1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carla Simón / Directora de cine

“El éxito de una es el de todas”

Jesús Cuéllar Menezo 29/04/2022

<p>La directora de cine Carla Simón en una imagen reciente. </p>

La directora de cine Carla Simón en una imagen reciente. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Entre Verano 1993, Goya a la mejor dirección novel y mejor ópera prima en el Festival de Berlín en 2017, y Alcarràs, Oso de Oro a la mejor película en ese mismo festival en 2022, la directora catalana Carla Simón ha transitado desde el mundo infantil a los problemas de los adultos, desde lo individual a lo colectivo. Pero mantiene su mirada sutil y luminosa, con un fulgor mediterráneo que, sin escapar de los conflictos ni idealizar el mundo rural que retrata, los envuelve en una esperanzadora calidez familiar. A punto de estrenar en salas su segundo y premiado largometraje –el 29 de abril–, Simón nos habla de su cine, de los niños y de la familia. Y también del nutrido grupo de jóvenes mujeres cineastas del que se siente parte. Como bien sabían las feministas de los años 60 y 70 del pasado siglo: lo personal es político.

¿Qué cree que ha atraído de su película en lugares donde el modelo de familia mediterránea no es el imperante? 

Al final, por más que el modelo de familia sea distinto, la gente no deja de tener una familia. A pesar de tener modelos distintos, hay algo en las relaciones familiares que puede llegar a gente de muchos sitios. Y también está el tema de la agricultura en familia, que está en crisis en otros países de Europa. Es un tema recurrente cómo se cultiva la tierra y qué nos llevamos al plato. Y supongo que es importante el tono de la peli, que hace que la gente empatice con los protagonistas y se identifique, a pesar de que sean mundos ajenos. En España hay gente que me dice que viene de un pueblo como Alcarràs. Puede que no tengas esa conexión, pero puedes conectar por otros lados.

En esta película lloran los hombres y las mujeres, no. Ellas se adaptan y luchan, son las primeras en tirar para adelante

En Alcarràs, con la excepción del abuelo, hay cierta contraposición entre las actitudes de hombres y mujeres: Quimet y su hijo mayor están más airados y enfrentados al mundo, mientras que ellas están más predispuestas a colaborar y a atenuar los conflictos que promueven los hombres. ¿Esto es así en general o es propio del ambiente rural?

Bueno, pasa a veces. Es un tema sobre el que quisimos reflexionar. Estamos en un momento en el que hay mogollón de relatos de mujeres feministas empoderadas y este no es uno de ellos. Eso no significa que no haya feminismo, y por eso con el personaje de Mariona, que es la adolescente, queríamos dar un poco de luz en este sentido. Tengo una prima que vive en Alcarràs y que está en la asamblea feminista y a tope con ese tema. Por eso, el personaje de Mariona baila La Patrona, tiene de espejo al personaje de la tía que viene de fuera, que tiene una mujer como pareja... Es algo que queríamos que estuviera ahí, pero de manera sutil, entendiendo que va más despacio. El modelo heteropatriarcal aún está muy presente y la masculinidad más típica también. Aun así nos parecía que era importante, más allá de retratar esa masculinidad, retratar también su parte más vulnerable. En esta película lloran los hombres y las mujeres, no. Ellas se adaptan y luchan, y son las primeras en tirar para adelante.

Fotograma de la película 'Alcarràs' (2022). 

Fotograma de la película 'Alcarràs' (2022). 

Ese enfoque se aprecia, pero a mí me daba la impresión de que prestaba más atención a Quimet, el pater familias, que a Dolors, su mujer, que tiene una influencia muy importante, pero diríamos que más tranquila...

En las familias que cultivan la tierra y en un momento de cosecha, el hombre es el que lleva la cosecha y es el centro de todo durante unos meses, por más gente que haya en la casa. Y en un momento de cosecha no puedes entretenerte, porque si no la fruta se pudre en el árbol. Puede que Quimet esté en negación del tema principal de la peli, que es que tienen que dejar las tierras al final del verano, y su incapacidad de pensar en cualquier otra cosa que no sea el trabajo tiene repercusiones en toda la familia. Y él es un poco el centro, sus emociones salpican a todos los personajes. La idea era construir esa coralidad, con Quimet en el centro, porque es lo que tiene sentido en una estructura familiar como esa y en un trabajo como ese. Hay una especie de efecto dominó en las emociones de los personajes a partir de lo que genera él o su incapacidad para gestionar las emociones.

Si todos los personajes de Alcarràs al minuto veinte se sentaran y contaran qué les pasa, la peli se acabaría ahí

Me interesa especialmente su idea de la familia. Ha dicho que la familia le parece “una respuesta a lo difícil que es el mundo y más después de la pandemia”, pero no deja de presentar sus conflictos.

Hay una cosa en las familias. Así lo he vivido en las mías. Es la falta de comunicación. Parece que, al compartir espacio y pasar tiempo juntos, lo sabes todo de todos y ya está, pero muchas veces las cosas no se hablan con claridad y se hacen bola. Siempre pienso que Alcarràs es una película sobre la incomunicación a nivel familiar y que si todos esos personajes al minuto veinte se sentaran y contaran qué les pasa, la peli se acabaría ahí [risas]. Es un poco esa idea de la incapacidad de comunicar, incluso de comunicar la idea o la duda, el deseo de ponerse a trabajar para el señor de las placas solares. Hay algo de que la incomunicación genera más conflicto. Y para mí eso es algo que vivimos todos en las familias. Eso no quita para que, en un momento dado, sí que pueda ser el refugio de algo. Así como el discurso que damos sobre la agricultura es muy pesimista, el de la familia sí es optimista porque se pelean, al final van a perder las tierras, pero se tienen entre ellos. Es mi punto de vista: en mi familia todos sabemos qué es lo primero y lo que ponemos por delante de todo, y que siempre está ahí. Sé que no es así para todo el mundo, pero así es mi manera de vivirlo y mi lista de prioridades.

Su conclusión respecto a la familia es positiva, pero no adopta ni un tono moralizante ni didáctico.

Cada familia es un mundo y cada dinámica es distinta. Hay dinámicas familiares más sanas y otras que no lo son tanto. Pero, para mí, a pesar de todo, cuando pasa algo ahí está. Es la educación que yo he recibido. En casa de mi madre me decían: tus hermanos son los que van a estar ahí siempre. Y nos ha quedado, creo, de una manera muy profunda. Es algo que se educa. Lo veo en mis tíos. Se pueden pelear, puede haber lo que sea. Pero se tienen de una manera muy fiel.

Volviendo al mundo rural, me da la impresión de que en Alcarràs, sin idealizar ese mundo, reivindica un cierto comunitarismo que se va perdiendo, unas relaciones intergeneracionales, incluso también una mayor libertad para que los niños exploren el mundo. ¿Eso contrapondría el mundo rural al urbano?

Para mí la película trata sobre un mundo que se acaba, no sólo una agricultura que se acaba, sino un modo de vivir. Al final el mensaje sobre la familia es esperanzador, pero es verdad que todo va a cambiar. Uno se va a trabajar con las placas y el otro no sabemos qué hará, pero no habrá la misma dinámica familiar. Reivindico mucho esta manera de vivir en familia. Yo, en mi caso, aún la vivo, pero entiendo que esa manera que se trata en la película es algo que desaparece también con el hecho de dejar de cultivar la tierra. Y ahí entra como un tono nostálgico, pero es algo que en el mundo en el que vivimos tiene cada vez más espacio.

Esa manera de acercarse a lo político desde lo íntimo es desde donde yo me siento cómoda

¿Diría que en su cine, al menos hasta ahora, hay un cierto rechazo a la vida urbana o a cierta concepción de la modernidad? Por ejemplo, en la película casi no se ven móviles.

Sí, claro, pero también por una cuestión narrativa. Sí se usan los móviles, pero no de la misma manera que en la ciudad. Es un sitio donde hay idas y venidas todo el rato, la gente está trabajando. A diferencia de lo que a veces podemos pensar sobre el campo, del ritmo pausado, hay un ritmo bastante trepidante, en el sentido de cómo funciona el trabajo, y el hecho también de vivir con tanta gente. Pasan muchas cosas a la vez. Todo lo que tiene que ver con los móviles no me interesa, me parece cinematográficamente muy pobre. Está metido en lo mínimo, cuando realmente los personajes lo necesitan. Que no significa que no lo usen, evidentemente. Está ahí sin recrearnos, porque me parece menos interesante.

Me ha sorprendido mucho en sus dos largos lo bien que sabe manejar a los niños. ¿Cuál es el truco, la guía para conseguir que sean tan sumamente naturales frente a la cámara?

Tiene que ver con el tema del casting, encontrar niños que puedan seguir direcciones, que te hagan caso y, sobre todo, que sean creativos. Pero para mí también es importante buscar niños con una gran imaginación, y con cierta inteligencia, que sean muy capaces de jugar, de proponer también ellos. Ese es el primer paso. Y una vez estén escogidos, deben tener ciertas características. En el caso de Estiu [Verano 1993] tenía que ser una niña de ciudad, con una mirada muy concreta. En el caso de Iris [en Alcarràs], tiene que ser una niña un poco salvaje, con cierto poder de liderazgo y eso lo tiene ella ya, su carácter se adaptaba mucho al personaje. El casting es importante y luego también trabajar para que todo lo que pase dentro de la película se lo estén creyendo. Que se lo crean de verdad. Hay que trabajar mucho antes. Hay que pasar tiempo juntos. Tú no puedes llegar al set y decirle a un niño: ese es tu padre. Antes hay que crear una relación y que realmente lleguen al set creyéndose que es su padre. En Verano 1993 empecé a trabajar de esa manera con las niñas. Entre ellas es necesario crear esas relaciones, y luego me he dado cuenta de que para los adultos también. Y todo ese trabajo previo de construcción de relaciones en la familia, toda esa improvisación, es esencial para llegar preparados al set.

Quería hablar de las referencias político-sociales que hay en su cine. En Correspondencia, el corto que hizo con la chilena Dominga Sotomayor, me pareció que huía del contacto con la realidad política más que ella. ¿Qué papel tienen en su cine estas referencias?

Depende de la historia. Ya reflexionamos mucho con Dominga cuando hicimos esto, pero de una manera muy espontánea, porque Correspondencia es un proyecto que surge de una manera muy espontánea, con la idea de que lo íntimo es político. Me di cuenta de que me siento cómoda hablando desde un sitio, no desde otro. No quiero hacer una película política subrayando un mensaje que quiero dar. Trabajo desde lo micro, desde las relaciones interpersonales, de esa idea de familia. Y yo diría que Alcarràs es, por encima de todo, una película sobre la agricultura, sobre la familia. Pero después vimos que estamos contando la historia de esta familia y que el resto de vecinos está en una situación parecida. Con otro motivo para dejar las tierras, pero también van a tener que dejarlas. Es un modelo que se está acabando. Entonces, esa idea de ir de lo micro a lo macro, partiendo de ideas muy pequeñas, creo que incluso nos sorprendió a nosotros mismos, que estaba en el guión, pero cuando editamos la peli tomó una potencia muy fuerte. Y esa manera de acercarse a lo político desde lo íntimo es desde donde yo me siento cómoda. Y lo siento como absolutamente indisociable de las historias, por más pequeñas que sean. En Verano 1993 estaba todo ese tema del SIDA que era importante y había marcado a toda una generación, pero siempre desde la sutileza, sin subrayar que queremos contar algo a nivel político, sino entender cómo les afecta a nuestros personajes desde un sitio más humano.

¿Cómo se ve dentro del reciente movimiento de mujeres jóvenes cineastas que están teniendo éxito y mucha repercusión? ¿Se siente parte de él?

Me siento parte de eso, evidentemente, porque lo vivimos juntas. Vivo en Barcelona. Somos muchas, nos conocemos todas. Compartimos procesos. Leo los guiones de otra gente, de mis colegas, no sólo mujeres, también hombres, ellos o ellas se leen los míos, nos enseñamos los cortes. Entonces hay algo como de crecer juntas. Nos han faltado referentes cuando estábamos estudiando, a nivel femenino. No me siento nada cómoda cuando me preguntan cómo me siento al ser la punta de esto, porque no me siento punta de nada, porque creo que estamos todas a la vez. Para mí fue importante cuando Mar Coll sacó Tres días con la familia, porque me di cuenta de que era alguien joven, mujer, que estaba haciendo lo que yo deseaba hacer. Para mí, si alguien empezó algo fue Mar y luego, al cabo de unos años, ha habido toda esa nueva generación que esperamos que ya estemos aquí para quedarnos, en el sentido de que nosotras tenemos que hablar todo el rato de eso, pero creo que hay que hacerlo, para que nuestras alumnas no lo tengan que hacer. Aparte, todas estamos muy comprometidas con la educación y damos clases. Me siento muy afortunada de estar en ese momento, que es muy colectivo y muy positivo. Que el éxito de una es el de todas.

Entre Verano 1993, Goya a la mejor dirección novel y mejor ópera prima en el Festival de Berlín en 2017, y Alcarràs, Oso de Oro a la mejor película en ese mismo festival en 2022, la directora catalana Carla Simón ha transitado desde el mundo infantil a los problemas de los adultos, desde lo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús Cuéllar Menezo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí