1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EXTREMA DERECHA

La penetración

Casi a la vez que accedía a la presidencia de las Cortes, la naturaleza de Vox ya se ha transmutado en las páginas de los periódicos regionales. Por arte de magia, ha dejado de ser un partido de ultraderecha. El calificativo ha desaparecido

Ignacio Fernández de Mata 27/04/2022

<p>Carlos Pollán (Vox), en su primera entrevista como presidente de las Cortes de Castilla y León.</p>

Carlos Pollán (Vox), en su primera entrevista como presidente de las Cortes de Castilla y León.

Castilla y León Televisión

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nunca se ponderará suficientemente la terrible acción cometida por Alfonso Fernández Mañueco: romper la sutil membrana que separaba a Vox de la naturalización plena. Una membrana que impedía el acceso al Ejecutivo, cuestión clave y fundamental, por más que el partido verdacho tuviera clara capacidad de influencia en otros parlamentos regionales. En Murcia, Madrid o Andalucía, la actividad institucional de la criatura ha acabado normalizando su presencia y no pocas de sus políticas más excluyentes. Pero ahora, Vox está dentro. Y ha hecho al PP rehén de cualquiera de sus políticas.

No deja de ser sorprendente que una decisión como la de integrar a la ultraderecha en el Gobierno regional –¡nueve provincias!– sea cuestión de mera voluntad personal del presidente regional, que nadie le haga ver en su partido los riesgos y peligros que esto supone. La excusa de que lo sucedido corresponde al período de Casado-García Egea es una cortina de humo para ocultar una decisión ponzoñosa, también la evidencia de la escasa cultura democrática que rige dentro de los partidos. Nadie en el PP ha piado contra la decisión de Mañueco, ni en las capitales castellanoleonesas ni en Madrid. Todo se ha cifrado, aparentemente, a la mera supervivencia personal del candidato salmantino.

La excusa de que lo sucedido corresponde al período de Casado-García Egea es una cortina de humo para ocultar una decisión ponzoñosa

Hay que reconocer que en la última planta del partido verdacho se trabaja con inteligencia, sobre todo de la artificial. Y sus estrategias están funcionando. Las negociaciones para la constitución del Gobierno en Castilla y León dejaron claro dos prioridades para Vox: la Dirección de Comunicación y la Consejería de Agricultura, por este orden. Vox se ha convertido en una máquina algorítmica y no da puntada sin hilo. De hecho, el flamante vicepresidente sin funciones, Juan García-Gallardo Fring, fue un convidado de piedra en las conversaciones; quien llevó la batuta fue el enviado de Madrid, Kiko Méndez-Monasterio, persona muy próxima a Santiago Abascal y no su mero Strogoff, sino un experto en comunicación política. Él es quien ha susurrado todo el texto, el que ha fijado los hitos y gestionado el tira y afloja con el que ha enmaromado a Mañueco. Y el envite ha sido de órdago y pleno éxito: la ultraderecha exigía alcanzar una situación semejante a la obtenida por Ciudadanos en la legislatura anterior, pero, en realidad, ese era un suelo de mínimos. Conscientes del golpe de efecto que supondría que Vox accediera a la alta representación institucional de la presidencia de las Cortes, el PP –Mañueco– se negó en el primer round. El resultado: Carlos Pollán Fernández (Vox), presidente, y María de Fátima Pinacho Fernández (Vox), secretaria tercera de la Mesa.

Vox no consiguió hacerse con la Dirección de Comunicación, siempre dependiente de Presidencia, pero el mensaje llegó alto y claro a las redacciones. Al fin y a la postre, está en el Gobierno. Esta Dirección de Comunicación es a la vez ubre y directorio: la mayor parte de la información relativa a la Junta de Castilla y León llega, históricamente, hecha a las redacciones regionales, solo hay que ajustar la maqueta. Lo que García-Gallardo no ha conseguido de forma directa, se verá compensado por el aumento de cargos intermedios en distintos ámbitos del gobierno de la Comunidad, así que, a la postre, su mano será muy larga, y las lenguas cada vez más cortas.

En cualquier caso, el mensaje ya estaba mandado. Y recogido. Vox ya está cambiando la Comunidad. Casi a la vez que accedía a la presidencia de las Cortes, la naturaleza del partido ya se ha transmutado en las páginas de los periódicos regionales. Por arte de magia, Vox ha dejado de ser un partido de ultraderecha. El calificativo ha desaparecido por orden del mando. La razón: la prensa conservadora, tan temerosa de pisar donde no debe, no quiere poner en riesgo el maná institucional, los cientos de miles de euros que fluyen de la Junta hacia los grupos de información gracias a la mal llamada publicidad institucional. Ni al PP le interesa que le retraten como permanente connivente con los ultras, ni a Vox como unos exaltados. El análisis de cómo actuar ya está hecho en los grupos de presión social.

Vox no es encasillable como un proyecto de simples nostálgicos del franquismo –que los hay–, es un partido concebido/percibido para el combate

Vox ha ascendido en Castilla y León a base de cálculos y datos bien cosechados. A la sabida sociología conservadora de la región, condición históricamente contrastada, le ha sumado las condiciones de periferia que tiene la inmensa y despoblada región, la crisis del campo, la desorientación y descontento juvenil, y, por supuesto, el hartazgo de la pandemia. Vox no es encasillable como un proyecto de simples nostálgicos del franquismo –que los hay–, es un partido concebido/percibido para el combate: las reclamaciones sempiternamente desatendidas, los desajustes del sistema y, desde luego, protestas antisistema de escasa definición discursiva, pero que socialmente se perciben como un alegre corte de mangas.

Es comprensible que Vox haya peleado denodadamente por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, como también por la de Industria, Comercio y Empleo. Vox ha llegado a Castilla y León a crecer. El ámbito rural es, paradójicamente, uno de los más codiciados en estos momentos en términos electorales. Un entorno, no lo olvidemos, de alta frustración. La irrupción de plataformas tan variopintas como Soria Ya, León ruge, Por Ávila, España Vaciada, etc., muestran un ámbito maduro para cosechar el voto antisistema, necesitado de atención y reforzamiento de la autoestima. Los ultras ya han arrebatado la parte tradicional del PP rural, ahora esperan fagocitar el otro voto disperso y puramente cabreado. Crecer sobre el descontento. Para muchos, su mensaje antiautonomista es suficiente como muestra de solidaridad con sus pueblos cada vez más despoblados y desabastecidos, con los consultorios, oficinas bancarias y servicios públicos cerrados. Nadie les va a echar en cara la incongruencia de sus bajadas de impuestos –verdaderos clavos rematadores para la despoblación–, las alianzas internacionales con candidaturas hípernacionalistas y proteccionistas que abominan de las importaciones alimentarias, esto es, de nuestros productos agrícolas y ganaderos...

En cuanto a la Consejería de Industria, Comercio y Empleo, la clave es su penetración urbana. Un voto en fase de consolidación entre el (híperconservador) empresariado habitante de los ecosistemas de los viejos y nuevos polos industriales, y entre los trabajadores más golpeados por la inseguridad laboral, la especulación financiera, las deslocalizaciones y dependencias del extranjero. Entre estos últimos se producen saltos de uno a otro populismo –del de Podemos al de Vox– sin aparente contradicción.

Un sector votante en alza en una sociedad de servicios como la castellanoleonesa es el de los pequeños/medianos transformadores y el pequeño comercio/distribución. Esto es, quienes se creyeron el mantra del emprendimiento, los autónomos que arriesgaron sus exiguos capitales y andan sempiternamente al borde de la quiebra. Este colectivo formaba parte de los apoyos del efímero esplendor de Ciudadanos: dreamers que se convencieron de que su vida se parecía más a un suburbio de la upper-middle class de New Jersey que a las inestables condiciones de una clase media incapaz de afrontar el mantenimiento de la piscina comunitaria. Este grupo heterogéneo se ha pasado con armas y bagajes a Vox –muy a pesar de los cantos de sirena populares, un punto de fuga en los malhadados cálculos de Mañueco–, siendo muy sensibles a un discurso que mezcla antiglobalización y nacionalismo glorificador –banderas sin complejos–.

La Consejería de Cultura vendrá a trabajar los aspectos emocionales y a reforzar la cuestión rural. Veremos qué uso se hace del concepto de patrimonio inmaterial –empezando por la tauromaquia–, de la refolklorización del paisanaje y del turismo cultural como apuntalador de estrategias económicas basadas en el emprendimiento local. Más de lo mismo.

El gran pecado del PP es que obliga a la región a aceptar a la ultraderecha como presencia normalizada. Las barreras éticas con que la ciudadanía reaccionaba ante sus discursos y políticas quedarán en nada, pues ahora las publicará el Boletín Oficial de Castilla y León. Y la prensa entera. Así, las extravagancias económicas, la obscenidad racista y xenófoba presentada como lógica social, la insensibilidad y atropellos machistas, el desprecio por las víctimas y su memoria –enmascarado en la turbia postura de oponer otras víctimas, las del terrorismo de ETA–, la congelación de la tradición para sostén del clasismo más crudo…, se harán cotidianas, habituales, perderán su carácter monstruoso. El PP –puede que la irresponsable actitud del PSOE también–, ha entrampado a la población de Castilla y León en su desarme moral. Nos fuerzan a depender de gestiones, relaciones, subvenciones, calificaciones, prohibiciones, directrices, campañas, procedimientos… que habrán de llevar la aprobación, registro o firma de quienes abogan por un concepto de democracia iliberal, desde la deslealtad antiautonómica, desde una intolerancia rampante para la que exigen respeto mientras socavan las bases del conocimiento y la historia. Al final, parecerán neotecnócratas. Y habrán ganado.

El gran pecado del PP es que obliga a la región a aceptar a la ultraderecha como presencia normalizada

Vox no es una broma, su centro impulsor trabaja denodada y constantemente en la penetración de todo estamento, círculo, sector económico, grupo o edad. El algoritmo no descansa y ha conseguido excelentes resultados entre los más jóvenes, otra faceta más de su programa de normalización. La vía de penetración han sido las redes sociales, generalmente desde la más pura banalidad emocional. La ultraderecha maneja con soltura el lenguaje de la subcultura juvenil, sus conflictos y retos, su desconexión de la política tradicional. En este segmento de edad hay un caladero importante de votos que puede llegar a superar el 20% entre las edades de 18-24 años –y así está apareciendo en las encuestas de intención de voto para Andalucía–. En Castilla y León, la campaña para los jóvenes se enfocó en un discurso de ficcionalización de las elecciones, un lenguaje visual para un público consumidor de series –perfil reforzado tras la experiencia pandémica–, incómodo con la realidad social y personal –tardoadolescentes con malas perspectivas económicas–, con tendencia a identificarse románticamente con los malos sexys o malos con motivos como muestra de su inadaptación o crítica a lo establecido, lo que lleva a la aprobación de violencia activa y verbal siempre que resulte estética. Así se entiende toda esa actividad fotográfica equívoca sobre los candidatos de Vox emulando a los Peaky Blinders: jóvenes barbudos engorrados y descamisados, avanzando amenazadoramente por la calle, con un punto de poderosa exultación escuadrista. Es, de nuevo, un voto a la contra, casi antisistema, con las tripas (y las risas).

La batalla cultural que arranca en Castilla y León va a ser muy poco épica. La recubrirán de burocracia y tecnicismos, de jerga economicista y contable mientras se lamina un débil Estado de bienestar, lo que aumentará la legión de descontentos, un tercio de los cuales comprará el discurso de odio e intolerancia verdacho. La nula belicosidad que mostrará la sociedad castellanoleonesa impulsará el voto andaluz y el que venga después, porque el argumento será “¿ven como no pasa nada porque gobernemos?”.

Visto en perspectiva, las cosas parecen reunidas en confluencias no tan imprevisibles. No en vano, el partido conservador es Pater Putativus de Vox. Y no parece que el PP quiera alejar o negar a Vox. En realidad, parecen formar parte de una estrategia de perverso desdoblamiento. En Castilla y León, la más eficaz campaña de Vox fueron las intervenciones de José María Aznar. O las de Isabel Ayuso, con su permanente y kitsch lenguaje guerracivilista. De su mano llegan, y esto es una evidencia. Feijóo, envuelto en una tecnocracia economicista, no va a decir ni mu, porque los cálculos están hechos y precisan de su propio populismo. Pero, como decía el tópico, el mal ya está hecho. Y nos quieren a todos cómplices.

--------------------------------------

Ignacio Fernández de Mata es profesor titular de Antropología Social de la Universidad de Burgos.

Nunca se ponderará suficientemente la terrible acción cometida por Alfonso Fernández Mañueco: romper la sutil membrana que separaba a Vox de la naturalización plena. Una membrana que impedía el acceso al Ejecutivo, cuestión clave y fundamental, por más que el partido verdacho tuviera clara capacidad de influencia...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Fernández de Mata

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fguardo

    He utilizado Google Maps para curiosear sobre los callejeros en localidades de CyL y es frecuente encontrar calles dedicadas a Franco, al General Mola, al General Queipo de LLano, al General Yagüe y a tantos otros asesinos, así a como los santorales de rigor. Es más fácil inculcar tradiciones como la caza, las fiestas patronales con toros y las procesiones, que la cultura y el conocimiento, sobre todo porque se van quizás los mejor formados. Según datos del INE 13.000 personas salieron de la Comunidad en 2021, ocupando asi otra vez el primer lugar en el éxodo de habitantes en disputa cada año con Asturias y alguna otra Comunidad. Gracias.

    Hace 25 días

  2. Marcoafrika

    Desde luego, el profesor tiene razón y desribe bastante bien la situación lamentable de una ultraderecha "normalizada". Aunque falta la inestimable colaboración del este blanqueo por parte de casi todos los medios de comunicación de este país, incluídos los de izquierdas (si es que todavía existe la izquierda por estos pagos), que le han hecho la propaganda gratis, ya se sabe lo importante no es que se hable mal o bien de uno, sino que se hable. Desgraciadamente se habla del demonio sin molestarse en entenderlo.

    Hace 25 días

  3. Fernando

    Gran artículo que explica lo que está ocurriendo en CyL y en otros territorios. Con respecto a la franja del voto más joven quiero destacar la diferencias que existen "en este segmento de edad hay un caladero importante de votos que puede llegar a superar el 20% entre las edades de 18-24 años –y así está apareciendo en las encuestas de intención de voto para Andalucía–", frente a las recientes elecciones presidenciales francesas donde "los jóvenes de 18 a 24 años votaron mayoritariamente por Jean-Luc Mélenchon (34,8 %)". https://news.eseuro.com/internacional/384239.html

    Hace 25 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí