1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cultura y memoria

El flamenco y la infamia apolítica

Sobre el centenario del I Concurso de Cante Jondo, primer certamen de flamenco de la historia, celebrado en Granada el 13 y 14 de junio de 1922

Pedro Lópeh 6/06/2022

<p>Fotografía de los asistentes al banquete celebrado el 16 de junio de 1922 en la Asociación de Periodistas de Granada.</p>

Fotografía de los asistentes al banquete celebrado el 16 de junio de 1922 en la Asociación de Periodistas de Granada.

Archivo Manuel de Falla

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace exactamente cien años, como hoy, las miradas políticas se dirigían hacia Rusia. Los marhuendas de entonces decían que allí, en el contexto de una espantosa guerra civil, los bolcheviques se estaban comiendo literalmente a los niños. Se ve que los chiquillos, como los corderos, están más tiernos que los adultos, así que los burgueses de bien se comieron en su jugo el cuento de la antropofagia infantil. Proliferaron las campañas para recaudar fondos destinados a salvar a los pequeños eslavos. García Lorca, sin ir más lejos, donó cinco pesetas a la causa (que le sobraban, dicho sea de paso, por vía hereditaria, circunstancia de la que poco se habla).

Las miradas de entonces, como hoy, también estaban puestas en el norte de África, donde la tropa española había sufrido una terrible masacre efectuada, que ya es recochineo, con parte del armamento patrio que nuestros ruines generales vendían al enemigo para sacarse unas perrillas. Los comisionistas ibéricos, igual que la energía, ni se crean ni se destruyen: sólo se transforman. El Trastorno de Hiperactividad por Déficit de Imperio era la enfermedad de moda en la época, así que el protofascismo nacionalista estaba soliviantado, como los venados con las primeras lluvias de otoño. Aquello parecía una berrea rojigualda de simpáticos rocabareas, otro fenómeno inmarcesible.

Además de Rusia y Marruecos, la casa estaba hecha unos zorros. Las autoridades reprendían con ahínco las revueltas obreras, el comunismo llegaba a España con influjo soviético, los nacionalismos peninsulares tomaban forma y cuestionaban la unidad hispánica… Primo de Rivera, un señorito andaluz como los de ahora y siempre, se preparaba para el golpe y en la vecina Portugal, cagada la Iglesia con el panorama socialista, se inventaron una aparición mariana, la de Fátima, que alertaba a los pastorcillos, ¡oh, dios santo!, del peligro comunista. Imagino que esa misma virgen fue la que fundó la COPE.

Que hoy, a cien años justos del evento, sólo pongamos el foco en los aspectos musicales de la efeméride es un crimen de lesa razón histórica

Que en ese contexto un grupo de burgueses e intelectuales se inventen un think tank con la excusa del flamenco, pues vale; pero que hoy, a cien años justos del evento, sólo pongamos el foco en los aspectos musicales de la efeméride es un crimen de lesa razón histórica. También un crimen de futuro, porque estos locos años veinte, tan parecidos a aquellos en el fermento de los aires, amenazan con acabar como el rosario de la aurora.

El I Concurso Nacional de Cante Jondo fue, como reza la letanía oficial, el primer certamen de flamenco de la Historia. Promovido por Falla, Lorca y una extensa nómina de personajes públicos (Zuloaga, Gómez de la Serna, Edgar Neville y toda la piara de la Institución Libre de Enseñanza: ancho es el burgo), se celebró el 13 y 14 de junio de 1922 en la ciudad de la Alhambra. Nada –escúchenme–, nada, ningún detalle de los que observamos en el desarrollo del concurso fue azaroso ni apolítico. Por eso duele más, si cabe, que los fastos por el centenario del evento musical más importante en la historia de este cacho de país se hayan consagrado a una especie de folclore de efeméride, eso tan típico de nuestras instituciones. A la administración andaluza le llueve cualquier asunto al azar y te montan un Cine de Barrio. De hecho, y lo digo en serio, no hubiera desentonado ver a Pablo Sebastián con su piano blanco tocando alguna castizada chunga en medio de una plaza nazarí.

Ilustración de Antonio López Sancho sobre el Concurso de Cante Jondo de 1922.

Ilustración de Antonio López Sancho sobre el Concurso de Cante Jondo de 1922.

Por otra parte, tenemos a La Universidad de Granada, que, fiel a los principios de Ponzi que enarbola desde hace un par de décadas, también ha cantado por peteneras. Aún estamos por ver si esa mítica permeabilidad entre academia y sociedad da algún fruto en forma de algo que no sean créditos, méritos y dietas para consumo interno. ¿Ustedes han podido ver o leer algún análisis, alguna contestación académica al manoseo institucional del centenario? Yo tampoco, pero bastante tiene la UGR con mantener un departamento de Musicología, como para encima preocuparse de que trabajen para el bien común. ¡Sólo faltaba…! De los foros públicos de la Junta de Andalucía para la promoción y el estudio del flamenco tampoco esperamos otra cosa que no sea bombo, platillo y nómina, así que nos hemos quedado como estábamos: viva Falla que lo hizo, viva Lorca que se apuntó, viva el sarao del 22 y qué grande es el cante jondo.

Hasta lo de “cante jondo” tiene una profunda lectura política, puesto que no por azar los promotores del concurso decidieron prescindir de la denominación “flamenco”

Y es que hasta lo de “cante jondo” tiene una profunda lectura política, puesto que no por azar los promotores del concurso decidieron prescindir de la denominación “flamenco”, que estaba quemada y se asociaba a lo peor de la raza española: a juerga y cuchillo, zarzuela, toros… ¡y también fútbol! Porque todo lo que olía a pueblo llano les espantaba, y sólo buscaban entre las producciones del pueblo aquellos frutos de los que podían valerse para fundar los cimientos de la patria, legitimar su posición de clase media y levantar una sociedad a imagen y semejanza de su narcisismo. Además de la elección del concepto “cante jondo”, arbitraria y esencialista fue la norma que prohibía presentarse al concurso a los cantaores profesionales (aunque sabían que el cante es fruto de la profesionalización), lo mismo que poco inocente fue la inclinación por supuestos cantes (palos, formas flamencas) menos mixturados en favor de otros supuestamente más puros (aunque el cante es mestizo desde su cuna).

Facsímil de la conferencia sobre el Cante Jondo leída por Federico García Lorca el 19 de febrero de 1922.

Facsímil de la conferencia sobre el Cante Jondo leída por Federico García Lorca el 19 de febrero de 1922.

Estas y otras cuestiones se reflejan en el único fruto digno que este servidor ha encontrado sobre el centenario: el libro Contra el flamenco. Historia documental del Concurso de Cante Jondo de Granada, 1922, publicado por Libros Corrientes. En él sus editores, Carlos García Simón y Samuel Llano, se han tomado la terrible molestia de recopilar ¡casi 300 artículos! de la época sobre el concurso y sus repercusiones, ahorrándole el trabajo a las instituciones públicas y a la universidad, que deberían dimitir mañana de sus funciones si estos menesteres tan capitales para la cultura propia ha de realizarlos la plebe. Leyendo algunos artículos a vuelapluma uno se sorprende de que el debate sea de todo menos flamencológico. Cuando llevas dos docenas, ya coincides con los autores en que “el concurso del 22 fue, con una claridad especialmente meridiana, un evento excepcionalmente cargado de intereses extramusicales”. Tras el imprescindible repaso a la hemeroteca, que funciona como un baño de agua gélida para el duende y las brumas orientales, los autores firman sendos epílogos donde desvelan el fondo de la trama. Ya sabéis: bolcheviques caníbales, depresiones imperialistas, expediciones hacia el espíritu de la nación, higiene social y burguesía construyendo Estado. Si esto no es un thriller político con una flamenca bailando al fondo, que baje dios y lo vea.

Los impulsores de aquel concurso hubieran enarbolado con satisfacción el concepto de Marca España si nuestros democráticos ministros hubiesen nacido un siglo antes. Me extraña que a Gómez de la Serna no le saliera algún chascarrillo similar, la verdad, porque el tipo tenía alma de consultor turístico. De igual modo, los actuales políticos bien parecen una farsa de los de entonces. Por eso no es de extrañar que el PP y Vox firmaran un acuerdo de legislatura con una mención explícita al flamenco, o que Teresa Rodríguez, que anda, como entonces Blas Infante, pintando banderas a fuer de encontrar los hechos diferenciales más puros, suelte barbaridades sobre el cante. Unos y otras saben que en el flamenco duerme un resorte emocional que puede estimularse con fines partidarios, casi siempre relacionados con la dichosa identidad. Esa forma de reír y de llorar, esa academia plebeya de arte mayúsculo guarda un misterio, está claro. El Concurso de Granada de 1922 intentó desvelarlo con un conjuro de esencias, patrias y Estados. Hoy hacen lo mismo los funcionarios de la efeméride. En el otro lado, la única contestación, más publicitaria que otra cosa, se debe a los ínclitos descantaores apadrinados por la aristocracia cultural, que también son fascistas, pero que te citan a Escohotado en lo económico y a Pérez Reverte para las batallitas, ¡ja!, así que se dicen amantes, por tanto, de la libertad (de las cumbres). En medio estamos los mindundis que navegamos el pavoroso mar de la existencia con un puchero de seguiriyas y un desconsuelo académico y político insondable.

¡Qué lástima de flamenco! ¡Qué pena de pueblo!

Hace exactamente cien años, como hoy, las miradas políticas se dirigían hacia Rusia. Los marhuendas de entonces decían que allí, en el contexto de una espantosa guerra civil, los bolcheviques se estaban comiendo literalmente a los niños. Se ve que los chiquillos, como los corderos, están más tiernos que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Lópeh

Musicólogo especializado en folclore, cultura popular y flamenco. Hombre del campo que escribe y toca el acordeón.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pittpoe

    Hola, Pedro! Cómo va la cosa! Soy Pedro Ordóñez, desde Granada. No he podido evitar sentirme aludido cuando has nombrado y criticado la actividad de la UGR en relación con el Centenario del Cante Jondo. Parece que guardas cierto resentimiento hacia la UGR, pero te aseguro que nos hemos implicado de manera crítica en la celebración del Centenario. Creo que no estás al corriente de las actividades e iniciativas que hemos desarrollado: Hemos lanzado un MOOC (curso masivo online) de flamenco, con varias cápsulas dedicadas al Centenario, también desde el análisis cultural y político (Gemma Pérez Zalduondo es una experta en Música, República y Franquismo) (https://abierta.ugr.es/flamenco). Este MOOC era gratuito y lo han seguido más de 2.500 personas. También hemos celebrado un Congreso internacional, con más de 50 participantes de varios países y continentes. Los resultados saldrán publicados en 1 año, aproximadamente. En la Universidad se suelen realizar actividades así para contrastar y enfocar crítica y reflexivamente nuestro trabajo. No solemos precipitarnos. También hemos desarrollado un proyecto de residencias artísticas, Los Tientos, en el que están implicadas varias instituciones (https://veu.ugr.es/informacion/ayudas-extension-universitaria/los-tientos-2022) y también celebraremos un curso dentro del Festival de Música y Danza sobre lo jondo en las músicas actuales (participará gente como García Montero, Ana Gallego, Glez. Alcantud, Javier García Fdez., Meira Goldberg, Raúl Rodríguez, etc...) (https://granadafestival.org/programa/2022-curso-lo-jondo-en-las-musicas-actuales-proyecciones-desde-el-sur-global/). Debo suponer que no sabías nada de esto porque si lo sabías, me cuesta creer que nada te haya interesado. También hemos celebrado una expo en torno a Zuloaga y lo gitano. Asimismo, afirmas esto: bastante tiene la UGR con mantener un departamento de Musicología, como para encima preocuparse de que trabajen para el bien común. Obviamente, y como miembro de este Dpto., no me explico bien qué quieres decir con "bastante tiene"... Doy importancia a las palabras, mucho más cuando salen de alguien tan experto como tú, y por eso mismo te lo pregunto. Si tuvieras a bien responderme, te lo agradecería mucho. También te he escrito por Facebook. Salud y ánimo!

    Hace 21 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí