1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Libertad de prensa

Informar pese al exilio: la lucha por la libertad del periodismo nicaragüense

La represión que ejerce la dictadura del binomio Ortega-Murillo contra la prensa ha provocado un éxodo masivo de profesionales que han reconfigurado sus redacciones para seguir informando

Sol Acuña 12/04/2022

<p>El presidente nicaragüense Daniel Ortega Saavedra y su esposa, Rosario Murillo, saludando a la presidenta de Taiwán en 2017. </p>

El presidente nicaragüense Daniel Ortega Saavedra y su esposa, Rosario Murillo, saludando a la presidenta de Taiwán en 2017. 

Taiwan Presidential Office

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cada despertar en esta España de terrazas al sol, los kioscos de prensa apilan diarios en los que sagas de periodistas casi rockstars firman sus crónicas y columnas. La idiosincrasia ibérica tiene a toda hora en cada bar un noticiero o una tertulia de periodistas debatiendo alterados, atacándose con datos y hablando unos sobre los otros. Así, el retrato de una democracia funcional es un ciudadano con su café, el diario de su preferencia y una buena portada con la foto de un político dentro del Congreso. Esto también fue algún día la imagen de Nicaragua, pese a su histórica inestabilidad política. Cuatro años después de las protestas de 2018, todo empeoró. Ahora es nuevamente tiempo de dictadura, y los periodistas no oficialistas solo pueden tomar una de estas dos opciones: píldora roja para el exilio o píldora azul para la cárcel. 

Contar Nicaragua supone arriesgar la integridad física. Tan solo en 2020 la PCIN registró 1.678 agresiones contra periodistas y medios independientes. El año pasado esa cifra se elevó a 1.980 ataques, de acuerdo con informaciones recogidas por el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca +, con sede en San José, Costa Rica. Entre ellas, el asesinato del periodista Miguel Ángel Gahona mientras realizaba un Facebook Live. Ahora, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU investigará los posibles abusos a los derechos humanos cometidos en el país centroamericano.

La criminalización del periodismo

 “¡Última hora, 100% Noticias está siendo rodeado, asaltado por antimotines! ¡Por favor, esto es una alerta! ¡Ayúdenos a tuitear, esto es una emergencia, se quieren llevar preso a nuestro director Miguel Mora!”, alertaba en directo Lucía Pineda Ubau. Fueron las últimas informaciones que la entonces jefa de prensa y actual directora de 100% Noticias, emitió desde el control máster del canal. El medio fue allanado por paramilitares y policías orteguistas el 21 de diciembre de 2018 y Lucía, Miguel Mora y su esposa, la periodista Verónica Chávez, fueron arrestados y llevados a la cárcel de El Chipote. 

Poco a poco el periodismo incómodo para el régimen Ortega Murillo ha sido arrinconado y privado de acceso a las ruedas de prensa del Gobierno o el interior de los espacios de votación para cubrir elecciones generales. Medios como 100% Noticias o Confidencial, dirigido por el periodista Carlos Fernando Chamorro, fueron allanados y todo su material confiscado, incluidas sus oficinas. Prácticamente toda su plantilla se ha exiliado en una Costa Rica que ya sobrepasa las 100.000 solicitudes de refugio de nicaragüenses. 

“Ni siquiera el día que se robaron todo dejamos de hacer una sola publicación”, dice con orgullo Iván Olivares, periodista económico de Confidencial. La realidad nicaragüense actual la cubren reporteros que se cuelan de incógnito en los mercados y otros lugares públicos desde donde envían sus crónicas sin firmar a medios fuera del país. El periodismo nica ejerce resistencia de adentro hacia afuera y el secuestro de la información libre por parte del oficialismo ha hecho brotar a medios de comunicación independientes en un exilio que no deja de aumentar.

La mayoría de los periodistas se han exiliado en Costa Rica, cerca de unos 100, según cifras del observatorio de la Organización de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN). Cerca de una decena se han refugiado en España, aunque también varios han migrado a Estados Unidos o El Salvador. La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha ahogado económicamente, criminalizado y perseguido con saña a la prensa con mayor intensidad desde la insurrección civil de 2018. Sin embargo, eso no ha impedido el reconocimiento internacional de la labor del periodismo nicaragüense en estos tiempos de adversidad, como es el caso de Divergentes, ganador del premio Ortega y Gasset de periodismo de este año.

“Yo le grité [a Miguel] de celda a celda: ¡cerramos con broche de oro: informando con las botas puestas! Sentía la misma emoción de un periodista cuando da una primicia, ¡y eso que estaba presa!”, se carcajea Lucía desde el exilio en Costa Rica. Miguel Mora, por su parte, cambió el periodismo por la política y hoy es uno de los presos políticos declarados culpables en uno de los juicios exprés que se han estado librando en las últimas semanas. Se enfrenta a una pena de 15 años de prisión. 

“Sentía la misma emoción de un periodista cuando da una primicia, ¡y eso que estaba presa!”

En Nicaragua, hace 44 años fue asesinado por la dictadura somocista el mítico director del diario La Prensa, Pedro Joaquín Chamorro, conocido como el “mártir de las libertades públicas”. En la actualidad, a este diario, símbolo de la resistencia periodística en Nicaragua, el Gobierno le decomisó el papel hasta que tuvo que suspender su edición impresa. Tres de sus directivos están en prisión. Lo mismo sucedió con El Nuevo Diario, el segundo más importante del país, el cuál fue obligado a cerrar definitivamente en 2019, tras casi 40 años en activo, “debido a las dificultades económicas, técnicas y logísticas que hacen insostenible su funcionamiento”, según un comunicado. 

Así, el endurecimiento progresivo de la represión se materializó en los allanamientos a medios y el encarcelamiento de Lucía Pineda y Miguel Mora fueron el punto de inflexión que desató un éxodo masivo de periodistas. “Al inicio era impensable que tocaran a un periodista, nunca esperamos que se atrevieran a tanto”, señala Edith Pineda ex jefa de redacción de Nacionales de El Nuevo Diario y actual directora de Despacho 505, el primer medio nicaragüense fundado en el exilio.

Nuevas tecnologías de información

“Perdimos todo, pero no las ganas de hacer periodismo”, asegura Lucía. Tras seis meses en prisión y largos periodos en confinamiento solitario, se exilió en Costa Rica y comenzó de nuevo. “Demasiado tiempo estuve sin hacer nada por estar presa. La mejor terapia que puedo tener es hacer mi trabajo”, dice con entusiasmo. Junto a ella, periodistas de Nicaragua Actual, un medio nacido en Costa Rica, se organizaron de forma orgánica y alquilaron un espacio en común en San José para poder seguir informando. ¿Cómo lo han hecho? Con Skype, Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, Google, Canva, Wordpress, sus teléfonos móviles, y modestas cámaras. 

Los periodistas se encuentran con un grave problema: no tienen fuentes. La gente solo habla si se le garantiza el anonimato

Pese a que las nuevas tecnologías han hecho posible que el periodismo independiente siga existiendo, los periodistas dentro y fuera de Nicaragua se encuentran con un grave problema: no tienen fuentes. “Estamos hablando de fuentes de todos los niveles y de todas las áreas: sociales, económicas, académicas… la gente solo habla si le garantizamos el anonimato, pero es muy difícil ejercer un periodismo plenamente circunspecto si no citamos nombres”, se lamenta Sergio Mesa, director del medio La Mesa Redonda. Aún así, se sobrepone a las adversidades: “El pueblo de Nicaragua está sufriendo mucho y es nuestra obligación como periodistas mantener el vínculo de información con ellos”, afirma.

Para el momento en que estallaron las protestas, La Mesa Redonda ya había dado el salto digital. Les cerraron las puertas en la radio donde emitían su programa de debates y tertulias cuando el medio incidió en la alta abstención en las elecciones generales de 2016. De repente, se volvieron intolerables para la dictadura y la exclusión de los medios independientes en los paquetes publicitarios terminó por ahogar a muchos. Sin embargo, gracias a una capacitación en Tecnologías de la información y la Comunicación (TICs) ofrecida por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, pudieron alfabetizarse digitalmente mucho antes que otros medios. La fundación también pagó su precio por apoyar al periodismo. Fue cancelada por el régimen y su directora, Cristiana Chamorro, fue recientemente condenada a ocho años de prisión en un juicio exprés . Por su parte, Sergio se exilió el 20 de junio del 2021, y actualmente alquila una habitación en San José desde donde asegura ejercer su oficio sin percibir ningún ingreso económico.

Periodismo Ad Honorem

Los fundadores de Despacho 505 saben también lo que es eso. No perciben un sueldo de su medio digital y para subsistir realizan otros trabajos que no tienen que ver con su profesión. Edith, periodista de más de 15 años de trayectoria, trabaja de día en Leroy Merlin y dedica el resto de las horas a Despacho 505. Junto a sus compañeros, también exiliados, José Denis Cruz y Uriel Velásquez, comenzaron su medio “sin pretensión, sin financiación y desde el ímpetu”. Sus inicios se resumen en la generosidad de un cura, su ordenador viejo y muchas horas de tutoriales de Youtube para montar su web. “El primer año vivimos en horario nicaragüense: nos acostábamos a las seis de la mañana y nos despertamos a las tres de la tarde”, narra Edith. 

Pese a residir en Madrid, Edith no considera que Despacho 505 sea un “medio de exiliados”. El sentimiento es compartido entre todos los entrevistados de este reportaje, quienes aseguran que sus países de acogida son solo un sitio para dormir, pero que su enfoque sigue estando en Nicaragua, donde una red de colaboradores “pecho tierra” alimenta la información que emiten estos medios desde el exilio. “Los colegas que están allá manejan muy bajo perfil, no firman sus notas y cuidamos de no exponerlos porque sabemos que el peligro ahora es muchísimo más alto que antes”, explica. Pero, ¿hasta cuándo se puede arriesgar la vida haciendo periodismo en tiempos de dictadura, con todas las puertas cerradas o desde el exilio?

La respuesta es clara para Edith: “solo el día que caiga el régimen, de lo contrario sería ceder y no estamos dispuestos”. Otros, como Iván Olivares, reflexionan acerca de la afectación inexorable del exilio al oficio periodístico. “Estamos escribiendo sobre un país que se está quedando atrás en el tiempo. Dentro de un año no estoy seguro si voy a ser capaz de seguir escribiendo de esa Nicaragua con eficiencia. No se puede escribir de una realidad que ya no es”, se lamenta. 

Paradójicamente, en el periodismo nicaragüense actual, el acercamiento al hecho y la búsqueda de la verdad están tan obstaculizados por el orteguismo que la tradicional competitividad entre medios ha desaparecido. “El periodismo colaborativo ha aflorado, la guerra por la primicia ha pasado a otro plano”, destaca Sergio. Para Edith “hay mucha complicidad porque todos tenemos el mismo objetivo”, de ahí que las alianzas entre ellos son indispensables. “Muchos de los periodistas que estamos fuera tenemos un grupo de WhatsApp y lo que alguno publica se sube de inmediato en todos los medios”, confiesa Iván. 

Aunque, más allá de la vocación, quizás la dificultad más importante es “mantener una ecuanimidad emocional”, como dice Sergio. Es casi un mandato, ya que cuando la noche cae, la faena acaba y se apagan los equipos, la hiperconectividad socava profundos surcos en la soledad que acecha las vidas de estos “mártires de las libertades públicas” de la Nicaragua del siglo XXI.

Cada despertar en esta España de terrazas al sol, los kioscos de prensa apilan diarios en los que sagas de periodistas casi rockstars firman sus crónicas y columnas. La idiosincrasia ibérica tiene a toda hora en cada bar un noticiero o una tertulia de periodistas debatiendo alterados, atacándose con...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Sol Acuña

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Un artículo que cuenta la situación de un puñado de periodistas muy específico, especialmente aquellos que apoyaron el intento de golpe de estado de 2018 a manos de una burguesia elitista apoyada y financiada por los EEUU. No deberíamos olvidar que en Nicaragua existe libertad de prensa y gran parte de esa prensa, aunque no goce de gran popularidad en la mayoría de la población, sigue vendiendo sus diarios financiados especialmente por oligarquías locales y empresas norteamericanas. Calificar a estos periodistas exiliados o represaliados por su participación probada en aquel sangriento y frustrado golpe de estado, como "mártires de las libertades públicas" resulta grotesco y bochornoso para la mayoría de la población, sobre todo la humilde, que ha visto en pocos años como su país combatía la pobreza con bastante eficacia y se beneficiaba de uno de los sistemas sanitarios y educativos mejores de latinoamérica.

    Hace 7 meses 25 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí