1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DINERO TODOPODEROSO

Sobre Rubi, Geri y la mujer del César

Por muy legal que pueda ser la operación para que la Supercopa de España se dispute en Arabia Saudí, la parte ética y estética dejan tanto que desear que deberían invalidar el acuerdo

Ricardo Uribarri 27/04/2022

<p>Luis Rubiales, durante la rueda de prensa para dar explicaciones sobre la Supercopa.</p>

Luis Rubiales, durante la rueda de prensa para dar explicaciones sobre la Supercopa.

RFEF

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A pesar de la larga rueda de prensa que ofreció y de su gira posterior por los medios para dar explicaciones sobre las informaciones aparecidas en El Confidencial en relación con los contratos firmados para llevar la Supercopa de España a Arabia Saudí, una cosa está clara: Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, ha perdido la batalla de la opinión pública. Ni siquiera ha encontrado demasiado respaldo en los máximos responsables del deporte español, el ministro Miguel Iceta y el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco. Porque, aunque la operación pueda ser legal, la parte ética y estética deberían invalidar de facto el acuerdo tal y como está establecido. Ya lo dice el refrán: la mujer del César no solo debe ser honesta; también parecerlo. Justo lo contrario de lo que pasa en este caso. 

El aspecto más trascendente es que tanto la RFEF como su presidente ganarán más dinero si Real Madrid y Barcelona acuden cada año a disputar la Supercopa

La información ha sido obtenida directamente del teléfono de Rubiales y de los ordenadores de la Federación. Ahora debe ser la policía la que investigue y la que, en caso de encontrar pruebas sobre un posible delito, se las traslade a la justicia, que será la que deba emitir un veredicto. El aspecto más trascendente de los hechos admitidos por los propios protagonistas es que tanto la Federación Española como su presidente ganarán más dinero si dos equipos, Real Madrid y Barcelona, acuden cada año a disputar la Supercopa. En el caso de la institución serían 10 millones, cinco por cada equipo, y en el del dirigente, un 0,15% de esa cantidad, gracias a que su estructura salarial se compone de un fijo y de unas retribuciones por cada contrato comercial que logra para la Federación. Arabia es muy libre de exigir esa cláusula, tanto como Rubiales de no aceptarla, aunque eso supusiera que se rompiera el acuerdo. ¿O acaso es más importante el dinero que velar por la integridad de la competición, que debe ser el primer mandamiento de la entidad que la organiza? ¿Nadie se dio cuenta en aquel momento de que esa cláusula ponía una sombra de sospecha en cada decisión arbitral que beneficie a estos equipos o perjudique a sus directos rivales?

La incompatibilidad entre el beneficio particular y la responsabilidad de salvaguardar la pureza deportiva es tan evidente que el contrato debería anularse

Una cosa es llevarte un porcentaje razonable de un acuerdo con una marca de ropa o un proveedor de material, por ejemplo, y otra es ingresarlo de algo que choca frontalmente con una cuestión deportiva, incidiendo en la integridad de unas competiciones como la Liga o la Copa. Da lo mismo que la cantidad en la que se beneficie Rubiales sea relativamente pequeña, unos 7.500 euros anuales por cada uno de los dos equipos. El presidente de una federación no debe dar pie a sospechas similares. La incompatibilidad entre el beneficio particular y la responsabilidad de salvaguardar la pureza deportiva es tan evidente que el contrato debería anularse. No vale solo con que el dirigente vaya a cambiar ahora la manera en que recibe sus ingresos, aumentando la parte fija y eliminando el porcentaje, como ha anunciado viendo la contestación social que está teniendo. Es que también debería eliminarse el requisito de que los árabes dejen de pagar 10 millones a la institución si no van Real Madrid y Barcelona. En caso contrario, la Supercopa seguirá sin tener credibilidad a los ojos de los aficionados.

Resulta chocante que Rubiales se defienda con el argumento de que el comité de ética de la Federación dio el visto bueno al acuerdo. El comité trabaja para el mismo organismo, por lo que se le podría achacar falta de independencia,  pero además en el momento de valorarlo se les olvidó lo que decía el artículo 19 del propio código ético de la RFEF, vigente en aquel momento, que establecía que el conflicto de intereses “puede surgir si las personas sujetas al presente código tienen, o dan la impresión de tener, intereses privados o personales que perjudiquen el cumplimiento de sus obligaciones de manera independiente, íntegra y resuelta. Se entiende por intereses privados o personales toda posible ventaja que redunde en beneficio propio”. Ya no es que se vea el caso según “la ética de cada persona”, como señaló el directivo en su comparecencia, es que su propia normativa señalaba la posible incompatibilidad. 

Preguntarse si toda una Federación no puede hacer por sí misma la gestión con los árabes para llevar la Supercopa a allí

Al margen de esta cuestión central hay otros aspectos que tampoco dejan en muy buen lugar a Rubiales. Para empezar, cabría preguntarse si toda una Federación no puede hacer por sí misma la gestión con los árabes para llevar la Supercopa a aquel país. Parece innecesario tener que buscar un intermediario para que haga esa labor. Si los organismos oficiales asumieran esas obligaciones en vez de recurrir a otras vías, algo que se puede trasladar a ámbitos distintos al deporte, se evitarían muchos de los problemas que surgen después. Especialmente si además el mediador resulta que es un futbolista en activo que juega en uno de los equipos que disputará casi seguro el torneo, como ocurre en este caso con la participación de la empresa Kosmos, propiedad de Gerard Piqué, que es componente del FC Barcelona. Y que para más inri es el propietario de un equipo, el Andorra, que juega en la Primera RFEF, categoría que depende directamente de la federación, que curiosamente, decidió en 2019 concederle la plaza vacante del Reus en 2ª “B”, en una decisión que levantó suspicacias en otros equipos que aspiraban a ella.

¿A nadie se le ocurrió en la federación que tener que recurrir a Piqué en este asunto volvía a ser, como mínimo, poco ético, por mucho que el futbolista diga que sabe separar su actividad deportiva de la empresarial? Algo que queda en entredicho cuando se escuchan audios en los que el propio futbolista debate con Rubiales lo que tiene que cobrar cada equipo de los que vaya. Tener esos lazos comerciales con una persona que le ha conseguido a la federación un contrato millonario provoca que la gente piense mal cuando escucha grabaciones donde además de llamar la atención el tono de compadreo entre ambos (‘Geri’ y ‘Rubi’, se llaman mutuamente) el jugador se cree con derecho a pedirle todo tipo de favores al presidente de una federación española: desde que hable con el seleccionador para que le lleve a los Juegos Olímpicos, a solicitarle que ponga al Andorra en un grupo con menos dificultad o a quejarse de los árbitros. Si un futbolista tiene prohibido realizar apuestas en competiciones deportivas, tampoco debería poder realizar un negocio que le va a hacer ganar una comisión de 24 millones de euros, pagados por Arabia, sobre un torneo en el que participa.

Los hechos denotan un déficit de transparencia en la manera que se ha llevado esta operación desde el principio. Rubiales se excusa en que los contratos eran confidenciales y es cierto que el hecho de no recibir subvenciones públicas le exime de tener que cumplir obligaciones de transparencia de acuerdo con la ley estatal. Pero una federación española debe ser cristalina y ejemplar porque aún tratándose de una entidad privada, aunque con competencias públicas delegadas, es la cara visible, la representación de un sector tan importante como el fútbol español. El dirigente dice tener el apoyo de la asamblea general y no es de extrañar, viendo como muchos de sus componentes, sobre todos los clubes más modestos y, de rebote, algunos jugadores y entrenadores, salen beneficiados económicamente de esta operación. Pero como ya dijimos hace unos meses con motivo de su disputa en Arabia, hay veces que el fin no justifica los medios. 

Copiar decisiones equivocadas no es para sentirse orgulloso. Al contrario, ha perdido la ocasión de dar ejemplo y mostrar el camino correcto a los demás

Llevar una competición española a otro país privando a los aficionados de los equipos el disfrutar de ella in situ es una mala decisión, como Iceta y Franco se han encargado de recordarle a Rubiales en los últimos días, aunque no quieran o no puedan pasar de ahí. Ayudar a un país como Arabia Saudí, con un largo historial de carencias en el ámbito de los derechos humanos, a blanquear su régimen multiplica exponencialmente ese error. Dice Rubiales que por qué el fútbol no va a poder realizar negocios con Arabia si otros sectores y otras empresas españolas lo hacen. Tiene razón. Pero copiar decisiones equivocadas no es para sentirse orgulloso. Al contrario, ha perdido la ocasión de dar ejemplo y mostrar el camino correcto a los demás.

Si en la Federación pensaban que la final de la Copa del Rey les iba a dar una tregua en la polémica de los últimos días, les ha salido el tiro por la culata. El éxito de asistencia, el magnífico ambiente vivido y la gran audiencia televisiva registrada, sin que estuvieran presentes Real Madrid y Barcelona, demuestran la equivocación de privar a los seguidores de los equipos españoles de vivir un evento así en su país. La Supercopa debe volver a España. Y como dice la Unión Internacional de Peñas del Atlético de Madrid en un comunicado: “En igualdad de condiciones y solo por méritos deportivos. Sin manipulaciones, sin intermediarios y sin comisiones”.

A pesar de la larga rueda de prensa que ofreció y de su gira posterior por los medios para dar explicaciones sobre las informaciones aparecidas en El Confidencial en relación con los contratos firmados para llevar la Supercopa de España a Arabia Saudí, una cosa está clara: Luis Rubiales, presidente de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí