1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reparación

Bebés robados: la Causa General Franquista contra la Mujer

Más de 250.000 niños y niñas fueron sustraídos gracias a la arquitectura jurídica establecida durante el franquismo. Es el momento de realizar los cambios legislativos necesarios para reparar el daño

Santiago J. Castellà 17/05/2022

<p><em>Bebés robados</em></p>

Bebés robados

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Por desgracia, es bien sabido que en todas las guerras las mujeres se convierten en botín de depravadas mentes violentas, y en víctimas de los ancestrales ritos de dominación patriarcal que con tanta amargura salpican la historia de la humanidad. Nuestra Guerra Civil no fue diferente, y la mujer, siempre víctima directa de la guerra, pierde a los hombres que conformaban su entorno, compartiendo su sufrimiento y sufriendo su ausencia, y es asaltada en su condición de mujer y en su vulnerabilidad. En todas las guerras y situaciones de conflicto ha sido habitual también el robo de bebés, que son arrancados de los brazos de las vencidas, de las enemigas, de las otras, como el más cruel de los castigos, y como botín para socializar a los niños en los principios que inspiran la barbarie. 

En España, de la mano de un grupo de psiquiatras reaccionarios se conformó la estrategia de extirpar el “gen rojo” de la sociedad republicana mediante el robo de bebés

En España, de la mano de un destacado grupo de psiquiatras afectos a la causa reaccionaria, capitaneados por Antonio Vallejo-Nájera y formados en la Alemania nazi, se conformó la estrategia de extirpar el “gen rojo” de la sociedad republicana mediante el robo de bebés a las mujeres y madres “peligrosas”. Consideraba el ilustre académico que “a la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella”, entendía que los “rojos” eran “individuos mentalmente inferiores y peligrosos en su maldad intrínseca” y, dada la urgencia social del nuevo Estado de “multiplicar los selectos y dejar que perezcan los débiles”, se hacía patente que “la segregación de estos sujetos desde la infancia podría liberar a la sociedad de una plaga tan temible” como explica en Eugenesia de la hispanidad y regeneración de la raza (1937) nuestro eminente psiquiatra. 

Sobre estas ideas se organizó, desde la rabia y la crueldad extremas, la represión franquista contra las mujeres republicanas, víctimas de bárbaras humillaciones estratégicamente diseñadas por los que Paul Preston denomina “arquitectos del terror”. Y en los improvisados e insalubres centros de internamiento y cárceles de mujeres, severas monjas carceleras obligaban a la oración y al himno, en esa España que debía funcionar “con la moral del convento y la disciplina del cuartel”, mientras les arrancaban a los niños y las obligaban a parir –en ocasiones los embarazos eran producto de agresiones sexuales– para llevarse el botín rasgando sus entrañas y su alma para siempre. Se trataba de extirpar las malas hierbas y de conseguir cachorros para la nueva España.  

Con la creación en 1941 del Patronato de Protección de la Mujer, bajo la honorífica presidencia de Carmen Polo de Franco, se institucionaliza la represión nacionalcatólica contra la mujer por ser esta inferior y símbolo de la maldad y el pecado. Despojadas de toda capacidad jurídica, las mujeres quedarán sometidas a la familia, el matrimonio y el confesionario. Controladas en su vida privada y cotidianidad por normas morales represivas que instaban a su sometimiento al varón, su destino será exclusivamente el hogar y la procreación: “Una mujer sin hijos es un jardín sin frutos”. Centenares de miles de mujeres, muchas aún niñas, son enviadas del campo a la ciudad para servir como internas en las casas de los vencedores a cambio de comida y un techo, pero sin sueldo ni libertad. Allí se controlará hasta el extremo su conducta y moral, serán víctimas de la absurda disciplina y el autoritarismo más caprichoso, y en no pocas ocasiones también se verán sometidas a la humillación y al abuso. Una mezcla grisácea de pobreza, miedo y represión se cernirá sobre su condición de mujeres y de pobres. Y muchas de ellas, con embarazos que no fueron ni previstos ni buscados, serán además víctimas de robos de bebés, de inducciones a la adopción, de engaños y de mentiras.  

Centenares de miles de mujeres fueron enviadas del campo a la ciudad para servir como internas. Muchas de ellas, con embarazos que no fueron ni previstos ni buscados

Miles de mujeres retenidas sin ningún proceso judicial, forzadas a fregar de rodillas las sórdidas y frías estancias del reformatorio, obligadas a misa y comunión diarias –eso sí, ocultas tras cortinajes por su condición de eternas pecadoras–, coaccionadas para parir y entregar al niño en contra de su voluntad, o sencillamente engañadas para robarles a sus hijos. En 1984, Fernando Ledesma, ministro de Justicia, ordenó el cierre automático e instantáneo de todos los centros de las Juntas Provinciales del Patronato de Protección de la Mujer. Franco llevaba casi diez años muerto entonces. Las chicas con “mala conducta moral” salieron humilladas, heridas y agotadas a las avenidas de la libertad, pero detrás quedaba el oscuro silencio, la sonrisa segura de los delincuentes, la complicidad arrogante de los vencedores que jamás mostraron arrepentimiento ni hicieron propósito de enmienda. Detrás estáis vosotras todavía acalladas, silenciadas y maltratadas.

Más de 250.000 niños y niñas fueron robados hasta finales del siglo XX. Y ya en una última fase, en plena democracia, se produjo un macabro negocio de mafias organizadas al calor oscuro de instituciones –hospitales, orfanatos, casas de recogidas, cárceles, reformatorios…– donde los niños que nacen muertos pasan a lactancia y acaban en “buenas” familias con nuevos apellidos. 

Se establece toda una arquitectura jurídica para hacer posible el robo de bebés: el parto anónimo, el abandono en conventos, el registro con los nuevos apellidos, la necesidad de que transcurran 24 horas desprendido del claustro materno para ser civilmente registrado, la ausencia de protocolos para la identificación biológica, la connivencia con las autoridades públicas, el silencio de confesión, los legajos de aborto y los ataúdes vacíos… y, sobre todo, el miedo, la culpa y la represión. Porque donde no llega la monja, llega el cura, donde no llega el médico, llega la comadrona, y si no, siempre quedan la policía y el juez.  

Las madres robadas y los niños y niñas robados no pueden seguir solos, desorientados y engañados. Las respuestas llegan tarde, pero han de llegar

Cambiamos las leyes de adopción y ahora es obligatorio informar al adoptante de su verdadera filiación, el Supremo suprimió el parto anónimo, quien nace debe ser inscrito al momento, los hospitales se iluminan y los protocolos de buenas prácticas se generalizan. Pero nos quedan las víctimas, las madres, las mujeres, que cada día se levantan y se acuestan con la duda, nos quedan los niños que buscan a las madres, los que descubren –por casualidad, y tras muchos años– que su identidad está falseada. Y quedan también las mafias, las que robaron, las que ocultan, quedan los cómplices, los que se enriquecieron. Y quedan todas las causas archivadas, y los archivos ocultos e inaccesibles, y las autoridades ausentes, y los años pasan, y las madres mueren.  

Hay que cerrar las heridas, y la única receta cicatrizadora es la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Es necesario que el Estado democrático se haga merecedor de su condición reaccionando frente a atentados graves y masivos contra la dignidad de las mujeres, y que, revestido de la imprescriptibilidad de estos crímenes, se ponga del lado de las víctimas para el reencuentro, la reconciliación y la reparación. Nos lo pide y nos lo exige Naciones Unidas, el Comité de Desapariciones Forzadas, el Grupo de expertos de desapariciones, el Comité de Derechos del Niño, el Comité contra la Tortura, el Comité de Derechos Humanos, el Relator Especial de justicia transicional… 

Explicar la represión, la humillación y la violencia que durante tantos años sufrieron las mujeres por ser mujeres –tras la primavera republicana en que miles de maestras llenaron nuestro país de cultura, de alegría y de fraternal afecto– es necesario para que no vuelva a repetirse. Cuando el fantasma del populismo iliberal –del fascismo eterno que diría Umberto Eco– cobra forma carnal en las sombras donde se hallaba recluido, y avanza sin vergüenza y sin complejos repitiendo las mentiras, los viejos mantras machistas, y los heroicos himnos a la insensibilidad, conviene explicar muy bien la historia, sin olvidarse de las mujeres que más la sufrieron, como símbolo de lo que no debe volver a pasar nunca jamás. 

En España pasaron cosas muy, muy, muy feas, durante muchos, muchos, muchos años. Creo que debemos empezar a hablar de una verdadera Causa General contra la Mujer durante el franquismo, y realizar los cambios legislativos y las políticas públicas necesarias para reconstruir y reparar la identidad biológica, y facilitar los reencuentros. Las madres robadas y los niños y niñas robados no pueden seguir solos, desorientados y engañados. Las respuestas llegan ya muy tarde, pero han de llegar.

--------------

Santiago J. Castellà es profesor de Derecho internacional en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, director del Observatorio de la Desaparición Forzada de Menores (ODFM), y actualmente, senador electo del Grupo Parlamentario Socialista.

Por desgracia, es bien sabido que en todas las guerras las mujeres se convierten en botín de depravadas mentes violentas, y en víctimas de los ancestrales ritos de dominación patriarcal que con tanta amargura salpican la historia de la humanidad. Nuestra Guerra Civil no fue diferente, y la mujer, siempre víctima...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago J. Castellà

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    !Cuánto silencio de los vencidos y cuánto griterío de los vencedores! Y después de 80 año aquí siguen el mismo silencio y el mismo griterío. Excelente artículo sobre otro de los horrores del franquismo.

    Hace 4 meses 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí