1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cofradías populares

La Semana Santa de Sevilla para rojos y forasteros

La gentrificación, la imposición de una religiosidad meapilas que nunca ha existido y la politización ultraconservadora amenazan con poner fin a lo que ha sido la forma de expresarse de un pueblo durante siglos

Joaquín Urías 9/04/2022

<p>Traslado de vuelta de Nuestra Señora de la Esperanza a la Capilla de los Marineros, el pasado 27 de marzo.</p>

Traslado de vuelta de Nuestra Señora de la Esperanza a la Capilla de los Marineros, el pasado 27 de marzo.

Hermandad Sacramental Esperanza de Triana

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Empieza la Semana Santa. Por evidentes razones históricas, muchas de las tradiciones y fiestas de nuestro país tienen origen y naturaleza religiosa. Esta más que ninguna. Es época de torrijas y de platos con bacalao, pero también de procesiones. Y, sin duda, hablar de procesiones evoca inmediatamente a las de Sevilla. La capital andaluza se agita y se transforma en estas fechas de un modo que, pese a todo, permanece mayoritariamente incomprendido para quienes no viven en esa tierra. Mucho más para quienes se consideran progresistas, rojos, de izquierdas o similares.

Se equivoca de cabo a rabo quien vea en la fiesta sevillana una demostración de fanatismo religioso. También, del mismo modo, quien crea que es un jolgorio pagano de músicas y pasos bailando. Históricamente, la Semana Santa ha sido en Sevilla una exaltación de la identidad de cada barrio de la ciudad. Un acontecimiento tremendamente popular organizado en torno a la religión y con altas dosis de espiritualidad, pero sin nada que ver con ningún tipo de beaterio.

Lo primero que llama la atención es la manera en que la ciudad, por encima de creencias, se vuelca en estos días. No es una fiesta minoritaria. Más de 70.000 personas se visten de nazareno durante la Semana Santa oficial. Muchos centenares de miles acuden como espectadores. En torno a ella pervive una deliciosa industria tradicional que fabrica capirotes de cartón, botones de terciopelo, escudos bordados, flores de cera, sandalias, hebillas de zapato, incienso… Pero esa artesanía, común a cualquier fiesta popular, es lo de menos en esta.

Las hermandades del centro, de clase alta, son las que más pobreza aparentan. Mantuvieron su vinculación con el antiguo régimen y una imagen asociada a la austeridad

Más de cincuenta hermandades procesionan entre el domingo de Ramos y el de Resurrección. Muchas de ellas llevan siglos haciéndolo. Cada hermandad refleja la manera de ser de un barrio, de una manera difícil de apreciar por el forastero. Las hermandades del centro de la ciudad, más ricas y de clase alta, son las que más pobreza aparentan. Mantuvieron su vinculación con el antiguo régimen y una imagen de la religión asociada a la austeridad. Sus nazarenos van de negro, con un incómodo cinturón de esparto basto. Marchan en silencio, en filas perfectamente ordenadas. Los pasos no llevan música y la gente se calla al verlos. Todo es sobrio y solemne. Son las cofradías de Don Guido, el arquetipo de señorito que cantara Machado. Aquel que, gran pagano, se hizo hermano de una santa cofradía y el Jueves Santo salía llevando un cirio en la mano –¡aquel trueno!– vestido de nazareno. Mientras más aristocrática es una cofradía, más humilde quiere parecer. Y viceversa.

Cortejo de nazarenos de la Hermandad del Calvario, 2018.

Las cofradías de los barrios y arrabales obreros, en cambio, se apuntaron a las modas románticas y visten de modo ostentoso: llevan capas, terciopelo, cíngulos brillantes, zapatos con hebillas de plata… Los nazarenos reparten caramelos. La disciplina es más laxa y es habitual que salgan y entren de las filas o que charlen entre sí. Sus pasos llevan alegres bandas de música y se mecen al son de marchas animadas.

Entre ambas hay infinidad de matices, en los que se nota la personalidad de cada barrio. La hermandad del Museo tiene un barrio dual: hacia el centro es zona elegante y cara de buenas familias de siempre. Hacia el exterior, un barrio popular y obrero cercano a las estaciones de tren y  autobús. La cofradía es mitad sobria y de silencio, mitad de capa, caramelos y música. Y más allá de eso, desde el modo en que avanzan los pasos, hasta el modo en que se decoran o la música suena es expresión de su zona de la ciudad. La Esperanza de Triana refleja a su arrabal en la abundancia de flores y adornos que convierten su paso en un conjunto abigarrado y excesivo.

Todo eso permite a los sevillanos identificarse con unas imágenes, no por lo que son, sino por lo que representan: son el barrio y sintetizan un sentimiento de pertenencia que evoca la identidad colectiva y los orígenes propios.

Las cofradías ya no son solo de su barrio. La presión inmobiliaria y turística ha vaciado los barrios populares del centro, y los nuevos habitantes son ajenos a esa idiosincrasia

El reencuentro anual con el barrio también lo es con el pasado. Tanto social como personal. Ver tu cofradía en determinada esquina te lleva a tu infancia, a tu familia y las vivencias que han ido impregnando tu vida. Personalmente, soy incapaz de contener la emoción al ver cada año la Macarena en el pequeño ensanche de la calle Parras donde mi abuela se colocaba cada año a contemplarla. En ese instante se junta una amalgama de sensaciones –música, incienso, saetas, empujones, pétalos de clavel– que cristalizan en la cara de la virgen sin necesidad de más fe que la que te agarra a lo íntimamente tuyo.

Pero los cambios sociales y urbanos también se notan en las cofradías. Dicen las reglas que el día de la salida los nazarenos ya vestidos deben ir desde su casa a la iglesia por el camino más corto y sin hablar con nadie. Hoy son pocos los que lo hacen. En una ciudad con el centro histórico cada vez más gentrificado, la mayoría tienen que ir en coche, moto o autobús. Muchos vuelven ese día a la casa familiar y se visten en ella.

Las cofradías ya no son solo de su barrio. La presión inmobiliaria y turística prácticamente ha vaciado los barrios populares del centro de la ciudad y los nuevos habitantes son en su mayoría ajenos a esa idiosincrasia que cristalizó en cada hermandad. Caso paradigmático es el del arrabal de San Bernardo: un barrio obrero surgido en torno a la fábrica de artillería donde se fundieron los leones del Congreso y antaño cuna de toreros y cantaores. Su encanto de casas viejas atrajo a los tiburones inmobiliarios. Era un barrio de patios y edificios con muchos vecinos, todos con alquileres antiguos. Los fueron expulsando de mala manera y hoy es zona de familias con pretensiones y altos funcionarios que apenas hacen vida fuera de sus apartamentos.

Aún así, la Semana Santa ofrece una posibilidad de reencuentro con el pasado. Las calles de San Bernardo se llenan con las familias expulsadas a la periferia sevillana que ese día regresan al sitio donde crecieron y vivieron.  Entre abrazos y saludos se ve a familias enteras que traen comida, y en sillas que colocan delante de lo que era su casa, se acomodan para ver a su hermandad. Por la noche, entre charlas, cervezas y más saludos va pasando despacio la cofradía con la ligereza de otra época. Hay desorden, capirotes levantados y gente que pasea delante de los pasos. Por ahora.

Porque una ola de conservadurismo está destruyendo toda la diversidad de la fiesta. 

En ocasiones, al moverse un paso que llevaba un rato arriado, quedaban atrás charcos de orina de unos trabajadores que usaban la bebida para sobrellevar los esfuerzos físicos que debían realizar

Todo empezó a cambiar con los costaleros profesionales. Antes, los pasos los llevaban costaleros contratados para ello. En su mayoría eran cargadores del muelle o de los mercados de la ciudad. No se caracterizaban por sus buenos modales. En ocasiones, al moverse un paso que llevaba un rato arriado, dejaba atrás charcos de orina y basura de unos trabajadores que, con frecuencia, usaban la bebida para sobrellevar los enormes esfuerzos físicos que debían realizar. Con la transición política empezaron las cuadrillas de hermanos. Hoy cada hermandad tiene la suya. Son grupos compactos de hombres unidos por lazos muy fuertes, que a menudo imponen su voluntad en el seno de la hermandad. Tradicionalmente, estas sobrevivían el resto del año en manos de un puñado de hermanos fervorosos, aunque nominalmente estuvieran dirigidas por aristócratas que aportaban los fondos y decidían la política de la hermandad. Con frecuencia, ese espacio interno fue incluso refugio de homosexuales centrados en tareas como vestir a las vírgenes, ordenar los pasos y decorar con flores diversas. Los costaleros, convertidos en auténtica fuerza de choque de la hermandad, han promovido un giro hacia la religiosidad permanente. Los apoyan unas juntas directivas más abiertas en las que la pequeña burguesía aspiracional ha ocupado el lugar de la aristocracia. Ahora todo el año es Semana Santa y todas las hermandades quieren ser como las del centro: serias, religiosas, clasistas. Se reclama un giro a la religiosidad honda y a un conservadurismo que nunca ha existido. Dos famosísimos modistas de la ciudad fueron expulsados de la hermandad a la que vestían cuando decidieron casarse. Las cofradías, otrora populares, ya no toleran que sus nazarenos entren a tomar un café en un bar ni agarren de la mano a sus novios o novias. Pocos aceptarían en esta nueva ciudad las imágenes clásicas de nazarenos fumando con el capirote levantado. Y cuando los modernos cofrades hablan de las hermandades ya no usan sus nombres populares de siempre. Parece que se van a manchar los dedos si dicen Macarena, Bofetá, Cachorro, Caballos, Negritos… En su lugar usan el nombre insulso de sus advocaciones.

Ahora todo el año es Semana Santa y todas las hermandades quieren ser como las del centro: serias, religiosas, clasistas

A ese giro religioso, que uniformiza todas las cofradías y amenaza la diversidad de la ciudad, se le suma un embate político considerable. La Hermandad del Baratillo es una cofradía popular cuyos nazarenos visten un peculiar azul, producto de un exceso de tela para monos de trabajo en una fábrica de la ciudad en los años cuarenta. Desde hace unos pocos años han cogido la costumbre de vestir a su preciosa Virgen de la Caridad con el fajín del general Franco, nada menos. No es una tradición, sino el capricho fascista de su antiguo Hermano Mayor, un conocido abogado de la farándula y las televisiones, ultraderechista, que consiguió la prenda en pago a sus servicios a la nieta del dictador hace unos años. El pregón de la Semana Santa de este año fue un alegato contra la memoria histórica, por la españolidad de Cataluña y contra el Gobierno comunista de Cuba. 

No es la primera vez que las élites de las hermandades intentan usar ideológicamente la fiesta. En 1932, por reacción frente a la proclamación de la república laica, las cofradías decidieron no salir a la calle, recuperando el plante de la Primera República. Fue un plante político. Una especie de paro patronal contra el que solo se rebeló una hermandad. La Estrella. Del humildísimo arrabal de Triana. Salió a la calle, como llevaba haciendo los 377 años anteriores, pese a las amenazas de los pistoleros de derechas que llegaron a dispararle algún tiro a los pasos. Desde entonces lleva el título popular de La Valiente. El Hermano Mayor justificó la salida señalando que “esta Cofradía, que es del pueblo, al pueblo se debe, que es tanto como decir que se debe al régimen constituido legalmente”.

Algunos nazarenos, al ver a Rafael Alberti viendo las procesiones junto a Dolores Ibárruri, les decían “salud, camaradas”

Aunque los dirigentes de las hermandades nunca han sido precisamente progresistas, históricamente las cofradías han acogido a personas de izquierdas y de derechas. Muchos anarquistas y comunistas clásicos sevillanos han compaginado sin problemas su ideología con la devoción por el Cristo o la Virgen de su barrio. En 1978, Rafael Alberti, en la clausura de un mitin del Partido Comunista de España, leyó unas coplillas que decían “la Virgen del Baratillo/ sobre cuarenta costales/ sueña en la hoz y el martillo/ para aliviar tantos males”. Reivindicaba así el sentido popular de una Semana Santa en la que algunos nazarenos, al ver al propio Alberti viendo las procesiones junto a Dolores Ibárruri, les decían “salud, camaradas”.

Ese pluralismo pervive pero es cada vez más escaso en la ciudad ante la nueva presión religiosa. Se están reduciendo las posibilidades para esas formas populares de devoción que van más allá incluso de la estricta fe católica. Durante siglos ha sido la forma de expresarse de un pueblo, que no tenía otra. La uniformización, la imposición de una religiosidad meapilas que nunca ha existido y la politización ultraconservadora amenazan con acabar con lo que tiene de interesante. Todavía no lo han conseguido, así que, si pueden, corran a verla ahora que aún están a tiempo. 

Empieza la Semana Santa. Por evidentes razones históricas, muchas de las tradiciones y fiestas de nuestro país tienen origen y naturaleza religiosa. Esta más que ninguna. Es época de torrijas y de platos con bacalao, pero también de procesiones. Y, sin duda, hablar de procesiones evoca inmediatamente a las de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí