1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Elecciones andaluzas

¿Vuelta al bipartidismo?

En Andalucía se juega hoy emprender el camino de regreso al bipartidismo del 78 o una reinvención pluralista de la democracia por conocer

Raimundo Viejo Viñas 11/05/2022

<p>Bipartidismo. </p>

Bipartidismo. 

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La crisis de régimen desencadenada en los años diez precipitó diversas dinámicas entre partidos que aún perduran: fin del bipartidismo, nuevas marcas, confluencias, mociones de censura, gobierno de coalición... Quienes añoran la política del 78 confían en que más pronto que tarde las aguas volverán a su curso. Pero aunque todo régimen tienda a recuperar el equilibrio perdido, no parece que vayan a regresar en breve las alternancias bipartidistas facilitadas por nacionalismos de centroderecha. 

Con todo, tras los últimos congresos del PSOE y el PP, el bipartidismo ha conseguido reconstruir sus internas respectivas: el congreso del PSOE ha servido a Sánchez para reconfigurar su proyecto sorteando su ruptura con Ferraz. El PP, por su parte, ha resuelto con Feijóo la errática trayectoria de Casado y ha puesto rumbo a disputar la centralidad; sin mirar ya hacia Vox, pero sin dejar de pactar donde sea necesario. En suma, el bipartidismo se encuentra en su mejor versión desde 2014. ¿Bastará para liquidar el horizonte abierto por la crisis de los años diez? 

El próximo 19J, las elecciones andaluzas medirán la profundidad y persistencia de aquella ruptura democrática. Para entender lo que está en juego proponemos ganar perspectiva desde un repaso al sistema de partidos español. Con sus resultados, Andalucía pondrá a prueba la “frágil salud de hierro” del bipartidismo y responderá cuestiones como: ¿podrá el PP contener a Vox o se verá obligado a pactar?, ¿desaparecerá Ciudadanos?, ¿irrumpirán candidaturas de la Andalucía vaciada?, ¿hasta dónde alcanza la desconexión y deserción por la izquierda?, ¿para qué izquierda tendrá mayor coste?

El bipartidismo abortado

Viajemos atrás en el tiempo para abrir la perspectiva en torno al sistema de partidos. Muerto el dictador, con Juan Carlos I en la jefatura del Estado y Adolfo Suárez al timón, España emprende la Transición. Desde el referéndum para la Reforma Política del 76 hasta las elecciones del 82, España recupera el pluralismo democrático. A la par que se instaura el régimen, los partidos inician la disputa democrática por el poder.

La descomposición del franquismo se llevó por delante a la UCD sin consolidar el gran partido de centroderecha

Ya en las elecciones constituyentes del 77 se perfila un sistema bipartidista: un tercio de los votos va a parar a la UCD (34,44%), otro al PSOE (29,32%) y el resto a una decena de partidos entre los que despuntan las derechas nacionalistas a efectos de la aritmética parlamentaria. Las elecciones del 79 validan esta orientación inicial e incrementan la suma de UCD y PSOE levemente, hasta el 65,24%.

A pesar de tan prometedor comienzo, la descomposición del franquismo se llevó por delante a la UCD sin consolidar el gran partido de centroderecha. En poco tiempo, se sucedieron la moción de censura de González, la dimisión de Suárez y el golpe de Estado del 23F. Las élites de la UCD, artífices de la gran mutación lampedusiana de la política española, fracasaban como partido donde habían triunfado como régimen. Antes que con un bipartidismo, la Transición se cerraría con un sistema de partido dominante: el PSOE.

A la espera del centroderecha

En 1982, pasado el susto del 23F, el PSOE recibió el apoyo histórico que lo iba a convertir en el principal protagonista del cambio democrático. Entre el Mundial (82) y los Juegos Olímpicos (92) podría gobernar sin apenas oposición. Frente a él, la derecha de Fraga se estancaba en torno a un cuarto de los sufragios. El aislamiento ideológico en posiciones de difícil comprensión (por ejemplo, la abstención ante la OTAN) imponía un techo de cristal que González traducía en hegemonía.

La sustitución de Fraga por Aznar, tras el malogrado Hernández Mancha, permitió que el bipartidismo pudiese al fin despegar. De 1989 a 2008, cinco legislaturas consecutivas vieron crecer al bipartidismo. Primero, en las legislaturas tercera y cuarta de González, que hubo de hacer frente a su desgaste definitivo (Filesa, GAL, etc.); luego, con las victorias del PP. En 1996, por primera vez desde 1934, la derecha española llegaba al poder por medios democráticos. Lo hacía asistida por una derecha catalanista que ejercería de partido bisagra, a la manera de los liberales alemanes.

La sustitución de Fraga por Aznar permitió que el bipartidismo pudiese al fin despegar

En la España de los noventa y primeros dos mil, el modelo autonómico se probaría eficiente en asegurar los consensos neoliberales europeos (tratados de Maastricht, Ámsterdam, Niza y Lisboa). La constitución material del Desarrollismo había sido cartografiada y formalizada por el régimen del 78 con acierto indudable. Pero al mismo tiempo, el final de la Guerra Fría, la globalización capitalista y el despliegue del paradigma neoliberal habían cercenado las bases sobre las que se asentaba. Solo era cuestión de tiempo que el divorcio entre las constituciones formal y material de la sociedad fuese leído en términos políticos.

Indignación y quiebra del bipartidismo

Con la crisis financiera de 2008, el sustento material del régimen empezó a desmoronarse. Al grito de “¡democracia real ya!”, el 15 de mayo de 2011 las plazas desbordaron indignación. La ciudadanía impugnaba el sistema de partidos en su conjunto: “¡No nos representan!”, clamaba la multitud. Lejos de ser atendida su demanda de mayor democratización, el bipartidismo aprovechó para reformar la Constitución un 23 de agosto en comisión y blindar la austeridad neoliberal.

La mayoría absoluta de Rajoy el 20N, más que un éxito propio, fue demérito socialista

La promesa de modernidad del PSOE, reactualizada en la primera legislatura de Zapatero (retirada de las tropas de Iraq, matrimonio homosexual, etc.) se esfumó. Por dos veces consecutivas, en 2011 y 2015, el PSOE observó cómo el hundimiento bipartidista avanzaba con pie izquierdo. En rigor, la mayoría absoluta de Rajoy el 20N, más que un éxito propio, fue demérito socialista al perder quince puntos de golpe.

El PP tampoco escaparía a la sangría. Ambos bajarían a sus mínimos históricos: el PSOE, en 2015, hasta el 22%, y el PP, en 2019, hasta el 16,69%. En las cuatro últimas elecciones generales, el bipartidismo ha quedado siempre por debajo de cualquier otro resultado anterior; incluidas las primeras legislaturas. Todavía en las últimas generales de 2019, los dos grandes partidos no consiguieron sumar uno de cada dos votos.

De la implosión al bloqueo

A partir de las europeas de 2014 comenzaron a cumplirse los peores vaticinios: cinco legislaturas; imposibilidad de formar gobierno en dos ocasiones y repetición de elecciones; tres mociones de censura (una aprobada); primer gobierno central de coalición, a la segunda y con calzador... A efectos de la gobernabilidad y crisis de régimen, los años diez fueron de infarto. No hubo costura que no fuera puesta a prueba.

En el primer lustro de esta década, el bipartidismo implosionó ante un doble desafío: por un lado el Procés emprendió una escalada que acabó en la DUI; por otro, una parte del 15M optó por el asalto democrático a las instituciones desde múltiples frentes. Primero como sorpresa en las europeas. Luego al ganar las grandes alcaldías y condicionando parlamentos autonómicos. Por último, alcanzando las Cortes, donde se pudo condicionar como nunca el futuro del país.

El segundo lustro consiguió frenar las expectativas de cambio. Sin embargo, tampoco fue un despertar feliz: el paisaje partidista se amplió hasta seis partidos de ámbito estatal con representación; el número de partidos aumentó hasta 17 formaciones (sin contar la “confederalidad” de UP); el grupo mixto tuvo que desduplicarse para poder facilitar la actividad del Congreso. Toda esta fragmentación creciente se vio sometida a una mayor polarización: tras Vistalegre II, UP verificó su regreso a la esquina izquierda, perdiendo la mitad de escaños; la desaparición de Cs por el centro tuvo su correlato en el auge de Vox a la derecha del PP.

En el umbral de los monstruos gramscianos

Aproximémonos aún más al análisis de la evolución reciente. Si recurrimos a las lentes de la demoscopia se pueden identificar algunos indicadores sintomáticos. Por ejemplo el persistente, aunque discreto, regreso del bipartidismo. Desde que Cs perdió el segundo puesto, a finales de julio de 2018, PSOE y PP han pasado a alternarse de nuevo a la cabeza de las preferencias demoscópicas. Esto no sucedía desde noviembre de 2014, momento en que Podemos, al lograr la segunda posición, rompió con el duopolio vigente desde 1982. Antes de un mes se convertiría en primera opción.

Desde que Cs perdió el segundo puesto, PSOE y PP han pasado a alternarse de nuevo a la cabeza de las preferencias demoscópicas

Los años que siguieron fueron frenéticos y el liderazgo del país fue cambiando de manos a cada poco. Podemos fue el primero en ser descartado, quedando ya en la cuarta posición desde noviembre de 2017. Solo por un efímero momento adelantó a Cs en la caída de los de Rivera, allá por septiembre de 2019, justo antes de que Vox irrumpiese con fuerza para ocupar su tercera posición actual. En este sentido, es importante no sobredimensionar a la extrema derecha, pues sus éxitos nunca han logrado quebrar el liderazgo bipartidista como hicieron Podemos y Cs. 

Pese a las encuestas, el bipartidismo está lejos de haberse recuperado. En los mejores casos, PSOE y PP han mejorado levemente su situación. Incluso en la ventaja de ser líderes indiscutidos de una eventual alternancia, su suma se maneja en un umbral en torno al 55%, muy lejos aún del 83,8% de 2008 o el 73,49% de 2011. Si además descendemos al nivel autonómico, la recuperación del bipartidismo también debe ser matizada por territorios. Disponemos de dos precedentes para las elecciones andaluzas, feudos tradicionales de los conservadores: Madrid y Castilla y León.

Dos escenarios autonómicos

Primero los resultados de Madrid. Tuvieron lugar en un fuerte aumento de participación (un 7,4% respecto a las anteriores, un 4,4% neto en toda la década). Y aunque la fragmentación se redujo (desapareció Cs), el sistema de partidos se ha polarizado con los aumentos de Vox y UP. A pesar del mal resultado del PSOE, el éxito del PP ha hecho que el bipartidismo recupere terreno (hasta un 12,1%). No obstante, a día de hoy, sigue un 25,3% por debajo de los tiempos de Esperanza Aguirre.

Los éxitos de la extrema derecha nunca quebraron el liderazgo bipartidista como hicieron Podemos y Cs

Con todo, Ayuso alcanzó su objetivo con holgura: reafirmar al PP como partido dominante. Además de eliminar la competencia de Cs, logró sumar más que los tres partidos de izquierda (65 escaños frente a 58), por lo que la posición de Vox (13) se vio debilitada. Por si fuera poco, Mónica García arrebató la segunda posición a Ángel Gabilondo a pesar del empate en escaños.

El contrapunto a Madrid lo puso Castilla y León. Aunque la intención de Mañueco era imitar a Ayuso, la operación no le salió como lo previsto: el bipartidismo volvió a perder apoyos (4,8% en esas elecciones y un 27,2% en toda la década). La abstención siguió al alza y la fragmentación se incrementó hasta ocho partidos parlamentarios (cinco más en solo una década). Vox siguió creciendo (5,4 puntos hasta el 17,5%) y se hizo imprescindible para que el PP pueda conservar el poder. A falta de Más Madrid, las candidaturas de la España vaciada articularon el descontento. 

¿Y Andalucía?

La convocatoria adelantada en Andalucía supone el inicio de una tercera ronda electoral: si en 2015 adelantó el fin del bipartidismo y en 2018 marcó la irrupción de Vox, el 19J puede significar el retorno del bipartidismo o la persistencia de la fragilidad del régimen en el contexto de crisis actual. 

El impacto de Andalucía sobre la política española podría marcar la aceleración del ritmo político

En el momento en que esto se escribe, a cuarenta días del 19J, el escenario más probable podría caracterizarse por una leve caída de la abstención; persistencia en la fragmentación del sistema de partidos y mayor polarización; aumento previsible del bipartidismo por extinción de Cs, mejora del PP como partido de gobierno y estabilidad del PSOE como alternante en la oposición. Otros escenarios serían tan sorprendentes como críticos.

El impacto de Andalucía sobre la política española podría marcar la aceleración del ritmo político. Si el escenario fuese el más favorable al bipartidismo, no sería descartable un adelanto electoral al próximo otoño. Por el efecto “disciplinario” de la lectura del resultado y como sorprendería al resto de partidos, PSOE y PP se situarían en la parrilla de salida. En Andalucía se juega hoy emprender el camino de regreso al bipartidismo del 78 o una reinvención pluralista de la democracia por conocer.

La crisis de régimen desencadenada en los años diez precipitó diversas dinámicas entre partidos que aún perduran: fin del bipartidismo, nuevas marcas, confluencias, mociones de censura, gobierno de coalición... Quienes añoran la política del 78 confían en que más pronto que tarde las aguas volverán a su curso....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Raimundo Viejo Viñas

Es un activista, profesor universitario y editor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    De aquellas tempestades del régimen de 1936-1939-1940-1975 franquismo-fascismo en "El Pardo" trueque con "La Zarzuela", en una democracia irreal los lodos actuales régimen 1978-1999-2000-2010-2020-2021-2022, sin visos de caducidad en plena segunda década del siglo XXI. A este paso y tras 14 años días vista, se cumplirá el "Centenario Golpe Estado, viernes 18 de Julio de 2036". Mucha Constitución Exprés V1.0 PP-PSOE en el ayer "Caso Manglano", y actualmente V1.1 Constitución Exprés PSOE-PP "Caso PEGASUS".

    Hace 10 días

  2. Aramis

    Sorprende el idealismo estratosférico del autor basado en viejas categorías decimonónicas –bipartidismo– en franca decadencia real, cuando no en puro estado de putrefacción que ni siquiera el rosario más nutrido de estadísticas puede ocultar. En Andalucía el concepto de partido es una falsa entelequia/velo en todos los movimientos de izquierda a lo largo de la transición. En toda la transición, hasta hoy, la izquierda andaluza ha sido mesiánica en espera del líder revolucionario que les lleve a la merecida tierra prometida. La sumisión férrea sufrida en la larga dictadura se ha culturizado en un pasivismo de raíz religiosa en torno al ideal de la ilustración del líder con conocimientos. Los conflictos de liderazgo son siempre de “méritos”, nunca de organización colectiva. Incluso Anguita, el maestro, se preocupaba más de “Prometeo” que de la cooperación en las bases. Pero ahora la derecha, con Juanma Moreno, inicia en Andalucía el mismo camino que ya lleva andando Isabel Ayuso, en Madrid, que no es otro que la desconexión absoluta del concepto de “partido” en favor del concepto de “patriarca” o líder mesiánico que se presenta como encarnación corpórea –aunque totalmente difusa–, de la idea política en el espectro conservador. La derecha, por primera vez en la transición, abandona la idea de “programa político colectivo” y proclama a Juanma Moreno como programa político. En este “ambiente” resulta un tanto miope hablar de “bipartidismo.”

    Hace 11 días

  3. jmfoncueva

    Hay un atisbo de (poca) esperanza en la izquierda "extra-bipartidista", y es la ferocidad con que el diario "El Plural", del PSOE hasta el tuétano, lleva días atacando por todos los flancos posibles a "Por Andalucía". Espero que sea el famoso "ladran, luego cabalgamos". Continuará. Salud, compañeros.

    Hace 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí