1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reseña

Reescribirse a los sesenta

Federico Jeanmaire reflexiona sobre la vejez y el trasfondo de la ‘Autobiografía’ de Charles Darwin

Rubén A. Arribas 3/06/2022

<p>Federico Jeanmaire, en la presentación de 'Darwin o el final de la vejez'.</p>

Federico Jeanmaire, en la presentación de 'Darwin o el final de la vejez'.

R.A.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En la presentación de Darwin o el origen de la vejez, Federico Jeanmaire leyó el final de su novela. A la hora de brindar un texto significativo, algo que sustanciara lo hablado durante poco más de una hora, eligió romper una convención y leyó las últimas páginas de su libro. Lo hizo, como suele hacer él, entre bromas y sin darle importancia al asunto, como por concederse un capricho que no había podido darse antes. En fin, el placer de cometer una irreverencia disimulada en forma de pequeña travesura.

Pese a que vivimos en la era del spoiler –y, peor aún, de quienes ya conjugan el verbo espoilear–, nadie protestó por tamaña herejía. Ni siquiera Valeria Ciompi o Lola Larumbe, editora de Alianza y anfitriona de la librería Alberti respectivamente, a quienes la fechoría acaso podría haberles desbaratado la venta de unos cuantos ejemplares del último Premio Unicaja de Novela, Fernando Quiñones. Fue como si, de repente, la veintena de personas allí congregadas estuviéramos de acuerdo en que existen otras maneras de entender la tensión narrativa que la impuesta por la ficción comercial, cuya estandarización procedimental ha convertido la literatura en una especie tan endémica como las tortugas gigantes, las iguanas marinas o los piqueros de patas azules en las islas Galápagos.

Una manera de narrar, la de Jeanmaire, donde es posible estructurar y repartir la carga dramática a lo largo de doscientas páginas sin recurrir a fórmulas deudoras de palabrejas como cliffhanger, Macguffin o plot twist. De hecho, leído en la tradición en lengua española en la que Jeanmaire inscribe su obra –Sarmiento, Di Benedetto, Cervantes–, el gesto tiene casi algo de cortazariano, de ese cronopio que escribió 62. Modelo para armar y al que no le importaría que el lector entrara en sus libros por cualquier página, sin que ello arruine la experiencia de lectura.

Paradójicamente, lo de Jeanmaire con el final me recordó el memorable inicio que ejecuta Vladimir Nabokov en Risa en la oscuridad (1932), donde el primer párrafo nos cuenta lo que pasará en las siguientes doscientas y pico páginas. Dice así: “Érase una vez un hombre llamado Albinus que vivía en Berlín, Alemania. Era rico, respetable, feliz. Un día abandonó a su mujer por una amante joven; amó; no fue amado; y su vida acabó en un desastre”. A continuación, el segundo párrafo actúa como contrapunto del primero y lanza una bella proclama estética: “Este es el cuento, en suma, y podríamos haberlo dejado aquí si no fuera por el interés y el placer de narrarlo. Pues, aunque basta el espacio de una lápida para contener, encuadernada en musgo, la versión abreviada de la vida de un hombre, los detalles siempre se agradecen”.

De eso va la narrativa de Federico Jeanmaire (Baradero, Argentina, 1957): del interés y del placer de narrar. De saber entretenerse en los detalles y disfrutar de irse por las ramas para luego volver al centro de la historia. Del respeto por la página bien escrita, de producir alguna emoción estética en el lector que vaya más allá de los giros inesperados de la trama. De tomarse la literatura con la seriedad del juguetón y libérrimo Nabokov.

Volviendo a la presentación de Darwin o el origen de la vejez (Alianza, 2022), Jeanmaire explicó que su padre fue lector de historietas populares de la colección Tri-Bisonte y que acostumbraba a leerlas por el final. Decía que así evitaba la ansiedad por terminar el libro y se concentraba mejor en lo que contaba. A sabiendas de que la relación entre padre e hijo fue muy conflictiva –descrita está en Papá, La patria o Wërra, la mención resultó significativa. Pese a estar tan lejos ideológicamente el uno del otro, Jeanmaire supo encontrar en ese leer por el final una coincidencia inesperada, puede que una invitación a explorar otras afinidades.

Un amor autobiográfico

Volviendo a Nabokov, digamos que el cuento que cuenta Darwin o el origen de la vejez podría resumirse así: “Érase una vez un músico argentino (57) cuya vida razonablemente feliz en Buenos Aires queda interrumpida debido a un viaje a Barcelona, donde se enamora de Rut (38). Ella lo rechaza por considerarlo demasiado mayor, pero está dispuesta a que sean amigos. Él entra en crisis, pero acepta el reto. A punto de cumplir los 60, viaja a Galápagos y, mientras recorre los sitios donde estuvo su admirado Darwin, reflexiona sobre el amor, la belleza, la masculinidad, la muerte, los viajes, el cuerpo o el paso del tiempo”.

Por lo que vimos y escuchamos en la presentación, la historia del libro parte de lo real. Jeanmaire reconoció que el armonicista argentino que ejerce como narrador protagonista se parecía mucho a él y que la Rut novelesca se parecía también mucho a la mujer que salió del público para unirse a la mesa donde ya conversaban editora, librera y autor. En ese contexto, el escritor argentino explicó que uno no se asume como viejo hasta que otro se lo dice, y que Rut –la de carne y hueso– desempeñó la sana función de avisarle del origen de su vejez.

Por su parte, ella aclaró que no le había resultado tan fácil rechazar a Federico como se desprende del libro. También opinó que la novela habla sobre la nueva masculinidad, entendida esta como la capacidad para transformar un rechazo amoroso en una amistad, sin que por ello la cosa termine en tragedia. Por último, reconoció haber leído cada capítulo conforme Federico lo escribía, pero no dijo nada sobre si sus comentarios habían influido o no en la construcción de su personaje.

En resumen: por más que el autor y Rut se esforzaron en separar ficción y realidad, los límites entre ambas esferas quedaron tan revueltos que resulta casi imposible leer la novela en otra clave que no sea la autobiográfica. Quizá con algún toque de autoficción aquí y allá, pero tan autobiográfica como las memorias de Darwin que tanto se mencionan, y que parecen funcionar como metatexto. Lo más ficcional que vimos en la presentación fue una gran tortuga hinchable –álter ego del famoso galápago George– y unas cuantas botellas de cerveza Endémica, imposible de conseguir fuera del archipiélago, y cuya ingesta promueve una epifanía en el narrador.

Darwin, motor del pensamiento

Además de ponerse en crisis a sí mismo, el músico argentino que protagoniza la novela cuestiona a su idolatrado Darwin (1809-1882). Puesto que suele mirarse en el espejo del viejo naturalista, se toma muy en serio explicarnos aquello que le parece odioso de él. Lo principal es cómo concibió las relaciones de pareja, pues este no diferenciaba entre enamorarse y la mera necesidad de tener relaciones sexuales: todo era apareamiento. Así las cosas, cuando se cansó de viajar por el mundo y quiso retirarse a escribir en una casa cerca de Londres, se limitó a buscar a alguien con quien reproducirse. Poco más.

Además de ponerse en crisis a sí mismo, el músico argentino que protagoniza la novela cuestiona a su idolatrado Darwin

La segunda crítica, relacionada con esta primera, es sobre el trato que dispensó a la esposa en el libro de memorias (recogidas bajo el título Autobiografía, cuya versión íntegra –sin censura familiar– puede leerse, por ejemplo, en la edición de Laetoli para su Biblioteca Darwin). Si bien nuestro músico argentino se declara un fan de ese libro, se muestra decepcionado porque Darwin habló ahí de casi todo y con gran libertad, pero apenas le concedió protagonismo a su amantísima esposa –y prima–, Emma Wedgwood, madre de sus hijos y quien cuidaba de él cuando estuvo enfermo (bastante a menudo, por cierto).

Si a eso le añadimos que afirmó que las mujeres tenían el cerebro más pequeño que los varones, Darwin, desde luego, no sale muy bien parado en el capítulo amoroso. Por suerte, la novela, lejos de incurrir en la cancelación, nos transmite una visión crítica sobre el padre del evolucionismo, una mirada global sobre su figura. De hecho, el narrador asegura amarlo, aunque él sea latinoamericano y el otro fuera un supremacista prooccidental. Y lo ama, entre otras razones, porque le reconoce haber alumbrado una idea que cambió la historia de la humanidad. Una idea que la novela, a su manera, enuncia así: “El ser humano es el humilde resultado de la evolución de otros seres vivos”.

La lectura canónica suele enfatizar que Darwin demostró una voluntad inquebrantable en sostener que descendemos de los primates superiores frente a “una ley hasta ese momento intocable”, y que lo hizo pese a sus férreas convicciones religiosas. De ello se hace eco la novela. Aunque eso tiene su interés, este crece aún más cuando el narrador agrega su punto de vista y nos muestra a Darwin como un modelo vigente de humildad personal e intelectual. Un espejo donde continuar mirándose.

En vez de vanagloriarse de sus logros –la teoría de la evolución marcó el clima cultural del siglo XIX–, Darwin dio una versión sobre sí mismo a los 67 años donde sus limitaciones, contradicciones y errores estaban tan presentes como sus aciertos, certezas o intuiciones. Es como si su enseñanza final fuera que todo empieza por erradicar la tentación de endiosarse y, en paralelo, por aferrarse a la humildad personal como arma evolutiva. “Solo un nuevo dios, más humilde y más humano, puede matar al anterior, a aquel tan omnipotente y tan omnipresente”, anota sentenciosamente el narrador. Matar dos dioses –el interno y el externo– de un solo tiro: esa es la jugada.

Escribir para repintar la razón

La historia también habla de Jeanmaire, de sus dudas ante un problema narrativo inédito en su repertorio vital y literario: cómo hablar de la vejez

En cualquier caso, la novela no se agota ni con Rut ni con Darwin. A tenor de lo que cuenta el narrador –tan parecido a su autor, recordemos– inferimos que la historia también habla de Jeanmaire, de sus dudas ante un problema narrativo inédito en su repertorio vital y literario: cómo hablar de la vejez. Hasta la fecha, él había escrito sobre la paternidad, la patria, los tacos altos, los amores enanos, la lengua, el Quijote, etc., pero no sobre esto de hacerse mayor. Y es que ¿cómo hacerle un hueco a un tema así si uno se considera “un optimista pertinaz, un señor mayor que cree que siempre va a conseguir aquello que se le antoje conseguir en el momento en que se le antoje conseguirlo”?

Parece difícil, claro.

Sin embargo, la tozudez del mundo suele superar a la del ser humano, por lo que es cuestión de tiempo sentirse “derrotado, completamente derrotado por el mundo y sus novedosos hábitos”. Envejecer no es solo aceptar la pérdida del esplendor corporal o del sex appeal, sino enfrentarse a dar cabida a nuevas ideas –impensables antes incluso–, a fin de no quedar obsoleto intelectual y emocionalmente. Se trata, como en la canción Diseño de interiores, de Fernando Cabrera, de raspar el empapelado de ayer, repintar la razón y redibujarse y aprenderse, que eso es vivir.

También a los 60.

En ese sentido, escribir sobre la vejez sería el modo que Jeanmaire encontró de “pelar el hueso” –por utilizar el término suyo– y metabolizar los cambios. A propósito de canciones como As times goes by, Summertime, La vie en rose o What a wonderful world, el narrador nos dice que le gusta tocarlas a su manera, con su estilo. Aunque no lo nombra, el texto remite a Franco Luciani, el joven armonicista argentino, famoso por sus versiones de temas clásicos. Acaso uno de los más conocidos sea Adiós Nonino, el tango que Astor Piazzolla compuso a la muerte de su padre, y la última canción que Jeanmaire toca en la novela. Al calor de su ejecución, el narrador acota: “No solo la toqué: también la hice mía, la disfruté, la llené con mis silencios, me apropié de ella para siempre”.

Metaliteratura mediante, la novela puede leerse así como un ejercicio de reescritura personal, de reescribirse hasta apropiarse de lo que duele (el rechazo amoroso) y de lo que causa ajenidad (la vejez). Es más: puede leerse como una autobiografía a lo Darwin –muy libre y honesta, con espacio para hablar incluso de las políticas turísticas latinoamericanas–; pero, al contrario que las memorias del naturalista británico, poniendo a la pareja en el centro del texto. Dicho de otro modo: Jeanmaire enmienda el olvido de Darwin con Emma Wedgwood y coloca a Rut en el lugar que esta merece. Tal vez sea su manera de reconocer en público y lo más humildemente posible que, gracias a ella, evolucionó como ser humano. Una manera muy literaria y sincera, todo sea dicho, de soltar lastre y continuar siendo joven un tiempo más.

En la presentación de Darwin o el origen de la vejez, Federico Jeanmaire leyó el final de su novela. A la hora de brindar un texto significativo, algo que sustanciara lo hablado durante poco más de una hora, eligió romper una convención y leyó las últimas páginas de su libro. Lo hizo, como suele hacer...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí