1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTA A LA COMUNIDAD

Tener olfato

Vanesa Jiménez 2/05/2022

<p>Walter Mathau y Jack Lemmon en la película 'Primera plana' </p>

Walter Mathau y Jack Lemmon en la película 'Primera plana' 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La noche de Reyes, uno de esos días que regateo sin regalos ni celebraciones desde que muy pequeña aprendí que había niños sin juguetes, y que además vivían en mi calle, di positivo por covid en un test de antígenos. El bicho se instaló en mi cuerpo sin hacer demasiado ruido, pero entre infecciones leves y toneladas de mocos, terminó robándome el gusto y el olfato durante muchas semanas. Supongo que no pasó de repente. O sí, y no fui consciente. Pero un día, ya recuperada del coronavirus, me sentí realmente extraña. Cualquier cosa que comía era como el cartón y mi nariz tenía una barrera invisible que dejaba pasar el aire pero no los olores. La pérdida del gusto la sobrellevé con menos pesar. Hay que comer para vivir. La del olfato me sumió en un aislamiento desconocido. De pronto, ni yo ni el mundo olíamos a nada. Me pasaba los días abriendo botes de cualquier cosa, y aspirando lo que debía ser su aroma. Limpiadores para la casa, especias de cocina, geles de baño… Me acercaba a la gente más de la cuenta en un intento por sentir sus olores. Pero nada servía. Era casi como estar frente a un espejo. La vida seguía, yo la veía, pero aparecía incompleta. El olor, pensé entonces, es lo que encarna el mundo. Un sentido fundamental para entenderlo, evocarlo, disfrutarlo y amarlo.

Aquellos días sin olfato recordé cómo, recién fallecido mi padre, cada vez que volvía a la casa familiar sumergía la cabeza entre la ropa que aún quedaba colgada en su armario. Y también aquellos días volví a (no) oler la rebeca y el pañuelo de mi madre que seguirán colgados para siempre en uno de mis roperos. Los restos de sus olores son la posesión más valiosa que he tenido de ellos ya muertos.

Mi nariz se fue recuperando lentamente, no sin antes darme alguna sorpresa, como la mañana que olí la mandarina que mi conviviente pelaba a varios metros de distancia. Huele mi cerebro, me dije. O el día en que mientras el té reposaba en la encimera de la cocina olí a parrillada de carne, siendo yo de gambas desde que era chica. Y así viví hasta que ya avanzado el mes de marzo, al entrar en la terraza a recoger la ropa limpia, el aroma a suavizante se me metió dentro. Y olí como si nunca antes hubiese olido, y empecé a estrenar olores de nuevo, y fue un regalo inesperado.

Tener olfato es una expresión unida al oficio de periodista. En nuestro imaginario alimentado por el cine, hombres –siempre eran ellos– que solo vivían para las noticias,  con un instinto superlativo para encontrarlas y capaces de cualquier cosa por conseguirlas [recuerden a Jack Lemmon como Hildy en Primera Plana]. Del cliché quedan pocas cosas. Las mujeres nos hemos incorporado al oficio de forma masiva, la mayoría de nosotros aspiramos a la conciliación y las exclusivas, pues ya saben, suelen ser más filtraciones interesadas que otra cosa. Pero en mi reflexión permanente sobre este oficio hay algo relativo el olfato que queda: casi siempre es más fácil mirar que oler. Porque la apariencia puede ser buena, pero si huele mal, es que está podrido.

En los últimos años nos han sacudido dos hechos extraordinarios, y dramáticos: la pandemia de covid y la invasión rusa de Ucrania, que pronto se convirtió en guerra. Estos dos acontecimientos han puesto a prueba muchas cosas, desde los Estados del bienestar a las democracias, pero también al periodismo, que ha tenido y tiene que contar un mundo que se ha vuelto más complejo.

Cuando como periodista reflexiono sobre la pandemia y la guerra, cosa que hago a menudo, llego siempre a la misma conclusión: aunque son dos hechos de origen aparentemente distinto –si asumimos la pérdida de biodiversidad y la escasez de recursos básicos, encontraríamos relaciones–, coinciden en que han nacido con un marco informativo muy reducido. La pandemia, dentro del círculo de la verdad científica, la única que podía salvarnos. La guerra, con una verdad absoluta, que se certificó la misma noche del 24 de febrero cuando las bombas de Putin empezaron a caer sobre civiles y Ucrania fue escenario de los primeros crímenes de guerra.

La pandemia está ya en fase de vieja normalidad y yo siento que como periodistas seguimos teniendo una deuda. Porque más allá de la inmensa tragedia en pérdidas de vidas humanas que hemos contado sin cesar, hay otros asuntos que apenas nos hemos atrevido a abordar porque era más sencillo permanecer en el marco. Fuera de él podíamos fallar a las víctimas, a la ciencia, equivocarnos… La cuestión es que ahí fuera es donde quedan debates pendientes. Les dejo dos que me obsesionan: el poder real de la industria farmacéutica, que priorizó la vacuna frente a los tratamientos –lean esta investigación del Financial Times sobre Pfizer– y la pérdida de derechos fundamentales que asumimos casi sin pestañear y sobre la que, creo, no hemos reflexionado/hablado/cuestionado lo necesario.

Cuando miro la guerra desde España, contemplo con preocupación el debate entre las izquierdas, o entre distintas personas de izquierda. Y no lo hago porque la controversia no sea legítima, ni relevante, sino porque existe el riesgo de que los discursos más poderosos nos arrastren a hacer un periodismo peor, en el que nos conformemos con la verdad única y absoluta y con el parte diario de bombardeos y muertos. Porque se puede condenar con una contundencia mayúscula a Putin y preguntarse, por ejemplo, qué implica para los ciudadanos de un país que el gasto militar suba hasta el 2%. El Papa lo hizo en Italia, justo el día que Biden participaba en la cumbre de la OTAN y el G7. Entonces, Francisco definió como “¡locura!” ese aumento presupuestario y lo único que consiguió es que la gran mayoría de los medios italianos, todos con periodistas dedicados en exclusiva al Vaticano, le censuraran. Porque se puede condenar a Putin y reflexionar sobre si, como afirman Antonio Turiel y Juan Bordera, hemos entrado en una época de belicismo contra la escasez, si esta guerra es la primera de la era del descenso energético, si el interés por los recursos también es una barrera contra la paz. Porque se puede condenar a Putin y hablar sobre la OTAN, Estados Unidos y su presidente, que ha ocultado con furor bélico el incumplimiento de sus promesas de gobierno. ¿Recuerdan el New Deal de Biden? Porque se puede condenar a Putin y hablar sobre la extrema derecha ucraniana.

Las verdades de la pandemia y de la guerra no son cuestionables. Por más empeño que pongan un puñado de negacionistas de pacotilla y trileras y trileros de medio pelo en sus cuentas en las redes sociales. Ellos y ellas me preocupan poco, no son el problema. Lo somos nosotros, me temo, cuando optamos por mirar y no oler, cuando elegimos quedarnos con las grandes verdades y no buscamos otras que quizá son más pequeñas, pero también necesarias; cuando preferimos caminar por la senda impuesta como correcta, cuando usamos a los tontos del bote como coartada.

Sobre el envío de armas a Ucrania tengo mil dudas y casi ninguna certeza. Y no sé si eso me convierte en mala periodista, mala pacifista o mala persona. O en las tres cosas a la vez. Lo que sí tengo son algunas convicciones sobre la vida. Como que no me gustan los héroes [“Cada uno está educado para convertirse en un héroe. … En la ideología Ur-Fascista el heroísmo es la norma”], que huyo de los consensos ciegos [“El desacuerdo es, además, un signo de diversidad. El Ur-Fascismo crece y busca el consenso explotando y exacerbando el natural miedo de la diferencia”], que defiendo el pensamiento crítico [“El espíritu crítico opera distinciones, y distinguir es señal de modernidad. Para el Ur-Fascismo, el desacuerdo es traición”] y que mi única lucha es por la vida buena para todas [“Para el Ur-Fascismo no hay lucha por la vida, sino más bien, vida para la lucha. El pacifismo es malo porque la vida es una guerra permanente”].

Las comillas del párrafo anterior son de Umberto Eco, sacadas de un discurso de 1995 en el que describía los 14 síntomas del fascismo eterno. Si las traigo a esta carta es porque, en el fondo, lo que realmente me asusta es que los marcos informativos sean cada vez más estrechos porque como sociedades vivamos menos libres. Y aún me da más miedo que no estemos siendo conscientes de ello.

Ser periodista no es para mí abrazar verdades y sentarse a oler la primavera. Es, creo yo, poder cuestionar casi todo, con honestidad y decencia, con información veraz y relevante. Y hacerlo todo el tiempo. Aunque sea para volver a la premisa o a la verdad previa. Con los derechos humanos como línea roja. Por el camino oleremos la mierda y leeremos cosas que nos gusten poco o nada, que cuestionen nuestras convicciones, incluso que nos enfaden. Pero ustedes son mujeres y hombres que un día decidieron apoyar a CTXT. Y nosotras, a cambio, solo podemos esforzarnos por ampliar los marcos hasta que casi se rompan. Al otro lado, siempre está la amenaza de ese mundo feliz del que hablaba Huxley.

— ¿Por qué, en lugar de esto, no les permite leer Otelo?

— Ya se lo he dicho: es antiguo. Además, no lo entenderían.

Gracias siempre por estar al otro lado,

Vanesa

La noche de Reyes, uno de esos días que regateo sin regalos ni celebraciones desde que muy pequeña aprendí que había niños sin juguetes, y que además vivían en mi calle, di positivo por covid en un test de antígenos. El bicho se instaló en mi cuerpo sin hacer demasiado ruido, pero entre infecciones leves y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace casi 25 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí