. Viste de negro riguroso el compadrito Daniel: levita, chaleco, sombrero y zapatos de punta puñal y tacón cubano. Todo es creíble, y eso es lo raro en este mundo de invenciones y derrotas. Los personajes que pueblan las canciones pertenecen al territorio de los olvidados. En todos palpita la felicidad del existir, la melancolía del vivir. El glamur sucio o luminoso de un arrabal imaginario por el que deambula la poesía tierna y un poco cruel de este bardo, linyera irredento. Del brazo lleva a sus piantaos, pebetas y malevos, sabihondos y suicidas, almas de corazón y hueso. El pueblo gritaba: ¡Narigón, Narigón…! Y Narigón les dio Melingo: 

Le decían el Narigón

Por lo mucho que aspiraba

Salía de noche, volvía de día

No tenía paz este muchacho

Pero todos le decían 

vas a tener que parar…

Y ahí el pueblo del café Berlín vio el momento de asaltar el cielo de Madrid.

Lo de Martirio y Raúl Rodríguez fue un comando sorpresa en la sala Galileo Galilei. Venían de cerrar con su nuevo espectáculo el Festival Internacional de Tango de Granada. Y, ¡aleluya!, se han metido en el tango hasta el fondo de la cueva. Un tango centenario y renacido, fertilizado por el nervio flamenco, por el compás omnívoro. Sublime Martirio, con su filigrana y su desgarro, con esa valerosa forma de interiorizar música, letra y gesto. Sublime Raúl, con su guitarra de vértigo y exploración. Creo que la guitarra de Raúl tiene ya denominación de origen, más aún cuando en otros conciertos se engancha al tres cubano. Sublimes madre e hijo con el tango por bandera sentimental. 

Muy desde dentro se lo trabajan Martirio y Raúl. Con cabeza y corazón, le meten mano a un cancionero de leyenda, con sustancia poética cumbre. Un arte alado. Martirio y Raúl cogen lo mejor de un género y, con respeto, lo fecundan, lo hacen suyo y lo reinventan. Sonaron Uno, El corazón al sur, Naranjo en flor, Melodía de arrabal, El día que me quieras, En esta tarde gris, Volver, Los pájaros perdidos, Chiquilín de Bachín, Balada para un loco, Tatuaje, La bien pagá… Algunos autores son Discépolo, Gardel y Le Pera, Piazzolla, León y Quiroga, y la también gran compositora Eladia Blázquez (la de y me dan por la cabeza). Historiones fuertes de los clásicos tangueros para dos espíritus en flor. Martirio y Raúl inyectan inmensa intensidad en esta música embriagadora. Filosofía pura para un viejo amor, un nuevo amor, un amor perdido, un amor desconocido y mellizo. Muerto y resucitado me dejaron la otra noche. Muerto, resucitado y en la gloria. Madre e hijo tienen el corazón al sur del sur. Tanto que al pasar por algún conventillo, se me piantó el lacrimal. Martirio se despidió con las dos palabras mágicas del momento: Paz y Salud. El capataz del paso gritó: ¡Al cielo con ella!

Con la paz y la salud al hombro llegué a los Teatros del Canal. Pepe Luis Habichuela (antes Pepe Luis Carmona) estrenaba espectáculo de homenaje a su padre Luis Habichuela, guitarrista fallecido en 1993. Al fondo del escenario, una gran foto del padre con la leyenda: “Tiene Luis Habichuela los ojos de fuego negro y el alma de yerbabuena”. Los tíos de Pepe Luis son dos grandísimos maestros de la guitarra flamenca: Juan y Pepe Habichuela. Todos descienden de una leyenda: Habichuela el Viejo, bisabuelo de Pepe Luis.  

En el espectáculo “In paradisum” están integrados el Coro de Cámara de Granada y el Quinteto de Cuerda de la Orquesta Ciudad de Granada. Y a su vera, en el centro de esta experiencia musical, están los flamencos que sustentan en escena a Pepe Luis: Rubén Campos y José Cortés El Pirata, guitarras; José Luís Lopretti, piano; El Moreno, percusión; Manuel Cantón, bajo; Soleá Carmona, Luisi Carmona, Aroa Fernández, Alba Cortés, coros flamencos. Una obra en tres partes: “Recuerdos”, “Canto Penitencial” y “Raíces”. Viendo a Pepe Luis en este gran oratorio flamenco a su padre, me vino a la cabeza lo que hace ya bastantes años me dijo un ejecutivo que tenía un diseño en la cartera para aquel apuesto muchacho de la Barbería del Sur: “Vamos a hacer de Pepe Luis un nuevo José Luis Rodríguez El Puma. Afortunadamente, no fue así.

La forma de cantar que hoy tiene Pepe Luis es fruto de lo vivido y aprendido junto a Enrique Morente, también del deslumbramiento por Camarón. Dos vías paralelas y que se encuentran en su voz. Nuevos filtros a lo que ya filtró Morente: la vidalita de Marchena “Triste estela de amor”, los tientos de Pepe de la Matrona “En aquel pocito inmediato” o la fantasía sinfónica morentina con versos del exiliado Luis Ríus: Hasta los raíles del tren/ me hacen a mí llorar/ tan cerca el uno del otro… Y sonó la saeta de Antonio Machado, musicada por Serrat. Me gustó más Pepe Luis cuando se ceñía a su centro, al flamenco al desnudo. Pero era esta una noche de homenaje al padre fallecido. Y cada uno llora a sus muertos como mejor sabe y puede. Sonó la “Salve” de la Misa flamenca de Enrique Morente: 

Dulce María dime:

¿Verdad que te encontraste

Cuando bajabas la colina oscura

—y retumbaba la tarde—

Con la madre de Judas

—también muerto—
Y os abrazasteis y llorasteis

Juntas como dos madres?”

Me gustó escuchar esos versos del también exiliado y desolado Pedro Garfias en estos tiempos de guerra y barbarie. Y me volví para casa támbale, támbale, támbale…

A la procesión. Marco alternativo. Otras procesiones son posibles, solo hay que seguir los misterios de la buena música. Último itinerario en Madrid: Melingo, Martirio y Pepe Luis Habichuela. El flamenco y el tango vivieron una época de especial esplendor en los años veinte y treinta del siglo pasado....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Calvo

Periodista chusquero. Nací en Cuatro Caminos (Madrid), en 1954. Vengo de los felices tiempos del estajanovismo plumilla. Me dio por escribir de músicas y de la tele. Tengo el humor ahí. Una manía. En RNE me dejan ponerme fino delante del micro.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí