1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

alpinismo literario

Víctor Catalá y la literatura de montaña

Caterina fue una novelista, poeta y autora teatral que escribió siempre en catalán y bajo un seudónimo masculino. Hoy la consideraríamos una senderista, pero crea ficciones desde una habitación y logra que el lector sude, pase hambre y tenga frío

Mario Crespo 22/04/2022

<p>Caterina Albert i Paradís, que escribió siempre bajo el seudónimo de Víctor Català. </p>

Caterina Albert i Paradís, que escribió siempre bajo el seudónimo de Víctor Català. 

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Existe la creencia de que Petrarca fue uno de los primeros hombres que subió una montaña con un fin únicamente contemplativo, filosófico; no con la intención de salvar un accidente geográfico, de desarrollar una ruta o de establecer un objetivo militar. Su supuesta ascensión al Mont Ventoux tenía por objeto disfrutar de las vistas, experimentar la altura. Hasta entonces el hombre había vivido de espaldas a las sierras y cordilleras, consideradas lugares infranqueables, hostiles, donde las condiciones de vida eran inhumanas y sucedían cosas horribles. 

San Juan de la Cruz ahonda también en la idea de alcanzar una cumbre como objetivo espiritual, la cumbre como cénit, como motivación, la cumbre como el paroxismo de la satisfacción, como metáfora: "subir hasta la cumbre del monte, que es el alto estado de perfección, que aquí llamamos unión del alma con Dios". 

Dos siglos después la literatura romántica ensalzará la naturaleza como medio para alcanzar lo más elevado del alma. Será durante este periodo, en pleno siglo XVIII, cuando la Ilustración impulse las ciencias de la naturaleza hasta desarrollar verdaderos estudios sobre las montañas. Y a raíz de ello nacerá el montañismo como actividad lúdica.

Uno de sus hitos se produce en 1760, cuando Horace Bénédict de Saussure plantea, tras contemplar el macizo del Mont Blanc, que esa montaña puede ser escalada, ofreciendo a quien la alcance una recompensa económica. Jacques Balmat y el doctor Michel Gabriel Paccard lo conseguirán años más tarde en condiciones muy precarias; sin ayuda de cuerdas, ni escaleras, y con unos piolets rudimentarios. Por entonces comienzan a explorarse además otras cordilleras, como los Pirineos (el Aneto se escala por primera vez en 1842), y el alpinismo se convierte en una práctica deportiva a través de la asunción de grandes retos. 

En 1760 Horace Bénédict de Saussure plantea, tras contemplar el macizo del Mont Blanc, que esa montaña puede ser escalada

A principios del siglo XX se desata una suerte de fiebre por ascender las grandes montañas del mundo, localizadas principalmente en la cordillera del Himalaya. En 1909, Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzos, intenta sin éxito escalar el K-2, la segunda montaña más alta del planeta, alcanzando sin embargo una altura de 6.666 metros. Los británicos, por su parte, se obsesionan con el Everest y pretenden conquistarlo a cualquier precio. La primera tentativa tiene lugar en 1921, aunque con un carácter exploratorio. Un año después lo intentan con botellas de oxígeno. Y en su tercer viaje, en 1924, están muy cerca de conseguirlo durante la legendaria ascensión de la que los líderes del grupo, Mallory e Irvine, nunca regresaron. 

Finalmente, en 1950, una expedición francesa compuesta por algunos de los mejores alpinistas de la época, y me atrevería a decir de la historia, alcanza por primera vez la cumbre de un ochomil, el Annapurna. Y apenas tres años después, en 1953, sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay consiguen vencer por fin la resistencia del Everest y alcanzar los 8.849 metros de su cumbre.

Aproximadamente en esa época, se desarrolla también el fervor por relatar y dejar constancia por escrito de todas estas hazañas, aunque no siempre con la misma calidad, la misma técnica y el mismo gusto. Esta vena literaria había comenzado unas décadas antes, con las escaladas alpinas, pero asciende al género de epopeya con las aventuras por la cordillera asiática.

Herzog dictó desde el hospital, tras perder los dedos de las manos, “hay otros annapurnas en la vida de los hombres”

Tras la conquista del Annapurna, el líder de la expedición, Maurice Herzog, escribe una obra que, a pesar de su sobriedad estilística y su escaso ritmo, ha pasado a la historia de la literatura de montaña por su significado: Annapurna primer ochomil, un texto dictado por Herzog cuando se encontraba en el hospital tras perder los dedos de las manos por las congelaciones producidas durante el descenso de la montaña y cuyo final dejaría una frase clave para entender el himalayismo: “hay otros annapurnas en la vida de los hombres”. 

Sin embargo, es Lionel Terray, otro miembro de la expedición, quien firma, unos años antes, la obra cumbre –nunca mejor dicho– de la literatura de montaña: Los conquistadores de lo inútil, un libro cargado de grandes reflexiones y cuya narración de las escaladas alpinas te hace sentir el frío, palpar el miedo, mirar la muerte a los ojos: "En el alpinismo cada progreso exige otro y cada ascensión una más difícil; si se quiere conservar intacto el entusiasmo, se deben buscar sin cesar problemas nuevos."

Si se quiere conservar intacto el entusiasmo, se deben buscar sin cesar problemas nuevos

Pero para encontrar el origen del género tal y como lo conocemos hoy debemos retroceder hasta la década de los treinta. Dino Buzzati, periodista, escritor y alpinista escribe crónicas deportivas para Il Corriere de la Sera que se revelarán a la postre como el germen de la literatura de montaña. Buzzatti, además, es el primer autor en arrebatarle al alpinismo su carga romántica para bajarlo al campo base de la sensatez y exponer en él sus peligros. De hecho, se muestra muy crítico con la primera conquista del Everest, y también con la figura del legendario escalador Walter Bonatti, acusado de insolidaridad tras una expedición en la que falleció un compañero y tras la que legó la frase: “No me perdonan el error de haber vuelto vivo”

Con el paso de las décadas los libros del género proliferan hasta alcanzar su apogeo con una obra que se convertirá en un best seller internacional: Mal de altura (Desnivel, 2008), de Jon Krakauer, basado en uno de los episodios más populares de la historia del montañismo. Aunque el acercamiento al gran público se lo debemos al estreno de la película Everest, en el año 2015; una versión de los hechos acontecidos el 10 de mayo de 1996 en la montaña más alta del planeta cuando dos expediciones comerciales decidieron unirse para coronar la cumbre. Durante el descenso, una serie de fatalidades unidas al mal tiempo y a ciertos errores de planificación se llevaron cinco vidas en la cara sur y tres en la cara norte. Pero podrían haber sido más si no hubiera tenido lugar la heroica actuación de uno de los guías, el kazajo Anatoli Boukreev.

En una de aquellas expediciones comerciales implicadas en la tragedia, Adventure Consultants, se había enrolado el periodista y escritor Jon Krakauer, autor de la afamada novela Hacia rutas salvajes, que había sido enviado por la revista Outside, para la que trabajaba, con objeto de escribir un reportaje sobre este tipo de expediciones en las que los clientes pagan alrededor de sesenta mil dólares para que un guía especializado les ayude a cumplir su sueño de hacer cumbre en el techo del mundo. Tras su regreso de Nepal, traumatizado aún por el síndrome del superviviente, Krakauer escribiría el texto para Outside. Sin embargo, la pieza ya no era la crónica que se suponía que debía escribir, sino un reportaje cuyo argumento, basado en los sucesos acaecidos, poseía una magnética tensión narrativa, unos personajes de no ficción y una trama digna de una novela negra. En el texto, el autor relataba con detalle, y mucho pulso, la tragedia del Everest, pero también hacía un análisis crítico de todo lo que falló y todo lo que debía mejorar en las por entonces incipientes expediciones comerciales, que anteponían la rentabilidad económica y la consecución de objetivos a la seguridad de los clientes. Además, criticaba con vehemencia algunas de las decisiones tomadas por los guías de la otra compañía a la que se unieron los miembros de Adventure Consultants aquel fatídico día para compartir recursos, Mountain Madness, y cargaba especialmente contra el gran alpinista Anatoli Boukreev por haber decido subir sin oxígeno a fin de maximizar la escasez de bombonas (otro de los fatales errores de planificación), lo que provocó que tuviera que adelantar el descenso abandonando a los clientes.

El artículo de Krakauer se transformaría a la postre en un libro de no ficción, Mal de altura, y no tardaría en convertirse en un best seller. Meses después, Anatoli Boukreev, ayudado por el escritor G.W. DeWalt, decidió replicar con su versión de los hechos a través de otro libro titulado Everest, 1996 (Desnivel, 2015), donde enumeraba los riesgos de la montaña, cuestionaba, al igual que Krakauer, el alpinismo diletante creado por las expediciones comerciales y argumentaba en su propia defensa la imposibilidad de llevar a cabo un rescate eficiente en aquellas condiciones. 

Estos dos títulos, y otros entre los que yo destacaría Bájame una estrella, de Mirian García Pascual, Bajo los cielos de Asia, de Iñaki Ochoa de Olza, el ya citado Los conquistadores de lo inútil, de Lionel Terray o La montaña desnuda, de Reinhold Messner, representan, bajo mi punto de vista, algunos de las mejores obras del género. Libros que brillan entre la insustancialidad literaria de otras obras escritas por alpinistas, que se lanzan a relatar sus vivencias con la misma osadía que desafían las montañas. 

De acuerdo con mi experiencia lectora, parte de la literatura de montaña adolece de falta de pulso narrativo, de estilo y, sobre todo, de capacidad para crear imágenes que describan las dantescas situaciones vividas, experiencias con buenos mimbres literarios que, sin embargo, se narran muchas veces de manera insulsa. Algo que contrasta con el hecho de encontrar grandes obras de la literatura universal ambientadas en montañas sin que sus autores sean montañeros. Es el caso de Thomas Mann, de Robert Walser o de Pío Baroja. Aunque existen ejemplos más representativos y mucho menos populares.

Parte de la literatura de montaña adolece de falta de pulso, de capacidad para crear imágenes que describan las situaciones dantescas

Veamos: a principios del siglo XX, una autora desconocida fuera de Cataluña y que ha pasado prácticamente desapercibida para la historia de literatura europea, firmaba una de las obras que mejor describen las montañas y que mejor narran las sensaciones que su visión y su desafío representan para el ser humano. Un libro que resume con precisión y acierto, sin proponerse siquiera hacer literatura de montaña, sin intención de contar una gesta, la contemplación del espectáculo montañoso y la sublimación del entorno pirenaico. Me refiero a Soledad firmada por Víctor Catalá, seudónimo de Caterina Albert. 

Caterina fue una novelista, poeta y autora teatral que escribió siempre en catalán y bajo el seudónimo masculino de Víctor Catalá. Tras la muerte de su padre heredó las tierras que este tenía en propiedad y casi toda su obra se centró en el medio rural. Este entorno está ligado de modo inseparable al estilo de novela que practicaba y que algunos definen como romanticismo catalán y que a mí me parece, sin embargo, que cumple todas las características del naturalismo, en el sentido que pretende trasladar al lector el mundo tal y como es; un realismo exacerbado de sensaciones y percepciones, con descripciones certeras que quienes subimos a menudo montañas podemos identificar sin necesidad de saber a qué montañas se refiere –si es que se refiere a alguna en concreto–: “La cima parecía un alipterio. De vez en cuando, nubes invisibles que venían cargadas con un sinfín de salutíferos aromas revoloteaban en torno a ellos, invadiendo sus sentidos deliciosamente enloquecidos ¿De dónde procedían esos aromas? De la montaña entera”

También destaca en Soledad la creación de sensaciones con las que cualquiera que haya escalado o subido montañas puede identificarse: “el cansancio que traían y que el momento de reposo había hecho resurgir les quitaban las ganas de conversar. Subían cabizbajos y en silencio”. 

Pero, sobre todo, en la novela encontramos imágenes que describen ese estado que busca el montañero, ese momento en que se contempla lo sublime, el privilegio de poder hacerlo; el esfuerzo realizado para robarle una imagen a la naturaleza, una visión: “–¡Qué soledad!–murmuró aterrada, sintiendo de repente que su corazón devenía tanto o más umbrío que aquellas honduras” 

Esto que nos lega Catalá en Soledad es lo que han intentado montañeros, alpinistas, escaladores e incluso cronistas a lo largo de las décadas con resultados técnicos y estéticos muy dispares. Pero ¿qué es lo que busca la literatura de montaña? ¿Qué pretende transmitir, qué sensaciones, qué experiencia lectora suministra? A fin de cuentas, se trata de que la lectura permita al lector subir montañas, viajar, conocer cordilleras y vivir peligros, tomar decisiones y asumir riesgos sin moverse del sofá; la literatura de montaña busca reproducir las grandes (y no tan grandes) gestas alpinas, lo cual es imposible si uno no tiene pulso narrativo, si es incapaz de crear imágenes directas, de manejar figuras literarias originales, de recrear un paisaje, de introducir al lector en un conflicto y, en resumen, de vivir lo que los personajes viven, por mucha no ficción que haya. Y para ello no hace falta haber escalado muchos ochomiles, ni ser el alpinista más veloz con los piolets, ni hacer trail running por peligrosas aristas. 

De hecho, alguien que, como Víctor Catalá, tan solo daba paseos por las montañas catalanas, alguien que hoy día consideraríamos un senderista, es capaz de crear ficciones desde una habitación y lograr que el lector sude en esas subidas, que pase hambre, que tenga frío, que tiemble, que sienta el zarandeo del viento en un collado; es capaz de lograr, en definitiva, lo que solo logra un escritor, un gran escritor, con independencia de que haga ficción, no ficción o la letra de una jota aragonesa. 

Existe la creencia de que Petrarca fue uno de los primeros hombres que subió una montaña con un fin únicamente contemplativo, filosófico; no con la intención de salvar un accidente geográfico, de desarrollar una ruta o de establecer un objetivo militar. Su supuesta ascensión al Mont Ventoux tenía por objeto...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mario Crespo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí