1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

El fin de la corona perpetua

El secreto de la monarquía, tal y como quedó formulada en el 78, era dejarla en lo implícito. Su fracaso, logrado a pulso, es llegar a lo explícito

Guillem Martínez 22/05/2022

<p>Los nuevos bandoleros ofrecían giras subvencionadas. </p>

Los nuevos bandoleros ofrecían giras subvencionadas. 

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- El Spanish 2022 tour de Juan Carlos ha sido un choque explícito con la realidad. De pronto, un amplio margen de lo consensuado en el pack monarquía ha alcanzado, zas, su mínima depuración. Lo explícito. Y no ha resultado ni hermoso ni edificante.

2- Quien viva en pareja o en Estado sabrá que lo explícito es el grado sumo de la barbarie. Entre chusto o muette, esto es, lo explícito, siempre es mejor la c), lo implícito. Lo explícito es, por lo contrario, el marrón. Lo peor. Cuando te para la GC de tráfico y te dicen que soples, cuando alguien llama a tu puerta a las 7 am y no es ni el lechero ni Amazon, o cuando alguien te dice en la cocina tenemos-que-hablar, se produce lo explícito. No te digo más.

3- Lo explícito, en el caso JC, son dos cosas. Graves. Y graves en modo explícito.

Sin reconocimiento jurídico, sin condena, no hay problema ético en Esp

4- La primera, o cosa a) no es que se haya asumido como animal de compañía el enriquecimiento ilícito en la Jefatura del Estado, algo que, de manera implícita, era ya algo asumido desde hacía dos siglos –no se pierdan el punto 5–. Lo grave / implícito es que se haya fijado que el escándalo, la condena, el límite, lo aberrante, no sea eso, sino únicamente el reconocimiento jurídico de ello. Sin reconocimiento jurídico, sin condena, no hay problema ético en Esp. Por lo que en Esp basta, para solucionar un problema ético en la política, evitar la vía judicial. Esto es un hecho fundamental de la cultura local de lo público: la responsabilidad política en democracia queda fuera de la ética –se dice rápido–, de manera que solo existe, y no siempre, cuando así se establece en sentencia. Gracias a este fenómeno –explícito, no implícito; esto es, salvaje– por aquí abajo un alcalde puede participar en la adquisición de mascarillas a precio desorbitado, sin dimitir. Una presi, o dos, de autonomía puede participar en una matanza de pensionistas en residencias, negando la atención médica a los residentes, sin dimitir. O uno o varios partidos puede/n tener como principal eje de su ideario el cobro de sobresueldos. Todo ello no solo no es motivo de escándalo, sino que tiene rey. El rey de España. Esto es, el rey de la Federación Española de Fútbol, el rey de todo aquella institución o empresa que tenga como límite de lo posible no la ética, sino el trullo.

5- La segunda región de lo explícito de la sanxenxoada está apuntada en el punto 4. Consiste en el hecho –explícito, glups–, de que el saqueo, la incomprensión de las diferencias entre lo público y lo privado, es un hecho sostenido en la monarquía desde el momento fundacional de la separación entre lo público y lo privado en el Estado, a principios del XIX. Desde Fernando VII, así, todos los reyes de España han sido explícitamente corruptos. Con la salvedad, siempre y en cada momento histórico, del rey reinante, que oficialmente siempre adquiría su condición explícita de corrupto tras la muerte. O –caso de Isabel II y de Alfonso XIII–, instantes antes del exilio. El caso de JC es, por tanto, extraño, es el primer rey de España no muerto ni exiliado –lo suyo no es exilio, a menos que consideremos que lo de Julio Iglesias en Miami lo sea–, que adquiere la categoría explícita de corrupto.

JC es el primer rey de España no muerto ni exiliado que adquiere la categoría explícita de corrupto

6- JC es, por tanto, un caso único. Es lo contrario a Tutankamón –aquel rey muerto, pero no corrupto gracias a la momificación–, un rey vivo, pero corrupto. Canta. Explícitamente. Lo que convierte a JC en un zombie. La pregunta es: ¿solo a él? ¿La monarquía española es un zombie? ¿JC tuvo ocasión de morder, ñaca, a su hijo, de manera implícita, antes de ser diagnosticado, explícitamente, como zombie?

7- En general, los hijos –salvo que sus progenitores sean unos titanes, y luchen a arañazos por la libertad de sus hijos; esa libertad no transcurre en Gales, sino en tu casa– son mordidos por sus padres desde el momento de su nacimiento. A eso tan explícito le llamamos implícitamente, cultura, transmisión del aprendizaje. Que en la familia del rey –que desde Fernando VII se ha consagrado a la cultura del rififí con cierta brillantez– ha sido un legado nítido, efectivo, explícito. La cultura, en ese sentido, suele ser una fatalidad matemática. Es poco probable que de la familia del Dalai Lama salga algún heredero que lo deje todo por el reguetón, como lo es que de la familia de JC salga algún descendiente que rompa con la fusión, explícita, de lo público y lo privado, depurada por Fernando VII en su laboratorio, y transmitida de padres y madres a hijos e hijas.

8- ¿Está el rey actual libre del muerdo? Hay indicios, culturales, de que no.

9- Y aquí, un breve inciso. Sabíamos que el conservadurismo, el reaccionarismo, incluso la extrema derecha española, era un poso anterior, incluso al franquismo. No se pierdan en ese sentido, el Franco Desenterrado, de Sebastiaan Faber, un libro en el que diversos entrevistados apuntan a Franco como el origen del yuyu en España, mientras otros apuntan a Franco como un mero reactualizador, violento, determinante, de un yuyu anterior, formulado en el XIX.

10- Germán Labrador, hispanista –iberista les llaman allá– en Princeton, formula –esperen, que en breve aparecerá libraco– que ese punto inquietante no es más que la cultura de la Restauración. La Restauración es, así, el punto de congelación de la democracia española. El ideal reaccionario. La forma natural de España, sellada en la CE1876, pero más aún es una idea de cultura española. Desempolvado e impuesto todo ello por Franco, cuando todo ello cantaba a muerto, goza, reformulado en el pack cultural y político del 78, de cierto vigor, para hablar de algo, explícitamente, podrido. Y reformulado, pero ya en términos brutales, explícitos, en el paréntesis de crisis de régimen iniciado en 2011, e intensificado, sin que nadie se diera cuenta, vía Sanxenxo system. Fin del inciso. La pregunta es, dos puntos, ¿qué diablos es esa cultura, ahora explícita? No se pierdan el punto 11.

11- Esa cultura, implícita desde el 78, explícita esta mañana a primera hora, es la monarquía. Es decir, dos cosas. Es a) la confusión de lo público y lo privado, simbolizada en el rey, pero que vive ampliamente en varias regiones de la vida, como la política, o la empresa. Es b) la defensa, más allá de la lógica, del deber, o de la amenaza real, de la Unidad Nacional, entendida como la defensa de un Estado-nación unitario, sagrado, sin posibilidad de diálogo con objetos que ya existían en el XIX –como la descentralización, la democracia, la federación–, y con otros nuevos –otras naciones peninsulares, lo no católico, lo extranjero, la inmigración–. Y es también, c) el terror ante lo que en la Restauración 0.0 fue la incipiente AIT. Esto es, la formulación social del conflicto. Las izquierdas, entendidas como extranjerismos anticatólicos.

12- El actual rey apostó por b). Explíctamente. El 3-O de 2017, cuando eso no era necesario, y cuando eso emponzoñaba un problema político canalizable por el diálogo. Un diálogo imposible con la Restauración, por otra parte.

13- Es imposible demostrar si apostó, explícitamente, por a). Pero, por fin, hay modo de demostrarlo. En el tiempo. FVI anunció que renunciaba a la herencia de su padre. Algo que no se puede verificar hasta el deceso del progenitor. Pero, de alguna manera, dificultosa, complicada, sí después. También ha hecho público recientemente su patrimonio. Es una cantidad –más de 2M€– abultada. Pero, en todo caso, es incompleta, pues la transparencia que Moncloa ha conseguido pactar con Casa Real impide publicitar el patrimonio del cónyuge del rey, así como el de su familia directa. Algo básico en una familia / cultura con tendencia sólida a la confusión de lo público y lo privado. Algo sin lo que será imposible demostrar si FVI acepta la herencia de su padre, o se la da, como todo el mundo, a Ucrania. Es muy posible que no se puedan conocer esos datos fiscales fundamentales, visto lo visto, sin una nueva ola –en este caso, insoportable, fatal para la institución– de explicitud.

14- El secreto de la monarquía, tal y como quedó formulada en el 78, era dejarla en lo implícito. Su fracaso, logrado a pulso, es llegar a lo explícito. FVI ha accedido muy pronto a lo explícito, y JC demasiado tarde. Lo que ilustra, únicamente, que JC disponía de una protección de la que hoy no dispone FVI. Lo implícito, toda una cultura –la Cultura de la Transición–, era absolutamente funcional.

15- La CT corre el serio riesgo de haber desembocado en la Cultura de la Restauración. Explícita. Esto es, violenta. De hecho, solo apuesta por la monarquía, en el trance de ser explícita en lo económico, en lo nacional, en lo político, la derecha española. PP, Vox y lo que queda de C’s. Por primera vez desde 1978, en ese sentido, personalidades PSOE del Gobierno –entre ellas, el presidente del Gobierno–, han criticado el sanxenxismo. Lo explícito. Siendo declaraciones, mero bla-bla-bla, no es anecdótico.

Es una pena que no exista, en ese momento, un republicanismo efectivo

16- La monarquía, todo apunta a ello, no tendrá una segunda oportunidad. Tiene un cierto margen para practicar la Restauración en su defensa de esa Unidad Nacional pocha, y en esa lucha patriótica contra la AIT. Pero no puede volverse a pasar un pelo con el parné. Y parece que no está en su carácter cortarse tampoco en ese tema.

17- Es una pena que no exista, en ese momento, un republicanismo efectivo. El republicanismo cat, siempre notorio y voluminoso desde el XIX, ha pasado a ser algo líquido, y con una confusión de lo público y lo privado muy monárquica. La incapacidad para sellar la lista de izquierdas de Andalucía refleja, a su vez, un fallo ético importante en las izquierdas. Algo importante, pues la República, en España, no es más que lo contrario a la monarquía. La ética, snif, de lo público.

18- El republicanismo debería ponerse las pilas. Existir. Que no pase lo de siempre. Lo de siempre: el 13 de abril de 1931 Giner de los Ríos defendía que la República era imparable, y que se proclamaría en no más de diez años. Para una República es necesario algo más que una monarquía corrupta, que aplace temas políticos desde el XIX. Es necesario republicanismo. Es posible –como ha sucedido en Catalunya– que, de no existir ese republicanismo, sea fundado por los confusionistas de lo público y lo privado.

1- El Spanish 2022 tour de Juan Carlos ha sido un choque explícito con la realidad. De pronto, un amplio margen de lo consensuado en el pack monarquía ha alcanzado, zas, su mínima depuración. Lo explícito. Y no ha resultado ni hermoso ni edificante.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Su absolutamente reprochable conducta personal no quita que fuera un Jefe del Estado excepcional, admirado en el mundo y muy querido en España -un país republicano- sobre todo en sus primeros 20 años de reinado. Un rey shakesperiano.

    Hace 2 meses 21 días

  2. jmfoncueva

    Lo de los medios de comunicación es de vergüenza, empezando por RTVE. Sólo nos falta que nos digan que, a su llegada a Abu Dabi, "hizo la caquita un poco suelta". Como alguien ha dicho estos días, "monarquía bananera". Necesitamos una transfusión de república urgentemente. Salud, compañeros.

    Hace 2 meses 21 días

  3. ecac

    Me gustaría muchísimo poder investigar lo que pasó entre Francisco Franco Bahamonde y sus gestiones o relaciones en primer lugar con el Conde de Barcelona, padre de Juan Carlos, con domicilio en Estoril (Portugal) Villa Giralda, si no recuerdo mal. ¿Porqué no tragó el "Todo Atado y Bien Atado" Juan de Borbón, que podía ser rey de España en 1978? ¿Porqué la misteriosa muerte del Infante Alfonso estando presente su hermano Juan Carlos, y porqué no se le impidió optar a Monarquía Parlamentaria? 40 años de retraso franquismo fascismo, más otros 44 años de los Borbón, flor de lis, sin visos de caducidad gracias a sus arlequines-centro ¿Derecha Partido Popular? y a sus bufones centro ¿Izquierda? Partido Socialista ¿Obreros? currantes autóctonos Españoles (a) Opereta Tragicómica Don Mendo y sus venganzas "Obreros-Cansados-Aburridos" de ganar una pasta gansa de votos sin dar apenas un palo al agua en años-meses elecciones en La Piel de Toro ESPAÑISTÁN, ambos centros las piedras chinas en Europa, caducos, obsoletos, opacos y trasnochado Bipartidismo, reyezuelos políticos agrupados y maestros toreros cuadrillas coso taurinos ubicados en Génova 13 y Ferraz 170.

    Hace 2 meses 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí