1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Autogestión feminista

Con penas y sin glorias: reflexiones desde un feminismo antipunitivo y comunitario

Relato colectivo sobre una experiencia de acompañamiento en violencias machistas

Colectivo AAMAS 15/04/2022

<p>Encuentro de AAMAS en el Ateneu Popular La Sèquia de Manresa, marzo de 2021.</p>

Encuentro de AAMAS en el Ateneu Popular La Sèquia de Manresa, marzo de 2021.

Cedida.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Primavera del 2018, una decena de compañeras estamos reunidas en el Ateneo Popular La Sèquia de Manresa, centro neurálgico de una ebullición permanente de movidas sociales, políticas y culturales en la ciudad. Entre ellas, la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca y el Capitalismo y un movimiento popular y comunitario en crecimiento. Nos encontramos en una ciudad media de unos 78 mil habitantes con un alto índice de vivienda vacía. Desde su nacimiento en 2012, la PAHC Bages se ha convertido en un contrapoder urbano, capaz de albergar un espacio comunitario para gente de origen diverso –muchas de sus integrantes provienen del Magreb–. Es también un espacio de lucha y apoyo mutuo entre centenares de personas que permite convertir el malestar que produce este sistema en un hervidero de nuevos vínculos sociales, de política de la calle autoorganizada que genera alternativas reales a la precariedad y el aislamiento social. Ocho bloques de viviendas y varios locales han sido ocupados. En los siguientes años, cada vez más colectivos engrosarán esta red: la Escuela Popular –pedagogía crítica para niños y jóvenes–, la Escuela de mujeres Soror, la de Jóvenes Alqua –sobre todo para migrantes adolescentes no acompañados–, la Escuela Popular de Formación Política, un Espacio de Defensa Legal y un sindicato, Acció Sindical Bages. Aquella primavera del 2018 creamos un espacio feminista que se proponía recoger las potencialidades de las mujeres de la PAHC, autorganizar un colectivo de apoyo mutuo para abordar las violencias de género y a la vez transversalizar las perspectivas y praxis de los feminismos en las luchas en curso. Así nació la Asamblea de Afectadas por el Machismo y el Patriarcado en Manresa (AAMAS). Lo que surgió de aquel impulso entre compañeras con trayectorias militantes diversas lo explicamos a continuación.

***

Un sábado cualquiera de 2021, de los móviles saltan chispas, numerosos mensajes al grupo de Whatsapp, audios largos, algo pasa. La voz de una compañera resuena dentro de los diez oídos que conformamos actualmente el grupo motor del colectivo –aunque funciona gracias a un entramado de compañeras más numeroso–. Relata lo que le ha pasado la noche anterior: gritos, amenazas y estropicio de ventanas. Amal es una mujer magrebí que había recurrido a nosotras hacía escasos días. Yusuf, su marido, fuera de sí, ha intentado entrar a la casa donde estaba refugiada Amal con sus hijos usando un andamio de obras y rompiendo los vidrios de algunas ventanas sin llegar finalmente a conseguirlo. Amal nos dice que el chico no está bien, tiene problemas de adicciones y le han diagnosticado un trastorno de salud mental. El miedo se respira en el ambiente. La pareja vive en una situación realmente precaria, sin papeles, ocupando la vivienda y sin ingresos. Una vez más las condiciones materiales, las políticas migratorias y sus efectos devastadores desgarran vidas en los barrios donde vivimos, agravando las situaciones de violencia. Nos cuesta la comunicación por la cuestión del idioma, no hace tanto que se han instalado en la ciudad. Por suerte, cuando vamos a verla a su casa, las mujeres de la Asociación Al Noor están haciéndole compañía y nos facilitan la traducción.

Escuchamos intentando comprender y evitando juicios o sobrerelatos. Cuatro criaturas corren por el piso, la más pequeña se acerca cuando ve que llevamos una bolsa de mano llena de herramientas, le decimos nuestros nombres y ella nos dice el suyo, nos mira con cara de curiosidad. Cuando hacemos acompañamientos que no son tan urgentes, intentamos ir a jugar con las criaturas a otro lado –con los años hemos ido poniendo atención en cuestiones que se nos escapaban y que hoy sabemos importantes–, pero en aquel momento vamos sobre la marcha, intentando transmitir tranquilidad. El dramatismo y el aumento de tensión no ayudan.

Aconsejan que ella lleve encima los documentos importantes de la familia o los tenga localizados en un lugar seguro

Dos compañeras del colectivo y un par de amigas que nos acompañan nos ponemos manos a la obra. Les proponemos que vayan a otra casa durante las próximas noches, pero la mujer prefiere quedarse en su domicilio. A pesar de que esto nos sorprende y nos inquieta, es su decisión, así que pensamos cómo podemos reforzar la protección, anticipar peligros y tener canales rápidos en caso de necesidad. Acordamos asegurar los accesos exteriores de la casa –con pestillos y tablones– y la puerta de entrada. Intercambiamos teléfonos, nos coordinamos con las compañeras de Al Noor y con un colega que es vecino del bloque y con el que tienen buena relación. Él ha hablado algunas veces con Yusuf y se conocen, está pendiente de la situación, en caso de que la cosa se ponga chunga puede intentar intervenir. Recordamos algunos consejos de unas compañeras que trabajan en el circuito institucional de atención a violencias de género: que ella lleve encima los documentos importantes de la familia o los tenga localizados en un lugar seguro. También las cosas de valor, por si la cosa se tuerce y tienen que salir rápido de la vivienda.

Somos conscientes de que nuestra capacidad de intervención es limitada: acompañarla respetando su autonomía, fomentando su independencia y evitando paternalismos, así como romper su aislamiento poniendo a su disposición una red de personas y recursos. Que Amal no esté sola, en eso nos centramos. Nos despedimos, el día se funde en fuertes abrazos y algo menos de soledad. Esa noche, las compañeras que podemos estar pendientes dormimos con los móviles activados.

***

Esa misma noche la escena se repite. La barricada de maderas y hierros en las ventanas y la cerradura reforzada de la puerta no han sido suficiente para impedir a Yusuf entrar en la casa, pero han servido para retrasar su entrada. Amal ha tenido tiempo de coger a la criatura más pequeña y subir volando al piso de nuestro amigo que vive en el bloque, que la ha acogido mientras llegaba la policía. Una vez más, se evidencia la necesidad y la importancia de las redes comunitarias, de los feminismos, de los antirracismos y del apoyo mutuo, cuando trascienden los espacios puramente políticos. Cuando recorren las calles, casas y espacios comunes de los barrios y ciudades es cuando adquieren su máximo potencial. Finalmente llega la policía. Nadie ha resultado herido a pesar de que él llevaba un cuchillo. Lo detienen y se lo llevan a comisaría.

***

Empieza el trance institucional. Nos ofrecemos, junto a las compañeras de Al Noor, a acompañar a Amal a la comisaría, a los juzgados y a activar los recursos disponibles del circuito de violencia de género. Todo con sentimientos contradictorios de nervios, tristeza, cierta tranquilidad porque ella se siente a salvo, pero con miedo por la posible deportación y encarcelamiento de Yusuf, presiones familiares sobre ella y un largo etcétera. Queda camino y no es fácil. Cuando se alcanzan estos extremos, las opciones son pocas y quedan reducidas a la vía penal. Nos encontramos con que la institución no ofrece muchas más respuestas, y las que da son poco alentadoras de cara al futuro y suelen revictimizar a las mujeres. Los días siguientes transcurren entre pasar muchas horas en los juzgados, acompañarla al Servicio de Intervención Especializada, hacer papeleo. También una excursión a la playa que organiza su vecino porque el sol, el mar y la compañía forman parte del camino para hacer frente a estas situaciones.

***

La perspectiva antipunitiva en nuestra militancia no significa dejar en la estacada a las compañeras en situaciones de riesgo, o no tomar medidas extremas cuando la situación se desborda y no hay margen de actuación. De hecho, es todo lo contrario: nos permite acompañar y abordar con toda la complejidad que la pluralidad de situaciones y vivencias requieren. En la mayoría de los casos, por suerte, hay más margen de actuación de lo que puede parecer. Esta perspectiva nos ayuda a entender que la vía penal a menudo se plantea como ineludible cuando, por lo general, es dura para todos, aumenta las violencias en el entorno inmediato y niega la complejidad del contexto y las realidades en las que se reproducen y fomentan. Los feminismos antipunitivos nos ayudan a poner el foco en la estructura y la materialidad en las que se dan las violencias y aumentan la capacidad de las comunidades para desactivar los mecanismos que nos conducen a episodios tristes como este, pero sobre todo, previenen su repetición. Y no nos referimos solo a medidas penales, hablamos también de la cultura punitiva en la que hemos crecido que impregna nuestras relaciones sociales y que limita y deteriora las posibilidades de un abanico amplio de formas de resolución de conflictos, alejadas del castigo y que se orienten a la asunción de responsabilidades y al cambio social. Hoy estamos formalizando una extensa red de acompañamiento en violencias de género y como parte de nuestro trabajo hemos elaborado una guía para compartir los conocimientos aprendidos durante años de lucha, una guía que está en constante enriquecimiento.

La perspectiva antipunitiva no significa dejar en la estacada a las compañeras en situaciones de riesgo

***

Creemos en la prevención y en el abordaje de las violencias a partir de los vínculos comunitarios que fomenten la autonomía personal y la responsabilidad, disponemos de herramientas como la pedagogía y el aprendizaje colectivo. Para reforzar esa comunidad, necesitamos fomentar los espacios de encuentro e intercambio y contra el aislamiento, el miedo y la desconfianza. Una experiencia significativa en la que participamos, fue un taller de iniciación al feminismo que se organizó desde la Escuela Popular de Formación Política. Unas veinte personas, de diferentes lugares de origen –Marruecos, América Latina, Cataluña, etc–, de edades, orientaciones sexuales y expresiones de género distintas, de recorridos vitales muy variados, nos mezclamos en tres sesiones llenas de opiniones, debates y vivencias. Pudimos preguntarnos unas a las otras sin censura ni tabúes, nos sorprendimos, empatizamos y también disentimos. Saber qué pensamos y cómo nos pensamos y poderlo poner en común es un punto de partida irrenunciable si queremos avanzar juntas. Poner en valor diferentes modelos de encarnar las inagotables identidades sexuales y expresiones de género, superar las normativas serviles al orden imperante nos hace más libres y nos abre caminos.

No acabaremos con las desigualdades ni con las violencias sin cambiar las condiciones estructurales que las perpetúan

Tenemos la certeza de que no acabaremos ni con las desigualdades ni con las violencias de género sin cambiar las condiciones estructurales que las perpetúan. Sin desarmar este orden de sexo-género que nos encarcela en normativas binarias tanto frustrantes como represoras; sin acabar con las políticas de fronteras que niegan derechos básicos y fomentan el racismo y la precariedad; sin poner fin a este orden económico infame que nos mantiene sujetas al miedo; sin acabar con la explotación que embrutece las relaciones humanas y de convivencia a las que aspiramos. Lo sabemos porque lo vivimos cada día y porque tenemos el gusto de saborear las pequeñas victorias que hacen posible sostenernos más libres, más fuertes y más juntas en medio de este temporal. 

Hace un par de años que formalizamos la XEPC –Red de Estructuras Populares y Comunitarias–, un experimento de coordinación de los varios frentes de lucha en la ciudad. Nos une una misma praxis política basada en el apoyo mutuo, la autoorganización, la acción política comunitaria, el anticapitalismo y la apuesta por las luchas emancipatorias y populares. Sabemos que los sistemas de opresión se imbrican y que la sectorización de las luchas nos limita. La XEPC no pretende ser un batiburrillo de colectivos que se suman bajo unas siglas sino una urdimbre articulada, un contrapoder basado en alianzas exponenciales. Un ejemplo de esto es la campaña conjunta en la que estamos inmersas y que se impulsa entre Acció Sindical Bages, la PAHC y Aamas para ganar la causa de una compañera trabajadora del hogar y los cuidados contra sus empleadores.

También hemos creado el Apoyo Mutuo Feminista, un espacio más lúdico donde nos encontraremos con Amal, con ella y otras compañeras con las que compartimos luchas contra los estragos sobre nuestras vidas del sistema que nos denigra. Pero a la vez, es un espacio para compartir bailes, comidas y carcajadas que nos permitan salir adelante con una sonrisa en el rostro. Evidentemente no somos expertas, tenemos muchos límites, la cagamos de vez en cuando y crecemos a marchas forzadas en cada embate cotidiano. Pero hemos decidido responsabilizarnos de hacer frente a este orden injusto y de ponerlo boca abajo, de apostar por la autoorganización, por la pedagogía popular para superar la cultura del castigo y del punitivismo en beneficio de la transformación social, para reformular cómo queremos que sean nuestras comunidades. Por el sindicalismo de la vida que nos permite avanzar juntas –con diferencias– hacia futuros comunes por escribir.

------------------

Assemblea d'Afectades pel Masclisme i el Patriarcat (AAMAS). Colectivo feminista que forma parte de la Xarxa d'Estructures Populars i Comunitàries de Manresa.  

Primavera del 2018, una decena de compañeras estamos reunidas en el Ateneo Popular La Sèquia de Manresa, centro neurálgico de una ebullición permanente de movidas sociales, políticas y culturales en la ciudad. Entre ellas, la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca y el Capitalismo y un movimiento popular y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Colectivo AAMAS

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí